1914. De la paz a la guerra - Margaret MacMillan

Incluye ensayos, divulgación, pensamiento, crítica...

Moderador: Pseudoabulafia

Responder
Avatar de Usuario
Arden
Vivo aquí
Mensajes: 14106
Registrado: 28 Oct 2008 08:59

1914. De la paz a la guerra - Margaret MacMillan

Mensaje por Arden » 07 Dic 2013 00:26

Imagen

Nº de páginas: 847 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editoral: TURNER
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788415832089

1914. De la paz a la guerra

Margaret MacMillan

Traducción de José Adrián Vitier. Turner, 2013. 864 pp. 39'90 e.

RICHARD ALDOUSE | Publicado el 29/11/2013 |
En cierta ocasión, el presidente Kennedy comentó que “en 1914, cuando la mayor parte del mundo estaba ya sumida en la guerra, el príncipe von Bülow, antiguo canciller alemán, preguntó al entonces jefe de gobierno, Bethmann-Hollweg: ‘¿Cómo ha sucedido todo esto?'. A lo que Bethmann-Hollweg respondió: ‘¡Si alguien lo supiese!'. Si algún día este planeta quedase arrasado por la guerra nuclear”, prosiguió Kennedy, “y los supervivientes de la devastación lograsen resistir al fuego, al emponzoñamiento, al caos y a la catástrofe, no querría que uno de ellos preguntase a otro: ‘‘¿Cómo ha sucedido todo esto?' para recibir la increíble respuesta: ‘¡Si alguien lo supiese!”.

La anécdota sobre la Primera Guerra Mundial procedía de la popular obra de Barbara Tuchman Los cañones de agosto, en la que exploraba los precedentes inmediatos y las primeras semanas de la contienda.

Si Tuchman fue una influencia para Kennedy y para la imaginación popular, un año antes Fritz Fischer se había convertido en la piedra de toque para los historiadores. Su controvertido ensayo Objetivos de Alemania en la Primera Guerra Mundial, publicado en inglés en 1967, acusaba a Alemania de haber empezado la guerra intencionadamente. Desde entonces todos los historiadores han participado en el juego de repartir culpas. Entre la investigación reciente, Max Hastings da la razón a Fischer al considerar responsable a Alemania; Sean McMeekin sostiene que la culpable fue Rusia; Niall Ferguson señala a Gran Bretaña; mientras que Christopher Clark presenta a una Europa que se adentra “sonámbula” en la guerra. Pese a todos estos audaces trabajos, la cuestión sigue sin resolver.

La magnitud del desastre que siguió a los acontecimientos de agosto de 1914 dificulta la labor del historiador. El conflicto se llevó 20 millones de vidas de militares y civiles y causó más de 21 millones de heridos. Para algunos países la carga fue mayor que para otros. Mientras que Gran Bretaña, Francia y Alemania perdieron entre un 2 y un 3% de sus poblaciones totales, la de Serbia quedó mermada en un escalofriante 15%.

Todo esto significa que cualquiera que escriba sobre 1914, en particular ahora que se aproxima el año del centenario, más vale que tenga nervios de acero. Margaret MacMillan, historiadora canadiense de la Universidad de Oxford, ya había abordado antes temas polémicos. Su excelente trabajo sobre la Conferencia de Paz de París, París, 1919, nos obliga a reflexionar sobre cuáles eran las posibilidades reales después de tanta muerte y tamaña conmoción. Ahora pasa de las consecuencias de la guerra a sus orígenes para inquirir “cómo en el verano de 1914 Europa llegó al punto en el que la guerra se convirtió en algo más verosímil que la paz”.

Uno de los puntos fuertes de 1914. De la paz a la guerra es la destreza con que MacMillan evoca el mundo de comienzos del siglo XX, cuando hacía 85 años que en Europa no se producía ningún conflicto bélico entre las grandes potencias. Como la autora señala, “en 1900 los europeos tenían buenas razones para sentir satisfacción por el pasado reciente y confianza en el futuro. Los 30 años transcurridos desde 1870” -cuando estalló la Guerra franco-prusiana - “habían traído consigo una explosión de la producción y la riqueza, y una transformación de la sociedad y del modo de vida de la gente”. Los alimentos eran mejores y más baratos; la higiene y la medicina habían experimentado avances espectaculares; la mayor rapidez de las comunicaciones, incluido el telégrafo público a buen precio, supuso un mayor contacto entre los europeos. “Considerando todo ese poder y toda esa prosperidad”, MacMillan pregunta, “¿por qué querría Europa echarlo todo a perder?”.

