Decisiones

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Avatar de Usuario
Gi0vE
Foroadicto
Mensajes: 3043
Registrado: 01 Ago 2005 22:04
Ubicación: Inubicable

Decisiones

Mensaje por Gi0vE » 02 Ago 2005 11:02

"Decisiones" Parte I

El día llegaba a su fin.

James paseaba por la piscina del hotel mientras contemplaba la preciosa puesta de sol. Notó que alguien se le acercaba por la espalda.

-Hola David. ¿Qué tal tu día? - le dijo sin siquiera darse la vuelta.
-Bien jefe, como siempre. Ya ves... trabajo en un hotel paradisíaco, mi jefe me paga bien, conozco hermosas mujeres... no creo que pueda quejarme.
-Te basas demasiado en las cosas materiales amigo. No deberías acostumbrarte.
-Veo que sigues afectado por lo de Cynthya. Deberías pasar página. - dijo David mientras le ponía su mano sobre el hombro – Debes asumir que mañana se irá y no volverás a verla.
-No sé, amigo... Las mujeres siempre se pegan a mí buscando una vida sin preocupaciones, una tarjeta de crédito, y todos los caprichos que puedo darles. Con ella ha sido distinto. Desde el primer momento se interesó por mi, y no por este hotel. Le he ofrecido quedarse aquí, darle todo eso que toda mujer quiere. Le buscaría un trabajo en una cadena de televisión de aquí para que no tuviera que volver a pasar teletipos en ese periodicucho para el que trabaja. Y mírala, ahí la tienes en la piscina, sin preocupaciones.
-Jefe... no te lo tomes a mal, pero ¿te has parado a pensar que ella es feliz con ese trabajo y en ese país?
-Eso es lo que más me mosquea. La impotencia de saber que teniéndolo todo, me falta lo único que realmente deseo.
-Jejejeje, no te quejes tanto, que ahí viene tu amiga, os dejo.

James se quitó las gafas de sol. Mientras las guardaba en su traje veía como Cynthya se acercaba a él. Su cuerpo dorado por el sol, recién salido de la piscina brillaba como el oro.

-¿Está disfrutando de su estancia en el Hotel, señorita Mancini? - Le preguntó James, como si fuese una cliente más.
-A decir verdad... estoy un poco enfadada. Me dijeron que esta noche cenaría con el Gerente del Hotel, pero aún no he recibido la invitación.
-¿Le parece bien dentro de una hora en la terraza del bar?
-Estupendo James. No me hagas esperar, sabes que no lo soporto – le dijo mientras le guiñaba un ojo.
-Tranquila señorita Mancini, mi obligación es atender las prioridades del Hotel, y usted es una de ellas.

Cynthya se despidió con un cálido beso en la mejilla de James, que lo dejó sumido en un mar de pensamientos. De nuevo David se acercó por detrás para hablar con su amigo.

-Jefe... vas a cometer un error.
-Joder David, deja de llamarme jefe cuando no hay gente delante. Sabes lo mucho que me molesta.
-Vale jefe – le dijo mientras echaba a correr entre risas – no volverá a pasar.

James salió corriendo detrás de él y lo tiró al suelo y empezaron una pelea de esas que los dos se pegan sin hacerse daño, rodando por el césped del hotel. James se levantó y se sacudió el traje, mientras dijo a su amigo.

-Ahora tendré que cambiarme de traje por tu culpa. Da gracias a que eres el único que quiere trabajar conmigo, que si no ya estarías despedido.
-A eso y a que Mamá te pidió que cuidaras de mí... jefe – dijo otra vez entre risas mientras se alejaba esquivando una posible reacción de James.
-Da gracias a que no está por aquí, si no cambiaría de opinión. Me voy que no quiero hacer esperar a Cynthya.

James se fue a su habitación a cambiarse de ropa y acicalarse para su última noche junto a la mujer con la que había compartido los últimos meses.



Cynthya esperaba en la barra del bar con una copa de Martini en la mano. Llevaba puesto un vestido de seda blanco que contrastaba con su morena piel. James la vio desde la entrada al Restaurante y se quedó perplejo una vez más ante su belleza. Se acercó lentamente a ella, por la espalda para sorprenderla. La agarró por la cintura, la abrazó desde atrás y le susurró al oído.

