La cólera de las rosas - Gilbert K. Chesterton

Incluye ensayos, divulgación, pensamiento, crítica...

Moderador: Pseudoabulafia

Responder
Avatar de Usuario
Lía
La lianta
Mensajes: 26152
Registrado: 25 Mar 2011 15:50
Ubicación: generalmente en General

La cólera de las rosas - Gilbert K. Chesterton

Mensaje por Lía » 18 May 2012 08:42

Imagen


Autor: Gilbert K. Chesterton
Titulo: La cólera de las rosas


Citar:
La posición de las rosas entre las flores es igual a la de los perros entre los animales. No se trata tanto de que ambos están domesticados cuanto de que tenemos el profundo sentimiento de que siempre lo han sido. Existen rosas silvestres y perros salvajes. No conozco a los perros salvajes; las rosas silvestres son muy bonitas. Pero nadie piensa jamás en ellos si el nombre es mencionado de repente en una charla o en un poema. Por otra parte, existen tigres domesticados y cebras domesticadas, pero si alguien dijese «Tengo una cebra en mi bolsillo» o «Hay un tigre en el salón de música», el adjetivo «domesticado» le debería ser añadido muy rápidamente. Si se habla de bestias, lo primero que se piensa es en animales salvajes; si de flores, se piensa primero en flores silvestres.
Pero existen dos grandes excepciones, vencidas completamente por la rueda de la civilización humana, embrolladas inalterablemente sus antiguas emociones e imágenes, tanto que el producto artificial nos parece más natural que el natural. Los perros no son una parte de la historia natural, sino una parte de la historia humana, y la verdadera rosa crece en un jardín. Todos miramos al elefante como algo temible, pero amansado; y muchos, especialmente en nuestros grandes centros culturales, miran a cada toro como a un toro bravo. De la misma manera, pensamos que casi todos los árboles y plantas del jardín son feroces creaciones del bosque o de los pantanos, finalmente domesticados para soportar el cautiverio.
Pero en cuanto se trata de rosas o perros, ese primitivo instinto se trastrueca. Cuando se trata de ellos, pensamos en lo artificial como en el arquetipo; nacidos de la tierra como errática excepción. Pensamos vagamente en el perro salvaje como si hubiese huido de la casa, como un gato descarriado. Y no podemos dejar de imaginarnos que la maravillosa rosa silvestre de nuestro seto se ha escapado saltando el seto. Tal vez han huido juntos la rosa y el perro; una singular, en conjunto, e imprudente fuga. Tal vez el perro traidor se ha salido arrastrando de la perrera y la rosa rebelde del cantero, y encontraron juntos la salida, uno con sus dientes, el otro con sus espinas. Posiblemente ese sea el motivo por el cual mi perro se torna salvaje cuando ve rosas y da patadas por doquier. Posiblemente éste es el motivo por el cual se les dice a las rosas silvestres «rosas perrunas» (1). Y puede que no sea así.
Pero hay un grado de profunda y bárbara verdad en esa singular leyenda antigua que acabo de inventar. Es decir, que en estos dos casos el producto civilizado es conocido como el más feroz, hasta como el más salvaje. Aparentemente nadie se asusta de un perro salvaje: está clasificado entre los chacales y las bestias serviles. El terrible «cave canem» es una creación del hombre. Cuando leemos «Cuidado con el perro», significa cuidémonos de un perro domesticado, por cuanto el perro terrible es el domesticado. Es terrible en la misma proporción en que es manso; son su lealtad y sus virtudes las que son terribles para el forastero, hasta para el forastero que está dentro de sus dominios, se alarma de esa inútil y furiosa docilidad; huye del gran monstruo manso.
Y bien, tengo casi el mismo sentimiento cuando miro las rosas lozanas, rojas y tupidas y muy resueltas alrededor del jardín; me parecen valientes y hasta tumultuosas. Me apresuro a decir que tengo aún menos conocimientos de mi propio jardín que de los jardines de los otros. No sé nada respecto a las rosas, ni siquiera sus nombres. Conozco únicamente el nombre de Rosa; y Rosa es, en cualquier sentido de la palabra, un nombre cristiano. Es cristiano en el sentido absoluto y primordial del cristianismo que nos viene de la era pagana. Podemos ver y hasta oler la rosa en poemas griegos, latinos, provenzales, góticos, renacentistas y puritanos. Y exceptuando que la palabra Rosa como el vino y otras palabras nobles es la misma en todos los idiomas de los hombres blancos, literalmente no sé nada más. Sé que hay una flor que se llama la Gloria de Dijon, y supongo que se trata de la Catedral. De cualquier manera el haber producido una rosa y una Catedral significa no solamente el haber producido dos cosas gloriosas y muy humanas, sino también (como lo sostengo) dos cosas guerreras y desafiadoras. También conozco una rosa que se denomina Mariscal Neil (nótese, una vez más, el sonido militar).
Y los otros días, mientras estaba paseando por mi jardín, le hablé a mi jardinero (una empresa para la que se precisa mucho valor) y le pregunté el nombre de una extraña rosa obscura que se había apoderado singularmente de mi imaginación. Parecía como si me recordara un elemento turbio de la historia y del alma. Su rojo no era solamente negruzco, sino ahumado; había algo congestivo y furioso en su colorido. Era simultáneamente teatral y malhumorada. El jardinero me dijo que se la denominaba Víctor Hugo.

