El extranjero - Albert Camus

Novela internacional de nuestros tiempos.

Moderadores: Ashling, magali, caramela

Avatar de Usuario
Eliena
No tengo vida social
Mensajes: 2386
Registrado: 25 Ago 2013 22:10

Re: El extranjero - Albert Camus

Mensaje por Eliena » 09 Oct 2014 11:04

Cotilleando el hilo de premios novel, he visto que toca Camus en Enero :boese040:
¡Dios mío! ¡Todo un momento de felicidad!
¿No es eso bastante para colmar una vida?
Imagen
Miniclubs de poesía

Avatar de Usuario
hierbamora
Foroadicto
Mensajes: 4984
Registrado: 16 Sep 2009 01:04

Re: El extranjero - Albert Camus

Mensaje por hierbamora » 09 Oct 2014 11:09

Eliena escribió:Cotilleando el hilo de premios novel, he visto que toca Camus en Enero
Ah, qué bien, cuál?

En diciembre también tenemos a Camus en el hilo de Ensayo con El hombre rebelde, por si te interesa, Eliena.
Leyendo:
-Irene Vallejo, El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo.
-Byung-Chul Han, La sociedad del cansancio.
Agenda

Avatar de Usuario
Eliena
No tengo vida social
Mensajes: 2386
Registrado: 25 Ago 2013 22:10

Re: El extranjero - Albert Camus

Mensaje por Eliena » 09 Oct 2014 11:12

Me lo miraré :402:
Está en el subforo de Autores, en el hilo de club de lectura de premios nobel, que organizan cada mes. Se vota antes para elegir la novela.
¡Dios mío! ¡Todo un momento de felicidad!
¿No es eso bastante para colmar una vida?
Imagen
Miniclubs de poesía

Aben Razín
Vivo aquí
Mensajes: 47942
Registrado: 19 Feb 2009 14:28
Ubicación: Al lado del Torico.

Re: El extranjero - Albert Camus

Mensaje por Aben Razín » 09 Oct 2014 11:25

Eliena escribió:Cotilleando el hilo de premios novel, he visto que toca Camus en Enero :boese040:
Puede ser un buen momento para proponer esta novela, aunque algunos ya la hayamos leído... :roll:
Pasado: Filek de Ignacio Martínez de Pisón.

Presente: La dama del lago de Raymond Chandler.

Futuro: La zapatilla por detrás de Javier Oliva.

Avatar de Usuario
verosmosis
Foroadicto
Mensajes: 3059
Registrado: 23 Dic 2007 02:55

Re: El extranjero - Albert Camus

Mensaje por verosmosis » 24 Mar 2015 15:25

Estoy por empezar esta novela, aunque no tengo demasiadas ganas. Pero me la recomendaron insistentemente y no puedo menos que darle una oportunidad. Lo bueno es que como mis expectativas no son demasiado altas, no creo que me defraude. :lol: De hecho, ojalá me sorprenda gratamente. :wink:
Cuando la oruga se convierte en mariposa, ¿crees que se dará cuenta de lo hermosa que es? ¿o seguirá pensando que es una oruga?

Recuentos

Avatar de Usuario
Fernando Vidal
No tengo vida social
Mensajes: 2371
Registrado: 30 Jul 2011 03:36
Ubicación: Gante, Bélgica
Contactar:

Re: El extranjero - Albert Camus

Mensaje por Fernando Vidal » 25 Mar 2015 06:33

Ya son dos personas las que me han dicho
que me parezco al protagonista. :P
«Soy un investigador del Mal, ¿y cómo podría investigarse el Mal sin hundirse hasta el cuello en la basura?» Informe sobre ciegos.

http://fragmentafragmentaria.blogspot.com/

Aben Razín
Vivo aquí
Mensajes: 47942
Registrado: 19 Feb 2009 14:28
Ubicación: Al lado del Torico.

