El soliloquio de Dido (Relato para...)

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15358
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

El soliloquio de Dido (Relato para...)

Mensaje por jilguero » 08 Nov 2015 09:23

Dido.jpg
El soliloquio de Dido

Un excelente trabajo, pensó la actriz. Esta vez la caracterización era perfecta. Tanto que, después de unos segundos de estar observando su propia imagen en el espejo, Josefina Vargas se olvidó de que estaba a punto de salir a escena y miró a aquel rostro fantasmagórico con interés renovado. Era una excelente profesional y en los meses previos a los ensayos se había documentado a conciencia. Pese a ello, aquella cuestión seguía sin respuesta y no quería dejar pasar la oportunidad. Miró, pues, a su interlocutora con determinación y, justo cuando le iba a preguntar en pos de quién iba, la otra se le adelantó:

No eres la primera que te lo preguntas ni tampoco serás la última. Al igual que hacen los fantasmas del resto de los muertos por amor, el mío vaga ahora por los Campos de Asfódelos. Las crónicas oficiales dicen que me he arrepentido de mi infidelidad y camino de nuevo tras la sombra de Siqueo. Pero hay voces más atrevidas que insinúan que esa persecución sumisa del esposo en la ultratumba es solo un engaño; incluso los hay que afirman que el día que Eneas bajó al inframundo y trató de decirme que no había sido su deseo abandonarme, aunque simulé que no lo escuchaba y pasé de largo, cuando me alejé en mi rostro había lágrimas. ¿Es Dido la fiel esposa que los unos desean o más bien la amante despechada con la que los otros sueñan?, te preguntas. No soy yo, sin embargo, quien te debería dar la respuesta, porque no ha sido a mí a quien se le ha ocurrido una pregunta tan inane. El corazón de una reina no debería palpitar nunca como el de una mujer cualquiera. El mío lo hizo y por eso es mi destino vagar por los Campos de Asfódelos en pos de esa sombra que tanta curiosidad os despierta.

Josefina Vargas frunció el ceño con desconcierto. Que estuviera encarnando a la reina Dido en una obra de teatro no era casual. Presumía a menudo de ser una actriz que se metía en la piel de sus personajes con absoluta entrega: mientras estaba en el escenario, no era ella sino la otra; pero en cuanto caía el telón y se desvestía en su camerino volvía a ser Josefina Vargas, una mujer decidida y con un corazón de hierro. Se debía a su público, y sin ese desapego emocional fuera del escenario difícilmente podría darle a sus papeles la necesaria credibilidad. Con todo, un año atrás, en una visita fortuita a una exposición de Caravaggio, su entereza había dado por primera vez muestras de debilidad. Delante del cuadro de la decapitación de Holofernes había encarnado mentalmente el papel de una Judith transgresora que, tras vivir una noche de pasión con el general asirio, decapita a su amante y después se inmola. Una recreación novedosa de la que podría haber presumido de no ser por lo que ocurrió a continuación. Solía jactarse de su capacidad para impedir que lo ficticio afectara a su vida y, sin embargo, cuando en aquella ocasión volvió a la realidad, abandonó el museo con una sensación de soledad y vacío que nunca antes había sentido fuera del escenario. Buscando limpiar aquella mácula sensiblera de su impecable palmarés, había tratado de encontrar un patrocinador para la puesta en escena de La nueva Judith. Mientras fantaseaba con la heroína delante del cuadro llegó a escuchar los vítores y los aplausos del público, pero su recreación tergiversada de la viuda bíblica no convenció a ningún promotor y su ambición creadora se vio con ello frustrada. No obstante, uno de los empresarios le había ofrecido encarnar a la reina de Cartago en una versión teatral de El lamento de Dido. Josefina lo había aceptado porque la actuación le brindaba la oportunidad de recuperar la autoestima saliendo ilesa de una nueva inmolación de amor en un escenario. Aunque el amante fuese distinto, el drama vivido por la viuda continuaba siendo en esencia el mismo, pensó la actriz mientras se atusaba el cabello. Desde el espejo, la otra pareció leerle el pensamiento y se dirigió a ella con un tono sarcástico:

También yo era, por supuesto, una viuda dispuesta a cumplir mi promesa de eterna fidelidad a mi esposo. Pero al final las diosas Juno y Venus me lo impidieron: la una desatando la tempestad para desviar el rumbo de mi futuro amante; la otra, disfrazando a Cupido de su nieto Ascanio y sentándolo en mi regazo para que su flecha no errara el blanco. En medio de la furia del mar llegaron las naves troyanas a Cartago acaudilladas por quien iba a poner fin a mi entereza de viuda fiel. Me pidió ayuda con humildad: aunque su destino era Italia, antes de proseguir el viaje necesitaba avituallar la flota y que sus hombres repusieran fuerzas. Ajena a la trampa que me tendían las diosas, no vi ningún peligro en dar cobijo a los troyanos y, haciendo gala de la hospitalidad propia de mi pueblo —o al menos eso fue lo que yo creía estar haciendo entonces—, se organizó una cacería para divertimento de mi invitado. La lluvia nos hizo resguardarnos en una cueva y, sin otra cosa que hacer, conversamos largamente. Primero de nuestra infancia, de cuando la ignorancia nos protegía de nuestros futuros destinos y nos permitía gozar de una felicidad liviana; de nuestras mutuas cuitas luego, de la pesadez de su sino, de la soledad del mío. A las palabras siguieron los hechos, y a esa noche de solaz compartido siguieron otras. No recuerdo si su boca pronunció alguna promesa, pero sí que me las hizo con su cuerpo. Y yo, mancillando mi fidelidad, olvidando que el corazón de una reina no debe palpitar como el de una mujer cualquiera, me las creí.

Josefina Vargas miró aquella imagen doliente y no pudo evitar sentir compasión. De niña había visto ese mismo desconsuelo en el rostro de las dolorosas de su tierra y, dejándose llevar por el candor, había pensado que la maternidad era lo único que volvía a la mujer vulnerable. Con una precocidad impropia, se había prometido a sí misma que nunca sería madre. Pero creció y, al hacerlo, descubrió que también la pasión la hacía frágil. Y con ese denuedo que los demás tanto admiraban en ella, decidió protegerse haciéndose actriz. En el escenario podría dar rienda suelta a cualquier tipo de sentimientos y, al caer el telón, el calor de los aplausos mediría la intensidad de la historia en él vivida. Pese a no ser reina ni heroína bíblica, Josefina Vargas se había propuesto que su corazón solo palpitara como el del resto de las mujeres cuando se hallara actuando. Pero en el museo había visto cómo se habría una fisura en esa coraza protectora. Fisura que ahora se proponía sellar con la escenificación de la muerte de Dido. Esa esquizofrenia perfecta, esa separación absoluta entre la mujer de carne y hueso y la intérprete dramática, era el secreto de su éxito. Tenía fama, y con razón, de ser la actriz viva de habla hispana que mejor encarnaba a las protagonistas de los grandes dramas de la Literatura. Y ella, la gran Josefina Vargas, no iba a permitir que ninguna vulgar historia de amor prostituyera la esencia de su arte; o lo que venía a ser lo mismo, no iba a permitir que ningún hombre destruyera la leyenda en la que pretendía convertir su propia vida. La actriz se miró en el espejo y le extrañó comprobar que, a punto de inmolarse, la otra sonriera.