Su respuesta es que en último término la guerra se precipitó sobre los individuos que tomaban las decisiones clave. “Es fácil tirar la toalla y afirmar que la Gran Guerra era inevitable”, escribe en las primeras páginas; “pero es una idea peligrosa, sobre todo en una época como la nuestra, que en muchos aspectos se asemeja al mundo de los años anteriores a 1914”.

Los retratos que hace MacMillan de los hombres que llevaron a Europa a la guerra son soberbios. En un pasaje tragicómico describe el último encuentro entre los primos imperiales que gobernaban Alemania, Gran Bretaña y Rusia durante una boda real en Berlín en mayo de 1913. Al rey de Gran Bretaña, Jorge V, le resultaba imposible hablar con Nicolás II de Rusia sin que el káiser Guillermo II los espiase. Más tarde, Guillermo sermonea a Jorge acerca de las alianzas de Gran Bretaña con “una nación decadente como Francia y otra medio bárbara como Rusia”. El hecho de que el káiser creyese que había causado una impresión positiva al rey muestra lo equivocados que eran sus juicios.

1914. De la paz a la guerra relata con esmero los acontecimientos que condujeron al enfrentamiento. Sin embargo, en lo que se refiere a las causas, MacMillan se mueve más en la conjetura. “Pese a que han fascinado y seguirán fascinando a los historiadores y a los estudiosos de la política”, dice refiriéndose a los distintos debates, “quizá tengamos que aceptar que nunca habrá una respuesta definitiva, porque para cada argumentación existe una contraargumentación sólida”.

Aun así, la lógica de la argumentación de MacMillan es tal que incluso hoy, cuando nos guía día a día y hora a hora a través de las consecuencias del asesinato del archiduque Francisco Fernando el 28 de junio de 1914 en Sarajevo, estamos esperando que alguno de los políticos salte sobre la mecha encendida. El zar de Rusia implora a su primo y par en Alemania que contribuya a mantener la paz. El káiser y Bethmann-Hollweg se acobardan por un momento. Los húngaros, sin los cuales el Gobierno de Viena estaba atado de manos, ansían un acuerdo con Serbia. Mediante su escurridizo ministro de Asuntos Exteriores, sir Edward Grey, los británicos pretenden librarse de cumplir sus obligaciones con Francia y Rusia como miembros de la Triple Entente. Es difícil pensar que Europa no se encaminaba hacia el abismo.

¡Qué limitados parecen estos hombres de estado de 1914 comparados con sus predecesores! Personalidades como Bismarck, Witte y Salisbury no eran individuos prudentes, pero sí personajes con mucho más talento y criterio. En 1898, Lord Salisbury advertía de “la complicada y tenue línea que separa una concesión indebida de la precipitación que, más de una vez en la historia, ha sido la ruina de las naciones”.


Interesantísimo libro de una gran escritora, espero leerlo el próximo año, a ver si alguien se apunta :D
El fin del Homo sovieticus de Svetlana Alexievich. No, mamá no de Verity Bargate. La octava vida de Nino Haratischwili

Avatar de Usuario
hilandera
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 395
Registrado: 04 Ago 2013 13:42

Re: 1914. De la paz a la guerra - Margaret MacMillan

Mensaje por hilandera » 07 Dic 2013 14:49

Gracias por la información Arden. Yo no sé si me apunto para leerlo en compañía, pero sí me lo apunto para leerlo cuando pueda. Tal vez abril o mayo de 2014, pero no me quiero comprometer con tantos meses de antelación.
A ver si alguien más opina sobre el tema, y conforme lleguen esas fechas lo hablamos. :D

Avatar de Usuario
Yppe
Foroadicto
Mensajes: 4355
Registrado: 26 Abr 2009 18:44

Re: 1914. De la paz a la guerra - Margaret MacMillan

Mensaje por Yppe » 08 Dic 2013 21:17

La verdad es que tiene que estar muy bien, siendo de la misma autora que el de Paris, 1919, porque ese libro estaba genial tanto en cuanto a información y rigor como bien contado, así que este sobre la guerra me llama mucho también. Pero me da un poco de pereza ponerme a leer un ensayo de tal calibre sobre la Primera Guerra Mundial ahora. En un futuro quizás.

bookhere
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 713
Registrado: 23 Sep 2009 23:03

Re: 1914. De la paz a la guerra - Margaret MacMillan

Mensaje por bookhere » 12 Dic 2013 10:51

Tiene buena pinta. Gracias, Arden.

Avatar de Usuario
hilandera
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 395
Registrado: 04 Ago 2013 13:42

Re: 1914. De la paz a la guerra - Margaret MacMillan

Mensaje por hilandera » 21 Dic 2013 20:41

Me lo acabo de comprar esta tarde, a ver si alguien se anima para abril o mayo, y nos hacemos un miniclub.

