El presidente - Georges Simenon

Novela internacional de nuestros tiempos.

Moderadores: Ashling, magali, caramela

Responder
Avatar de Usuario
Diocolo
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 264
Registrado: 26 Ago 2011 17:00
Ubicación: Somontano

El presidente - Georges Simenon

Mensaje por Diocolo »

Imagen

Título: El presidente
Título original: Le Président
Autor: Georges Simenon
Traductor: Julio Gómez de la Serna
Editorial: Luis Caralt
Año de publicación: 1958
Páginas: 208 en papel, 112 en epub

Sinópsis: Retirado en la pequeña localidad normanda de Ebergues, Augustin, antiguo Presidente del Consejo de Francia, vive siguiendo de lejos los asuntos políticos, que han sido su vida. Sin embargo, cuando se entera de que su antiguo jefe de gabinete, Philippe Chalamont, está a punto de formar el próximo gobierno de Francia, el viejo luchador político, aunque ya no se hace ilusiones respecto a los hombres ni a los asuntos públicos, se plantea tomar partido. Sabe que Chalamont no es un hombre honorable, y tiene información de primera mano. Comienza así un pulso secreto. Pero otro enfrentamiento se perfila tras el primero, más íntimo y más decisivo: el que sitúa a Augustin frente al tiempo, a la vejez, a la aniquilación. Una obra grave, tensa, sobre el eterno tema del poder y sus vanidades, y el final de la vida.


Nota: esta novela tuvo su adaptación al cine. "El presidente", 1961, de H. Verneuil, que tiene una buena media en Filmaffinity, así como buenas críticas.
Última edición por Diocolo el 22 Jul 2019 11:31, editado 7 veces en total.
Avatar de Usuario
Diocolo
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 264
Registrado: 26 Ago 2011 17:00
Ubicación: Somontano

Re: El presidente - Georges Simenon

Mensaje por Diocolo »

Novela de las llamadas "duras" de Simenon.
Se nos presenta al Presidente, un expolítico con todo su reconocimiento ya retirado. La novela transcurre toda prácticamente en el mismo sitio: en el lugar de retiro del Presidente (le siguen llamando Presidente aunque ya no lo sea). Conocemos a sus cuidadoras, y sus vigilantes. Es una atmósfera tranquila pero tristona a la vez. Vamos conociendo ciertos acontecimientos políticos a través del seguimiento que de ellos hace el protagonista, recordando nombres y experiencias vividas. Chalamont fue como un acólito o protegido político suyo, hasta que sabemos que se la jugó en un episodio muy importante al Presidente, y desde entonces lo tiene cruzado. No se fía, pero parece que toda Francia ha puesto sus esperanzas en él. Esta será la trama principal, iremos conociendo lo que sabe y cree el Presidente, y por otro lado iremos conociendo como, básicamente, a Francia le da lo mismo lo que pasara. La política es un juego de presentes. Más allá de eso, también vamos viendo el palpitar de la propia vida del Presidente. Cómo está ya retirado a todos lo niveles... y la catarsis final va precisamente de eso, de asumir que ya no se está en el juego, que las cosas que no van con uno. Tiene un punto cuando va relatando las cosas que esconde por los libros... y como el viejo Presidente ya sabe que le van espiando... Tiene sus secretos, pero al final logra liberarse de ellos, quemándolos. Es la renuncia a estar pendiente de todo lo demás, es su liberación.

En este sentido es un libro extraño. No hay mucha acción, es más comprender lo que es la vejez, y lo que es el haber sido tanto cargo en otros tiempos, el haber sido "importante" y ya no serlo en absoluto. ¡Cómo aguarda el Presidente que le acuda a visitar Chalamont! Pero en realidad... en realidad nada. Le cuesta comprender que ya no importa. Sus secretos y chafarderías no más que excusas para creerse todavía relevante, cuando en realidad ya no lo es. De ahí el final, a mi parecer. Es una aceptación de la realidad. .
En este sentido, es un libro sentido, muy interesante. Se lee a dos niveles, el de la trama política, que es la más viva. Pero a la vez, lo que está de fondo, es decir, el entender la vida a esas alturas del final, que es la trama que realmente importa

Me ha gustado, aunque hay que entrar a leerlo un poco en un estado acorde, diría yo. Su brevedad juega a su favor. Simenon cada vez me gana más enteros, ya sea en sus obras con Maigret como sin él.
Responder