Adonde quiera que te lleve la suerte - Jose Luis Hernández

Incluye ensayos, divulgación, pensamiento, crítica...

Moderador: Pseudoabulafia

Responder
Avatar de Usuario
nosequé
Vivo aquí
Mensajes: 10460
Registrado: 08 Dic 2007 16:34
Ubicación: Espacio de lo posible

Adonde quiera que te lleve la suerte - Jose Luis Hernández

Mensaje por nosequé » 30 Mar 2015 22:13

Imagen

El 12 de octubre de 1492 Cristóbal Colón desembarcó en las costas del Nuevo Mundo, dando inicio a una de las mayores epopeyas de la Historia. Entre los nombres de los principales protagonistas que participaron en la gesta del descubrimiento de América nos resulta difícil encontrar el de alguna mujer. Este silencio obedece a una interpretación de los hechos desde un punto de vista exclusivamente masculino. Sin embargo, en los testimonios y crónicas de aquella época, podemos encontrar el rastro de la presencia femenina en tierras americanas desde los primeros pasos de un acontecimiento.
En las páginas de este libro, el escritor José Luis Hernández Garvi nos acerca a uno de los episodios menos conocidos de la fundación de la América hispánica, proponiéndonos un viaje en el que nos invita a conocer las vidas de unas esforzadas mujeres que dejaron todo atrás para embarcarse en una aventura que las llevó hasta territorios inexplorados después de atravesar océanos embravecidos y selvas impenetrables, o que, dadas las circunstancias, supieron convertirse en imprescindibles para la empresa de América. La Malinche, Inés Suárez, La Monja Alférez, Beatriz de la Cueva o las mujeres del linaje de las Bobadilla, son solo algunos de los personajes femeninos que nos sorprenderán con el relato de sus vivencias en América.
Pero junto a ellas también aparecen los nombres de otras mujeres que contribuyeron a dar forma a una cultura y sociedad al otro lado del Atlántico. Sin la aportación del legado de todas ellas no podría entenderse la relevancia de la presencia española en América.

Fuente
Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!
Imagen

Avatar de Usuario
nosequé
Vivo aquí
Mensajes: 10460
Registrado: 08 Dic 2007 16:34
Ubicación: Espacio de lo posible

Re: Adonde quiera que te lleve la suerte - Jose Luis Hernánd

Mensaje por nosequé » 05 Abr 2015 11:07

Me está resultando muy interesante y más fácil de leer que los anteriores, es de imaginar que el oficio de escritor mejora según amplia las horas de trabajo.
Muy interesante también lo poco que sabemos (sobre todo yo) de esas mujeres que por necesidad (me temo que la mayoría), debido a la miseria y el hambre, y otras que seguro que también hubo, por ambiciones, se atrevieron a irse a un nuevo mundo lleno de intrigas y peligros. También obligadas por la ley.
Me resulta curioso saber: que unos investigadores norteamericanos en 1985 descubrieron en el Libro de armadas, registro de las expediciones que se conserva en el Archivo de Indias en Sevilla, la mención a la presencia de cuatro mujeres embarcadas en 1498 entre el pasaje da las carabelas Niña y Santa Cruz. En el documento solo aparece el nombre de dos de ellas Catalina y María, al parecer dos gitanas condenadas por asesinato, mientras que las otras dos mujeres anónimas posiblemente era las esposas de colonos, aunque no habría que descartar la posibilidad de que también fueran convictas.
Igual que: más del sesenta y cinco por ciento eran andaluzas, el dieciocho por ciento castellanas. ..La situación se invertía con los pasajeros castellanos que alcanzaban el treinta y cinco por ciento del conjunto de hombres que viajaron al Nuevo Mundo.
Teniendo en cuenta este importante dato las andaluzas, y en especial las sevillanas , fueron las primeras en establecer las señas de identidad del castellano que en día se habla en América.

Mujeres la mayoría que no sabían leer ni escribir pero si hablar y socializar.
Nunca había pensado porque en América, se habla con ese seseo. Ignorante que es una.

El museo de América de Madrid, es uno de los menos visitados y uno de los más bonitos.
Imagen
Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!
Imagen

Avatar de Usuario
nosequé
Vivo aquí
Mensajes: 10460
Registrado: 08 Dic 2007 16:34
Ubicación: Espacio de lo posible

Re: Adonde quiera que te lleve la suerte - Jose Luis Hernánd

Mensaje por nosequé » 12 Abr 2015 11:07

Es tremendo leer tantos hechos tan sangrientos y no por sabido es menos terrible.

Durante el primer siglo de presencia española en América, los conquistadores construyeron a sangre y fuego una sociedad en la que las leyes y el respeto a la vida humana apenas tenían sentido.
Estos hombres, convertidos en caudillos, aplicaban las normas al dictado de sus ambiciones, cometiendo todo tipo de crímenes y abusos con asboluta impunidad.