-Una mujer tan bella no debería ir sola por este hotel.
-Estaba esperando a alguien, pero viendo que se retrasa le pediré a usted que me haga compañía – dijo ella mientras se daba la vuelta y lo miraba fijamente.
-Le aseguro que no se arrepentirá, señorita Mancini.

Se cogieron de la mano y fueron hacia el restaurante. James la condujo a un lugar reservado en el que podrían estar a solas. Retiró la silla en gesto de caballerosidad y se sentaron.

-Me he tomado la libertad de elegir el menú. Ya sabes, spaghettis.. para que te sientas como en casa – dijo James bromeando.
-Ojalá aquí tuvierais esos platos, y no las cosas esas que pones, con unos nombres impronunciables – contestó ella con una sonrisa.
-Bueno, pues aquí estamos... supongo que no hay forma de que cambies de idea.
-James, ya lo hemos hablado. Mi vida está en Palermo. Tu vida aquí, en este hotel en el que tienes todo por lo que has luchado en los últimos años.
-A ti no te tengo
-Claro que no, porque yo soy sólo una ilusión. Soy una simple redactora del montón de un periódico de tirada local de Palermo, a la que su padre el mafioso le regaló unas vacaciones en un hotel del Caribe para que se olvidara de un mal novio.
-Hablas como si entre nosotros solo hubiese ocurrido una aventura – dijo James mientras le cogía la mano.
-Sabes que no. Sabes que ha sido muy intenso, y que me hubiera gustado conocerte en otras circunstancias, en otro sitio, con otra vida.
-¿Por qué no te quedas aquí? Estaremos un par de años, hasta que David pueda hacerse cargo del Hotel, y entonces volveremos a Europa.
-No James, ya lo hemos hablado. Yo vuelvo a mañana. Esto es muy bonito, tú eres el hombre más maravilloso que he conocido nunca y me encantaría compartir mi vida contigo. Pero mi vida está allí. Mi trabajo, mi rutina, mi familia, mis amigos. Disfrutemos de esta noche juntos, y mañana... mañana será otro día.

Disfrutaron de esa última noche juntos como si fuera la más larga y a la vez más corta de sus vidas. Pasearon por la playa y contemplaron la calma del mar ante ellos.
Se sentaron y James sacó una cajita que llevaba en su chaqueta.

-Sé que ya lo hemos hablado, pero quiero que te lleves esto.
-Espero que no sea lo que yo creo – dijo ella mientras la abría y descubría una alianza de plata con un pequeño y precioso diamante en forma de corona.
-¿Quieres ser mi esposa? Me iré contigo si hace falta, pero no quiero pasar un sólo día sin ti.

.... Continuará

meisje
Foroadicto
Mensajes: 2920
Registrado: 20 Ene 2005 15:39
Ubicación: Mas vale maña que fuerza
Contactar:

Mensaje por meisje » 02 Ago 2005 11:09

No me he leido el relato (ahora me pongo) pero que bien, otro escritor en el foro!!!! :D

Avatar de Usuario
Gi0vE
Foroadicto
Mensajes: 3043
Registrado: 01 Ago 2005 22:04
Ubicación: Inubicable

Mensaje por Gi0vE » 02 Ago 2005 11:32

"DECISIONES" (PARTE II)

Cynthya se quedó mirando aquel anillo. Era la joya más preciosa que había visto en toda su vida. Por su mente pasaron todos los recuerdos de los momentos vividos junto a James. Aquel hombre al que había conocido en un hotel perdido del Caribe, con el que apenas había compartido un mes de su vida, le pedía que se unieran para siempre.

-No sé que decir – dijo Cynthya casi balbuceando.
-Sinceramente... esperaba un “Sí quiero”.

James se arrodilló frente a ella que permanecía sentada y la miró a los ojos.

