Ajedrez - Kjell Askildsen

Foro para comentar acerca de los últimos cuentos que hayas leído o hablar de leyendas y mitos.

Moderadores: Giada, Sue_Storm

Avatar de Usuario
Sue_Storm
Vivo aquí
Mensajes: 10725
Registrado: 22 Jun 2009 12:57
Ubicación: En la ciudad del Paraíso

Ajedrez - Kjell Askildsen

Mensaje por Sue_Storm » 30 Dic 2013 16:50

Imagen
AJEDREZ
Kjell Askildsen

Enero es el mes dedicado en nuestro Miniclub 2014 a Escandinavia. Lo inauguramos con este relato del noruego Kjell Askildsen, nacido en 1929 y considerado como uno de los grandes maestros actuales de la narración breve. Los comentarios, como siempre: a partir del viernes día 3 de enero, aquí, en este hilo :lista:
Imagen

Avatar de Usuario
Meiga77
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 841
Registrado: 27 Mar 2012 16:32

Re: Ajedrez - Kjell Askildsen

Mensaje por Meiga77 » 02 Ene 2014 00:06

Pues aquí nos leemos el viernes, para inaugurar el MC. :60:
:101: La hermandad de la Sábana Santa (Julia Navarro)
Últimos: Todo es silencio (Manuel Rivas)
Con el viento solano (Ignacio Aldecoa)
RECUENTO 2018

Avatar de Usuario
Hzanahoria
Lector voraz
Mensajes: 101
Registrado: 29 Dic 2012 19:00

Re: Ajedrez - Kjell Askildsen

Mensaje por Hzanahoria » 02 Ene 2014 19:44

Tengo ganas de empezar a leerlo. Seguramente me adelante un poco...

Avatar de Usuario
triste
Foroadicto
Mensajes: 4014
Registrado: 25 Abr 2012 12:15

Re: Ajedrez - Kjell Askildsen

Mensaje por triste » 03 Ene 2014 04:44

Ya los pasé al kindle. Lo leo ahora y comento mañana.
Aquí yace un pájaro.

Avatar de Usuario
Caroline
Vivo aquí
Mensajes: 20540
Registrado: 07 Dic 2009 15:12

Re: Ajedrez - Kjell Askildsen

Mensaje por Caroline » 03 Ene 2014 09:48

Ya lo he leído y dos veces, una para elegir el relato y otra para refrescarlo, ¿qué puedo decir si fui yo quien lo escogió? 8) pues que me gustó mucho, el carácter gruñon y desinhibido del narrador, el decir lo que piensa sin cortapisas y sobre todo un aplauso al autor por condensar en tan pocas páginas un relato estupendo, el magnífico dominio de contar un momento de su vida y con pocas línea y muy bien construído dice todo y más y encima muy bien.

Si alguien se ha quedado con ganas de leer algún relato más, que son realmente fantásticos, están en el volumen Cuentos reunidos. Lo recomiendo. :wink: Es fácil de encontrar al igual que otro que tengo pendiente de leer y me apetece mucho: Un vasto y desierto paisaje. :wink:

Avatar de Usuario
jumareva
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 881
Registrado: 12 Oct 2010 22:03

Re: Ajedrez - Kjell Askildsen

Mensaje por jumareva » 03 Ene 2014 09:53

Me ha gustado, aunque no sabría decir por qué. Es como algunos cuentos de Hemingway aparentemente sin sentido, pero que marcan.

Esos duelos tan duros entre familiares parece que los llevan los nórdicos en los genes. En las películas de Bergman los más allegados también se dicen barbaridades como si tal cosa.

Me da la impresión de que el cuento pretende ser transgresor. Se exagera la no relación entre los dos hermanos gruñones para atrapar al lector y polemizar con ironía. Lo triste, o lo cierto, es que ese desapego nos está llegando y cada vez me resulta menos extraño el desarraigo familiar que describe el relato. Si lo hubiera leído hace veinte años hubiera pensado “vaya bobada”. Pero se nos hace vivir en un continuo sálvese quien pueda, donde cada vez es más una molestia preocuparnos por lo que suceda al otro.

