CN3 - Cuento de hadas - Ororo

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5733
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

CN3 - Cuento de hadas - Ororo

Mensaje por Ratpenat » 01 Ene 2015 10:39

CUENTO DE HADAS


Lo único que recordaba de su infancia eran las manos de su madre. Unas manos tibias rodeándole la cara y calmándole cada vez que tenía una pelea en el colegio, cuando no le quedaba otra opción que separarse de su mejor amigo en verano o cuando un berrinche tontorrón se había apoderado de él. Las tersas manos de su madre le proporcionaban el calor necesario. Solía enmarcarle el rostro, redondo como una espléndida luna llena, decía ella, y enjugarle las lágrimas con los pulgares mientras susurraba: ‹‹Ya pasó. Ya pasó››. Desde el accidente, no recordaba nada más. Ni otra imagen, ni otra sensación. Quién sabía si esa mujer que había sido su madre solía ser jovial y divertida y se disfrazaba en su cumpleaños o si, quizá, era una madre serena y sensata, con respuesta para todo y voz pausada. Quién sabe si se enfadaba cuando pintarrajeaba las paredes de su dormitorio o si a veces se olvidaba de ir a buscarlo al colegio. Y qué más daba si de vez en cuando le daba un cachete o dos o si le castigaba sin comer durante un día entero. Era su madre.

David se apartó el flequillo de la frente y resopló. ‹‹Vamos allá››, se dijo en cuanto el tren de mercancías asomó por el horizonte. La máquina despedía un vapor infernal y el ruido del traqueteo y los chirridos eran terroríficos. El endiablado artefacto se aproximaba por la vía expeliendo todo tipo de gases y humos como si su motor no fuera a aguantar más, como si todo su engranaje fuera a explotar en mil pedazos de un momento a otro. Pasó a escasos centímetros de su rostro que, inmutable, aguantó la sucesión de vagones hasta que, en el momento en que le pareció que el rugido de la máquina iba a romperle los tímpanos y el ánimo, saltó.

El viento, una cuchilla de afeitar. Las heridas provocadas por el frío le abrasaban la piel y notaba el latir del corazón en los labios. Aguantando el tipo aferrado a la baranda del vagón trasero, entrecerrando los ojos, concentrándose en su objetivo y, por fin, utilizando la fuerza de su cuerpo, consiguió acceder al habitáculo rompiendo uno de los ventanucos. Cayó sobre una multitud de cajas de madera y, pese al impacto, descansó por fin. Pronto llegaría a Houska.

*

En el Infierno no vivimos tan mal. Después del mediodía, comenzamos la sesión de torturas en la sección B. Las colas son interminables y dicen que podemos tener la suerte de que Maese Charum, el castigador, se canse antes de que nos toque el turno. Todavía no nos ha ocurrido, siempre recibimos nuestro castigo, pero intentamos ser de los últimos para ver si algún día se cumple esa leyenda.

—Nunca te había visto por aquí. ¿Cuánto llevas?
—Lo suficiente como para reconocer a un novato.
—Soy Miguel…
—Y nosotros la Virgen María. Deja de sobarnos el culo y no te pasará nada.

Los novatos son cada vez peores. Llegan con la idea preconcebida de que el Infierno es para malos muy malos, con el atractivo que eso conlleva. Y están muy equivocados. El Infierno es para monstruos. Nosotros somos multitud, pero somos un cuerpo. Habitamos en esta hembra e intentamos ser tolerantes con los demás. Nuestra paciencia, no obstante, tiene un límite, y quien lo traspasa…

—Te toca.
—No nos mires…

Los latigazos son el comienzo. Los primeros escuecen; los siguientes, nos destrozan. A medida que van descarnándonos la espalda y la sangre comienza a empapar el suelo, dejamos de sentir dolor para pasar a estar completamente agotados. Olvidamos la secuencia interminable de la lengua de fuego cuando fijamos la mirada en las herrumbrosas tenazas que nos esperan cuando el primer torturador se canse. Pero sus manos sin uñas y parte del cráneo descuartizado nos hacen entender que no se va a cansar. Es sólo una leyenda.