-Te quiero Cynthya. No he querido a nadie en toda mi vida como te quiero a ti. Sé que parece una locura, que sólo nos conocemos hace un mes y que estás aquí para olvidarte de Giovanni. Sé que todo te parecerá precipitado, pero también sé que dentro de ti hay algo que te dice que no estamos locos.
-No es tan fácil, piensa que...
-Mírame a los ojos – le cortó rápidamente él -, mírame y dí que no sientes que quieres pasar conmigo el resto de tu vida.
-James, todo esto ha sido genial, pero ha sido genial aquí. ¿Quién nos asegura que seremos felices en Palermo? O en cualquier otra parte del mundo. Aquí ha funcionado, pero los dos sabíamos que esto acabaría. Toda tu vida está en este Hotel. Aquí naciste, aquí te criaste, aquí has pasado toda tu vida. Si te marchas conmigo y no sale bien, jamás me lo perdonaré.
-Esa es una decisión que me corresponde a mí tomar.
-¡ NO ! - la voz de Cynthya sonó tajante, como si acabase de dictar una sentencia irrefutable -. Es una decisión que debemos tomar juntos. Y no voy a permitir que pongas tu vida en juego solo por mí. -¿Has pensado en David?
-Es mayorcito, sabrá cuidarse solo.
-¿Estás seguro? Yo creo que no está preparado para llevar esto sin ti. -Él es feliz encargándose de la Terraza, y dejándote a ti las responsabilidades. ¿No te has dado cuenta?
-Él sabe que tarde o temprano tendrá que asumir el mando.
-No se trata solo de eso. ¿Te crees que no os vi esta tarde? Es un niño, no sabe hacer otra cosa que adorarte. ¿No te das cuenta que sin ti se sentiría perdido?
-Cynthya... no podemos renunciar a nuestro amor por David, ni por este Hotel, ni por nada.
-No renuncio a nuestro amor – unas tímidas lágrimas recorrían las mejillas de Cynthya, mientras se paraba a tomar aire para seguir con la exposición de su decisión -. Jamás en toda mi vida querré a otro hombre como te quiero a ti. Jamás. Sé que cuando esté con otro hombre en la cama, pensaré en ti – Las lágrimas cada vez eran más numerosas y su voz se entrecortaba cada vez más por la emoción - Sé que cuando sea feliz dentro de muchos años con mi marido y mis hijos, daré las gracias cada día por haberte conocido. No habrá un sólo día en mi vida, que no piense en ti al despertarme. No habrá una sola noche en la que al acostarme no rece por ti y pida porque sigas aquí feliz.
-¿Y eso no es renunciar a nuestro amor? Te llevas recuerdos, pero no te llevas amor.
-Estás muy equivocado. Cuando dentro de unos años mis nietos se reúnan y me digan “Abuela, cuenta esa historia que tanto nos gusta”, les contaré la historia de una joven italiana que viajó al Caribe para olvidar que su novio la había abandonado por su mejor amiga. Les contaré que esa joven que llegó como una turista y que durante muchas noches quiso quitarse la vida, encontró alguien que la hizo nacer de nuevo. Alguien que la hizo sentir útil, que le demostró que la vida es más que estar con alguien. Que el amor es algo más que un sentimiento hacia una persona. Que gracias a ese viaje su vida cambió y ella se convirtió en una persona feliz, una persona que transmitió esa felicidad a sus hijos. Les contaré una historia de amor tan bonita, que ellos se la contarán a sus hijos. Y sus hijos a sus hijos, y así viviremos eternamente juntos.
-Yo no quiero vivir en una historia que cuenten dentro de cien años. -Yo quiero vivir mi historia contigo mañana, dentro de un año y dentro de diez.

Cynthya seguía llorando y casi no quería mirar a la cara a aquel hombre al que en ese momento estaba rompiendo el corazón, pero que sabía que era la mejor decisión para ambos.

-¿No te das cuenta que no seríamos felices? - Cynthya trataba de demostrarle que estaba tomando la mejor decisión, pero sabía que no iba a ser fácil.
-No, Cynthya, no me doy cuenta. No entiendo cómo puedes decirme que no vamos a ser felices sin intentarlo siquiera.
-Porque esta es la imagen que quiero de ti. Quiero recordarte como lo mejor que me ha pasado en la vida. Como el hombre que me dio la vida cuando estaba hundida. Como el hombre que me amó sin esperar nada a cambio.
-Supongo que no volveremos a vernos
-No lo creo. Nuestros caminos se separan aquí. Es lo mejor, ya lo habíamos hablado y los dos acordamos que sería así.
-Lo sé, pero me cuesta demasiado. Es como si la vida me dijera “¿Ves esa mujer?¿Ves lo feliz que eres? Pues no te acostumbres, porque nunca podrás tenerla”
-Seguro que encontrarás alguien mejor que yo.
-Yo no quiero alguien mejor. Te quiero a ti.
-No lo hagas mas difícil.