Tampoco yo pensé que un acto de hospitalidad pudiera truncar mi destino y sin embargo lo hizo. Mirando lo ocurrido con la perspectiva que me ha dado el tiempo, lo más indigno no fue que una licencia lúdica acabara con mi honor de viuda fiel sino que yo, la reina Dido de Cartago, me despojara de mi orgullo para suplicarle al traidor que no me abandonara. Esa súplica fue una humillación impropia de mí y, con semejante indignidad a mis espaldas, ¿qué importancia puede tener que mi fantasma vague tras la sombra de mi esposo o de mi amante, o que cuando Eneas visitó estos campos y yo pasé de largo mi rostro estuviera seco o bañado en lágrimas? Mi único error fue enamorarme tal cual lo habría hecho el resto de los mortales. Después de eso, cualquier intento de recuperar mi honra habría sido una farsa todavía más indigna. No me quedaba, pues, mejor salida, que la de asumir que mi corazón era igual al de las demás mujeres y dejarlo latir a gusto detrás de esa sombra misteriosa. ¡Siqueo!, exclaman los más puritanos; ¡Eneas!, los más transgresores. Pero, ¡qué equivocados están los unos y los otros!, ¡cómo yerran al hacer tales suposiciones! La sombra que me precede en los Campos de Asfódelos pertenece a la única persona que de verdad me amó siendo yo todavía muy niña. ¿Deseas conocer su nombre, descubrir el secreto mejor guardado por el corazón de Dido? Acerca tu oído a mis labios que hoy me siento generosa y deseo compartirlo con alguien…

Sin darse cuenta, la actriz ladeó la cabeza y apoyó la oreja en el espejo. Estaba muy frío y el contraste de temperatura la hizo volver a la realidad. Levantó, entonces, la barbilla con arrogancia —un gesto con el que pretendía borrar la flaqueza previa— y contempló su propia imagen. ¡La caracterización era perfecta! Tanto que, por una décima de segundo, de nuevo estuvo en un tris de caer en la trampa. Pero unos golpes de nudillos en la puerta le recordaron que había llegado la hora se subirse al escenario para convertirse en la reina de Cartago. Se puso en pie, se colocó bien los pliegues de la túnica y, ya de espaldas al espejo, se echó los cabellos hacia atrás. ¡Lista!, se dijo a sí misma mientras luchaba por vencer la tentación de girarse. Y aunque tenía una voluntad de hierro, antes de abandonar el camerino echó un último vistazo al espejo por el rabillo del ojo. Una décima de segundo, no más, el tiempo suficiente para que ocurriera algo inexplicable: Josefina Vargas tenía la boca cerrada y, sin embargo, vio cómo los labios de la otra pronunciaban su nombre. Al pronto la actriz frunció el ceño con incredulidad; luego, en cambio, sonrió con satisfacción. Por fin conocía la identidad de aquel en pos del cual iba a vagar por los Campos de Asfódelos… Hora, pues, de subirse al escenario para convertirse en la reina Dido con todas sus consecuencias.

Una modesta esquela, publicada en la prensa tres días después, se hizo eco de la muerte de la actriz en el escenario. Había ocurrido en el último acto de la representación teatral de El lamento de Dido. En las páginas de cultura de los periódicos, los críticos teatrales no dudaron en calificar aquella encarnación de la reina de Cartago como la más magistral de todas las puestas en escena de la actriz. Y aunque no les faltaba razón, quizás por el gran revuelo que se montó en el teatro —tras clavarse la espada que le había regalado Eneas, Dido no se incorporó para saludar—, ninguno de ellos reparó en el cambio de última hora introducido por la actriz en el texto. Y es que, en vez del con el ensayado «olvida mi destino» lleno de autocompasión, Josefina Vargas había rematado su puesta en escena con un «¡nunca olvidéis mi destino!» triunfal.

