Endimión - Verner von Heidenstam

Grandes clásicos de la literatura mundial.

Moderadores: LizzyDarcy, Lía

Avatar de Usuario
Pseudoabulafia
Vivo aquí
Mensajes: 16805
Registrado: 11 Feb 2011 23:45

Endimión - Verner von Heidenstam

Mensaje por Pseudoabulafia » 10 Feb 2017 23:13

Imagen

Título: Endimión
Autor: Verner von Heidenstam
Título original: Endymion
Año de primera publicación: 1889
Año de esta edición: 1983
Editorial: Orbis
ISBN: 9788475303284
Traducción: Ovidio Fernández Gracía
Número de páginas: 240
Número de palabras: 56.171

Sinopsis:
CAPÍTULO PRIMERO

No deberás leer mi libro en voz alta delante de tu amigo; es en la soledad donde quiero yo encontrarte, pues tiene grandes ojos y nobles sentimientos, y confío que en la soledad lo comprenderás mejor.

Vente conmigo a los países del Oriente, a esos países que aprendimos a querer y admirar en los primeros años de nuestra juventud. No te digo que allí hemos de encontrar una vida perfecta y dichosa. El Oriente está hoy al borde de su propia sepultura. Aún brilla y deslumbra; pero la magnificencia de sus colores es como la de una flor variopinta y delicada coronando un montón de huesos y calaveras.

Muchas cosas que en el Oriente forman parte de la vida ordinaria y son allí usuales y corrientes, pueden parecernos a nosotros, los occidentales, extrañas e inverosímiles. El Oriente, en su totalidad, no es ya un jardín murado. Podemos, curiosos y sin prisa, visitar sus ciudades, hacernos amigos de sus hombres y hasta entablar conversación con ellos acerca de las ventajas y defectos de su carácter, que les condena a perecer miserablemente en su lucha contra nosotros, mejor preparados y gozando de más fresca juventud.

El gusto de nuestro siglo trata de conducir nuestros sentimientos como entre férreas manecillas, y dice que, en el entusiasmo por el Oriente, hay algo pasado de moda. Pero cuando los recuerdos de esos países se agitan entre las brumas de nuestra fantasía y, revistiendo la forma de un poema, descienden, por último, para quedar escritos en la albura del papel, esas manecillas se ensanchan como si fueran columnas de un periódico. Y entonces, los sentimientos responden al gusto del siglo: «Nosotros tenemos otras cosas que hacer, y no estar siempre sirviendo a una mujer desmayada y enferma, como tú».

El Oriente no es sólo un hogar y un escenario del antiguo concepto optimista de la vida humana y de la libertad personal, sino también de las diferentes bondades que nuestros antepasados nórdicos simbolizaban en Balder, el heleno entre los Asas, el dios del Sol y de la dulce primavera, el dios de la eterna juventud. El Oriente camina a su decadencia, y su ruina será la mayor tragedia de nuestros días.

Pasarán una o dos generaciones, y de tu grandeza, Oriente, no quedará más que tu suelo y tus ruinas. Esperemos que cuando suene tu hora aquellos que tuvimos la fortuna de contemplar el esplendor de tu gloria, durmamos también el sueño eterno bajo algún montón de tierra y turba, lejos, allá en el Norte, al norte de una nórdica ciudad, del lado del Mediodía, junto al viejo y solemne templo de Balder, que se llama Solna.
Verner von Heidenstam ganó el premio Nobel de literatura en 1916.

Responder