El cuerpo de Cristo (relato)

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Responder
Avatar de Usuario
Escritoradesueños
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 777
Registrado: 05 Sep 2009 04:58

El cuerpo de Cristo (relato)

Mensaje por Escritoradesueños » 17 Abr 2014 16:55

El cuerpo de Cristo


El cuerpo de Cristo.
Aquellas palabras retumbaron en la Santa Parroquia mientras la más hermosa, pura y bondadosa de las hermanas de la Caridad, abría su boca para ser bendecida con la Hostia Consagrada.-

Fue hacía su banquito, arrodillándose. Cerró los ojos, pidiendo a Dios por aquellos niños que veía morir de hambre en las calles, por los infelices y los maltratados por la vida sin conmiseración alguna. Su mente solo pensaba en aquellas criaturas cuando un calor recorrió su cuerpo, algo extraño estaba ocurriéndole, cayó desplomada.

Todos los presentes se levantaron de sus bancos y corrieron hacia la monja, asustados. Entre los brazos de feligreses, esta exhaló, mientras un fino hilo de sangre salía de su boca. Nadie podía entender que había sucedido. Se escucharon gritos desgarradadores, todos miraron hacia el joven que emitía tan desgarradores alaridos.

Días antes había huido entre la algarabía de la Iglesia, al ver al mas preciado ser humano que conocía, morir así. Ahora le tocaba hacer su autopsia, allí se encontraba, en su laboratorio, frente al cadáver. Él, el chico que dio aquel desgarrador alarido al ver como la vida de la monjita se iba apagando.
Ella le había mostrado que Ciencia y Religión no tenían porque pelear. Dios había creado la ciencia al igual que el amor. Ningún experimento podría arrancarle del corazón ese amor tan noble y espiritual que le profesaba a la fallecida hermana.
¿Pero y si algún experimento podía devolverle la vida?

Él no rozaría siquiera su hermosa piel con el bisturí, antes prefería morir.
Dias y noches se encerró con el cadaver de la hermana, descomponiéndose a cada segundo. El olor era insoportable, a sangre corrompida. Su cuerpo estaba hinchado, las larvas comenzaban a aparecer. La gente empezó a aporrear sus puertas, indignados reclamaban el cadáver de la hermana, el mismo que había secuestrado para él.
Pero este no descansaba, tenía que dar con la fórmula para devolverle la vida y entonces él creería que realmente la Ciencia estaba inventada por Dios.

Probó a darle todos los mejunjes posibles, a inyectarle todo lo inventado hasta ahora, pero nada funcionaba. La impotencia lo enloquecía, aquella situación era desquiciante, lo llevaba al borde de la histeria.

Tras estar sin dormir durante tantos días, cayó rendido.

Un día, al despertar de nuevo en la madrugada, vió que el cadáver de la hermana ya no estaba allí. Desesperado salió a buscarla por todo el pueblo, enfrentándose a feligreses ¡Le habían robado a su santa, le habían quitado de las manos toda su vida!
Peleó, forcejeó y nada consiguió, ella había desaparecido en la nada.
Esperó a tener noticias, pero no obtuvo ninguna.
Aquella misma noche, llegó a él un cuerpo sin vida, pero no era el de la hermana, era el de un niño, del que solo quedaban restos. Parecía salvajemente devorado por alguna maligna y sobrenatural criatura.

