Los restos del día - Kazuo Ishiguro

Novela internacional de nuestros tiempos.

Moderadores: Ashling, magali, caramela

Avatar de Usuario
Tatiasha
Vivo aquí
Mensajes: 7433
Registrado: 07 Ene 2009 16:44

Re: Los restos del día - Kazuo Ishiguro

Mensaje por Tatiasha »

Me he quedado para empezar el segundo día por la tarde.

Me está gustando la descripción del viaje y los encuentros que tiene por el camino con otras personas (la señora de la gallina, el hombre que le convence de subir a ver las vistas...), aunque no tengan gran importancia. Me resulta entretenido que introduzca de vez en cuando esto entre tanto recuerdo de Darlington Hall, que por supuesto, es la parte central y la que te engancha, pero así hay alguna pausa.

El protagonista me gusta como narrador de la historia, pero como persona no tengo claro si me cae mal o bien, o ni lo uno ni lo otro.
Su descripción tan pomposa del oficio, me ha parecido un poco pedante, tanta dignidad y tanta excelencia :lol: No sé, está muy bien sentirte orgulloso de tu función y de tu profesión, sea la que sea, pero no es eso, es que su manera de presentarlo se ve tan exagerada, que roza el ridículo. Pero está bien que sea así, porque se recrea y cuenta más cosas y detalles.
Es un poco como cuando en uno de los primeros alojamientos,
se siente tan bien porque le tratan especialmente bien al pensar que tiene que ser alguien importante. En todo caso, casi debería pensar que manda narices que te traten así, solo porque piensan que eres otra persona, y no el mayordomo.
Eran otros tiempos, obviamente, y le parecerá hasta lo correcto, pero es eso, llama la atención visto hoy. Sobre todo, sabiendo que, por mucha dignidad que tiene su oficio, al parecer no te garantizaba el retiro, puesto que su padre,
con 70 años, no se retiró a descansar, sino que tuvo que seguir trabajando, por mediación de su hijo, en Darlington. No sé si tenía otra opción, o si se menciona esto, quizás solo era tan digno como su hijo y quería seguir trabajando, pero yo he pensado que no era así. Esto del padre me ha parecido muy triste, porque no solo es que tengas que seguir trabajando, sino que tú, que piensas que tu puesto es tan importante y tan digno (que lo es), desciendes en el escalafón, porque por temas de edad has perdido facultades (normal), y ocupas un puesto que entiendo que antes, si no mirabas por encima del hombro, no te parecía tan grandioso.

Por otro lado, no sé qué busca de
Miss Kenton, antes de emprender el viaje parecía que se llevaban bien, pero luego hemos visto que en el pasado tuvieron una relación un tanto tensa (quizás esto cambia con la muerte del padre de Stevens, que acaba de suceder). Si su relación mejoró, quizás solo vaya a ofrecerle un puesto, pero si siguió siendo tirante, no sé si hay algo que no sabemos.
En cuanto a Darlington, ahora parece que se han puesto las cosas interesantes, ha tenido lugar una
reunión para discutir la conveniencia de mantener el pago de las reparaciones del Tratado de Versalles.
No sé si esto dará lugar a más reuniones sobre el mismo tema, o aquí queda la cosa e iremos viendo acontecimientos "sueltos", pero me ha gustado mucho esta parte.
1
Avatar de Usuario
Tatiasha
Vivo aquí
Mensajes: 7433
Registrado: 07 Ene 2009 16:44

Re: Los restos del día - Kazuo Ishiguro

Mensaje por Tatiasha »

Ya lo he terminado y me ha gustado mucho. Está muy entretenido, tanto el relato del viaje, como de las historias de lo que sucedía en Darlington Hall. Y el tema central, el propio Stevens, también me ha parecido muy bueno, con ese narrador en primera persona que
contaba las cosas un poco a medias y a su manera.
Stevens ha pasado de parecerme repelente y algo exagerado/ridículo a darme pena. No me va a caer bien por eso, pero es bastante triste ver
cómo al final se da cuenta de las cosas que se ha perdido y a lo que ha renunciado, porque ha puesto absolutamente toda su vida al servicio de su trabajo, y de su señor, que para colmo, resultaba ser un tipo que apoyó a los nazis. Y ese era su trabajo, él solo era el mayordomo, y no creo que nadie le reproche trabajar para él, claro, pero es como si hubiera estado intentando defenderle a capa y espada, y dejándole en buen lugar, incluso cuando ya no estaba, aunque no fuera ningún angelito, ni necesitase a nadie que le fuera defendiendo por ahí. No es que tenga tampoco excesiva relevancia que lo haga, sino que para él eso haya sido más importante que cualquier otra cosa y se haya ocupado de eso a tiempo completo. Sería igual de triste si lord Darlington hubiera sido de cualquier otra forma.
Al final no sé si pensar que
no dejaba de engañarse a sí mismo, o si simplemente estaba tan convencido de que todo lo que pensaba era la verdad.
Hay muchos casos, pero uno descarado es cuando le confunden
con alguien importante (cuando se queda sin gasolina) y en su narración asegura al lector que no podía arreglar el malentendido, cuando desde fuera cualquiera ve que no había cosa más sencilla que pararlo en el momento uno.
De todos modos, con la escena final
en el banco, más bien parece que no se estaba engañando de manera consciente, sino de que estaba convencido de hacer aquello que le correspondía, y además, asumiéndolo sin cuestionárselo, y precisamente por eso es tan triste el final, cuando ya no hay vuelta atrás.
1
Responder