De costuras y retales felinos (Novela)

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: Megan, kassiopea

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3282
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

De costuras y retales felinos (Novela)

Mensaje por Mister_Sogad » 20 Feb 2016 09:50

Reúno aquí una serie de avioncitos de papel que he estado enviando a Berlín.

Recuérdalo gata, deja la ventana abierta. :60:
_________________________________________________________

DE COSTURAS Y RETALES FELINOS

Y la encontré sentada en el sillón de piel gastada. Su cabello negro caía en cascada sobre sus hombros de plata. En su regazo, un gato de ala de cuervo ronroneaba mientras lo acariciaba despacio, con una de esas manos que alivian los males y aligeran el alma.

—¿Qué te sucede?

—Estoy rota.

—¿De qué?

—De esto, de aquello. De lo de aquí y de lo de allá.

Todo lo dijo con sonrisa cansada y ojos derrotados, pero su mirada, esa que rompe fortalezas y desata tormentas, seguía preñada de esa fuerza indómita que golpea las entrañas.

—Esto es pasajero —Le dije.

—Lo sé, pero se ha de decidir el tiempo.

—El tiempo es relativo, ahora gobierna el frío y se congela el ánimo. Pero llegará el día de la sangre, el momento de hervir el cuerpo entre la intensidad del color y el aroma espeso de las flores. Dime, ¿te perderás las hogueras prendidas de teclas sonoras?

—Tal vez.

Entonces se levantó del sillón y se acercó despacio, por un momento sus dedos acariciaron mi rostro, se deslizaron por mi cuello y se dejaron caer por mi hombro. Luego pasó por mi lado y absorbí su perfume antes de que se marchara. Agarré con fuerza esa esencia y sonreí con nostalgia. Mis dudas seguirían jugando un tiempo, pero decidí apostar por el recuerdo pasado y esperar un futuro dichoso.

Imagen

Y la volví a ver. Estaba sentada en las escaleras de entrada, tenía la mirada serena y media sonrisa se asomaba en sus labios. Al verme me guiñó un ojo.

—¿Qué tal andas gata?

—Mejor, he reunido todos los pedazos y me los he cosido con hilo de seda.

—¿Aguantará?

—Más le vale, pues pienso bailar toda la noche, pisotear con mis pies todo lo que me he arrancado de dentro y gritarle a la luna que estoy más que lista para el segundo asalto.

—Miedo me das —Le dije contento.

—Tranquilo, para ti solo tengo palabras de terciopelo.

Con las mejillas coloreadas me quedé un momento mirándola. Había cerrado los ojos y su cara reflejaba satisfacción y luz. Decidí marcharme sin decirle nada, pues no quería romper el hechizo. Ya volvería a su puerta.

Imagen

Crucé la puerta entreabierta, estaba en medio de la habitación sentada sobre el suelo de tablas. Los brazos rodeando sus piernas, la boca escondida tras las rodillas, sus ojos contemplaban el fuego de la chimenea. Estaba descalza y su cabello oscuro lucía alborotado. Por un momento me recreé en el baile de la llama en sus pupilas.

—Has vuelto —me dijo.

—La puerta estaba abierta. ¿Te molesta?

Me miró un momento, me dedicó una deliciosa sonrisa y luego volvió su atención a las llamas.

—Tú no necesitas invitación. Pero no soy buena compañía.

Me acerqué y me senté a su lado. El fuego danzante atrapó mi mirada.

—Te he dicho…

—No me importa. Estoy a gusto aquí.

Regresó el silencio, roto tan solo por el chisporroteo del hogar revoltoso. Un suspiro escapó de sus labios.

—A veces pienso que mi cuerpo desaparece, que se desgasta de lado a lado.

—¿Tu cuerpo?

—Tal vez sea mi alma, mi ser entero.

—No me lo creo.

Su cabeza se giró y me miró. Resistí la tentación de enfrentarme con aquellos ojos brillantes.

—No lo entiendes.

—No me importa.

Ahora su suspiro pareció de enfado.

