No te fíes de tu sombra (Terror apocalíptico)

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Responder
Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

No te fíes de tu sombra (Terror apocalíptico)

Mensaje por Gisso » 01 Jul 2012 10:32

Aquí os dejo un relatillo basado en el sueño que tuve anoche :twisted: .

No te fíes de tu sombra

El primer caso que se dio a conocer en el mundo fue el de Fernando Rodríguez, residente en Valencia. El último del que se tuvo constancia antes de que la humanidad cayera en un estado de paranoia y terror fue el de la niña japonesa Keiko Naoko.

Todo comenzó durante la calurosa mañana de un 16 de julio. Mientras su mujer dormía plácidamente en la habitación contigua, Fernando se estaba afeitando tranquilamente en el baño. Aun no sabía que iba a ser el primero en los prolegómenos de la extinción de la raza humana. La luz fluorescente del espejo proyectaba su oscura silueta detrás de él, con lo cual no pudo ver lo que ocurría hasta que fue demasiado tarde. Su sombra empezó a palpitar y moverse erráticamente mientras cogía volumen y solidez, abandonando su mundo intangible de dos dimensiones para convertirse en una figura tridimensional. Luego, alzándose y dejando sin sombra a su dueño, lo atacó por la espalda, aferrando fuertemente el cuello con garras opacas.

Fernando se intentó revolver para defenderse de esa inesperada agresión, pero su atacante era mucho más fuerte. Muchísimo más. Desesperado, sintió como su tráquea crujía y se aplastaba impidiéndole respirar, como su cabeza se embotaba por la sangre. La sombra comenzó a golpear el rostro de su presa contra el espejo, rompiéndolo en cientos de trozos ensangrentados, desgarrando su cara, clavándose en ella. Los brazos colgaban ya inertes cuando su mujer entró en el baño y empezó a gritar aterrorizada ante la escena. La sombra dejó caer el cuerpo sin vida sobre su propio charco de sangre, cogió la maquinilla de afeitar y continuó inmutable con lo que momentos antes había estado haciendo Fernando, en frente ahora de un inexistente espejo. Su mujer había dejado ya de gritar, su propia sombra le había retorcido el cuello en un giro de 180 grados, mirando con ojos exánimes hacía su espalda y cayendo la coleta que llevaba sobre su pecho. Diez segundos se mantuvo erguida hasta que sus piernas flaquearon, cayendo al suelo. La sombra de la mujer se acercó a la del hombre por detrás y lo abrazó.

Este fue el primero de los ataques de los millones que siguieron en el primer día de apocalipsis. Las sombras se levantaban, la gente caía cruelmente asesinada. Hombres, mujeres, ancianos, niños, bebes, todos sin distinción. El mundo no supo reaccionar, las fuerzas del orden tampoco. Los que no huían, agredían, disparaban a las formas tenebrosas, pero sus ataques eran inútiles, ningún arma las podía dañar. Incorpóreas, de una consistencia entre el liquido y el gaseoso, las balas las atravesaba. Cuchillos y barras las golpeaban como quien golpea una nube de humo para luego recomponerse. Solo podían defenderse en un infructuoso y desesperado intento sus propios dueños con sus manos. Una vez depuestos sus alter egos, continuaban inmutables con la vida de estos, sin interaccionar e ignorando al resto de humanos en un silencio desgarrador.

Dos días después, casi la totalidad de la vida humana había sido ya erradicada y sustituida por sus propias sombras. La locura y la paranoia se habían apoderado de los supervivientes. Por culpa de eso, demasiado tarde se dieron cuenta que las formas, obviamente, no aparecían sin una luz que las perfilara, perdiendo fuerza según su intensidad. En un último intento desesperado, la humanidad buscó la oscuridad, que tanto había temido y que tantos monstruos había creado en su imaginación. La Tierra quedó en penumbras, después de extinguir toda clase de luz artificial. Pero sin luz y electricidad no podían estudiar la procedencia de las formas, y los pocos que se atrevían, no llegaban a ver un nuevo día.

