CI 1 - Penélope - Berlín

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 68001
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CI 1 - Penélope - Berlín

Mensaje por lucia » 15 Oct 2015 11:46

Penélope

—Hora de dormir, campeón.
—Cuéntame un cuento primero, mami.
—Tengo que madrugar mucho, cielo.
—Uno cortito, por favor. Es que llueve y el árbol da golpes a la ventana y me da miedo, porque parece que me quiere decir algo y no sé qué es.
—Sólo es el viento, cielo. Los árboles no dicen nada. Son gigantes mágicos y buenos, vestidos de hierba.
—Ya. Pero tengo miedo.
—Bueno. Pero luego cerrarás los ojitos y no le harás caso al árbol.
—Lo prometo.
—Mmmmm…Vale. Érase una vez un niño al que le gustaba cortar las colas de las lagartijas. Mas luego de cortarle el rabo, introducía al pequeño bicho en una caja de cerillas y le clavaba agujitas para ver qué sucedía. El animalillo se retorcía de dolor ante la mirada curiosa del niño, que no era malo, sólo era un chico muy curioso.
—Como yo.
—Sí, como tú.
—Pero un día ocurrió que una pequeña lagartija, casi un bebé, le miró con sus ojillos tiernos del color de la tierra recién llovida y no pudo cortarle el rabo.
— Del color de la tierra recién llovida… ¿Eso es color marrón?
—Sí, claro.
—¿Y no podrías decir que tenía los ojos de color marrón?
—Sí podría. ¿Tú quieres que lo haga así?
—Noooo… Anda, sigue. ¿Le perdonó la vida?
—Sí. Y no sólo eso. Se la llevó a su casa y la llamó Penélope, porque supuso que con esos ojos sólo podía ser una chica, y la dejó vivir en su jardín. Pero como era un niño aventurero y las vidas de los niños aventureros transcurren deprisa, como los viajes de una montaña rusa, se olvidó de ella. Pasó mucho tiempo hasta que aquel niño volvió a ver a Penélope. Sin embargo, cuando la vio, supo que era ella por los ojitos. Aunque ya no era una lagartija normal, era muy grande.
—Anda ya, ¡si todas las lagartijas son pequeñitas!
—Esta no, esta había crecido demasiado.
— ¿Y se volvió mala?
—No se volvió mala, pero como era tan grande los padres decidieron que lo mejor era sacarla de casa, no fuera a ser que se comiera al perro o a la abuela.
—Oye mami, que las lagartijas no se ponen enormes.
—Penélope era diferente. Por las noches se alzaba sobre sus patas y se embobaba mirando la luna.
—¿Como tú?
—Sí, como yo, cielo. Pero tanto se expuso a sus rayos mágicos que su cuerpo comenzó a transformarse. Crecía por momentos.
—Pero mami, ¿Cómo iba a esconderse una lagartija tan grande en un jardín? ¿No ves que eso es imposible?
—No lo es, cielo, porque esos mismos rayos de luna le conferían un poder mimético. Esto quiere decir que durante el día se camuflaba en el follaje del jardín. Y podía estar allí horas, petrificada, hasta confundirse con las azucenas y las caléndulas. Igual que un camaleón. O una mantis orquídea. ¡O el pulpo “Mimo”! La historia de ese pulpo te encantó. ¿La recuerdas? Que no sólo era capaz de cambiar de color, sino de imitar la forma de otros animales para…
— ¡Que sí, que sí! ¡Que la recuerdo! ¿Pero no la veía nadie? ¿Ni siquiera el perro de la familia?
—El perro sí. Pero los animales se guardan los secretos entre ellos.
—Bueno, ¿y qué pasó?
—Ocurrió que la mamá del niño la descubrió y, aceptando que no la podía matar de un zapatazo, dijo al niño que ese monstruo suyo de dos metros debía estar en un zoo o suelto por las charcas del Amazonas. Dicho esto le prohibió la salida al jardín. Pero el niño ya no podía vivir sin el cariño de Penélope y todas las noches se escapaba para hablar con ella.
— Pero mami, los dinosaurios de las pelis no hablan.
—Normalmente no. Pero este sí. Recuerda que era un dinosaurio distinto.
— ¿Y de qué podían hablar el niño y el dinosaurio?
—Pues hablaban de unos tiempos remotos en que la tierra estaba poblada por ciclópeos animales, enormes bestias de muy diferentes formas. Algunos eran monstruos de mil metros de altura, con unos cuellos muy largos que se estiraban y estiraban para alcanzar una hojita de hierba tierna que llevarse a la boca. Otros vivían en el mar y eran tan enormes como una isla y sus bocas tan grandes como el autobús del cole. Esos vivían en las profundidades oscuras del mar y sólo emergían para cantar. Algunas veces saltaban contentos y en su descenso, al estrellarse contra el agua, provocaban grandes olas. Olas como castillos que dejaban luego todo tipo de animales indefensos en la orilla.
—¿Y qué les pasaba a los animales indefensos?
—Que se acostumbraban a la tierra y luego ya no querían volver al mar.
— ¿Y había animales voladores?
— ¡Claro! Los que estaban diseñados para hacerlo.
— ¿Qué quiere decir diseñar?
—Digamos que la naturaleza, que es muy sabia, les proporcionaba aquello que podían necesitar para sobrevivir. Si tenían que comer de los árboles muy altos les dotaba de cuellos muy largos y si tenían que vivir en el aire les proveía de unas alas enormes, como las de un avión.
— Vaya ¡Cuántas palabras raras dices!
—Pregúntame todo aquello que no entiendas.