Avatar de Usuario
Pseudoabulafia
Vivo aquí
Mensajes: 16796
Registrado: 11 Feb 2011 23:45

Re: 1914. De la paz a la guerra - Margaret MacMillan

Mensaje por Pseudoabulafia » 27 Dic 2013 18:01

hilandera escribió:Me lo acabo de comprar esta tarde, a ver si alguien se anima para abril o mayo, y nos hacemos un miniclub.

Hola, Hilandera. :D

He apuntado tu propuesta en el "tablón de anuncios" del hilo de miniclubs, por si alguien más se apunta. :D

Avatar de Usuario
hilandera
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 395
Registrado: 04 Ago 2013 13:42

Re: 1914. De la paz a la guerra - Margaret MacMillan

Mensaje por hilandera » 28 Dic 2013 20:54

Muchas gracias Pseudoabulafia. El problema es que me he puesto a leer el de la trata de esclavos de Hugh Thomas, que le abrió el hilo Lía, y le hago ojitos al de Paris de Marzo en histórica, y los tres son de ochocientas páginas. Pero bueno, si alguien se apunta, yo lo intento, que ahora estoy coetziana perdida, no paro con este hombre. Un antes y un después.
Este foro es adictivo y favorece el desarrolo de conductas compulsivas-libreras. Pero gracias. Si alguien se apunta, yo me apunto. :D

Avatar de Usuario
shankly
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 333
Registrado: 09 May 2019 11:02
Contactar:

Re: 1914. De la paz a la guerra - Margaret MacMillan

Mensaje por shankly » 06 Jun 2019 11:56

Arden escribió:
07 Dic 2013 00:26
Imagen

Nº de páginas: 847 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editoral: TURNER
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788415832089
1914. De la paz a la guerra

Margaret MacMillan

Traducción de José Adrián Vitier. Turner, 2013. 864 pp. 39'90 e.

RICHARD ALDOUSE | Publicado el 29/11/2013 |
En cierta ocasión, el presidente Kennedy comentó que “en 1914, cuando la mayor parte del mundo estaba ya sumida en la guerra, el príncipe von Bülow, antiguo canciller alemán, preguntó al entonces jefe de gobierno, Bethmann-Hollweg: ‘¿Cómo ha sucedido todo esto?'. A lo que Bethmann-Hollweg respondió: ‘¡Si alguien lo supiese!'. Si algún día este planeta quedase arrasado por la guerra nuclear”, prosiguió Kennedy, “y los supervivientes de la devastación lograsen resistir al fuego, al emponzoñamiento, al caos y a la catástrofe, no querría que uno de ellos preguntase a otro: ‘‘¿Cómo ha sucedido todo esto?' para recibir la increíble respuesta: ‘¡Si alguien lo supiese!”.

La anécdota sobre la Primera Guerra Mundial procedía de la popular obra de Barbara Tuchman Los cañones de agosto, en la que exploraba los precedentes inmediatos y las primeras semanas de la contienda.

Si Tuchman fue una influencia para Kennedy y para la imaginación popular, un año antes Fritz Fischer se había convertido en la piedra de toque para los historiadores. Su controvertido ensayo Objetivos de Alemania en la Primera Guerra Mundial, publicado en inglés en 1967, acusaba a Alemania de haber empezado la guerra intencionadamente. Desde entonces todos los historiadores han participado en el juego de repartir culpas. Entre la investigación reciente, Max Hastings da la razón a Fischer al considerar responsable a Alemania; Sean McMeekin sostiene que la culpable fue Rusia; Niall Ferguson señala a Gran Bretaña; mientras que Christopher Clark presenta a una Europa que se adentra “sonámbula” en la guerra. Pese a todos estos audaces trabajos, la cuestión sigue sin resolver.

La magnitud del desastre que siguió a los acontecimientos de agosto de 1914 dificulta la labor del historiador. El conflicto se llevó 20 millones de vidas de militares y civiles y causó más de 21 millones de heridos. Para algunos países la carga fue mayor que para otros. Mientras que Gran Bretaña, Francia y Alemania perdieron entre un 2 y un 3% de sus poblaciones totales, la de Serbia quedó mermada en un escalofriante 15%.

Todo esto significa que cualquiera que escriba sobre 1914, en particular ahora que se aproxima el año del centenario, más vale que tenga nervios de acero. Margaret MacMillan, historiadora canadiense de la Universidad de Oxford, ya había abordado antes temas polémicos. Su excelente trabajo sobre la Conferencia de Paz de París, París, 1919, nos obliga a reflexionar sobre cuáles eran las posibilidades reales después de tanta muerte y tamaña conmoción. Ahora pasa de las consecuencias de la guerra a sus orígenes para inquirir “cómo en el verano de 1914 Europa llegó al punto en el que la guerra se convirtió en algo más verosímil que la paz”.