Albatross, gracias por hacerme una vez más de lector cero. :60:



Enlace


Enlace
Ororo, la interprete del vídeo ha sido elegida en honor a nuestra diosa oscura :60:

No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.
Última edición por jilguero el 24 Nov 2018 08:54, editado 6 veces en total.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67352
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: El soliloquio de Dido

Mensaje por lucia » 09 Nov 2015 15:14

Muy bueno, me ha gustado mucho :D

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15358
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El soliloquio de Dido

Mensaje por jilguero » 09 Nov 2015 15:29

lucia escribió:Muy bueno, me ha gustado mucho :D
Gracias, Lucía, por leerlo.
Se lo debía a Josefina, pues está feo eso de presentar a un personaje en público y dejarlo en evidencia.
Creo que ahora estarán vagando por los Campos de Asfódelos con la cabeza bien alta. :D
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: El soliloquio de Dido

Mensaje por Ororo » 11 Nov 2015 13:30

Me encanta. Qué maravilla.
Yo de cantante y tú de directora de orquesta :wink:

Esto tiene muchas vueltas que darle... Pienso y vuelvo :wink:
Estamos en manos de nuestros personajes? Pueden llegar a matarnos si nos los creemos demasiado?
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 3896
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: El soliloquio de Dido

Mensaje por Tolomew Dewhust » 11 Nov 2015 16:26

Me ha encantado esa imagen de Josefina Vargas con la oreja pegada al espejo...

Y el conjunto me ha dejado así :shock:. ¡Escribes de lujo! O yo me estoy volviendo torpe, que también es posible. Lo digo porque el otro día leí el de ci-fi de Barrikada y pensé lo mismo, que tenía un bisturí en lugar de dedos...

Bueno, voy a leer algo sobre termodinámica y ya volveré por aquí, :mrgreen:, que esto tiene tela de enjundia.
Tengo un castillo con ventanas a la mar y una puerta sin portal,
si te gusta, es tu castillo.

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15358
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El soliloquio de Dido

Mensaje por jilguero » 11 Nov 2015 16:38

Gracias, diosa de ébano :chino: ; gracias, p.... de mis entretelas :chino: ; gracias, jefa :chino:
creo que ese saludo os lo está haciendo Josefina desde el escenario :cunao:

No os cortéis en señalar los fallos, que yo siempre estoy abierta a mejorar mis textos. :wink:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: El soliloquio de Dido (relato para...)

Mensaje por Ororo » 12 Nov 2015 17:31

Eso de "la otra"... Cada vez que lo leo se me ponen los pelos de punta, porque me imagino a la Vargas mirándose en el espejo (qué juego dan :wink: ) y apareciéndose su rostro magistralmente maquillado sonriendo maliciosamente... Me encanta :cunao:

He leído algo sobre la ópera Dido y Eneas y veo que has mezclado muy bien los datos. Una vez más, nos presentas la historia alterada, pero en esta ocasión, parece que no sólo actúa la imaginación desbordante de la Vargas. Aquí parece más real todo. Menos ensoñación. Al menos, así lo he vivido yo. Lo cual me vuelve a encantar :cunao:

El paralelismo de las historias es muy bueno también: Dido cae en la tentación de ser mujer y no reina cuando cae en brazos de Eneas, lo cual no tiene ya solución, y se inmola. Josefina Vargas cae en la tentación de sentir a Holofernes como suyo cuando admira el cuadro, lo cual no tiene solución, la fisura en su coraza ha aparecido, y se inmola.

Conmigo has dado en el clavo, porque se junta la cuidada prosa, una ópera real, una historia sobre esa ópera ficticia y un desenlace para ella que, presa de sí misma, presa de sus ansias por desconectar -corazón de hierro, se hace actriz para protegerse- de la realidad afectiva y centrarse en la interpretación, acaba siendo víctima de su otro yo. De su propio yo. De sí misma.

Ah! Qué maravilla!

No es la primera vez que juegas con personajes reales u obras que existen y se te da de maravilla (Un mal augurio, Diario de una damita de Petrogrado, El guajolote peregrino) y, algunas de ellas, me llama la atención, hablan de más o menos lo mismo: la supuesta posesión de un ser de otros tiempos; la superposición, más bien (La concubina del Señor de Sipán, La nueva Judith) del pasado sobre el presente y de un ser sobre otro.