—No, no me importa, yo te veo, aquí y al otro lado. No soy capaz de abarcar de un vistazo eso que según tú se desgasta. Yo veo los bordes definidos, aristas de líneas duras, fuertes. Rompeolas que desmenuzan todos y cada uno de los oleajes furiosos.

Silencio de nuevo. Otro suspiro.

—Me desdibujo, te lo aseguro.

—Y te vuelves a rehacer, vuelves a trazarte entera, completa. Yo veo la tinta en tus dedos.

Ahora me giro hacia ella, me mira con los ojos entrecerrados. Luego fija la atención en sus manos, repasa despacio la yema de sus dedos. Una sonrisa se abre paso en sus labios. Se pasa una mano por el pelo y vuelve a la postura de centinela del fuego. Solo que ahora sus ojos sonríen sobre las rodillas.

—Dime una cosa gata, ¿bailaste a la luz de la luna?

Soltó una carcajada pero no contestó. Yo volví mi atención a las llamas.

—Quédate el rato que quieras —Susurró muy bajito.

Imagen

La busqué despacio de una sala a otra, hasta que oí ruido arriba. Subí los peldaños que se quejaban del tiempo hasta toparme con ella en el desván.

—¿Qué estás haciendo?

—Buscando recuerdos, cambiándolos de sitio, colocando otros nuevos.

Su figura se afanaba entre cajas y polvo, entre trastos y telarañas. Su pelo estaba recogido en una apretada coleta, su rostro tenía una curiosa mezcla de determinación y tristeza. Coloqué de pie una caja de madera volcada y me senté despacio.

—¿Te duele?

—Todo duele, lo bueno y lo malo.

Se irguió y se limpió el sudor de la frente con el antebrazo. Me dedicó una fugaz sonrisa antes de poner los brazos en jarras.

—¿No dices nada? ¿Estás de acuerdo? —Lanzó belicosa.

—Me pregunto en cuántas de estas cajas cabe la nostalgia de una vida pasada.

—Eludes mi pregunta.

—No, la paso por alto. Solo puedo decir que todo es relativo. ¿Acaso el dolor que se abraza al corazón, que aprieta la garganta, no puede alumbrar las experiencias amargas?

—No juegues conmigo.

—Nunca lo haría, no al menos como piensas. Estas cajas llenas de sueños e ilusiones pasadas, de malos recuerdos y lágrimas, forman parte de ti. Eres tú.

Ella echa un vistazo alrededor con la mirada encendida.

—Todo esto, lo bueno y lo malo, todo duele. Pero si duele es… —Le digo mirándome las manos.

—Porque estás vivo —Suelta con suficiencia—. Hoy no sé si quiero tu compañía.

—Perdóname, solo me encuentro confundido.

—¿Por qué?

—Porque todo esto —Digo abarcando el desván al completo— solo es una muestra más de tu fuerza.

—O mi debilidad.

Ella se sienta entonces sobre una montaña de libros apilados, se arranca de un tirón la goma soltando su coleta y cae sobre su rostro el telón negro de sus cabellos. Entonces coloca los codos sobre las rodillas mientras su barbilla descansa sobre los puños cerrados.

—Mírate, estás aquí. ¿Acaso quieres ordenar tus recuerdos? No, has venido a flagelarte. ¿Por qué? ¿Para qué?

—No sé, simplemente sucede.

—Todo el mundo tiene cajas y trastos donde guarda o esconde. Donde trata de obtener el olvido o atesorar la felicidad.

—¿Y qué?

Me levanto y me acerco despacio, me agacho a tan solo un paso y miro fijamente el pedacito de oreja que asoma entre su melena revuelta.

—Tú lo tienes todo en el desván, no está por medio —Entonces bajo el volumen de mi voz—. Solo duele porque subes las escaleras.

Un momento de silencio. Poco a poco su cabeza se endereza, sus manos separan la cortina de pelo con un gesto. Sus ojos brillan y su boca tiembla un instante, luego sonríe despacio.

—¿Me das un momento?

—Por supuesto, te pido disculpas por haber subido. Te espero abajo.

—Mis palabras de antes…

—No las recuerdo.

