CP IX - Barco Mundo - Estrella de Mar

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67952
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CP IX - Barco Mundo - Estrella de Mar

Mensaje por lucia » 17 Abr 2014 11:55

¡Oh, compañeros de nave y compañeros de mundo!
Herman Melville


Mi amigo Chaqueta Blanca y yo somos marineros en el barco Mundo. De sol a sol y sin apenas descanso navegamos por el veleidoso océano de la incertidumbre. Sólo hallamos solaz cuando nos cala los huesos la lluvia de la imaginación.
A bordo, mantenerse siempre a bordo es nuestra única consigna, aunque cada día nos cuesta más porque hemos visto ya a muchos de los nuestros saltar por la borda.
Nadie sabe a ciencia cierta desde dónde zarpamos ni en qué puerto nos veremos apeados, este barco sigue su rumbo fijo y no tiene más escala que la muerte. Pero mi amigo disfruta del embarque, lo observo soñando el mar y respirando niebla en la cubierta.
Chaqueta Blanca, mitad humano, mitad personaje (¿no lo somos todos?), compañero en esta travesía que recorre el barco Mundo, no se afana en intentar averiguar si se halla en el camino adecuado (para él toda senda es hogar), y nunca le ha preocupado el sotavento. En este barco Mundo no conocemos ni conoceremos otra cosa que no sea navegar.
Chaqueta Blanca, pobre marinero, él sabe que no es de este barco, pero aun así ama la nave y el océano que surca. Él no es de los que buscan saber dónde recalará, quizás ésa sea la razón de que conozca tan bien su destino. Y mientras muchos se preguntan qué hay de real en el barco Mundo, a mi amigo le basta con imaginar las estrellas para conocer la realidad. No pocas veces lo he encontrado, en pleno día, charlando animadamente con las estrellas. O, mirando al cielo, antes del atardecer, contemplando la luna. Es su faro el firmamento. Mi amigo lleva todos los astros en su memoria.
Este Chaqueta Blanca con los ojos de color armonía intenso es famoso por su grito de guerra: ¡Avante, marineros!, y el día que se apee de este barco Mundo, en su mirada no leeremos otra cosa reflejada.
«Las estelas que habremos de dejar se las llevará la corriente, pero el gran océano que atravesamos reconoce a cada marinero que viaja a bordo del barco Mundo, y cada nudo recorrido es una milla más que se avanza», dice Chaqueta Blanca. «Compañeros oceánicos, todo marinero del barco Mundo es un explorador único que, con su trayecto, hace conocida una parte más del cósmico mapa naval. ¡Siempre avante, marineros! ¡Nunca estamos perdidos! ¡El viento en popa, siempre!», grita emocionado.
«La marea es sabia y su balanceo nos equilibra. Al marino del barco Mundo no le hace falta ni remar, compañeros. La derrota que seguimos, sin duda, habrá de llevarnos a casa».
Últimamente parece como si el barco Mundo fuera fábrica de vientos y se vendieran ventarrones al por mayor. Vayamos donde vayamos los marineros de barco Mundo, sea cual sea el pedazo de océano que singlemos, inundados de ventarrón vamos hacia casa, por fin a casa, según el siempre acertado criterio de mi querido Chaqueta Blanca. «Hacia casa, por fin a casa», me dice, con fuego y agua asomándole por los ojos. «Al abordaje de instantes con nuestro barco pirata, grumete, ahí es hacia donde nos dirigimos», me espeta, clavándome en los ojos las chispas y las olas de su mirada.