*

El castillo parecía impenetrable. Rodeado de bosques y rocas escarpadas, se alzaba el siniestro lugar. No era un problema para David atravesar los kilómetros de pinos negros que le separaban de la inmensa fortaleza y discurrir por el terreno abrupto. Sus brazos fuertes apartaban del camino cualquier impedimento. Sus manos, convertidas en masas informes cubiertas de tierra seca, tenían un objetivo claro.

—Aquí estás. La puerta.

Un viento gélido le obligó a abrocharse la cazadora y el batir de alas de un ave le estremeció. La temperatura había descendido notablemente, pero era la sensación de desolación del lugar lo que le mantenía inmóvil. Reticente, saltó la valla de la entrada a trompicones, como queriéndose poner obstáculos, como quien debe pero no quiere. ¿Y si trastabillara y se lastimara un tobillo? Querría encontrarse de frente con algún guardia de seguridad del castillo para que le impidiera la entrada o que un monstruoso ser velara por la construcción obligándole a dar media vuelta y olvidar su misión. Pero lo cierto era que no podía dejar pasar esa oportunidad, y menos en Nochebuena.

Llevaba investigando mucho tiempo las escrituras ancestrales, leyendas veneradas desde hacía siglos, textos prohibidos: dónde, cómo y cuándo. Puertas legendarias, mitos sobre animales extraordinarios, rituales de convocatoria, accesos al Inframundo… «¿Por qué no supiste comprenderlo? Yo te quería, Lucía, hasta que comprendí en tu mirada el terror y la frustración. Dos cuervos negros observándome en la distancia cada vez que emprendía un nuevo viaje iniciático hacia el báratro, hacia el abismo. Pero al mismo tiempo, la salvación, Lucía, el final. ¿Por qué me dejaste solo?»

Atravesó el patio exterior plagado de piedras y musgo marchito y, con pleno convencimiento, encontró en el lugar esperado la parte del muro que debía estar fracturada. Ágilmente, se coló por la abertura, y la oscuridad lo devoró como a un pequeño gorrión.

*

Pasa todos los años. En cuanto llega esta época del año, se vuelven locos. Esta mañana han anunciado que se acerca la hecatombe, la ruptura, el fin del Infierno tal y como se conoce. Es una antigua profecía que nunca se ha llegado a cumplir. Supuestamente, llega la Navidad, «…y la cúspide se horadará y por ella penetrarán seres de un mundo que ellos denominan superior para apoderarse de nuestro hogar. El submundo se resquebrajará y caerá sobre nuestras cabezas. El terror que siempre hemos conocido desaparecerá para dar paso a la quietud nívea del invierno. El orden reinará, las trompetas sonarán hasta descomponer los tímpanos y la luz, finalmente, acabará con todos nosotros…»

Los pobres diablos andan verdaderamente aterrados, no por la idea del martirio al que probablemente les someterán, sino por esos seres de luz que vendrán para sanarlos. Ahora son siervos de Satanás, libres a su manera. Jamás resistirían vivir con la serenidad y armonía que proclaman estos seres de bondad y rendición. Nosotros, excitados por el catastrófico escenario, perfumamos nuestro cuerpo con vísceras y sin decoro. Cubrimos con una capa tupida de sangre y otros fluidos nuestros brazos, el vientre, los pechos… Nos entretenemos en la entrepierna, donde el placer es más intenso, donde nos abstraemos. Nos distanciamos entre sudores y caricias, nuestra mente viaja lejos, a mundos jamás conocidos mientras nuestros dedos juegan por los pliegues hasta que ardemos. En ese trance, nos crecemos, lo somos todo, cada uno de los demonios que habitamos este cuerpo tomamos nuestra verdadera conciencia, nuestro yo particular. Ser multitud puede cansar, los suspiros y el calor en lo más hondo nos hace libres por unos segundos y escapamos en cada jadeo que la hembra emite. Como si cada estertor nos liberara de su cuerpo uno a uno.