Imagen

El olor a café encaminó mis pasos a la cocina. Ella estaba sentada sobre la encimera, mantenía una taza grande frente a su boca. Tenía una expresión de felicidad en el rostro, sus ojos cerrados se velaban con el vapor que salía del líquido caliente. De nuevo descalza, sus pies estaban cruzados y se balanceaban de delante a atrás.

Di un par de pasos y me miró. Sus ojos se achicaron contentos mientras bajaba la taza a su regazo y me dejaba ver una amplia sonrisa de perlas nacaradas.

—Buenos días, vienes pronto hoy.

—Buenos días, parece que llego en el mejor momento —Le digo con una sonrisa sincera.

Ladeó un poco la cabeza y compuso una expresión cariñosa en la cara. Una de sus manos se elevó e hizo unos graciosos aspavientos en el aire, alejando fantasmas ociosos.

—Tus visitas coincidían con malos recuerdos.

—¿Y ahora?

—Aún no me ha dado tiempo a pensar.

—Entonces me aprovecharé todo lo que pueda.

Sonríe mientras me acerco. Eleva de nuevo la taza a sus labios y bebe despacio, sus ojos persiguen mi avance.

—Cuéntame el secreto —Le suelto.

—¿Qué secreto?

La taza descansa una vez más sobre sus piernas, sus manos se aferran a ella mientras me lanza una mirada que ciega como el sol de una límpida mañana de primavera.

—La luz. Tu alma brilla por dentro y por fuera. Llevo viniendo tan solo unos días, y sí, puede que eligiera malos momentos, pero todas y cada una de las veces he sentido el calor.

Entonces una de su manos se desliza lentamente de la taza a mi cara. Cierro los ojos y la tibieza me reconforta.

—Eres un encanto, pero muchas veces el frío es mi compañero, me hace temblar, resquebraja los dientes.

—Es lógico.

Su mano se desliza a mi hombro. Abro los ojos y me siento atrapado por los suyos. Sigue mostrando una expresión de plenitud, eso me espolea.

—Es lógico, si fueras fría no notarías nada. Ese fuego que llamas alma es demasiado fuerte, estoy convencido que por eso notas cualquier mota de nieve que se te acerque.

—Si eso fuera verdad te estarías quemando ahora mismo —Dice con una amplia sonrisa.

—No me importaría, sería como una polilla que se acerca a la llama. Sacrificaría gustoso las alas por seguir contemplando esa sonrisa.

—Qué bonito hablas.

Entonces deja la taza a un lado y de un salto baja de la encimera. Se coloca un mechón rebelde detrás de la oreja izquierda. De improviso me planta un beso en la mejilla y me descoloca. Luego dirige sus pasos a la puerta.

—¿Vamos? —Pregunta un instante.

La miro aún confundido.

—Quiero pasear un ratito, ¿me acompañas? —Lo dice sin girarse, detenida bajo el vano de la puerta.

—Por supuesto. ¿Vas a ir descalza?

—La playa está cerca, me gusta sentir lo que me rodea —Dice mientras reanuda su camino.

—Puede que yo sea más que un estorbo —Le suelto a su espalda.

—Lo dudo —Lo dice bajito, mis oídos apenas son capaces de atrapar las palabras.

Imagen

Estaba en el tejado. Subí con cuidado y la contemplé un momento. Estaba tumbada sobre las tejas, bañada en luna y con sus ojos perdidos en el firmamento estrellado. Recorrí muy despacio el perfil de su contorno y sonreí por su respiración serena. Quizá debiera irme, no molestarla.

—Buenas noches, no te esperaba.

Me pilló cuando casi me giraba. Me mordí el labio inferior indeciso. Luego sonreí, pues sus ojos brillaban, habían atrapado la hermosa forma de la luna.

—Pensé que no te importaría tenerme por aquí un ratito.

Sus labios se ensanchan con una sonrisa, las pequeñas perlas desnudas destellan con la luminosidad nocturna.

—Siempre que quieras. ¿Por qué no te acercas?

—No tengo tu equilibrio de gata.

Suspira un momento, su mirada se desvía de nuevo al cielo y pone las manos detrás de la cabeza.

