Reventones y alambretes - André Maurois

Desde las aventuras de Kika Superbruja hasta los mundos de Stephenie Meyer.

Moderadores: Ginebra, Felicity

Responder
Avatar de Usuario
Pseudoabulafia
Vivo aquí
Mensajes: 16636
Registrado: 11 Feb 2011 23:45

Reventones y alambretes - André Maurois

Mensaje por Pseudoabulafia » 13 Jul 2015 20:45

Imagen

Título: Reventones y alambretes
Autor: André Maurois. Ilustraciones de Fritz Wegner.
Título original: Patapoufs et Filifers
Año de primera publicación: 1930
Año de esta edición: 1988
Editorial: Labor
ISBN: 9788433584137
Traducción: Inocencio Tejedor
Número de páginas: 136
Clasificación: Infantil

Sinopsis de contraportada:
¿Habéis pensado alguna vez qué ocurriría si el mundo estuviese dividido en gordos y flacos? Tampoco los hermanos Doble podían imaginarselo. El señor Doble era, como su hijo Teodoríco, delgado como un alambre y, sin embargo, la señora Doble no podía resistir la tentación de comer constantemente golosinas, como su hijo Edmundo. Pero un buen días, los hermanos Doble aterrizaron en los países del subsuelo y allí descubrieron a los reventones y a los alambretes, simpáticos personajes siempre en guerra a causa de sus diferentes costumbres. André Maurois, con su chispeante humor, ha escrito una ingeniosa fábula sobre la convivencia que divertirá a todos los lectores.
Última edición por Pseudoabulafia el 27 Ago 2015 19:20, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Pseudoabulafia
Vivo aquí
Mensajes: 16636
Registrado: 11 Feb 2011 23:45

Re: Reventones y alambretes - André Maurois

Mensaje por Pseudoabulafia » 27 Ago 2015 18:59

Me ha parecido un libro bastante entretenido.

Aunque al principio me temía un libro cargado de moralina, no lo es, ni siquiera al final donde tampoco se puede decir que haya mucho antibelicismo aunque sí un poco de "espíritu Wilsoniano" de concordia entre los pueblos.

Lo que más destaco es que me ha parecido una especie de ¿parodia? ¿esquematización? ¿sátira? de la Primera Guerra Mundial.
No falta su conferencia de paz, su guerra de trincheras, y la ilusión por la mezcla de pueblos invasores e invadidos hacia el final de la novela, que a mí me ha recordado mucho, como digo, al espíritu wilsoniano optimista con que se llegó a acuerdos en la conferencia de París de 1919.


Tal vez lo de encontrar paralelismos con el desarrollo de la Primera Guerra Mundial y el proceso de paz subsiguiente sea sugestión por mis últimas lecturas, pero yo creo que no sobre todo teniendo en cuenta el año en que se escribió este libro, 1930.

Un buen libro aunque tampoco sea para tirar cohetes. :D

Responder