En este momento en Madrid hay una exposición sobre Hernán Cortés en: Canal

Desde el primer momento Hernán Cortés dedicó grandes esfuerzos para atraer españolas a México, empeño de que también dejaría constancia Bernal Díaz en su obra. El cronista afirma que el insigne conquistador aportó dinero de su propio bolsillo para traer desde España doncellas de origen noble y cristianas viejas para se casasen con los hombres que habían formando parte de su expedición.

La verdad que eran mujeres con mucho coraje, ya que aparte de los enfrentamientos con los moradores de América, se tenían que enfrentar a esos "hombres conquistadores" que me temo que de sutilezas sabían poco y además les importaba un pimiento.
Hay pruebas bastantes consistentes que Hernán Cortes, estrangulo a su primera mujer, Catalina.

A pesar de que todas las pruebas apuntaban hacia él, Hernán Cortés pudo librarse de una condena gracias a su poder e influencias.

Muy interesante.

:D :D
Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!
Imagen

Avatar de Usuario
nosequé
Vivo aquí
Mensajes: 10460
Registrado: 08 Dic 2007 16:34
Ubicación: Espacio de lo posible

Re: Adonde quiera que te lleve la suerte - Jose Luis Hernánd

Mensaje por nosequé » 26 Abr 2015 13:36

Finalizado y reitero, me ha gustado mucho.
Un pasado con muchas sombras como dice el escritor y más cuando hablamos de mujeres, que esa época eran prácticamente invisibles.

El testimonio y el legado de las mujeres que intervinieron en ella, ya fueran grandes damas o esclavas, gobernadoras o simples panaderas, monjas piadosas o descocadas prostitutas, puede ayudarnos a comprender mejor la transcendecia de aquel periodo descubriendo todos sus matices.

Entre las muchas mujeres que sobresalieron, Juana de Asuaje y Ramirez de Santillana, una de las hijas ilegitimas de Pedro Martinez de Asuaje y Machuca, soldado de origen vasco.
La conocemos por su poesía valiente y por el nombre que ella eligió: Sor Juana Ines de la Cruz.

Arguye de inconsecuentes el gusto
y la censura de los hombres que en
las mujeres acusan lo que causan

Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis:

si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia,
y luego con gravedad
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Queréis con presunción necia
hallar a la que buscáis,
para pretendida, Tais,
y en la posesión, Lucrecia.

¿Qué humor puede ser más raro
que el que falta de consejo,
él mismo empaña el espejo
y siente que no esté claro?

Con el favor y el desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.

Opinión ninguna gana,
pues la que más se recata,
si no os admite, es ingrata
y si os admite, es liviana.

Siempre tan necios andáis
que con desigual nivel
a una culpáis por cruel
y a otra por fácil culpáis.

¿Pues cómo ha de estar templada
la que vuestro amor pretende,
si la que es ingrata ofende
y la que es fácil enfada?

Mas entre el enfado y pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere
y quejaos enhorabuena.

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas,
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.

¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada,
la que cae de rogada
o el que ruega de caído?

¿O cuál es más de culpar,
aunque cualquiera mal haga:
la que peca por la paga
o el que paga por pecar?

Pues ¿para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar
y después con más razón
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.

:D :D :D :D
Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!
Imagen

Avatar de Usuario
Arden
Vivo aquí
Mensajes: 14106
Registrado: 28 Oct 2008 08:59

Re: Adonde quiera que te lleve la suerte - Jose Luis Hernánd

Mensaje por Arden » 26 Abr 2015 13:47

Interesantísimo libro que me anoto :lista:

Como siempre la Historia siempre se escribe desde el punto de vista masculino y patriarcal con lo que tener un punto de vista diferente es muy interesante. :D
El fin del Homo sovieticus de Svetlana Alexievich. No, mamá no de Verity Bargate. La octava vida de Nino Haratischwili

Avatar de Usuario
nosequé
Vivo aquí
Mensajes: 10460
Registrado: 08 Dic 2007 16:34
Ubicación: Espacio de lo posible

Re: Adonde quiera que te lleve la suerte - Jose Luis Hernánd

Mensaje por nosequé » 26 Abr 2015 14:05

Seguro que te será muy interesante. Creo que de este autor es el mejor libro.
Marea a ratos, tantos nombres, fechas y situaciones, pero resultan muy curioso.
También es descarnado leer las situaciones que pasaron las mujeres indias y africanas que se convertían en esclavas de los españoles. Había esclavistas que vivían de ellas, por las ventas de las mujeres y por los prostíbulos que regentaban.
La venta, tanto en Sevilla, Canarias y Cartagena de Indias, fueron los puntos de la venta de esclavos.
Los españoles en el poder en aquellos momentos, se enriquecieron con ese mercado permitido y aplaudido de personas, aunque ahora nos escandalicemos con las películas norteamericanas.
Aunque sigo pensando, viendo los muertos del mediterráneo, que hemos cambiado poco. :(
Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!
Imagen

Responder