—Mi equilibrio no es tan bueno, me he caído unas cuantas veces. Me he roto…

—Espera.

Silencio. Estoy a punto de golpearme la pierna con gesto frustrado, a veces soy un idiota. Me decido y avanzo sobre las resbaladizas tejas, camino seguro, tengo ya palabras hechizadas bailoteando en mi lengua.

—¿Sabes gata? Esta no es una noche cualquiera, no he venido solo a ver qué encontraba.

Se gira sobre un costado y apoyando el codo sobre una teja descansa su cabeza en la palma de la mano. Una reticente sonrisa despunta en su boca. Espera con ese destello cariñoso con el que me espolea.

—Esta noche he atrapado una estrella, aquí, entre mis manos. Titilaba indecisa y he decidido acercármela al pecho.

Ahora su sonrisa arranca de un tirón la atención solo reservada a la luna más bella.

—Me ha susurrado bajito que no sabía volver a su casa, que el cielo era demasiado grande y no era capaz de regresar a su lugar.

—¿Y qué has hecho? —Pregunta con entonación dulce.

—Le he dicho que yo la acompañaría, que me llevara al lugar hacia el que su alma clamaba. Ese rinconcito donde todo su ser daba forma a su existencia.

—Ah, ¿no es lo mismo?

—No, yo puedo ser cualquier cosa, pero no puedo existir si el rincón destinado para mí no me da forma.

Ahora por un momento cierra los ojos, tal vez piensa. En tan solo dos pasos me coloco a su lado.

—Puede que ahora no la veas, pero una de esas estrellas de ahí arriba me ha traído a ti, a este tejado tuyo.

Sus ojos sondean el cielo con una gran sonrisa. Por un momento me parece ver algo más en aquellos ojos, un velo quizá, pero es un fugaz momento.

—¿Te quedarás un ratito?

—Claro.

De pronto me agarra la pernera del pantalón con fuerza. La miro sorprendido, pero no me mira, mantiene el rostro agachado, mirando las tejas.

—No te alejes demasiado.

—¿A qué te refieres? estoy aquí.

—Pero no vas a venir a menudo, como hasta ahora.

Trago despacio. Miró un momento el cielo plagado de estrellas y me tumbo a su lado.

—Dime una cosa gata, ¿crees que podrías tocar desde aquí las estrellas? No, y sin embargo están ahí, cada noche. Estar lejos no significa desaparecer, no significa perderse.

Se acerca despacio y coloca su cabeza en mi hombro, una de sus manos me aprieta un instante el brazo. Luego suspira y ambos nos quedamos mirando estrellas hasta el alba.


Imagen

Siguiente avioncito.

Siguiente avioncito.

Siguiente avioncito.

Siguiente avioncito.

Siguiente avioncito.

Siguiente avioncito.

Siguiente avioncito.

Imagen
Última edición por Mister_Sogad el 29 Abr 2018 18:30, editado 10 veces en total.
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12714
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: De costuras y retales felinos

Mensaje por Berlín » 20 Feb 2016 12:47

Mira que me han escrito cosas bonitas en esta vida, pero me parece que nadie me ha hecho tragar saliva tantas veces. Mi ventana estará abierta siempre para esos aviones tuyos de papel.

Nunca dejes de escribir, tigrecillo. No sabes de qué manera acaricias el corazón.


Gracias.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3282
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: De costuras y retales felinos

Mensaje por Mister_Sogad » 20 Feb 2016 12:55

Ay gata, para personas como tú me es muy fácil escribir estas cosas. :60:

P.D: voy a meter una imagen.
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Avatar de Usuario
Nínive
Arquera
Mensajes: 6868
Registrado: 09 May 2011 15:53
Ubicación: En un hospital de campaña...

Re: De costuras y retales felinos

Mensaje por Nínive » 20 Feb 2016 15:44

—Tú lo tienes todo en el desván, no está por medio —Entonces bajo el volumen de mi voz—. Solo duele porque subes las escaleras.

¡Ay, Dios! Esto me lo voy a tatuar yo, Tigre. :o
Mi página: Curvas de tinta y tatuajes del alma

Y el aullido del lobo negro se coló bajo la piel nevada de la loba...