**
Éste es el motivo por el que presiento que las rosas poseen ellas un poder secreto, hasta sus nombres significan algo en relación con ellas mismas, por lo que difieren de todos los hijos de los hombres. Pero la rosa en sí es real y peligrosa; en todo el tiempo que permanezca en la rica casa de la civilización jamás depondrá sus armas La rosa tiene siempre el aspecto de un caballero italiano medieval, con una capa carmesí y una espada, por cuanto la espina es la espada de la rosa.
En este asunto existe una verdadera moraleja: que debemos recordar que la civilización tal como se está desarrollando no sólo deberá acordarse de tornarse más luchadora, sino que deberá crecer más pronta para luchar. Lo más precioso y reposante es el orden que debemos guardar; por lo tanto, nuestro extremo sentido de vigilancia y violencia potencial deberá ser viviente. Y cuando me paseo en el verano por el jardín, puedo comprender cómo esos altos y locos caballeros de la Edad Media, antes de que sus espadas se entrechocaran, tomaban una rosa por insignia, como emblema de sus dominios y rivalidades. Por cuanto, para mi, cada jardín está lleno de guerras de las rosas.

Entre 1900 y 1936 Chesterton publicó unos 100 libros.
cási tantos como hilos abro yo
Leyendo: La delocadeza de David Foenkinos

Agenda

Avatar de Usuario
Pseudoabulafia
Vivo aquí
Mensajes: 16797
Registrado: 11 Feb 2011 23:45

Re: La cólera de las rosas - Gilbert K. Chesterton

Mensaje por Pseudoabulafia » 18 May 2012 09:01

Lía escribió:Entre 1900 y 1936 Chesterton publicó unos 100 libros.
cási tantos como hilos abro yo

Oye, me suena que hay un libro recopilatorio con todos, o casi todos, los ensayos de Chesterton. Lo digo porque no tengas que abrirle hilo a todos. :lengua:

Muchas gracias. :D

Avatar de Usuario
Lía
La lianta
Mensajes: 26152
Registrado: 25 Mar 2011 15:50
Ubicación: generalmente en General

Re: La cólera de las rosas - Gilbert K. Chesterton

Mensaje por Lía » 18 May 2012 09:05

puede ser, yo lo tengo como libro independiente y con la portada que he puesto :(
ya no abro más tranquil@


pienso leerlo lo antes que pueda :hola:
Leyendo: La delocadeza de David Foenkinos

Agenda

Avatar de Usuario
Pseudoabulafia
Vivo aquí
Mensajes: 16797
Registrado: 11 Feb 2011 23:45

Re: La cólera de las rosas - Gilbert K. Chesterton

Mensaje por Pseudoabulafia » 18 May 2012 09:16

Lía escribió:puede ser, yo lo tengo como libro independiente y con la portada que he puesto :(
ya no abro más tranquil@

Oye, oye, listilla, que yo solo te lo decía por si alguien quiere abrir hilo a ese recopilatorio. :silbando:

Avatar de Usuario
Arden
Vivo aquí
Mensajes: 14106
Registrado: 28 Oct 2008 08:59

Re: La cólera de las rosas - Gilbert K. Chesterton

Mensaje por Arden » 18 May 2012 20:39

YO tengo ese recopilatorio... :boese040: :boese040:

O por lo menos un recopilatorio bastante completo, no sé si te referirás a ese. Le voy a abrir hilo a ver.
El fin del Homo sovieticus de Svetlana Alexievich. No, mamá no de Verity Bargate. La octava vida de Nino Haratischwili

Avatar de Usuario
Pseudoabulafia
Vivo aquí
Mensajes: 16797
Registrado: 11 Feb 2011 23:45

Re: La cólera de las rosas - Gilbert K. Chesterton

Mensaje por Pseudoabulafia » 19 May 2012 01:07

Arden escribió:YO tengo ese recopilatorio... :boese040: :boese040:

O por lo menos un recopilatorio bastante completo, no sé si te referirás a ese. Le voy a abrir hilo a ver.


Pues en realidad a mi me sonaba haberlo visto una vez en una librería, porque no sabía que Chesterton era ensayista y me sorprendió. En realidad, de Chesterton solo me he leído un par de novelas del padre Brown.

Pero lo he estado buscando por la red, y parece que no hay ningún libro que se llame "todos los ensayos de Chesterton" ni nada parecido, así que creo que creo que he metido la pata. :oops:

Lo que sí que hay es varias recopilaciones temáticas.

Avatar de Usuario
Arden
Vivo aquí
Mensajes: 14106
Registrado: 28 Oct 2008 08:59

Re: La cólera de las rosas - Gilbert K. Chesterton

Mensaje por Arden » 19 May 2012 01:09

ES que un recopilatorio de todos sus ensayos sería gigantesco así que no creo que exista un libro tan gordo, yo tengo por ejemplo el libro que le dedicó a Dickens que es un muy buen ensayo, y ya es un tomo entero de por sí... :roll:
El fin del Homo sovieticus de Svetlana Alexievich. No, mamá no de Verity Bargate. La octava vida de Nino Haratischwili

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67106
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: La cólera de las rosas - Gilbert K. Chesterton

Mensaje por lucia » 16 Ago 2015 17:50

Hay también edición reciente de Eneida.
Imagen

Avatar de Usuario
Novel.isto
Lector voraz
Mensajes: 149
Registrado: 17 Ago 2015 21:38

Re: La cólera de las rosas - Gilbert K. Chesterton

Mensaje por Novel.isto » 18 Ago 2015 07:46

Me lo apunto para una posible lectura en el futuro. Gracias.

Responder