—Vale. Pero dime, mami, ¿si yo necesito tomar el chocolate que escondes encima de la nevera para que no lo encuentre papá, me saldrá un cuello muy largo?
—Es posible, pero no lo intentes, no vaya a ser que luego no encontremos bufandas para ti.
—Bueno. ¿Y qué pasó con Penélope?
—Pues ocurrió que la noticia del monstruo creció entre las lenguas de las gentes y una noche llegó un camión muy grande para llevarse a Penélope.
—Debía ser tan grande como una nave espacial ese camión.
—Casi de grande, pero no llevaba luces de colores. Entró en la calle de manera silenciosa, despacito, arrastrándose como una babosa del espacio.
—Como una gran babosa negra…
—Sí. La gran babosa negra llegó rodando muy despacio y de su interior salieron muchos hombres uniformados y armados con fusiles que disparaban balas de sueño. Querían apresar a Penélope. Pero ella, que era muy lista, abrió un ojo y luego el otro. Desenroscó su gran cola de diez metros y se fue incorporando muy despacio y mientras lo iba haciendo el suelo temblaba asustado y el jardín se llenó de sombras porque el cuerpo de Penélope eclipsó la luz de la luna.
— Pero mamá, ¿cómo se pudo poner de pie?
—Porque aquellas patitas pequeñas eran ahora como dos troncos de secuoya.
— ¿Cómo es un tronco de secuoya?
—Es el tronco de un árbol tan alto y tan ancho que podrían vivir dentro varias familias de osos.
— ¡Oh, vaya! Qué grande.
—Sí, y cuando aquellos hombres del gobierno la rodearon con sus armas y sus ojos enfadados, Penélope activó sus poderes telepáticos y se comunicó con su amigo para avisarle de que había llegado el momento de despedirse. La partida era inminente.
—¿Qué quiere decir inminente?
—Algo que está a punto de ocurrir.
—¿Y nadie ayudó a la pobre Penélope?
— La muchedumbre se arremolinó temblorosa porque pensó que había llegado el fin del mundo; que pronto se abriría la tierra y de esa grieta saldrían bestias tan grandes como Penélope o aun más grandes que ella. ¡Volverán a poblar la tierra!, aulló alguien. ¡Aplastarán nuestras casas y nos comerán a todos y no quedará ya nadie nunca más!, gritó de manera histérica una mujer. Y temblaron, asustados, porque no se decidían entre el fin del mundo o el principio de todo. Como todos gritaban reclamando una solución, los hombres extraños vociferaron que nadie se preocupara, que ya estaban ellos allí y que era necesario que aquel monstruo fuera recluido. Lo vamos a llevar al fin del mundo, dijeron. Y aclararon, para tranquilizar a la turba asustada, que después de aquella franja de tierra nevada ya no había nada más. Y dijeron también que en aquella tierra lejana, llena de osos blancos y ballenas y glaciares, había un gran faro con un ojo muy grande que no perdería de vista al monstruo ni de noche ni de día.
—Pero, mami, Penélope era mágica y podría atravesar todos los mares caminando para volver a su casa. Podría dar la vuelta a la tierra entera caminando por el agua. ¿A que sí, mami?
—Claro, pero aquellos hombres no lo sabían. Eran zafios e ignorantes que desconocían el poder ilimitado de la luna. Y no contaban con que Penélope podía volver a cambiar de forma y convertirse en una gran ballena de mil metros, capaz de surcar todos los mares para volverse a encontrar con su amigo.
—Porque el monstruo quería muchísimo a su amiguito.
—Así es, mi vida, y estaba decidido a adoptar cualquier forma que le permitiera estar junto a él.
— ¿Y qué ocurrió?
—Eso te lo explicaré mañana, osito mío. Es muy tarde y los niños buenos deben dormir mucho, para ir bien despiertos a la escuela.
— ¡Mami! ¡No me llames osito, que ya tengo ocho años! Dime al menos si Penélope se salvó de aquellos hombres malos que venían en la gran babosa negra.
—Está bien, señor malhumorado. Ocurrió que cuando los hombres la rodearon, de su cuerpo escamoso brotaron unas alas descomunales. Grandes y grises. Y cuando las batió con fuerza para impulsarse, los árboles se quedaron pelados de hojas y las tejas de las casas se despegaron del susto y todo el mundo tuvo que sujetarse el sombrero. El niño la vio impulsarse y surcar el aire, majestuosa, y sintió un vacío enorme en el pecho, pero de alguna manera supo que Penélope nunca le iba a abandonar.
—Oh, pobrecillo… ¿Y a dónde se fue su amiga?
—Estuvo volando durante muchas noches, porque no encontraba ningún lugar de su agrado. Y tanto voló y voló que se le acabó el mundo y decidió que el final de éste no estaba tan mal y allí aterrizó. Desde entonces vive en ese lugar donde los árboles crecen doblados por la cintura debido a los grandes vientos y todas las noches se sienta en el borde del mundo, con sus patas colgando y mira hacia abajo, contemplando la nada más absoluta.
— La nada… ¡Vaya! ¿Y su amigo humano?
—Su amigo humano sigue mirando el cielo en las noches de luna.
—Oh. ¿Por si la ve?
—Sí, cielo, por si la ve. Y ahora buenas noches y a dormir.
— ¡Espera! ¿Entonces Penélope se convirtió en un dragón, mami?
—Eso parece, mi vida, eso parece.
—Te quiero, mami.
—Y yo a ti, tesoro.
FIN