«Ya no nos hará falta ancla», dijo, el otro día, Chaqueta Blanca. «O mucho me equivoco o estamos a punto de adentrarnos en aguas turbias y revueltas, ha llegado la hora de lanzarse al horizonte, este buque atraviesa mares que nunca antes fueron navegados por ningún barco».
Y desde entonces viajamos sin ancla, sin mástil, sin velas, viajamos con el empuje que da el aliento del marinero que recuerda su morada.
Este barco Mundo siempre ha sido pasajero, pero, entre todos, hemos viajado como si tuviéramos la seguridad de que esta travesía fuera la única realidad, relacionándonos como si fuéramos a vivir en este barco eternamente. Hay muchos marineros en este barco Mundo que nos hemos cansado ya de esta farsa. El primero, Chaqueta Blanca. En la portada de su bitácora, ha escrito: barco Mundo mudo, ciego y sordo de fantasía. En el interior de esa bitácora auguro que debe haber como un universo de creatividad con mágicas galaxias en continua expansión.
«¿Quién te ha enseñado todo lo que sabes?», le preguntan algunos marineros a Chaqueta Blanca. Y él sonriente, contesta: «el mar, el océano por el que transitamos me enseña todo lo que necesito saber. Confianza en el océano, marineros, hay que tener. Este barco Mundo no naufragará, y el que es capitán lo sabe. ¿Acaso no vamos siempre a la deriva? No temáis nada en este barco Mundo, si lo sentís zozobrar confiad en el océano. La confianza será el único salvavidas al que podréis aferraros».

Para mi amigo no existen naufragios, aunque conoce todos los desafíos, ninguna tormenta conlleva peligro alguno para él. El espíritu del tornado porta en la sangre. Y cuando los marineros hablamos de tormentas, las palabras que pronuncia Chaqueta Blanca nos huelen a inmortalidad, él dice que eso es porque vino a este barco Mundo con el sabor de lo eterno retumbándole en la garganta.
Cuentan que Chaqueta Blanca siempre ha sido el que es, que siempre ha estado en contra de ir contra viento y marea, que jamás se le ha visto hundido en la negrura de la noche ni nadie le oyó nunca gemir entre tinieblas. Porque Chaqueta Blanca se nada las noches, los mares, las distancias que le separan de su tesoro perdido, así no le alcanza el voraz cachalote de la desolación. Le salen escamas y logra escurrirse de cualquier marinero que osa hablarle de fronteras. «¿De qué fronteras hablan estos enajenados?», me pregunta Chaqueta Blanca. «Barco Mundo sólo hay uno», dice sumergido en honda perplejidad.
Cuentan que Chaqueta Blanca es un ciego de lógica de nacimiento, que ni siquiera puede distinguir entre babor y estribor, que embarcó lunático y desembarcará lunático. Algunos marineros decimos que nuestros oídos de ave de paso se deleitan con el allende ulular de este sempiterno lunático, y no con las estridentes ráfagas de sensatez de los congruentes.

Ver a Chaqueta Blanca calado hasta la médula de refulgentes luceros en las noches de plenilunio es un espectáculo digno de presenciar. Jamás mis ojos de marinero contemplaron cosa semejante. Se le ve toda una constelación de otro mundo que se le escapa por la comisura de los labios, y un resplandor envolvente que emite con su sonrisa se me mete en la tripa iluminando la cueva de mi nostalgia. Cuando anochece, Chaqueta Blanca comienza a hablar de un lugar muy lejano a barco Mundo, y que, sin embargo, queda cerca del mar que buceamos. Un lugar llamado Ultramar. Ultramar es océano en el que confluye todo y es también isla de cualquier instante en el que uno sepa flotar por sí mismo, sin necesidad de madero al que aferrarse. Chaqueta Blanca lo define así: «Ultramar es el lugar donde nace el siempre y el presente». Cuando llega la mañana, Chaqueta Blanca se retira a su morada de agua. Mientras se aleja le oímos exclamar: «¡avante, marineros, en el ahora se halla el timón de la eternidad!».