*

‹‹Piedra sobre piedra. El cáliz del vencedor. A ti te invoco, Bathym, Duque de las regiones infernales, para que me transportes a tu morada. Condúceme por angostos pasadizos, por la torre invertida de poder que desciende hasta el submundo. Apago la llama, tomo tu mano. Guíame››.

Una densa ráfaga de viento apaga la antorcha que porta David y un pequeño remolino confunde los restos de cabello, dientes de animales y sangre que ha utilizado para el sortilegio. Mirándose las manos manchadas de púrpura, espera. Su cuerpo ya no es suyo, siente cómo una especie de letargo le invade. Comienzan durmiéndosele las piernas que, acorchadas, continúan intentando mantenerle derecho. Extiende los brazos y los dedos de las manos hasta formar un ángulo recto con el resto del cuerpo. El sueño que le aturde huele a tierra mojada pero también a almizcle; un sabor a hojas secas pero también de brasas le sube por la garganta. No puede abrir los ojos, los párpados ocultan el movimiento ansioso de sus globos oculares. Falta poco, y lo sabe. Está preparado.

*

El placer nos ha dejado dormitando en el suelo. Gritos de pánico nos despiertan. Al abrir los ojos, observamos a las pobres almas corriendo de un lado para otro. Las más avispadas, se han hecho con las herramientas de tortura. Un cíclope con el cuerpo cubierto de llagas purulentas ha comenzado antes de hora: ha colocado a un pobre y delgaducho sátiro en la Rueda de la Muerte Negra. No dejará de gritar hasta que el alquitrán haya llenado todas sus cavidades internas. Esto nos sorprende en parte, pues es una novedad para algunos de nosotros. Somos Legión, moramos en el interior de esta hembra y una sensación de inquietud nos perturba. Hay algo que no debería estar aquí.

Entre las Montañas rojizas de la Desesperación, donde dicen que el poeta Edgar Allan Poe moró durante decenios antes de trasladarse a los Pantanos de la Angustia, observamos algo poco habitual. Un ejército de demonios, a cual más sanguinario, se dirige velozmente hacia un punto en concreto. Aguzamos la mirada y, sí, hay una brecha. Una grieta feroz recorre parte de las montañas y avanza poco a poco hacia la morada del propio Satanás. El yelmo con forma de cabeza de jabalí es Belcebú y dirige a sus huestes hacia el combate. También convoca a las plagas de insectos, preparándolas para un ataque en cuanto sea necesario.

Nos sentimos algo mareados, como si el suelo donde reposa nuestro cuerpo se tambaleara. Es, sin duda, el efecto devastador de la invasión. Somos Legión porque somos muchos. Somos multitud. Moramos en tu interior. ¿Quién eres, recién llegado? ¿Qué lugar has venido a ocupar?

*

David ya no existe en el plano real. Ha pasado a formar parte de un Todo. Ahora es uno más en ese caos. Percibe el terror, el nerviosismo, las ganas de huir, pero también las ganas de luchar. Piensa cuando todos piensan. Ahora es muchos. David ya no existe. Sólo existe Legión.

Nos dirigimos hacia donde nuestro señor Azazel nos convoca. Nuestro cuerpo es frágil, no así nuestra lucha. Vivimos en este cuerpo de mujer, mas no conocemos el miedo. A lomos de un enorme cocodrilo, la señal de nuestro señor no se hace esperar. Nos dirigimos hacia donde se libra la batalla. La Navidad por fin ha hecho mella en nuestro mundo y pronto vendrán miles de almas puras para corregirnos y decirnos cómo vivir. O cómo morir. No lo permitiremos. Preferimos morir cada día, pero en libertad. Aguantaremos un millón de torturas antes que sucumbir a sus órdenes. Podrán venir los Ghoul, carroñeros incansables, a devorarnos el corazón sin piedad. Pero no conoceremos serenidad ni rendición, calma ni pleitesía. Somos lo que somos. Y hacemos lo que hacemos porque podemos.

No habíamos visto los Pantanos de la Angustia surcados por tantos navíos fantasma como hasta ahora. Gracias, Vepar, por tus dotes. Únete a nosotros. Únete a Legión. Cada vez sumamos más. No teneis nada que hacer, seres de la Navidad.

