Cinco minutos (Relato)

Espacio en el que encontrar los relatos de los foreros, y pistas para quien quiera publicar.

Moderadores: kassiopea, Megan

Responder
Avatar de Usuario
Luis López Sanz
Lector
Mensajes: 62
Registrado: 03 Oct 2016 10:55
Ubicación: Barcelona (España)
Contactar:

Cinco minutos (Relato)

Mensaje por Luis López Sanz » 06 Feb 2017 18:39

Imagen

Ya no era posible hacer nada más, ni siquiera intentar seguir: el azul final del escenario había menguado hasta la semi penumbra y las últimas voces se iban apagando poco a poco en la sala, el desastre acababa de ser total, por un instante me sentí como si se hubiese consumido nuestro propio tiempo. También nosotros dos debíamos irnos.
—Beatrice — dije—, marchemos.
—Aún no, esperemos un poco más: cinque minuti —se quedó en silencio, ausente y luego repitió: —Cinque non sono niente—. Me pareció absorta, con la mirada perdida sobre el escenario donde acababa de mal terminar el primer acto de la ópera que Beatrice estrenaba aquel día.
Pero para mí era indudable que ya no había nada que hacer, ni mantener la esperanza de que todavía pudiera salvarse algo —a pesar del esfuerzo de Chiara, el personaje principal, por levantar la obra en los minutos finales con el aria que cerraba esta parte.
Beatrice se levantó de su asiento, junto al mío, en el centro de la primera fila y caminó despacio hasta el escenario. Subió por la escalera lateral y se sentó en el lado de la cama que ocupaba el centro, seguramente con algo del calor dejado por Chiara.
Yo me dirigí a la puerta de salida por el pasillo central. Me pareció irreal que en sólo unos instantes en el foyer ya no hubiese ni rastro del público, nadie más que el director de la orquesta, algunos profesores, los acomodadores y alguien de los servicios como con prisa por irse, pero esperando a Beatrice para darle un consuelo callado.
Las puertas principales del exterior habían quedado abiertas, tras ellas la media tarde y afuera, por la plaza de la iglesia, se veían paseantes anónimos y despistados que eran reales. Dudé, pero de pronto oí una voz, era Beatrice, aunque su voz parecía llegar desde otro universo. Me quedé quieto varios segundos que podrían ser horas y tardes compactadas en un átomo de tiempo. Me giré despacio; quienes habían permanecido en el foyer caminaban de pronto hacia la entrada de la sala. Fui tras ellos.
Aunque sola en el centro del escenario —a pleno azul de nuevo—, Beatrice había comenzado a cantar para todo un público inexistente desde la primera escena del primer acto, pero su voz era sublime, como si los palcos y butacas estuviesen llenos de seres construidos para la música. El director, ya desde su lugar, levantó la batuta y cada instrumento fue entrando en su compás exacto hasta que toda la orquesta sonó con una limpieza y sentimiento como no lo había hecho ni en una sola nota durante el intento anterior.
Creo que sin tocar el suelo llegué hasta mi butaca, permanecí abstraído, la música era mi voluntad y la voz de Beatrice éramos Chiara y yo. Por los laterales fueron apareciendo el resto de actores y cantantes vestidos con su ropa de calle que retornaban a sus puestos.
Al final del acto miré a mi alrededor: el teatro abarrotado era un sólo espíritu. Se cerró el telón del descanso, pasaron varios minutos pero nadie se había levantado aún de su asiento, era como si esperasen. Apareció Beatrice:
—Cada sentimiento tiene su color y su tiempo y nadie puede concebir colores ni tiempos que no están en su conciencia. He tardado años en dar forma y mostraros ahora los míos. En los siguientes actos también interpretaré yo a Chiara… Y ojalá esta tarde no acabe nunca porque sé que yo, junto a este sentimiento y estos momentos, cuando lleguen los primeros cinco minutos de la noche, nos desvaneceremos.
Saqué inquieto mi reloj de bolsillo en el mismo instante que se oyeron las cinco campanadas del reloj de la iglesia. Sentí las poquísimas horas que aún nos quedaban como si fuesen los últimos más bellos e irrepetibles días de mi vida y después, la sentencia: perdería a Beatrice para siempre. Acababa de comprender que el tiempo y los sentimientos son como el cielo: impalpables.

Ll. L
Última edición por Luis López Sanz el 09 Feb 2017 18:20, editado 1 vez en total.
Luis López Sanz

Mi blog personal:
https://amadisdetiana.wordpress.com/

Mi pagina de Autor en Amazón:
http://amazon.com/author/luislopezsanz

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67382
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Re: CINCO MINUTOS (Relato)

Mensaje por lucia » 07 Feb 2017 20:56

Tiene algo, algo en la forma en que Beatrice arranca a cantar y los devuelve a todos a sus asientos y luego se diluye :chino:

Avatar de Usuario
Edgardo Benitez
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 552
Registrado: 12 Feb 2017 14:10
Contactar:

Re: CINCO MINUTOS (Relato)

Mensaje por Edgardo Benitez » 13 Feb 2017 15:32

Luis López Sanz
Me gusta el tratamiento que le das al tiempo. Es un texto hermoso. Esos cinco minutos son una eternidad. Abrazos. Este tipo de relatos me hacen pensar y es por eso que los disfruto.
Abrazos.

Responder