El destino no está escrito en los genes - Jörg Blech

Incluye ensayos, divulgación, pensamiento, crítica...

Moderador: Pseudoabulafia

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 66669
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

El destino no está escrito en los genes - Jörg Blech

Mensaje por lucia » 24 Mar 2014 19:07

Imagen
Fecha de publicación: 19/06/2012
304 páginas
Idioma: Español
ISBN: 978-84-233-2781-2
Código: 10008593
Formato: 14,5 x 22,7 cm.
Lomo 229
Presentación: Rústica con solapas
Colección: Imago Mundi
Traductor: Lorena Silos Ribas
Planeatdelibros escribió:Cada vez está más extendida la opinión de que nuestra biología determina lo que somos. Que tener el gen de la diabetes, o del cáncer, o de la obesidad nos hace más propensos a padecer cada una de esas patologías. Los medios de comunicación, ávidos de titulares, favorecen esa tendencia. Al fin y al cabo, si los genes son culpables de la adicción al tabaco, de la torpeza al volante o de la alopecia eso hace inevitable que fumemos, abollemos más nuestro coche o seamos calvos, y no hay nada que podamos hacer al respecto, ¿verdad?

En realidad, sí que lo hay. Tal como demuestra Jörg Blech, los últimos descubrimientos científicos ponen de manifiesto precisamente lo contrario: somos responsables de nuestros genes. Nosotros, y lo que nos ocurre a lo largo de la vida. El afecto recibido durante la infancia, lo que comemos, si hacemos ejercicio o cultivamos el intelecto son cuestiones que determinan lo que somos, afirma Blech, en mayor grado que la herencia genética.

Las sustancias adictivas y la contaminación, pero también las experiencias, los sentimientos y las relaciones, dejan huellas biológicas en las neuronas y determinan cómo se encuentran nuestras psiques. Del mismo modo, las personas que realizan ejercicio, comen fruta y verdura en abundancia, no fuman y consumen alcohol con moderación prolongan su vida una media de catorce años.

Divulgación periodística en la que se echa de menos un prólogo en que se explique el funcionamiento de los genes y cómo funcionan para dar algo de sentido a todo lo que viene detrás, ya que queda como un conjunto de estudios deslavazados cuyo único punto de unión es que algún científico intentó explicar una enfermedad mediante genes y otro demostró que no era así y que lo que tenía mas influencia era el ambiente.

Tiene el problema añadido de una traducción así-así, hasta que caí en la cuenta que por impresión genética probablemente se refiriese a expresión genética, salpicada de errores como el de coeficiente intelectual por cociente u olvidarse que los gemelos dicigóticos en español son mellizos.

Lo mejor del libro es la promoción del tratamiento holístico de la enfermedad, escuchando al paciente y dándole lo que pide, aunque sea mediante efecto placebo. Lo peor es empezar hablando de epigénetica sin nombrarla y luego pasar a nombrarla sin haberla llegado a explicar en qué consiste.

Y como agrónomo, siempre me sorprende cómo los científicos han olvidado las diferencias entre fenotipo y genotipo que, oh, sorpresa, vienen marcadas no solo por la dominancia o no de un gen, sino por el ambiente.

Responder