Y cabalgamos sobre el fuego como almas oscuras de la noche que somos, recorremos las distancias sobre animales voladores fantásticos de siete cabezas y doce alas, navegamos sobre los cuerpos de los no bautizados alcanzando orillas, sumando brazos. Y allí vamos, al punto exacto donde se cierne el abismo. Cantad con nosotros, hermanos, porque uno de ellos ya es nuestro. Se halla en el seno de esta mujer que nos porta y, batalla tras batalla, nos hará ganar la guerra.

David flota entre las otras almas, se diluye entre los demás. Le es complicado pensar. ¿Cómo ha llegado hasta ahí? Sólo tiene claro que el enemigo está al caer y debe protegerlos. Los pensamientos se entremezclan y, a ratos, oleadas de recuerdos nauseabundos acuden a su mente. «Nadie os ha llamado. Dejadnos tranquilos». Pero no pueden escapar del día en que David se quedó solo en el parque mientras su madre retozaba en el colchón de casa con su nuevo novio. Del frío que sintió mientras esperaba a que ella volviera con el aliento seco y la ropa llena de desprecio. «Apártate. No te queremos cerca». Un estruendo llega de pronto. Cristales rotos, quejidos. Su madre conduciendo ebria. El reflejo de las nubes en sus ojos vidriosos. «Aléjate. ¿Para qué has venido? ¿Por qué te has unido a Legión?» Y el dolor de la injusticia en cada bofetada. La traición de alguien a quien quería tanto. «Intruso. Déjala en paz. Déjanos en paz».

La mujer corre hacia la llamada de Azazel y tropieza de pronto con los restos putrefactos de un íncubo cercenado. Aturdida, intenta ponerse en pie, no sin antes cubrirse el rostro con las manos. «Levántanos mujer. No escuches. Únenos a la lucha». El rostro con las manos. El rostro de lo que fue una espléndida luna llena. La mujer siente y escucha un susurro: «Ya pasó. Ya pasó».

La fisura se ramifica y el estruendo hace que se tambalee el Inframundo. Aparece por la grieta un único copo de nieve que desciende hasta derretirse en la mejilla de la mujer. La batalla se está librando en su interior y durará eternamente. Sólo te pedimos, Xaphan, que mantengas por siempre encendidas las llamas del Infierno.

Avatar de Usuario
Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9221
Registrado: 02 Jul 2011 12:23
Ubicación: En la puta mierda

Re: CN3 - Cuento de hadas

Mensaje por Gisso » 01 Ene 2015 20:42

Ororo, creo que te has pasado esta vez... me voy a por una aspirina y ahora vuelvo...

Este relato está lleno de referencias a la demonología y muy bien rebuscadas, hay que darse una vueltecita por Google para entender ciertas cosas y, la verdad, no se encuentra mucha información sobre ciertos demonios, pero lo esencial para entender la aparición de estos en el relato. Luego entramos en el folklore de la República Checa y las leyendas sobre el castillo de Houska:

Imagen

Se dice que ahí, oculto al fondo de un pozo, se encuentra la entrada al infierno. Me parece curioso que se diga que este lugar no se construyó para defender a la gente de su interior, sino para defender a los del exterior de los del "interior"...

Ya con el relato, reconozco que se me ha hecho confuso, releyendo varias partes en más de una ocasión. Tal vez, siendo el día que es, esté un poco atontado :cunao: . Quiero imaginar que la historia trata sobre David,
el niño que va en busqueda de su madre al infierno y por eso, abré las puertas el día de Navidad, pero dejándolas abiertas para que la leyendas sobre la ruptura del submundo y el ataque de los "ángeles del cielo" dé comienzo. Y todo depende de la madre, si huirá de su hijo y o sin embargo, volverá a él, destruyendo el infierno de su interior. Aunque lo de la "lucha eterna" me deja fuera de lugar.


Ya en cuanto al tema navideño... Bueno, justito pero, ¿qué más da? Aparece lo que tiene que aparecer y punto. Autor/a, me ha gustado y creo que, cuanto más lo lea, más me gustará... Por eso no lo voy a hacer para darle una oportunidad a los demás :twisted:

¡¡¡Feliz año nuevo!!!