Cubrieron resquicios y ventanas, huyeron a cuevas, se volvieron seres nocturnos. Pero de nada sirvió, tan solo para prolongar su existencia en una lenta agonía, en un mundo repleto de cuerpos en descomposición. El simple reflejo de luz de la Luna, ya era suficiente para que la sombras cobraran vida. La vida humana se fue apagando, sustituida por figuras tenebrosas y fútiles recuerdos, quedando el planeta lúgubre y en silencio. No se sabe cuando cayó el ultimo ser humano bajo el yugo de su lóbrega silueta, ya no quedaba nadie para contarlo, tan solo sombras de lo que un día fue la humanidad.
Última edición por Gisso el 01 Jul 2012 11:23, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Lía
La lianta
Mensajes: 26153
Registrado: 25 Mar 2011 15:50
Ubicación: generalmente en General

Re: No te fíes de tu sombra (Terror apocalíptico)

Mensaje por Lía » 01 Jul 2012 10:37

ufff Gisso, muy bueno el relato pero trasmite demasiado bien la angustia y el miedo en un relato tan corto.
Felicidades :60:
para que tú tampoco puedas borrarlo, mala sombra jajajajaja
Leyendo: La delocadeza de David Foenkinos

Agenda

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12729
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: No te fíes de tu sombra (Terror apocalíptico)

Mensaje por Berlín » 01 Jul 2012 10:41

¡que chulo el enfoque!

me gusta mucho. Imagino un mundo en el que el silencio lo invade todo, lleno de sombras errantes, mudas, que se deslizan.
Y veo a esa gente corriendo cortinas, buscando la oscuridad para que su sombra no despierte y acabe con ellos.
Gisso, me gusto mucho la imagen de todo eso, y la idea es muy buena.


un abrazo.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67344
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: No te fíes de tu sombra (Terror apocalíptico)

Mensaje por lucia » 01 Jul 2012 12:22

¿Qué pasó con los que lograron deshacerse de sus sombras? ¿A nadie se le ocurrió probar a proyectarlas contra el suelo para ver si así no llegaban al cuello?

Avatar de Usuario
Fernando Vidal
No tengo vida social
Mensajes: 2373
Registrado: 30 Jul 2011 03:36
Ubicación: Gante, Bélgica
Contactar:

Re: No te fíes de tu sombra (Terror apocalíptico)

Mensaje por Fernando Vidal » 02 Jul 2012 04:45

Tal vez, la simple aparición de la sombra implicaba la pérdida del dominio de la misma, por parte de la persona proyectante. En ese caso, poco valía cualquier intento por retener a la sombra en el suelo.
Me ha gustado mucho este relato, sobre todo su infausto final.
Saludos. :)
«Soy un investigador del Mal, ¿y cómo podría investigarse el Mal sin hundirse hasta el cuello en la basura?» Informe sobre ciegos.

http://fragmentafragmentaria.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: No te fíes de tu sombra (Terror apocalíptico)

Mensaje por Gisso » 02 Jul 2012 14:24

Gracias a tod@s por leerme y comentar :60: . La verdad es que cuando me desperté, lo hice con una sensación de agobio y desazón bastante fuerte :noooo: . Enseguida me puse con el relato, antes de que se me olvidara. Y esto fue lo que salió.

Bueno Lucia, como dice Fernando, las sombras mientras que sigan siendo eso, la persona puede buscar algún lugar oscuro para que no crezca, cuanto más luz, mas rápido lo hacen. Pero una vez que se hacen corpóreas completamente, ya tienen vida propia y no les hace falta luz, aunque si se debilitan en zonas oscuras.

De todas formas, las sombras solo atacan a sus dueños (y que los persiguen hasta su muerte), una vez que lo han asesinado, continúan con la vida de la persona, ignorando a las demás.

Espero que me haya explicado bien :oops: . Saludos :hola:

Responder