Si querías agradarme, lo has conseguido con creces :60:
Aunque no sé qué pinto en todo esto! :wink:

La parte "hueso", digamos, es que hay que estudiarse un poco la historia para comprenderla bien del todo y sacar la maravilla que esconde. Pero vamos, para mí un placer :60:
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3283
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: El soliloquio de Dido (relato para...)

Mensaje por Mister_Sogad » 12 Nov 2015 19:20

Jilguero, vuelvo a caer en la curiosidad de asomarme a uno de tus relatos. Y, ¿cómo no?, pase por delante mi desconocimiento de cuantos temas tratas en él (buenon casi...), libre de todo ello y sin avergonzarme demasiado, trataré de opinar desde esa perspectiva.

El relato me ha gustado, y nuevamente me sorprende, porque de primeras, y te pido mil disculpas por ello, no sería una historia de mis preferencias. Pero me gsuta lo que está bien hecho, y si ya me llevaste de calle con el homenaje a Albatros, en este ya estaba predispuesto a que ocurriera lo mismo. Y no me has defraudado, me he sumergido con la mayor atención en el camerino y disfrutado con la paleta de colores de la mitología clásica.

Por señalarte alguna cosilla: soy tan entusiasta de las escenarios narrados que aparecen construidos con fuertes cimientos en la mente, que cuando aparecen términos del relato que me sacan de mi ensoñación me descolocan para el resto del relato. Tranquila, también es que soy un quisquilloso y que me aprovecho de tener cierta confianza todo sea dicho. Verás, hay alguna palabra que me ha parecido fuera de lugar en boca de "la Dido del espejo", que sí, que puede que peque de necio pues bien podría ser el reflejo de la propia Josefina Vargas y esta hablar como le viniera en gana, pero es que, con Dido y lo clásico en la mente palabras y expresiones como "paripé", "dios dispone" o "lavar mi imagen", se me han hecho raras.

La idea me ha encantado, ojo, que no quepa duda. Sobre todo cómo has construido a Josefina, que me ha parecido creíble y muy real, con sus decisiones y pensamientos bastante claros hasta que se tropieza con algo que no le cuadra, algo que podría derrumbar su mundo y que, sin embargo, le da una razón, terrible por el desenlace, para rehacerse y demostrarse a sí misma hasta donde es capaz de llegar.

Poco más que decir Jilguero. Bueno, que me perdones si ando hablando con tono "raro", que es que vengo de leer a Tolo, y algo se me ha pegado me temo. :wink:
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15358
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El soliloquio de Dido (relato para...)

Mensaje por jilguero » 12 Nov 2015 20:17

Ororo escribió:
No es la primera vez que juegas con personajes reales u obras que existen y se te da de maravilla (Un mal augurio, Diario de una damita de Petrogrado, El guajolote peregrino) y, algunas de ellas, me llama la atención, hablan de más o menos lo mismo: la supuesta posesión de un ser de otros tiempos; la superposición, más bien (La concubina del Señor de Sipán, La nueva Judith) del pasado sobre el presente y de un ser sobre otro.

Si querías agradarme, lo has conseguido con creces :60:
Aunque no sé qué pinto en todo esto! :wink:

La parte "hueso", digamos, es que hay que estudiarse un poco la historia para comprenderla bien del todo y sacar la maravilla que esconde. Pero vamos, para mí un placer :60:
Verás, cuando era universitaria leía con avidez, como si creyera que dentro de los libros la vida era casi más interesante que fuera. Pero, sin saber cómo ni por qué, un día descubrí que los limites entre la realidad y la ficción, el presente y el pasado, no son tan obvios y que en nuestra cabeza todo acaba siendo un todo. Por eso me gusta escribir sobre la relación entre personajes reales y ficticios, entre el creador y su obra; entre los vivos y los muertos. La verdad es que para mí no está muy claro donde acaba una cosa y empieza otra. Un ejemplo fácil, antes de leer un libro no eres exactamente igual que después de haberlo leido, y la historia del libro tampoco es ya la misma después de que tú la hayas leído (existe otra versión). No sé si logro explicarme, mi sensación es que hay una continua interacción entre todo y, de vez en cuando, yo intento explorar esos vinculos dentro de mis limitaciones.