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53635
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CN3 - Cuento de hadas

Mensaje por Sinkim » 02 Ene 2015 00:00

Me ha gustado la historia, no me ha parecido demasiado navideña pero el relato es muy chulo y el autor escribe de vicio :D

La parte de Legión está muy bien desarrollada, es de lo que más me ha gustado del cuento :D

El castillo me ha recordado al que sale en la película La fortaleza maldita :lol:
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Shigella
Bacteria
Mensajes: 5408
Registrado: 09 Jul 2008 13:18

Re: CN3 - Cuento de hadas

Mensaje por Shigella » 02 Ene 2015 13:09

En muchos concursos hay algún relato que tengo que dejar a medias. Esta vez ha sido el tuyo. :oops:
Volveré a él cuando termine los demás, palabrita del niño Jesús.

Por cierto, citas a Poe, pero el estilo Lovecraft está ahí. Esto es La búsqueda en sueños de la ingota Kadath volumen II por lo menos :lol:

Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 3894
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: CN3 - Cuento de hadas

Mensaje por Tolomew Dewhust » 02 Ene 2015 13:33

:shock: Gisso, buen intento con lo de "Ororo", pero sigo sin pillar de la misa ni media. Volveré.

:164nyu:
Tengo un castillo con ventanas a la mar y una puerta sin portal,
si te gusta, es tu castillo.

Avatar de Usuario
Orr
Lector voraz
Mensajes: 199
Registrado: 09 Abr 2014 13:02

Re: CN3 - Cuento de hadas

Mensaje por Orr » 02 Ene 2015 14:04

Que lio, no me he enterado muy bien de la historia, pero me ha encantado como está escrito y lo peculiar que es, y he disfrutado leyéndolo :P Volveré.
Saludos.
Leer la guía de la tele, escribir a la guía de la tele y suscribirme a la guía de la tele. - Homer Simpson.

Avatar de Usuario
ukiahaprasim
Vivo aquí
Mensajes: 30079
Registrado: 15 May 2007 19:23
Contactar:

Re: CN3 - Cuento de hadas

Mensaje por ukiahaprasim » 03 Ene 2015 01:26

ostras... de que iba esto?....

que bueno. Tengo que leerlo mas veces.. por lo menos tres o cuatro.... hasta entenderlo, y despues probablemente otra mas... para despues de entendido , disfrutarlo...

ukiah
MENSAJE ESCRITO EN ASCII PURO, VT100 COMPATIBLE (Vamos, que no pongo tildes porque no me place... si acaso, alguna que se me escape)
MI LISTA DE INTERCAMBIO
Recuento 2011

iliada
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 860
Registrado: 20 Ago 2012 20:34
Ubicación: Soria

Re: CN3 - Cuento de hadas

Mensaje por iliada » 03 Ene 2015 16:54

:shock: :shock: :shock:

Creo que necesito volver a leerlo.

Shigella
Bacteria
Mensajes: 5408
Registrado: 09 Jul 2008 13:18

Re: CN3 - Cuento de hadas

Mensaje por Shigella » 04 Ene 2015 01:37

Lo prometido es deuda, lo he terminado.
Me ha recordado a una mezcla de Lovecraft ( como ya comenté) y los cuadros de El Bosco. En ambientación te doy un 10.
Ahora, no me preguntéis de qué va la historia. Un tal David va a buscar a su madre, que está en el infierno por descuidarle mientras se lía con hombres... Luego hay muchos demonios... y al final... Ni flowers. :roll: :lol:

Avatar de Usuario
Yuyu
Vivo aquí
Mensajes: 6401
Registrado: 02 Feb 2010 21:35
Ubicación: Asturias