Como en barco Mundo no hay quien entienda de este absurdo barco errático, (y menos aún del mundo), mi amigo se pone «metafilósofo», que según él, es dedicarse a vivir en su filosofía y dejar que cada uno haga lo propio. «Yo sueño un barco Mundo donde todos cuenten su propia historia, grumete, y escuchen las de los demás. Yo lloro un barco Mundo donde todos puedan poner su voz y donde todas las voces cuenten por igual, no sólo en mudo papel».
Metafilósofo, así está Chaqueta Blanca cuando no oye a nadie contar su propia visión de este barco Mundo. «A los marineros de este barco Mundo nos falta filosofía, mucha filosofía», me dice, con una tristeza en su voz que me congela el alma y el entendimiento.
Pero no le dura mucho su metafilosófica tristeza, pues al poco tiempo le invade el éxtasis que le provoca contemplar la majestuosidad de una montaña, la forma de una nube o el vuelo de una gaviota. Chaqueta Blanca ama los paisajes más que a su vida. De pronto, nos espeta: «¡silencio!, atentos al gato que pasa en forma de nube. ¡Mirad!, un arcoíris nos saluda, marineros, guardemos silencio para observarlo».

De vez en cuando algún viejo marinero se nos acerca para decirle a Chaqueta Blanca: «no le metas a los muchachos esas tonterías utópicas en la cabeza, las cosas en barco Mundo son así, un marinero nada puede cambiar».
Y así les contesta Chaqueta Blanca: «barco Mundo es como lo ve cada marinero. Yo sólo les digo que no se dejen inocular el virus represor de los criterios, pues sólo el cambio no cambia, sólo la transformación permanece. Únicamente les espoleo para que se adentren en las grutas de sus ideas, para que se muevan impelidos por el dictado de sus propios dictados. Las cosas son como se interpretan».

Chaqueta Blanca nos huele el desánimo a mucha distancia. Y sabe cómo ahuyentárnoslo. Un día, cómo nos vería de sumidos en nuestras penas, que nos dijo: «necesitáis mi catalejo. Con él veréis más allá». El catalejo de Chaqueta Blanca es un extravagante artilugio que, si miras a través de él, te borra las imágenes de la mente que te trastornan y las sustituye por otras en las que se aprecian cielos estrellados, islas paradisíacas, bandadas de pájaros, la Vía Láctea, y un sin fin de cosas más. Yo, cuando miré, vi una ballena descomunal. Anduve durante mucho tiempo con esa visión como contraveneno, como cuerda a la que asirme en los momentos de ceguera absoluta. Sí, yo soy un marinero que, en determinados momentos, adolece de visión y reniega de la marea humana, hasta el punto de que necesito cuerdas, bastones, algún cabo para el alma al que me pueda sujetar, pues la marea oceánica me seduce con el silbido de su inmensidad. Temo ceder al impulso de tirarme por la borda para ir en busca del abrazo con el originario mar. Y aunque Chaqueta Blanca dice que debo ser mi propio cabo, recordar la imagen de aquella ballena me ancla dentro de mí mismo, me enraíza a barco Mundo, no sé por qué. He aprendido que una ballena puede convertirse en cayado, la luna puede transmutarse en relajante pócima, o una palabra ser hoguera y sombra.

En los días de viento gélido, Chaqueta Blanca juega a crear palabras con el vaho de su respiración. Parece como si su aliento les diera vida al pronunciarlas. Cuando escoge una palabra, la repite, la repite, la repite hasta que parece que la está viendo, recién nacida del vaho de su pronunciar. Y como si la acariciara, con sus manos va dándole forma, para después soltarla y entregársela al viento, que se la susurrará a alguien en el oído. Alguien que no esté sordo de tempestades. A cualquiera que oiga un mínimo del rumor glacial submarino.
En los días de viento gélido, sólo nos abrigan las palabras a las que da vida de aliento Chaqueta Blanca. En los días de viento gélido, él sonríe, con letras colgándole de la boca. Palabras como «humo», «timón», «oleaje» nos hacen de mantas y nos alumbran los sentimientos. Y aún no hemos conocido iceberg que no haya sido abrasado por el consuelo de sus palabras de viento.