Cynthya se acercó a James y le dio un beso en los labios. Seguidamente le susurró al oído:

-Aquí se acaba todo amor mío. Recuerda siempre este momento.

James no supo reaccionar. Su cuerpo entero se desplomó como si hubiese perdido las fuerzas, tumbado sobre la arena, contemplando la noche estrellada. Allí se quedó, contando estrellas, recordando cada momento vivido junto a aquella mujer.

***

Al día siguiente, Cynthya esperaba en la cola de embarque del aeropuerto. Partía rumbo a Roma, donde pasaría unos días con unos familiares antes de volver a Palermo, a retomar su vida de siempre. De pronto una voz que le resultaba familiar, pronunciaba su nombre.

-Señorita Mancini. ¿En serio piensa que la voy a dejar marcharse sin mi?
-Creí que no llegarías nunca – dijo ella, que seguía dándole la espalda.
-Tenía que arreglar unos asuntos antes de marcharme – le dijo mientras la agarraba por los hombros para hacer que girara -. ¿No me vas a dar un beso?
-Claro que sí... amor mío. Pero no te impacientes, tenemos toda la vida por delante.

Cynthya se volvió, y allí estaba David. Se abrazaron y se fundieron en un beso, mientras esperaban que les llegase el turno de pasar la puerta de embarque, para tomar el avión que les conduciría a su nueva vida juntos.

meisje
Foroadicto
Mensajes: 2920
Registrado: 20 Ene 2005 15:39
Ubicación: Mas vale maña que fuerza
Contactar:

Mensaje por meisje » 02 Ago 2005 11:41

:shock: Aja!!! Final con sorpresa

8)

Avatar de Usuario
Gi0vE
Foroadicto
Mensajes: 3043
Registrado: 01 Ago 2005 22:04
Ubicación: Inubicable

Mensaje por Gi0vE » 02 Ago 2005 11:45

Hombre... ya sé que no pasará a la historia entre los grandes relatos cortos, pero es que me cuando lo escribí no estaba el horno para bollos. :P


Tengo escrito un libro más largo y ahora estoy con el segundo liado. Historias cortas tengo miles.

meisje
Foroadicto
Mensajes: 2920
Registrado: 20 Ene 2005 15:39
Ubicación: Mas vale maña que fuerza
Contactar:

Mensaje por meisje » 02 Ago 2005 11:48

Yo no soy escritora, asi que no te puedo dar opinion "profesional"
Como lectora te dire que me ha gustado, es entretenido, sobre todo el giro del final que no me esperaba

Hay varios escritores en el foro, quizas ellos te puedan ayudar mas y hacerte criticas (constructivas) con mas fundamento

Pon mas relatos, si quieres. Si son de algun tema en concreto puedes colgarlos en el foro que correspondan.

Avatar de Usuario
JANGEL
Vivo aquí
Mensajes: 11373
Registrado: 16 Mar 2005 19:19
Ubicación: Sevilla y olé
Contactar:

Mensaje por JANGEL » 02 Ago 2005 14:38

¡Vaya! Haciendo doble juego, ¿eh? Los finales impredecibles siempre me gustan. Es uno de los aspectos más importantes de un relato: poder sorprender al lector. Pero no quiero extenderme en opiniones sin haber leído algo más. Cuando puedas, anímate y añade otra narración.

Precisamente hoy he publicado en el foro de "Novela histórica" uno de mis relatos. En "Ciencia ficción" puedes encontrar "Tesis de ubicuidad". También puedes echarle un vistazo a mi web, http://www.elautor.com, donde tengo publicados varios cuentos y una novela.