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 53772
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: CI 1 - Penélope

Mensaje por Sinkim » 23 Oct 2015 11:36

Una lagartija que se acaba convirtiendo en dragón, estaba claro que, por lo menos a mí, me ibas a ganar con esta historia :lol:

Me ha parecido un cuento muy simpático, y menos mal que al final todo ha terminado bien para la buena de Penélope :lol:
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano.

:101: RECUENTO 2017 :101:

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: CI 1 - Penélope

Mensaje por Ororo » 23 Oct 2015 12:42

zPenélope.jpg
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Última edición por Ororo el 23 Oct 2015 14:18, editado 3 veces en total.
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Shigella
Bacteria
Mensajes: 5408
Registrado: 09 Jul 2008 13:18

Re: CI 1 - Penélope

Mensaje por Shigella » 23 Oct 2015 12:44

Este relato me parece un gran ejemplo de cómo se puede escribir un relato con palabras o conceptos que un niño a lo mejor no entienda y pueda aprender vocabulario, pero a la vez con un estilo narrativo ligero y fácil. También veo un acierto que sea en forma de diálogos. La historia tan sin pies ni cabeza también me gusta. Lo he encontrado breve y quizá no sea un relato que me deje huella durante años, porque la historia no tiene mucha chicha tampoco, pero creo que está escrito de una manera muy acertada. Le daré puntitos.

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15869
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CI 1 - Penélope

Mensaje por jilguero » 23 Oct 2015 18:20

Ella:
¡Otro cuento bonito! :D
Me habría gustado más si esa mami no tuviera otro hijo; es decir, me habría gustado más que la mami me hubiera contado el cuento a mi; vamos, me habría gustado que fuera mi madre la que lo contara. :60:
Pero bueno, aunque sea la madre de otro, me ha gustado mucho la historia de Penépole, la lagartija que se convirtió en Sinkim. :cunao:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12738
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona

Re: CI 1 - Penélope

Mensaje por Berlín » 23 Oct 2015 23:56

Habla el niño del ascensor:

--Vaya. La historia de una lagartija que se convierte en un dragón, pero que también podría ser una ballena que cruza los mares e incluso un pájaro grande como una casa. Esta gente de mi foro se fuma todo lo que sale de las macetas.
--¿Lo que sale de las macetas se fuma?
--A veces, pequeño, a veces. Pero lo mejor es tener camello propio.
-¿Un camello como el de los reyes magos?
--Esta conversación no llegará a buen puerto. Lo intuyo.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3292
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: CI 1 - Penélope

Mensaje por Mister_Sogad » 25 Oct 2015 16:47

Bonito cuento. Creo que resultaría atractivo a un niño/a. Me ha parecido acertada la forma de contarlo, de la madre a su hijo, además, juegas con cosas que atraen la atención de un infante como el que la lagartija pasara a ser un monstruo, luego un dinosaurio y finalmente un dragón. Lo que sí he visto es que hay algunos términos rebuscados que podrían interrumpir al infante lector.