¿Qué pintas en esto? Pues lo que ya sabes... De diosas de ébano va la cosa. :wink:

Y sí, tienes razón, si quieres sacarle más jugo te tienes que documentar un poco. A mi me gusta mucho cuando un texto me lleva a documentarme y está claro que esto agradará más a quien sea de mi cuerda. No obstante, he intentado que se pueda hacer una lectura más superficial sin necesidad de buscar nada. No sé si lo habré logrado del todo.

Gracias por pasarte por aquí. :60:
Última edición por jilguero el 13 Nov 2015 13:45, editado 2 veces en total.
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15358
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El soliloquio de Dido (relato para...)

Mensaje por jilguero » 12 Nov 2015 20:31

Mister_Sogad escribió:Jilguero, vuelvo a caer en la curiosidad de asomarme a uno de tus relatos. Y, ¿cómo no?, pase por delante mi desconocimiento de cuantos temas tratas en él (buenon casi...), libre de todo ello y sin avergonzarme demasiado, trataré de opinar desde esa perspectiva.

El relato me ha gustado, y nuevamente me sorprende, porque de primeras, y te pido mil disculpas por ello, no sería una historia de mis preferencias. Pero me gsuta lo que está bien hecho, y si ya me llevaste de calle con el homenaje a Albatros, en este ya estaba predispuesto a que ocurriera lo mismo. Y no me has defraudado, me he sumergido con la mayor atención en el camerino y disfrutado con la paleta de colores de la mitología clásica.

Por señalarte alguna cosilla: soy tan entusiasta de las escenarios narrados que aparecen construidos con fuertes cimientos en la mente, que cuando aparecen términos del relato que me sacan de mi ensoñación me descolocan para el resto del relato. Tranquila, también es que soy un quisquilloso y que me aprovecho de tener cierta confianza todo sea dicho. Verás, hay alguna palabra que me ha parecido fuera de lugar en boca de "la Dido del espejo", que sí, que puede que peque de necio pues bien podría ser el reflejo de la propia Josefina Vargas y esta hablar como le viniera en gana, pero es que, con Dido y lo clásico en la mente palabras y expresiones como "paripé", "dios dispone" o "lavar mi imagen", se me han hecho raras.

La idea me ha encantado, ojo, que no quepa duda. Sobre todo cómo has construido a Josefina, que me ha parecido creíble y muy real, con sus decisiones y pensamientos bastante claros hasta que se tropieza con algo que no le cuadra, algo que podría derrumbar su mundo y que, sin embargo, le da una razón, terrible por el desenlace, para rehacerse y demostrarse a sí misma hasta donde es capaz de llegar.

Poco más que decir Jilguero. Bueno, que me perdones si ando hablando con tono "raro", que es que vengo de leer a Tolo, y algo se me ha pegado me temo. :wink:
Soy una fan de Tolomew, de su prosa poética (creo que no le convence mucho que la denomine así), y ya sabes que en breve le meteré mano a su relato de indios (luego irá el tuyo :wink: ), por lo que bueno es que me vaya acostumbrando leyéndote. :cunao:

Y tienes la habilidad de fijarte justo en las cosas en las que yo también me he parado y dudado (me pasó igual con el tema de los ángeles). Pensé lo que tú dices y, al final, lo dejé porque, como estaban en el camerino, en la intimidad, eso le daba un tono más desenfadado, como de dos amigas que intercambian confidencias. Pero, visto que a ti te choca, veré si busco algunas expresiones menos coloquiales y las cambio.

Y de verdad, muchísimas gracias por entrar a leer el relato. :60:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
Ororo
Diosa de ébano
Mensajes: 9137
Registrado: 14 Oct 2008 18:30
Ubicación: En África

Re: El soliloquio de Dido (relato para...)