Seguiremos hablando.
Leyendo:
Fin, de David Monteagudo

http://www.joseangelmuriel.com
http://www.elautor.com

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67381
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Mensaje por lucia » 02 Ago 2005 14:53

Gi0vE escribió:les contaré la historia de una joven italiana que viajó al Caribe para olvidar que su novio la había abandonado por su mejor amiga. Les contaré que esa joven que llegó como una turista y que durante muchas noches quiso quitarse la vida, encontró alguien que la hizo nacer de nuevo. Alguien que la hizo sentir útil, que le demostró que la vida es más que estar con alguien. Que el amor es algo más que un sentimiento hacia una persona. Que gracias a ese viaje su vida cambió y ella se convirtió en una persona feliz, una persona que transmitió esa felicidad a sus hijos. Les contaré una historia de amor tan bonita, que ellos se la contarán a sus hijos. Y sus hijos a sus hijos, y así viviremos eternamente juntos.

Me ha gustado especialmente este párrafo, sobre todo viendo luego el final :twisted:

La historia está bien, pero la primera parte es un poco mas floja que la segunda, igual por ser la presentación de la historia.

Avatar de Usuario
Agatha
Arpía mayor
Mensajes: 8153
Registrado: 12 Feb 2005 12:51

Mensaje por Agatha » 02 Ago 2005 19:16

Gi0ve, está muy bien, es muy entretenido y los finales sorprendentes me encantan. :wink: :lol: :lol: :lol:
Estoy leyendo: La justicia de los inocentes - Elizabeth George.



Recuento

Avatar de Usuario
Roland
Foroadicto
Mensajes: 4714
Registrado: 14 Jun 2005 10:28
Ubicación: Canarias, hermosa tierra de guanches, noble patria del teide y el can

Mensaje por Roland » 03 Ago 2005 10:30

Joe, ese final me mató! No me lo esperaba para nada! :shock:
Insta: @raycocruzf
Twit: @raycocruz
Visita mi canal:"Fantaseando"
Apoya mi trabajo desde Patreon

Avatar de Usuario
Ginebra
Foroadicto
Mensajes: 3530
Registrado: 29 Mar 2005 19:48
Ubicación: por aquí y por allá...

Mensaje por Ginebra » 03 Ago 2005 18:31

en vista del desarrollo de la historia, el final me gusta!!! :D :D :D

Avatar de Usuario
Felicity
Comité de bienvenida
Mensajes: 48783
Registrado: 28 Jul 2006 11:52
Ubicación: La cala más perdida de Eivissa.
Contactar:

Re: Decisiones

Mensaje por Felicity » 29 Oct 2008 17:57

acabo de descubrir a Marc Levy :shock:
Recuento 2019
Hay un momento en la vida, en el que tienes que dejar de vivir y empezar a sobrevivir...

Avatar de Usuario
Gi0vE
Foroadicto
Mensajes: 3043
Registrado: 01 Ago 2005 22:04
Ubicación: Inubicable

Re: Decisiones

Mensaje por Gi0vE » 29 Oct 2008 18:03

El Levy ese debe ser un tío que está mu bueno, ¿no?

Feli, no sé si ese comentario es bueno o malo... ya me lo explicarás bajo la atenta mirada de la AE0.50
Premio Limón Abretelibro

El que avisa no es traidor, es avisador...

Avatar de Usuario
Felicity
Comité de bienvenida
Mensajes: 48783
Registrado: 28 Jul 2006 11:52
Ubicación: La cala más perdida de Eivissa.
Contactar:

Re: Decisiones

Mensaje por Felicity » 29 Oct 2008 18:19

Levy es un tio que escribe genial
que tiene historias profundas
aunque a veces se le va la olla :lengua:

y que es un sensiblote en el fondo

No sé si debería decir esto... por tu reputación
Recuento 2019
Hay un momento en la vida, en el que tienes que dejar de vivir y empezar a sobrevivir...

Avatar de Usuario
Patrick Ericson
Mister Nokia
Mensajes: 2024
Registrado: 21 Ene 2008 12:16
Ubicación: En el mundo de Hoz

Re: Decisiones

Mensaje por Patrick Ericson » 29 Oct 2008 19:19

Nuestro querido Giove ha sabido plasmar en su final la esencia de un buen relato Imagen

Y sí, el nuestro amigo esconde cierta vena sensiblera. Pero, ¿qué buen escritor no la tiene? :roll:

Bueno, quitando a Camilo José Cela :twisted:
EL INCONVENIENTE DE VIVIR CON UN ANGEL: QUE NO TE DEJA SER UN DEMONIO Imagen

Imagen

Responder