Me ha gustado autor/a. :D
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5763
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

Re: CI 1 - Penélope

Mensaje por Ratpenat » 26 Oct 2015 10:40

Lectura vigesimoséptima: Penélope

+Hola, soy Lord Fledermaus con el doctor Piruleta (¡saluda, mamón!).
-Ho-hola a tod-dos.
+En la excell de hoy tenemos ni más ni menos que a Nora y a Sinkim:
Noreta escribió:No sabía que participaba Sabina pero resulta que aquí nos cuenta la infancia de Penélope que ya esperaba de niña trenes en el andén aunque sin bolso de piel marrón y sin tacones.
Sinkimet escribió:¡Pedroooooo! Una joven Penélope Cruz gritaba a su amigo Pedro para que bajara del árbol antes de que fuera a caerse.

Enlace
+Menos mal que tenemos a Sinkim para estas cosas.
+El relato es muy chulo y está muy bien adaptado. Historia sencilla, fácil de leer y aunque no me ha entusiasmado, está bastante bien. Me ha gustado. Te felicito desde ya. Claro que Lifen habrá dicho que este no, por esos diminutivos, ¡ay esos diminutivos!

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6160
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CI 1 - Penélope

Mensaje por Isma » 26 Oct 2015 11:42

Ohh... espectacular. Muy bueno el relato completo en diálogo, ameno y dulce. Tiene toda la pinta de un cuento auténtico que le narra una mamá a su hijo. Lo sé porque yo me he inventado historias semejantes, pero recibiendo, en vez de la respuesta del hijo, cabeceos o repeticiones truncadas de palabras clave (árbol... luna... perro-guau). Ya llegará mi momento, espero.

Lo veo muy bien y muy adecuado para el concurso. Tan solo he visto un pequeño descuadre en los diálogos al principio:
(Madre)—Mmmmm…Vale. Érase una vez un niño al que le gustaba cortar las colas de las lagartijas. Mas luego de cortarle el rabo, introducía al pequeño bicho en una caja de cerillas y le clavaba agujitas para ver qué sucedía. El animalillo se retorcía de dolor ante la mirada curiosa del niño, que no era malo, sólo era un chico muy curioso.
(Niño)—Como yo.
(Madre)—Sí, como tú.
(¿Niño?)—Pero un día ocurrió que una pequeña lagartija, casi un bebé, le miró con sus ojillos tiernos del color de la tierra recién llovida y no pudo cortarle el rabo.
La parte de la lagartija sí que me ha parecido un poco cruel, porque la madre da a entender al niño que eso de torturar lagartijas no es nada malo, y que de hecho el niño no tiene la culpa de ser tan curioso... no sé si una madre diría eso exactamente.

Pero vamos, que el relato está muy bien y me ha gustado.

Avatar de Usuario
Elisel
Vivo aquí
Mensajes: 5258
Registrado: 21 Ene 2010 19:25

Re: CI 1 - Penélope

Mensaje por Elisel » 26 Oct 2015 19:36

Al niño del cuento que hace eso con las lagartijas sí que le cortaba yo el rabo :evil: Por lo demás la historia de la lagartija es muy bonita :D Aunque lo propio hubiera sido que Penélope se vengara por todas las lagartijas que ha matado el niño 8)
Leyendo: Un abogado rebelde (John Grisham)

Amor Sinfónico:http://www.harpercollinsiberica.com/hqn ... ico-detail

Avatar de Usuario
Gavalia
Vivo aquí
Mensajes: 10963
Registrado: 03 Jul 2008 13:32
Ubicación: a saber....