Hasta que en barco Mundo navegar sea vivir, y no matarse por sobrevivir, Chaqueta Blanca poblará el desierto de lo quimérico. Hasta que en barco Mundo existir signifique mucho más que producir, Chaqueta Blanca soplará fantasía.
Hay que agradecerles a los dioses del mar que Chaqueta Blanca no encaje en este barco, que sea como tonificante brisa del extramundo y que sea capaz de traspasar el hielo de la aflicción con el llameante soplido de sus revelaciones. Yo nunca se lo agradeceré lo suficiente ni podré rezarle a Poseidón, a Neptuno, a Nereo o a Váruna todas las plegarias que se merecen.
Cuando alguien es lámpara entre oscurantismos, como Chaqueta Blanca, va irradiando luces que encienden vidas, y aquí en barco Mundo, con sólo un vistazo, se advierte que escaseamos de luminarias. Y a las pocas que tenemos les solemos dar la espalda, creando así monstruosas sombras que hacen más oscura la andadura. Pero aún quedan marineros en barco Mundo que velan para que esta embarcación no se estanque en aguas empantanadas, aún merodean aquellos navegantes que rezan por más fábula y menos axiomas. Para ellos inventa mi amigo Chaqueta Blanca.

El camarote de mi amigo es nido de vuelos, es aposento de auroras, está lleno de musicales silencios flotando en el aire. Con sólo traspasar la puerta ya se percibe una atmósfera de magia ancestral mezclada con fragancia de ausencias. Chaqueta Blanca comparte camarote con su soledad, que siempre está presente y le hace mucha compañía.
Tiene en su camarote una brújula que no señala norte alguno, pero si la observas detenidamente, entrecerrados los ojos, verás indicadas todas las direcciones de las profundidades ultramarinas. Tiene también un cuadro, un cuadro que me traslada a dimensiones distintas de la que habita mi cuerpo. En él se observa, suspendido en un abismo, un estrecho pasillo que conduce a una puerta por la que se escapa una luz profundamente atrayente, una luz incitadora a traspasarla, todo ello con un fondo verde en forma de espiral. Pero, en realidad, en el cuadro no hay pintada una puerta, el cuadro mismo es la puerta. Yo lo he atravesado en incontables ocasiones, regresando distinto, volviendo menos náufrago. Es un cuadro rendija por el que llegas al hogar del amanecer, donde nace la luz.
En el lecho de Chaqueta Blanca, junto a él, duermen la mueca irónica y el gozoso deletrear de los sentimientos, que es pasado augurador de futuros. Por eso, cuando se levanta aún lleva en el rostro las marcas de la broma y el sentir, pues no son otras sus almohadas. Se le ve en la cara la huella que imprime el objeto en el que deja reposar su cabeza. La broma y el sentir, es lo único que necesita para descansar soñando.
Los que no vivieron mas que hundimientos, en el camarote de Chaqueta Blanca encontrarán balsa. Los que se sienten encerrados en este barco Mundo, en su camarote hallarán refrescante libertad.

Aunque nubarrones gigantescos se ciernan sobre nosotros, nada temeremos, porque Chaqueta Blanca nos ha contagiado su «avante, marineros». Ya estamos empapados de su estimulante acuosidad, ya sentimos su alentador aliento en el cogote reconfortándonos. Siendo él maestro de tormentas, no hay rayo ni trueno del que podamos espantarnos.
Como en barco Mundo todo es perpetuo vaivén, balanceo continuo, él nos ha enseñado el arte del equilibrio, que consiste en ignorar las ansias por evitar caídas o golpes. Nos dice: «no temáis al mareo ni a la angustia, no huyáis de caídas o golpes. Aquel que cae es el único que verdaderamente se mantiene en pie, el que no cae es porque no se mueve, y por lo tanto no avanza».
Y si nos viéramos atorados en colosal ventisca no nos veríais desesperar, la amistad de Chaqueta Blanca ha creado en nosotros semillas que el vendaval llevaría muy lejos, mucho más allá del mar. Sólo pensar en ello nos fortalecería. Somos marineros que llevamos el viaje y el brote en la sangre, nos gusta descubrirnos en los lugares más insospechados. Somos marineros que, aun estando varados, remontaremos hacia el alba de la utopía, acompañados por el brillo de astros de Chaqueta Blanca.