Después de tres años el hermano le invita a un vaso de agua. Menos mal que el narrador se trajo el bocadillo. :D El diálogo no tiene mayor trascendencia, y visto lo visto, el fatal desenlace, tampoco. Queda claro que no saben -¿sabemos?- vivir.

Creo que la última frase sobra, o al menos yo la veo muy descolgada del párrafo anterior y de lo del símbolo chino. Es curioso cómo, en una narración tan corta, al principio también se menciona el sexo –un tema también recurrente en los textos nórdicos- en los relatos escritos por el hermano.

Avatar de Usuario
Caroline
Vivo aquí
Mensajes: 20540
Registrado: 07 Dic 2009 15:12

Re: Ajedrez - Kjell Askildsen

Mensaje por Caroline » 03 Ene 2014 10:19

jumareva escribió:Es como algunos cuentos de Hemingway aparentemente sin sentido, pero que marcan.


Al autor lo comparan con Hemingway y él mismo reconoce que está influenciado por el americano.

Os dejo una entrevista, es un poco antigua, de 2008, que le hicieron para un periódico español y da muchas claves sobre su forma de entender la vida, escribir y como piensa.

Kjell Askildsen "Los relatos deben ser una minúscula obra de arte"


http://elpais.com/diario/2008/05/10/bab ... 50215.html

Avatar de Usuario
KatiaconK
No tengo vida social
Mensajes: 1969
Registrado: 13 Sep 2009 13:23
Ubicación: Barcelona

Re: Ajedrez - Kjell Askildsen

Mensaje por KatiaconK » 03 Ene 2014 12:46

El cuento es una gota de agua en el océano,
se centra en describir un momento en la vida de los hermanos que por casualidad será el último.
Seguro que momentos parecidos a este se han repetido durante toda su vida.
Del cuento resaltaría
la frialdad de la relación, el rencor y las ofensas nunca perdonadas. Creo que el protagonista del cuento utiliza la excusa de la partida de ajedrez para intentar hacer las paces con su hermano pero se da cuenta de que no va a ser posible.

:60: ¡Gracias Caroline por la entrevista! Se entiende mejor el cuento :D

Avatar de Usuario
Hzanahoria
Lector voraz
Mensajes: 101
Registrado: 29 Dic 2012 19:00

Re: Ajedrez - Kjell Askildsen

Mensaje por Hzanahoria » 03 Ene 2014 14:03

No ha estado mal... Si bien no me ha parecido un cuento magnífico, reconozco que es meritorio para el autor tener la capacidad de mostrar ese rencor y esa frialdad que sin duda abarcan muchos años en apenas cuatro páginas.

Avatar de Usuario
Carmen Neke
Foroadicto
Mensajes: 3144
Registrado: 26 Oct 2008 20:24
Contactar:

Re: Ajedrez - Kjell Askildsen

Mensaje por Carmen Neke » 03 Ene 2014 17:35

Con este cuento me ha pasado lo que me suele pasar cuando leo a escritores del norte: no los entiendo. Ha habido honrosas excepciones, pero por lo general los nórdicos (de Holanda para arriba) y yo no nos entendemos nada bien. Leo lo que escriben, reconozco su mérito literario y estilístico, pero no logro entenderlos.

Qué curioso que este autor, siendo él mismo traductor, solamente quiera conceder la entrevista en noruego. Tal vez sea justamente por el hecho de ser traductor que desconfíe de la posibilidad de comunicar lo que se quiere decir en un idioma distinto al original. Aunque a los holandeses los leo en su idioma original y tampoco los entiendo :|

Pero me alegro de que el cuento esté gustando tanto y espero tener una mejor conexión con el de la próxima semana.
«Ik bezat een talent voor nutteloosheid» (Ramsey Nasr)

Goodreads

Avatar de Usuario
triste
Foroadicto
Mensajes: 4014
Registrado: 25 Abr 2012 12:15

Re: Ajedrez - Kjell Askildsen

Mensaje por triste » 03 Ene 2014 18:26

Ayer me disponía a pasar un rato leyendo antes de dormir y oh, sorpresa, fueron solo unos minutitos. Me faltó cuento porque me gustó mucho.