La hermana iba por las calles, haciendo obras de caridad, había resucitado. Todos, con una mezcla de perplejidad y horror, contemplaban su rostro blanco verdusco y sus ojos más azules que nunca. Sus obras consistían en ir devorando a todos los desgraciados, los desamparados, a los tratados por la parte mas cruel de la vida de forma inmisericorde. Hasta después de muerta no podía dejar de pensar en la suerte de aquellos.
Se acercaba a los infelices, que creían recibirían los besos tiernos de la Santa. Esta abría su boca y entre sus fauces tomaba las inocentes mejillas de niños hambrientos hasta desgarrarlas y ver chorrear la sangre manchando sus harapos. El agujero que solía hacerles quedaba enorme en una parte del rostro del niño y a través de él se veian sus dientecitos. Las criaturas gritaban, intentando huir, pero la santa los abrazaba mientras metía su mano de uñas largas por el agujero que les había dejado la falta de mejilla y tiraba de la lengua hasta arrancarla de cuajo. Sin lengua no se quejarían mas, ni pasarían mas hambre, aun después de muerta era tan misericordiosa...
Al darse tantas muertes, la gente se armó con palos, cuchillos y hachas. Peregrinaron por las calles, buscando a la monja y al científico que la había convertido en aquel monstruo.
Querían lincharlos.
Aquel hombre que tanto la adoraba, la encontró antes que nadie,dentro de su propio laboratorio. Supo que no era ella, que aquello era un monstruo. Su Santa ya jamás volvería y no quería que aun convertida en un monstruo, le dieran una muerte cruel. Forcejeó con ella, que lo mordisqueaba y tironeaba , arrancando sus ropas hasta dejarlo desnudo por completo. Este, ruborizado ante aquella mujer de Dios que hoy parecía el mismísimo diablo, inyectó algo en su cuello. Ella lo miró fijamente a los ojos y el chico no pudo evitar llorar. Poco después cayó desplomada, contemplando al muchacho desde el suelo.
Los ojos de la hermana parecían los mismos; llenos de bondad,de dulzura, belleza y sobretodo, de amor. Él lloraba a cada instante más compungido, viéndola irse sin remedio.
En aquel momento la gente irrumpió en su laboratorio, tomándolo entre sus manos, golpeándolo salvajemente y arrastrándolo después hacia una cruz hecha para él.
Lo crucificaron en medio del campo. Mientras el sacerdote del pueblo lo veía morir, observaba en su mano la Hostia Consagrada, aquella que realmente había hecho morir a la hermana, la misma que la había convertido en zombie. Sonrió de medio lado, el cuerpo de Cristo inventado por él, tenía el poder de resucitar.
FIN.
No espero amor ni odio
ya tengo bastante con mi dolor
maldigo el episodio
lo peor es que yo fui quien lo escribió.
Me esperan los demonios
que dejan tu olvido
que juegan conmigo.

Avatar de Usuario
Slayer
Lector voraz
Mensajes: 101
Registrado: 07 Abr 2014 11:42
Ubicación: Murcia
Contactar:

Re: El cuerpo de Cristo

Mensaje por Slayer » 21 Abr 2014 13:07

Escritoradesueños escribió:El cuerpo de Cristo
Nadie podía entender que había sucedido. Se escucharon gritos desgarradadores, todos miraron hacia el joven que emitía tan desgarradores alaridos.


Esto me chirrió un poco XD

Me recuerda bastante al anterior que escribiste, es como si fuera una continuación.
-Zona 84. Un número extraordinario.
-¿Te ofende? Me alegro.
-La ciencia no es democrática. No puedes decidir si se acepta o no la teoría de la gravedad.
-¿Eres un cuñao o no sabes si lo eres?

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67344
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: El cuerpo de Cristo (relato)

Mensaje por lucia » 14 Jun 2014 19:48

En realidad, es el reverso tenebroso del mejunje zombie-hulkesko :cunao:

Avatar de Usuario
barrikada
No tengo vida social
Mensajes: 2175
Registrado: 27 Oct 2011 19:37
Ubicación: Graná/Alacant/Roma
Contactar:

Re: El cuerpo de Cristo (relato)

Mensaje por barrikada » 17 Jun 2014 10:00

Muy buen relato escritora. No soy muy de zombies, pero me ha entretenido bastante. El ritmo del relato es bueno, sobretodo la fase intermedia que todas las expresiones me suenan muy naturales. Quizá al principio le cuesta un poco más arrancar. He visto algún error, pero nada importante, lo único el tema de escribir ciencia con minúscula y poca cosa más. Buen trabajo.
Caricias y Cuchilladas - Relatos Empolvados y Reseñas Literarias
http://cariciasycuchilladas.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Verditia
No tengo vida social
Mensajes: 1200
Registrado: 26 Feb 2014 20:55
Contactar:

Re: El cuerpo de Cristo (relato)

Mensaje por Verditia » 17 Jun 2014 12:08

¡Hola, Escritoradesueños!

Me ha parecido un argumento muy original, un cuento que se lee y se disfruta.

¡Un saludo!
Alma de fuego, la 1ª novelucha de la saga Invocatio
https://www.amazon.es/dp/B00UQXDLCK

¡Ya la 5ª novelucha! Las heridas abiertas
https://www.amazon.es/dp/B076GMLMS5

Responder