En ocasiones, mi amigo canta cuando está dormido, a menudo entona la misma canción, la canción del olvido, su estribillo mece los sueños de Chaqueta Blanca: «ven, barco Mundo, conmigo, olvidé que vagaba perdido. Sopla, viento, sopla, que tu murmullo me arropa…» Cuando está despierto no se acuerda de la canción, pero el Chaqueta Blanca dormido también necesita de cánticos que le acunen el soñar. Vuela mi amigo, cantarín, por los etéreos cielos de las ensoñaciones. ¡Vuela, Chaqueta Blanca, vuela!...

Mi amigo sabe que escribo sobre él, mas no lo aprueba, él preferiría que escribiera sobre atardeceres en barco Mundo. Pero ¿cómo no escribirle? Chaqueta Blanca, que no es del todo personaje ni del todo humano (¿no es así con todos?), tenía que vivir para siempre, hecho de papel y letra, como retratado en un lienzo. Porque él, que nunca ha naufragado, es náufrago de todos los naufragios. Él, que nunca está solo, es amigo de soledades. Así es Chaqueta Blanca, maestro del arpa de las paradojas. ¿Cómo no escribirle?
Esta mañana, me ha dado un beso en la frente y señalándome al cielo limpio y claro, ha dicho: «grumete, si una ola se me llevara, podrás encontrarme en esa estrella, esa que tiene la luz de plata».
Me duele la belleza de la lógica de Chaqueta Blanca. Tengo quebrado mi corazón de marinero sólo de pensar en un celeste Chaqueta Blanca instalándose en astro de plata.
Porque todos los marineros sabemos que, en una oscura noche de tormenta, se lo llevará una ola.

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6160
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CP IX - Barco Mundo

Mensaje por Isma » 17 Abr 2014 17:23

Lo he leído en malas condiciones -en un móvil- pero aun así me ha gustado. Me gusta que no tenga una historia definida y el enfoque lateral, contando la vida a bordo y la magia del barco Mundo a través de un tripulante singular, Chaqueta Blanca, que no se describe físicamente sino que es un vehículo para unas experiencias vitales preciosas relacionadas con el mar. Así que tanto el barco como el tripulante son medios de transporte, el uno de pasajeros y el otro de vivencias.

Las palabras me arrullan y eso me hace sospechar que el autor quiere que el lector viaje también en barco Mundo. Es un relato para dejarse llevar por la corriente. Quizás haya más significado en las palabras que lo que yo encuentro, pero para mí es suficiente con el devaneo a la deriva en ese mar sin orillas y en ese viaje sin destino.

Algunas cosas que me hubiera gustado encontrar son mayores descripciones del propio barco Mundo o de sus otros tripulantes, o incluso alguna descripción puntual de alguna etapa del trayecto. Tal y como está, me queda la duda de si es un viaje metafórico o un viaje por un mar real. Pienso que la duda es también intencionada, pues qué es real y qué imaginario en nuestras vidas, que no son sino otro trayecto sin escalas.

Por decirlo todo, he visto algunas repeticiones de nombres al principio. Nada grave. Lo compensa la ballena que el protagonista ve y que supongo es la misma que imaginó el inmortal Melville.

Felicidades autor.

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15812
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CP IX - Barco Mundo

Mensaje por jilguero » 18 Abr 2014 09:52

:164nyu: :228: :eusa_boohoo:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
doctorkauffman
Vivo aquí
Mensajes: 7920
Registrado: 26 Ago 2007 02:04
Ubicación: Hill Valley

Re: CP IX - Barco Mundo

Mensaje por doctorkauffman » 18 Abr 2014 10:26

Es un hermosa metáfora, pero confieso que se me ha hecho larga.
lo que para Isma no es un inconveniente, no tener una historia definida, para mí sí lo ha sido.