Creo que ya han dicho todo, me ha gustado esta forma en la que el autor (del que jamás había escuchado y ahora quiero leer más) narra un momento que, al mismo tiempo, representa la relación de toda la vida de unos hermanos. Con esos datos extraños sobre la longevidad y los guiños sobre la relación ajedrez-muerte, etcétera. Me ha parecido muy divertido e inteligente. Tiene una parte que me gustó un montón:

“Me importa un bledo lo poco que he escrito y lo poco que no he escrito”. Me puse de pie y le solté un discurso: “Cada hora que pasa, el mundo se libra de miles de tontos. Piénsalo. ¿Te has parado alguna vez a pensar en la cantidad de estupidez almacenada que desaparece en el transcurso de un día? Imagínate todos los cerebros que dejan de funcionar, pues es ahí donde se almacena la estupidez. Y sin embargo, todavía queda mucha estupidez, porque algunos la han perpetuado en libros, y así se mantiene viva. Mientras la gente siga leyendo novelas, ciertas novelas de las que tanto abundan, la estupidez seguirá existiendo”. Y añadí, un poco vagamente, lo confieso: “Por eso he venido a jugar una partida de ajedrez”. Permaneció callado un buen rato, hasta que hice ademán de marcharme, entonces dijo: “Demasiadas palabras para tan poca cosa. Pero les sacaré partido, las pondré en boca de algún ignorante”.


Ha sido un buen inicio del MC, pero qué tristeza me da que sea tan pequeñito. Leeré algo más de Kjell durante estos días antes del siguiente cuento :08:.

Gracias, Caroline, por sugerirlo.
Aquí yace un pájaro.

Avatar de Usuario
Sue_Storm
Vivo aquí
Mensajes: 10725
Registrado: 22 Jun 2009 12:57
Ubicación: En la ciudad del Paraíso

Re: Ajedrez - Kjell Askildsen

Mensaje por Sue_Storm » 03 Ene 2014 18:26

Lo he leído y, reconociendo que está muy bien escrito, tengo que confesar que coincido con Carmen Neke: capto el rencor entre los dos hermanos, capto la frialdad de su relación y demás, pero no termino de entenderlo: no me "dice" nada. Al menos en esta primera lectura. A ver si releyéndolo y con la ayuda de vuestros comentarios, consigo penetrar algo más.

La comparación con Hemingway..., pues la verdad, tendría que leer más a este señor Askildsen para opinar, pero de momento no la veo. Hemingway era un maestro en el uso de la elipsis, sí, pero su escritura era también pura pasión y vitalidad. Aunque también sabía derrochar mala leche cuando quería, claro. Uf. Vaya comienzo de año. Me ha dejado un poco perpleja el relato.
Imagen

Avatar de Usuario
azumi
Foroadicto
Mensajes: 4740
Registrado: 07 Mar 2009 12:14

Re: Ajedrez - Kjell Askildsen

Mensaje por azumi » 03 Ene 2014 19:13

Coincido con todo lo dicho por Carmen y Sue :D

Está muy bien escrito, es corto y directo, pero no he conectado con el relato. Me ha dejado más bien fría.

Avatar de Usuario
Caroline
Vivo aquí
Mensajes: 20540
Registrado: 07 Dic 2009 15:12

Re: Ajedrez - Kjell Askildsen

Mensaje por Caroline » 03 Ene 2014 19:38

Vaya :( pues bien que lo siento por los que no les ha gustado o no han llegado a conectar.

A mí, al contrario que Carmen, todo lo nórdico me encanta, no sé qué tienen que enseguida me atrapan y me dejan enamorada para siempre. Reconozco que el cuento es corto pero es que Askildsen es reconocido por su brevedad en los relatos y a mi me parece que el poder condensar en pocas páginas una idea y desarrollarla me parece una obra de titanes. :wink: Quizá porque yo necesito muchas palabras para poder explicarme bien y es un motivo de sana envidia quien lo sabe hacer y si encima, para mi, lo hace tan bien, pues no pido mucho más.