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12714
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: De costuras y retales felinos

Mensaje por Berlín » 20 Feb 2016 15:57

Nínive escribió:—Tú lo tienes todo en el desván, no está por medio —Entonces bajo el volumen de mi voz—. Solo duele porque subes las escaleras.

¡Ay, Dios! Esto me lo voy a tatuar yo, Tigre. :o


A mi me tiene totalmente entregada.
Última edición por Berlín el 20 Feb 2016 16:03, editado 1 vez en total.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"

Avatar de Usuario
Estrella de mar
Foroadicto
Mensajes: 4409
Registrado: 12 Jun 2008 23:21
Ubicación: Aovillada en la Luna

Re: De costuras y retales felinos

Mensaje por Estrella de mar » 20 Feb 2016 15:59

Qué bonito este jugueteo. Me encantan estos avioncitos de papel, piratilla. :08:
Estas cosas entre nosotros me gustan porque nunca sabes lo que va a salir. De una pamplina puede surgir, de repente, algo con pellizquito. Como estos aviones con ese toque tan onírico. En cambio, te pones a escribir el megarelato del universo y no te sale ná. Hablo por mí. :lol:

Un abrazo marino al tigre y a la gata. Os observo atentamente. :lol: :beso:
Ya es carnaval en el cielo.
Mi blog: http://relatosdemetaliteratura.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12714
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: De costuras y retales felinos

Mensaje por Berlín » 20 Feb 2016 16:09

Estrella de mar escribió:Qué bonito este jugueteo. Me encantan estos avioncitos de papel, piratilla. :08:
Estas cosas entre nosotros me gustan porque nunca sabes lo que va a salir. De una pamplina puede surgir, de repente, algo con pellizquito. Como estos aviones con ese toque tan onírico. En cambio, te pones a escribir el megarelato del universo y no te sale ná. Hablo por mí. :lol:

Un abrazo marino al tigre y a la gata. Os observo atentamente. :lol: :beso:


¿Y eso sabes por qué sucede, estrellita? Porque estas "pamplinas" salen directamente del corazón, y lo sé. Por eso he dicho antes que me ha hecho tragar saliva varias veces. Y es por estas cosas que os adoro.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"

Avatar de Usuario
Estrella de mar
Foroadicto
Mensajes: 4409
Registrado: 12 Jun 2008 23:21
Ubicación: Aovillada en la Luna

Re: De costuras y retales felinos

Mensaje por Estrella de mar » 20 Feb 2016 16:17

Pues sí, salen del alma a borbotones. :lol: A mí me pasa lo mismito, yo también os adoro por estas pamplinas. :60: Y porque me lo paso del carajo con vuestras idas de olla. :boese040:
Ya es carnaval en el cielo.
Mi blog: http://relatosdemetaliteratura.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3282
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: De costuras y retales felinos

Mensaje por Mister_Sogad » 20 Feb 2016 16:29

Ains, es cierto que a veces salen las cosas sin que uno lo piense. Cuando Berlín comentó que posiblemente no estaría por primavera me apeteció acariar a la gata, por lo que dijo, por cómo lo dijo, y se me ocurrió visitarla. En principio solo iba a ser una vez, pero me topé al día siguiente con unas palabras suyas que venían a decir que le había parecido precioso y yo... decidí volver a visitar su bandeja. Luego supongo que me dejé llevar, decidí continuar porque me apetecía y porque en cierto modo lo que le iba diciendo conectaba con sentimientos propios y ajenos, expuse todo lo que me gustaría decir para reconfortar a gente que quiero cuando se viera en situaciones difíciles, por esto o por aquello, qué más daba. Construí una casita y le dí a Berlín las llaves, ella siempre me dio la bienvenida, con cada avioncito de papel, y no pude evitar regresar a visitarla una y otra vez. Luego está mi visión, mi manera de recrear las escenas, como a ella le dije todo esto tenía que escribirlo sin apenas darme tiempo a pensarlo demasiado, porque estaba aquí (golpecito en la cabeza) cada mañana, solo tenía que pensar dónde estaría la gata en la casita que había construido, qué estaría haciendo, los sentimientos... bueno, esos solo iban saliendo.