Uno de los puntos fuertes de 1914. De la paz a la guerra es la destreza con que MacMillan evoca el mundo de comienzos del siglo XX, cuando hacía 85 años que en Europa no se producía ningún conflicto bélico entre las grandes potencias. Como la autora señala, “en 1900 los europeos tenían buenas razones para sentir satisfacción por el pasado reciente y confianza en el futuro. Los 30 años transcurridos desde 1870” -cuando estalló la Guerra franco-prusiana - “habían traído consigo una explosión de la producción y la riqueza, y una transformación de la sociedad y del modo de vida de la gente”. Los alimentos eran mejores y más baratos; la higiene y la medicina habían experimentado avances espectaculares; la mayor rapidez de las comunicaciones, incluido el telégrafo público a buen precio, supuso un mayor contacto entre los europeos. “Considerando todo ese poder y toda esa prosperidad”, MacMillan pregunta, “¿por qué querría Europa echarlo todo a perder?”.

Su respuesta es que en último término la guerra se precipitó sobre los individuos que tomaban las decisiones clave. “Es fácil tirar la toalla y afirmar que la Gran Guerra era inevitable”, escribe en las primeras páginas; “pero es una idea peligrosa, sobre todo en una época como la nuestra, que en muchos aspectos se asemeja al mundo de los años anteriores a 1914”.

Los retratos que hace MacMillan de los hombres que llevaron a Europa a la guerra son soberbios. En un pasaje tragicómico describe el último encuentro entre los primos imperiales que gobernaban Alemania, Gran Bretaña y Rusia durante una boda real en Berlín en mayo de 1913. Al rey de Gran Bretaña, Jorge V, le resultaba imposible hablar con Nicolás II de Rusia sin que el káiser Guillermo II los espiase. Más tarde, Guillermo sermonea a Jorge acerca de las alianzas de Gran Bretaña con “una nación decadente como Francia y otra medio bárbara como Rusia”. El hecho de que el káiser creyese que había causado una impresión positiva al rey muestra lo equivocados que eran sus juicios.

1914. De la paz a la guerra relata con esmero los acontecimientos que condujeron al enfrentamiento. Sin embargo, en lo que se refiere a las causas, MacMillan se mueve más en la conjetura. “Pese a que han fascinado y seguirán fascinando a los historiadores y a los estudiosos de la política”, dice refiriéndose a los distintos debates, “quizá tengamos que aceptar que nunca habrá una respuesta definitiva, porque para cada argumentación existe una contraargumentación sólida”.

Aun así, la lógica de la argumentación de MacMillan es tal que incluso hoy, cuando nos guía día a día y hora a hora a través de las consecuencias del asesinato del archiduque Francisco Fernando el 28 de junio de 1914 en Sarajevo, estamos esperando que alguno de los políticos salte sobre la mecha encendida. El zar de Rusia implora a su primo y par en Alemania que contribuya a mantener la paz. El káiser y Bethmann-Hollweg se acobardan por un momento. Los húngaros, sin los cuales el Gobierno de Viena estaba atado de manos, ansían un acuerdo con Serbia. Mediante su escurridizo ministro de Asuntos Exteriores, sir Edward Grey, los británicos pretenden librarse de cumplir sus obligaciones con Francia y Rusia como miembros de la Triple Entente. Es difícil pensar que Europa no se encaminaba hacia el abismo.

¡Qué limitados parecen estos hombres de estado de 1914 comparados con sus predecesores! Personalidades como Bismarck, Witte y Salisbury no eran individuos prudentes, pero sí personajes con mucho más talento y criterio. En 1898, Lord Salisbury advertía de “la complicada y tenue línea que separa una concesión indebida de la precipitación que, más de una vez en la historia, ha sido la ruina de las naciones”.
Interesantísimo libro de una gran escritora, espero leerlo el próximo año, a ver si alguien se apunta :D
Creo que es una verdadera maravilla.

Aben Razín
Vivo aquí
Mensajes: 44777
Registrado: 19 Feb 2009 14:28
Ubicación: Al lado del Torico.

Re: 1914. De la paz a la guerra - Margaret MacMillan

Mensaje por Aben Razín » 06 Jun 2019 12:01

@shankly :60:

¡No la he leído, aunque tiene una pinta interesante!, :164nyu:

Además desgraciadamente lo he encontrado en el catálogo de otra biblioteca.

Supongo que por el número de páginas que tiene debe ser leído de forma pausada, con toda tranquilidad, :mrgreen:
Pasado: Dialéctica de la Ilustración de Max Horkheimer - Theodor Adorno.

Presente: Un andar solitario entre la gente de Antonio Muñoz Molina.

Futuro: Son de mar de Manuel Vicent.

Responder