El relato que escogí pertenece a la antología Cuentos reunidos y la longitud es la media, incluso los hay bastante más cortos. :wink:

Os dejo la introducción al ejemplar que leí. Por si sirve de ayuda. :wink:

El noruego Kjell Askildsen es un escritor de frases fuertes y de personajes débiles. De sentencias descarnadas y de sujetos incapaces de hablar. De diálogos cargados de cinismo entablados por sujetos que no alcanzan a comprender lo que les sucede.
'El hombre y la literatura son sus únicos temas', señala Fogwill en el prólogo al libro. Y es cierto: pero no sólo porque en varios de sus relatos la experiencia de la vida está mediada por la literatura (gente que lee, gente que escribe), sino porque también su moral de escritura es también una moral de la vida. ¿Una moral minimalista? Estilísticamente, existen muchas similitudes: las frases cortas, descriptivas, las anécdotas breves, de la vida cotidiana. Askildsen ha reconocido a Ernest Hemingway como uno de sus mayores maestros, pero le molesta que lo vinculen con el minimalismo sucio, de tipo caverniano. 'Es lo que más me irrita, no tengo nada que ver. Nunca escribo menos de lo que tengo que escribir', dijo. En sus relatos es común encontrarse con expresiones del tipo: 'No tengo intención de relatar aquello', 'basta ya de hablar de eso'.
Dice Askildsen: 'El objetivo del autor es hacer leer al lector. No tiene derecho a esperar algo del lector. Si consigues que muerda el anzuelo, también hay que subir el pez del agua. Mi intención es que el lector sea como el pez que llega a tierra y se queda coleando. Quiero crear desasosiego. No me gusta un relato que no crea desasosiego'.

Avatar de Usuario
Caroline
Vivo aquí
Mensajes: 20540
Registrado: 07 Dic 2009 15:12

Re: Ajedrez - Kjell Askildsen

Mensaje por Caroline » 03 Ene 2014 19:44

Y el prólogo del que se habla en la introducción, escrito por Fogwill

Lugar, Noruega. Un país mediano, poco más extenso que la provincia de Buenos Aires. Su región polar, la zona de glaciares y las desérticas y montañosas ocupan casi todo su territorio, lo que deja apenas un dos por ciento de superficie cultivable. Los cinco millones de habitantes son súbditos de un rey —circunstancialmente, Harald V— que es también la autoridad de la religión oficial, la Iglesia de Noruega. Se trata de una secta cristiana que procede del cisma luterano: «protestante», la llamarían los curas de aquí. Pero los noruegos no ruegan mucho y protestan apenas lo indispensable. En el censo, el ochenta y tres por ciento de los noruegos se manifiesta fiel al culto, más del setenta por ciento de los recién nacidos recibe el bautismo y, mientras solo el cuarenta y cinco por ciento de las parejas se consagra en el templo, más del noventa por ciento de las ceremonias fúnebres se realiza según el rito de la Iglesia y en presencia de una autoridad religiosa. La Iglesia de Noruega, que recluta a sus pastores entre egresados universitarios con un máster o un doctorado en Teología independientemente de su sexo y su estado civil, fue pionera en aceptar el matrimonio gay. Noruega, que fue ocupada por Alemania y se declaró voluntariamente neutral durante la segunda guerra, ingresó en la OTAN en 1949. En cambio, por mandato popular de dos plebiscitos, declinó integrar la Unión Europea y la esfera del euro. Entre los diecisiete y los dieciocho años, noruegas y noruegos cumplen doce meses de servicio militar obligatorio. En Noruega no rigen doctrinas de seguridad nacional porque es una nación segura. Tampoco hay teorías sobre la literatura nacional, porque tiene literatura nacional, ni cultivan las variantes latinoamericanas del pensamiento nacional, porque todos piensan como noruegos. Entre tantas cosas, ser noruego es contar con un ingreso per cápita de sesenta mil dólares anuales e integrar una pirámide de distribución de la riqueza que ningún político latinoamericano se atrevería a prometer ni como proyecto a veinte años de plazo.