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53767
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CP IX - Barco Mundo

Mensaje por Sinkim » 18 Abr 2014 16:01

Una historia buenísima, me ha recordado a la Armada de China Miéville, con eso ya te lo digo todo :D :D ¡Gracias por el placer que me ha dado leer tu cuento! :lol:
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
albatross
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 817
Registrado: 04 Dic 2012 19:56
Ubicación: La mayor de las islas Gimnesias

Re: CP IX - Barco Mundo

Mensaje por albatross » 18 Abr 2014 20:07

Isma escribió:, me queda la duda de si es un viaje metafórico o un viaje por un mar real
Yo lo interpreto sin dudarlo como un viaje metafórico por la vida.

La intención es bonita pero me ha resultado un poco monocorde. He echado de menos algo que me haga saltar algún resorte en un momento determinado.

No está exento de poesía. Buena impresión general.

Avatar de Usuario
Fernando Vidal
No tengo vida social
Mensajes: 2373
Registrado: 30 Jul 2011 03:36
Ubicación: Gante, Bélgica
Contactar:

Re: CP IX - Barco Mundo

Mensaje por Fernando Vidal » 18 Abr 2014 22:25

Me ha gustado mucho la narración, he leído el texto prácticamente imaginando al narrador recitándolo, como si se tratase de un libre fluir de divagaciones. Sin embargo echo de menos un argumento digamos que más concreto: hechos y acciones que doten al relato de movimiento.
«Soy un investigador del Mal, ¿y cómo podría investigarse el Mal sin hundirse hasta el cuello en la basura?» Informe sobre ciegos.

http://fragmentafragmentaria.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Yuyu
Vivo aquí
Mensajes: 6443
Registrado: 02 Feb 2010 21:35
Ubicación: Asturias

Re: CP IX - Barco Mundo

Mensaje por Yuyu » 19 Abr 2014 10:01

Muy bonito y muy bueno el uso de las palabras, muy bien escrito en resumen. Yo he querido entender al Barco Mundo como la vida y a Chaqueta Blanca como el insumiso, el indignado, el que no se deja convertir en un clon más y me gustó que acabarás pronosticando que un día en una tormenta se lo llevarán las olas. Todo esto abreviado y con mis palabras pues en el relato hay mucho más. Buen relato. :60: :hola:
Bleach - Tite Kubo
Calamity (The Reckoners III) - Brandon Sanderson
La fé de los caídos (LEdlV 12) - Terry Goodkind
El último sacrificio (Vampire Academy 6) - Richelle Mead

Avatar de Usuario
Juanfran
Foroadicto
Mensajes: 3778
Registrado: 20 Ene 2013 16:12
Contactar:

Re: CP IX - Barco Mundo

Mensaje por Juanfran » 19 Abr 2014 21:33

Bien escrito y expuesto. Estoy seguro que su autor ha disfrutado escribiéndolo. Seguro que más que yo leyéndolo. Me ha resultado aburrido :|

Avatar de Usuario
David P. González
Pesadilla
Mensajes: 1493
Registrado: 24 Jul 2012 15:33
Ubicación: Madrid

Re: CP IX - Barco Mundo

Mensaje por David P. González » 20 Abr 2014 14:02

Aun a riesgo de parecer recién salido de preescolar, no lo he entendido. No hay duda de que manejas el lenguaje como quieres, autor, pero no te entiendo. Culpa mía, por supuesto :60:

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10962
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CP IX - Barco Mundo

Mensaje por Gavalia » 20 Abr 2014 17:19

Aún ando perplejo con tu propuesta. Me dejas fuera de juego, supongo que soy demasiado bruto como para que me guste tu relato, reflexión, propuesta filosófica literaria. Creo que lo he entendido pero aún así, no me llega. La vida es compleja de acuerdo, pero tu trabajo creo que lo es más con diferencia. Suerte
La mamá arropaba a su pequeño niño invidente mientras le susurraba al oído...
Si no te portas bien... cambio los muebles de sitio... :twisted:

Avatar de Usuario
Topito
GANADOR del V Concurso de relatos
Mensajes: 4300
Registrado: 13 Abr 2009 20:43
Ubicación: Los Madriles

Re: CP IX - Barco Mundo

Mensaje por Topito » 20 Abr 2014 17:46

Ya te han dicho muchas cosas y es complicado escribir algo diferente.