Re: CI 1 - Penélope

Mensaje por Gavalia » 26 Oct 2015 19:52

Muy bien! Me gusta bastante la historia y creo que se ajusta perfectamente al formato solicitado. Si me hubiesen contado cuentos de pequeño esta sería una forma encantadora. Yo creo que nos estás lanzando la indirecta de cómo se debe contar un cuento pues utilizas todo lo que hemos hablado y comentado de còmo deberīa ser un cuento infantil para niños implementåndolo en el relato. Enhorabuena. Éste cuento es de.... te calao, ea. :60:
La mamá arropaba a su pequeño niño invidente mientras le susurraba al oído...
Si no te portas bien... cambio los muebles de sitio... :twisted:

Avatar de Usuario
Topito
GANADOR del V Concurso de relatos
Mensajes: 4300
Registrado: 13 Abr 2009 20:43
Ubicación: Los Madriles

Re: CI 1 - Penélope

Mensaje por Topito » 26 Oct 2015 22:25

:lista: Muchas gracias por firmar, no se arrepentirá.

—Lucía, ¿ya tenemos la prueba de portada para revisarla?
—Sí.
—Bien, llévala a mi despacho.

Tras una hora.

—Gracias, y cierra la puerta cuando salgas.

Topito levantó la lámina y la miró con detalle. Le gustaba el título de la colección "Cuentos para jovenes padres". Le gustaba. La dejó sobre el escritorio y pensó que se forrarían con estos cuentos que los padres podrán leer a sus hijos antes de dormir. Sí, era una buena idea. Los autores ya no podían quejarse, habían firmado. Ellos no entendían que sus cuentos estaban expresamente dirigidos a los padres, esos cuentos que les gustaría contar a sus hijos. Un infante de seis años nunca leería estos cuentos por su cuenta, pues el protagonista no eran los animales sino una joven madre leyendo a su joven hijo.

Se levantó y abrió la puerta y sin salir al exterior, asomó la cabeza.

—¡Lucía! ¿Has llamado ya a Sue para ver cómo van las grabaciones de los cuentos? Tienen que estar antes de imprimir la tirada, sin ellos no se venderían igual.
leyendo: Haruki Murakami
leyendo cuentos: Zuñiga, O´Connor, Fitzgerald, Chéjov, Matute

Avatar de Usuario
joserc
GANADOR del IV Concurso de relatos
Mensajes: 1490
Registrado: 17 Ago 2006 13:52
Ubicación: Madrid

Re: CI 1 - Penélope

Mensaje por joserc » 28 Oct 2015 15:04

Normal, sin grandes aspavientos.

Cosas positivas:
Me quedo con algunas imágenes, bastante buenas, y algunas frases. Me da la impresión de ser un texto para adultos con el estilo de los niños. No sé si es lo que se busca.

Cosas no positivas:
No entiendo que se llevara la lagartija a casa y luego estuviera mucho tiempo sin verla. No encaja. Si está en casa, ¿cómo es posible que no la vea? Sobre todo si se hace tan grande. Luego pones que se hacía invisible, pero suena forzado.

Hay un poco de disgresión. De repente empiezan a hablar de cosas que, aparentemente, no tienen que ver con el cuento. Me distraen. Entiendo que los niños son así, pero no me gusta.

Parece un poco plano, a pesar que la historia es buena.

Gracias autor/a

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: CI 1 - Penélope

Mensaje por Ororo » 30 Oct 2015 14:42

Muy mono, sí señor.
Optas al premio Cuentacuentos, porque me habría gustado que me leyeran este cuento mientras me arropaban calentita en la cama.

El formato diálogo es estupendo y fresco. Podrán criticar que la historia va dando tumbos y que Penélope al principio sólo crecía, luego se mimetizaba, luego se transformaba y también era telépata, pero es lo que ocurre cuando alguien inventa una historia en el momento. Por eso lo paso, porque el relato en sí refleja el momento de la invención en tiempo real.

Me ha gustado la autocrítica de la metáfora "ojos del color de la tierra recién llovida" y cosas como que se embobaba mirando la luna. La transformación en dragón con las patas colgando mirando la nada, espectacular.

Lo que me ha chirriado es que digas que los padres, ante el tamaño de Penélope, decidan sacarla de casa y luego digas que la madre la descubre en el jardín.

Y sigo pensando que la explicación y cosa didáctica no es muy sutil, la pedagogía salta demasiado a la vista, pero es un mal menor.

Me ha gustado mucho.
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: CI 1 - Penélope

Mensaje por Ororo » 30 Oct 2015 14:47

joserc escribió:De repente empiezan a hablar de cosas que, aparentemente, no tienen que ver con el cuento. Me distraen. Entiendo que los niños son así, pero no me gusta.
A esto me refería. Yo veo que la madre se va inventando sobre la marcha el cuento, por eso no le doy importancia.
Elisel escribió:Al niño del cuento que hace eso con las lagartijas sí que le cortaba yo el rabo :evil:
:lol: :lol: :lol:
Es canallita el autor.
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Responder