Níni muchas gracias, ese día en que visité el desván estaba yo también deambulando por el mío propio, a la gata le dije que me perdonara de antemano, por si acaso. :60:

Berlín ya te lo dije, tendrás más avioncitos, puede que los vuelos no sean diarios, pero si necesitas uno tú eres controladora de los vuelos, dame un toquecito. :60:

Estrella sirva para contestarte el parrafito de más arriba. A este piratilla le encanta verte en cualquiera de sus hilos. :60:
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12714
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona, la más bonita del mundo.

Re: De costuras y retales felinos

Mensaje por Berlín » 21 Feb 2016 09:09

Duermes. Un avión de papel se cuela por tu ventana abierta y vienes corriendo a verme. Cuando llegas me encuentras sentada en el suelo. Llueve tras los cristales. La ventana está abierta y el aire trae gotas de lluvia que huelen a tierra mojada. Los tejados están grises y no hay gatos. Suena una canción, que más que una canción es un cilicio. Yo tengo una cajita de madera abierta y en el suelo hay un montón de fichas esparcidas. Cada ficha contiene una letra del abecedario. Tú te agachas y me acaricias el pelo.

—¿Qué haces?-dices.
—Estoy buscando las palabras exactas-digo.
—A veces las palabras se convierten en espadas y el intercambio de ellas se convierte en una lucha de sordos-dices
—Sólo busco despedirme-digo
—El silencio pone las cosas en su lugar y calma las aguas alborotadas-dices
—Lo sé. El silencio duele menos, pero cicatriza más lento.
—Mete esas palabras en la caja-dices- ya hay demasiada sangre.
—Nunca va a saber cuánto le quise.
—Yo creo que sí.
—¿Y si le mando un avión de papel a su ventana con esas palabras exactas?
—Volverán a ser espadas.
—Entonces me agarraré a ese silencio para siempre.
—No más sangre- dices.
—Nunca más.

Gracias, tigrecillo. Gracias por no preguntar nada, por haber levantado todo ese castillo solo de un silencio.
Última edición por Berlín el 21 Feb 2016 10:05, editado 1 vez en total.
"Que escribir y respirar no sean dos ritmos diferentes"

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3282
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: De costuras y retales felinos

Mensaje por Mister_Sogad » 21 Feb 2016 09:26

Berlín mi curiosidad nunca estuvo despierta, quiero que lo sepas, solo me centré en tratar de animarte un poquito, lo demás no me importaba.

Este avioncito tuyo me gusta, me has calado gata, parece que ya conoces esta mente mía y cómo se las gasta. :60:
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 66635
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: De costuras y retales felinos

Mensaje por lucia » 21 Feb 2016 17:32

Y si lo hubiese estado, te lo hubieses guardado seguro, porque tienes una sensibilidad especial, tigre.

Avatar de Usuario
Han O. Nhimuss
Lector
Mensajes: 64
Registrado: 21 Feb 2016 11:21
Ubicación: Normandía capital

Re: De costuras y retales felinos

Mensaje por Han O. Nhimuss » 21 Feb 2016 17:49

Me gustó el gato hecho con retales de manteles, señor.
Me gusta cuando te quitas la ropa de escritora porque estás así como en pelotas, Ber...

Avatar de Usuario
Estrella de mar
Foroadicto
Mensajes: 4409
Registrado: 12 Jun 2008 23:21
Ubicación: Aovillada en la Luna

Re: De costuras y retales felinos

Mensaje por Estrella de mar » 21 Feb 2016 20:10

Señor, se le ve su plumero tolomeo. :lol:
Ya es carnaval en el cielo.
Mi blog: http://relatosdemetaliteratura.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Mister_Sogad
Foroadicto
Mensajes: 3282
Registrado: 20 Dic 2009 10:04
Ubicación: Perdido en mis pensamientos

Re: De costuras y retales felinos

Mensaje por Mister_Sogad » 22 Feb 2016 09:37

Añadido un nuevo avioncito en el primer mensaje. :60:
Imagen Pon un tigre en tu vida.

Responder