Es una muy buena reflexión; no obstante, y aunque disfruté leyendo, no me ha calado del todo.

Pero somos un público tan diverso que es complicado unificar criterios. Algunos gustamos más que a otros.

Gracias por tu relato y mucha suerte en el concurso. :60:
leyendo: Haruki Murakami
leyendo cuentos: Zuñiga, O´Connor, Fitzgerald, Chéjov, Matute

Avatar de Usuario
prófugo
Melón
Mensajes: 5009
Registrado: 04 Nov 2011 04:37
Ubicación: En algún lugar de la Moncha

Re: CP IX - Barco Mundo

Mensaje por prófugo » 20 Abr 2014 18:18

:hola:

Estimado(a) autor(a):

Que duda cabe, escribes muy bien!!...es un texto bien cuidado, muy trabajado, con bastante poesía y mucha más psicología.

Pues si, es un viaje por la vida ..una manera de verlo en tus ojos..donde creo que quieres ser Chaqueta Blanca ...todo un apóstol ...Eso si, es una criatura que imagino la has disfrutado escribiéndola y, más aun, has disfrutado imaginando vernos las caras perdidas en ese oceano dialéctico que nos has montado :cunao:

A mi me ha gustado...más por la riqueza literaria que por lo que me ha dicho en general...a pesar de ser este servidor de paladar pobre...y esta obra quizás sea caviar de altas esferas.

Enhorabuena...eres muy bueno...no hay duda

:60:
Leyendo: Anna Karénina - Lev Tolstoi

Recuento 2019
De locura Gracias, Tolo :-) --->Imagen

Avatar de Usuario
Emisario
No tengo vida social
Mensajes: 1213
Registrado: 26 Oct 2010 18:30
Ubicación: Perdido en una nebulosa, en busca de un quásar, cualquiera en realidad...

Re: CP IX - Barco Mundo

Mensaje por Emisario » 20 Abr 2014 19:34

Los primeros párrafos me han cautivado, pero luego se ve una insistencia acerca de hacia dónde se dirige el Barco Mundo que cansa un poco. Muy extenso y algo desordenado. Tintes místicos por doquier, que a mi parecer, están poco hilados, y podrían provocar que el lector desprevenido se pierda entre tanto concepto. Es como una tormenta de ideas acerca de la vida, de la existencia anterior, de la presente y de la ulterior. Chaqueta Blanca parece ser un profeta de otras eras, de todas las eras, pasadas y venideras. Has dejado caer aquí un poco de tu propia filosofía de vida, deseos de igualdad, felicidad y trascendencia para la especie humana, que viaja en este barco llamado Tierra, delante de la estela que deja en el insondable mar del espacio que descubre palmo a palmo.

Me ha gustado, salvo lo ya dicho,

Mucha suerte, Chaqueta Blanca :hola:

Emisario

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CP IX - Barco Mundo

Mensaje por Gisso » 20 Abr 2014 23:15

Me he quedado traspuesto... No sé muy bien por dónde coger este relato. Me imagino que es una metáfora a la vida y que Chaqueta Blanca es la esperanza, la locura que llevamos escondida en nuestro interior y que a veces deberíamos dejar salir para navegar de una manera diferente, más feliz, con el Barco Mundo. Esta es la impresión que me has dejado y lo más seguro que me haya montado mi película :cunao:
Por otro lado, si tiene algo que ver con Mieville tengo excusa, no he leído nada de él(por ahora).
Por otro lado, aunque no entienda lo que me quieres contar tiene algo que me gusta, no he podido dejar de leer y me has tenido atrapado, navegando junto a Chaqueta Blanca. Una pena que me lastre la incomprensión...
Suerte

Enviado con el poder de mi mente desde el Más Acá

Responder