Re: CN3 - Cuento de hadas

Mensaje por Yuyu » 04 Ene 2015 19:23

Inquietante, mucho y demasiado complicado para mí :mrgreen: . Veo el infierno atacado en navidad por seres de luz, veo a David con una mala madre con la que tiene un accidente de coche por conducir borracha, pero no enlazo :cunao: . Sorry, lo críptico no es lo mío.
Seguro que con alguna que otra explicación lo veo todo más claro, sin duda está bien escrito y oculta una historia que yo no veo. Gracias por compartirlo. :60: :hola:
Bleach - Tite Kubo
Steelheart (Reckoners 1) - Brandon Sanderson
El bestiario de Axlin (Guardianes de la ciud.)-Laura Gallego
El portal de los obeliscos (La Tierra Fragmentada 2) - N. K. Jemisin

Avatar de Usuario
Miss Darcy
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 309
Registrado: 13 Mar 2013 10:56

Re: CN3 - Cuento de hadas

Mensaje por Miss Darcy » 04 Ene 2015 20:11

Veo un gran trabajo de investigación sobre demonología. Un trabajo inmenso. Desde luego que tu visión del infierno es bastante terrorífica y creo que tardaré un tiempo en olvidarme de algunas de las imágenes espeluznantes que relatas... Lo único malo es que me ha costado mucho enterarme de la historia de David, pero eso será cosa mía que me gustan los relatos más sencillitos.

Un abrazo :60:
:101: Leyendo: Crónicas de la Dragonlance

:user: Blog: http://librosplumasyte.blogspot.com.es/

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10940
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CN3 - Cuento de hadas

Mensaje por Gavalia » 04 Ene 2015 20:59

Es tan bueno que no me enteré de la misa la media. Doy por bueno el análisis inicial de Guisso y Shigela. De verdad que estáis sembrados queridos míos. Sólo puedo decir que me ha gustado leerlo independientemente de todo lo demás, pues usas una prosa que enamora. Supongo que la gracia de este relato es lo que te enseña sobre demonología, posesión y otros aspectos lúdicos de ese orden. :mrgreen: Significados ocultos como para pasarte un rato bueno investigando por la red al respecto. En un principio me recordó el viaje de ida y vuelta de Dante a los infiernos, pero me han faltado los círculos, aunque si que hay cierta similitud con lo de los departamentos que propones en ese infierno tuyo tan particular. Éste debería ser el prólogo de una novela de esas que están tan de moda últimamente. ¿Verdad señor Langdon? 8)

985
-¡Qué felices éramos hace quince años!
-Pero si en ese entonces no nos conocíamos.
-Por eso María, por eso... 8)

iliada
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 860
Registrado: 20 Ago 2012 20:34
Ubicación: Soria

Re: CN3 - Cuento de hadas

Mensaje por iliada » 04 Ene 2015 21:43

Segunda lectura. Y esta vez he llegado al final y creo que lo he entendido, aunque he tenido que ayudarme de Google para buscar ciertos términos. Es un relato que merece varias lecturas para apreciarlo completamente. Inquietante y complejo con un lenguaje rico y poco usual. Entiendo que el autor es versado en estos temas o que ha hecho una documentación en los últimos meses.... o años.

Por último, destacaría la ironía de llamar a este relato Cuento de Hadas.

Avatar de Usuario
joserc
GANADOR del IV Concurso de relatos
Mensajes: 1490
Registrado: 17 Ago 2006 13:52
Ubicación: Madrid

Re: CN3 - Cuento de hadas

Mensaje por joserc » 05 Ene 2015 12:36

Virgensanta, tengo que concentrarme y leerlo de nuevo. Te lo prometo, autor, paso en otro momento que tenga la cabeza más despejada.

Avatar de Usuario
Estrella de mar
Foroadicto
Mensajes: 4410
Registrado: 12 Jun 2008 23:21
Ubicación: Aovillada en la Luna

Re: CN3 - Cuento de hadas

Mensaje por Estrella de mar » 05 Ene 2015 13:41

Tú vas a mala leche, ¿no? :lol: :mrgreen:
La verdad es que la atmósfera me encanta. Por ahí me has embaucao, plumita. :P Es la historia la que me expulsa. :roll: Pero juro por Lucifer que lo reeleré hasta que consiga captarla. :malandrin: :boese040:

Gracias por plumearnos, cálamo vivo. :lol:
Ya es carnaval en el cielo.
Mi blog: http://relatosdemetaliteratura.blogspot.com/

Responder