2010. En las afueras de Oslo, cerca de las pistas de esquí, Kjell Askildsen cumple ochenta años. Él, que hace medio siglo construyó la imagen de una decrepitud solitaria y desesperanzada en el estado de bienestar postcapitalista, vive la suya en plenitud. Elude fotógrafos, prensa y televisión mientras compila, publica, traduce abnegadamente a sus autores de culto — Broch, Strindberg, Beckett, Harold Pinter— y, tal como los noruegos de sus relatos atienden esas huertas que remedan una naturaleza pródiga y una agricultura que su territorio les tiene vedada, administra la obra por la cual lo conoce el mundo: una magistral colección de relatos breves.

Relato breve es mi traducción literal de lo que los americanos celebraron de este maestro del «short store» que, en Sudamérica, llamamos «cuento» sin el temor anglosajón a connotar temas maravillosos, infantiles, fantásticos o mágicos. En los años setenta, César Aira, inspirado en Deleuze, desarrolló un modelo que diferenciaba con precisión los géneros del cuento, la nouvelle y la novela: afortunadamente, ni él lo tomó en serio y así proliferó su obra desmintiéndolo. Pero su propuesta tenía la virtud de inmunizar contra la oferta tallerista de modelos narrativos inspirados en Poe y en el policial que un par de consagrados imponían a los estudiantes incautos. Los textos de Askildsen eluden descripciones, escenografías, tramas, suspensos, desenlaces, sorpresas calculadas que revelan la mala fe del narrador, pinturas de época, guiños a la moda de temporada, denuncias contra el nazismo, el racismo, el estalinismo, el capitalismo, la contaminación, los medios de comunicación, la policía, a monarquía, la injusticia, ni contra el mal, entendido como resultado de un proyecto consciente de los humanos. Y sin embargo, cada una de sus páginas nos sacude como si fuese un alegato. ¿Qué alega?

Alega el autor extremeño Julián Rodríguez en su presentación de la primera antología de relatos de Askildsen publicada en España, en 2008, que Kjell Askildsen es un artista de su tiempo, pero que su tiempo no es el del minimalismo contemporáneo que algunos atribuyen a una obra que no ha variado desde 1953, ni es el del realismo sucio carveriano, sino que es parte de una revuelta contra lo convencionalmente real, la famosa «realidad» que no es sino un emergente de las maneras de narrarla.
Efectivamente, es un artista del narrar y ha creado un estilo indeleble. Puede narrarlo todo y de la mejor manera con personajes sin rostro ni más rasgos físicos que el detalle indispensable, con nombres que se olvidan de inmediato, sin tonos de voz; representando diálogos reducidos al mínimo y muy a menudo sin saltos de párrafo ni comillas; con emociones transmitidas por una palabra o por un impulso a actuar; con climas y estaciones indicadas apenas por la luz o por ínfimas señales del cuerpo o del espacio natural; con tragedias resumidas por la simple evocación de una imagen visual y un clímax erótico logrados por el leve desplazamiento de una mano, o con odio significado por el movimiento de un cuerpo que sale a prender un cigarrillo. Con semejante material ha podido crear un mundo. Su mundo: algo que invita a ser revisitado para recuperar la noción de ficciones verdaderas.

Askildsen no teme reiterarse (no es improbable que jamás haya temido algo). Para presentar sus Cuentos reunidos elegí ordenarlos por un contrapunto de personas narrativas, extensiones relativas e intensidad del conflicto dramático. El orden cronológico no se adecuaba a un autor que ha hecho de la fidelidad a sí mismo un rasgo de estilo. La tentación de presentarlos en orden de su apariencia temática me pareció injusta para una obra cuyos únicos temas son el hombre y la literatura. Por consideraciones de género y por tratarse de un ejercicio de suspenso que el autor discontinuó prontamente, he recomendado la exclusión del relato experimental «Carl Lange". Para la edición se han modificado unas pocas expresiones del español o el madrileño corrientes que desconcertarían al lector latinoamericano, cuidando en cada caso que la sustitución no afecte la legibilidad de la obra para los lectores peninsulares.

Responder