Mensaje por Ororo » 13 Nov 2015 11:40

:lol: :lol: Era una pregunta retórica, pajarito, pero vale, vale. No expliques más que hay gente que no lo ha pillado :cunao:
Es un juego peligroso: cualquier día meto los dedos en el enchufe creyéndome la diosa Tormenta, dueña y señora de la inmortalidad, y me da un rampazo que me quedo tiesa :wink:
Oye, pero qué miedo cuando se gira antes de salir del camerino y la otra vocaliza su nombre... Ahh! Me encanta!
Diría que es casi, casi un relato muerto :wink:

Nuestro peor enemigo nos mira al espejo cada mañana... uuuuhhhhh....
No soy lo que escribo; soy lo que tú sientes al leerme.

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12729
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: El soliloquio de Dido (relato para...)

Mensaje por Berlín » 13 Nov 2015 11:41

Jilguerillo, planto banderita. Este finde te leo. A ti hay que saborearte despacio.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"
http://siguiendolospasosdebarro.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3283
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: El soliloquio de Dido (relato para...)

Mensaje por Mister_Sogad » 13 Nov 2015 13:21

Ya ves, si después del relato indio de Tolo tienes al mío en la cola ya te adelanto que el mío queda algo pobre, pero espero que lo disfrutes igualmente. :mrgreen:

Más que habilidad por fijarme en esas cosas es que uno es quisquilloso. Volveré si cambias términos, estaré atento, al menos por el placer de volver a leer el relato.

Y yo encantado de haber leído el relato, te lo aseguro, ya me gustaría tener todo el tiempo del mundo para leer mucho más, pero no es posible, así que, lo que pueda pues lo leo, cuando vi que tenías relato nuevo me dejé llevar por las buenas sensaciones que me dio el otro en que tuve oportunidad de leerte aquí en LFE.

P.D: Al relato de Tolo llevaba haciéndole cerco un par de días, sabía que necesitaría estar tranquilo y sin prisas para leerle, y no me equivoqué. :wink:
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15358
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El soliloquio de Dido (relato para...)

Mensaje por jilguero » 13 Nov 2015 13:44

Mister_Sogad escribió:Ya ves, si después del relato indio de Tolo tienes al mío en la cola ya te adelanto que el mío queda algo pobre, pero espero que lo disfrutes igualmente. :mrgreen:

Más que habilidad por fijarme en esas cosas es que uno es quisquilloso. Volveré si cambias términos, estaré atento, al menos por el placer de volver a leer el relato.

Y yo encantado de haber leído el relato, te lo aseguro, ya me gustaría tener todo el tiempo del mundo para leer mucho más, pero no es posible, así que, lo que pueda pues lo leo, cuando vi que tenías relato nuevo me dejé llevar por las buenas sensaciones que me dio el otro en que tuve oportunidad de leerte aquí en LFE.

P.D: Al relato de Tolo llevaba haciéndole cerco un par de días, sabía que necesitaría estar tranquilo y sin prisas para leerle, y no me equivoqué. :wink:
Ya los cambié. La verdad es que creo que ha quedado mejor. Si no te convencen, pues lo dices y buscaremos otros. :cunao:

Os tengo en fila india: poeta, tigre y sultán. Volveré a ser Caballo desbocado y ya te dejaré mi comentario. :60:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 15358
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: El soliloquio de Dido (relato para...)

Mensaje por jilguero » 13 Nov 2015 13:49

Ororo escribió: :lol: :lol: Era una pregunta retórica, pajarito, pero vale, vale. No expliques más que hay gente que no lo ha pillado :cunao:
Hija, después de tres semanas regesionada a la tierna infancia me tomo todo con la literarildad de un tierno infante. :oops:

Ya he editado y borrado las alusiones indiscretas a la diosa foril :wink:
El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Responder