Re: El extranjero - Albert Camus

Mensaje por Aben Razín » 25 Mar 2015 09:27

verosmosis escribió:Estoy por empezar esta novela, aunque no tengo demasiadas ganas. Pero me la recomendaron insistentemente y no puedo menos que darle una oportunidad. Lo bueno es que como mis expectativas no son demasiado altas, no creo que me defraude. :lol: De hecho, ojalá me sorprenda gratamente. :wink:
vero :60:

No olvides contextualizar esta novela, es decir, es hija de su tiempo, de un existencialismo de la II Guerra Mundial. En caso contrario, creo que puedes perderte muchos aspectos propios de ese pensamiento que floreció tras la contienda mundial. Ahora bien, otros comentaristas te dirán que Mersault es un personaje atemporal y que vale para todos los tiempos y lugares, conviene que leas esta obra... :lista:
Pasado: Filek de Ignacio Martínez de Pisón.

Presente: La dama del lago de Raymond Chandler.

Futuro: La zapatilla por detrás de Javier Oliva.

Avatar de Usuario
verosmosis
Foroadicto
Mensajes: 3059
Registrado: 23 Dic 2007 02:55

Re: El extranjero - Albert Camus

Mensaje por verosmosis » 25 Mar 2015 13:54

Fernando Vidal escribió:Ya son dos personas las que me han dicho
que me parezco al protagonista. :P
Espero sinceramente que no. Tanta apatía te borra la humanidad. :wink:

Aben :60: Sí, la obra la tengo bastante contextualizada. Es cierto que algunos personajes son tan grandes que prácticamente valen para cualquier tiempo, pero no está nunca de más saber ubicarlos en el dónde y en el cuándo, porque eso te da una idea también del cómo y el por qué, y te ayuda a comprender mejor ciertos aspectos. :wink:
Cuando la oruga se convierte en mariposa, ¿crees que se dará cuenta de lo hermosa que es? ¿o seguirá pensando que es una oruga?

Recuentos

Aben Razín
Vivo aquí
Mensajes: 47942
Registrado: 19 Feb 2009 14:28
Ubicación: Al lado del Torico.

Re: El extranjero - Albert Camus

Mensaje por Aben Razín » 26 Mar 2015 08:50

verosmosis escribió:Aben :60: Sí, la obra la tengo bastante contextualizada. Es cierto que algunos personajes son tan grandes que prácticamente valen para cualquier tiempo, pero no está nunca de más saber ubicarlos en el dónde y en el cuándo, porque eso te da una idea también del cómo y el por qué, y te ayuda a comprender mejor ciertos aspectos. :wink:
¡Perfecto, vero! :60: :402:

Puede ser que le pase a Mersault, pero siempre conviene entender cuáles fueron las razones y en qué contexto fue escrita esta novela.
Pasado: Filek de Ignacio Martínez de Pisón.

Presente: La dama del lago de Raymond Chandler.

Futuro: La zapatilla por detrás de Javier Oliva.

Avatar de Usuario
verosmosis
Foroadicto
Mensajes: 3059
Registrado: 23 Dic 2007 02:55

Re: El extranjero - Albert Camus

Mensaje por verosmosis » 30 Mar 2015 17:57

Terminado. Ni me gustó, ni me disgustó. Aunque creo que más que nada fue porque no lo leí porque tenía ganas yo, sino porque me lo pidieron. Es del tipo de libros que me suelen gustar, así que supongo que más adelante, en el momento adecuado, una relectura será mucho mejor. :wink:
Cuando la oruga se convierte en mariposa, ¿crees que se dará cuenta de lo hermosa que es? ¿o seguirá pensando que es una oruga?

Recuentos

Avatar de Usuario
hierbamora
Foroadicto
Mensajes: 4984
Registrado: 16 Sep 2009 01:04

Re: El extranjero - Albert Camus

Mensaje por hierbamora » 30 Mar 2015 21:19

verosmosis escribió:Terminado. Ni me gustó, ni me disgustó. Aunque creo que más que nada fue porque no lo leí porque tenía ganas yo, sino porque me lo pidieron. Es del tipo de libros que me suelen gustar, así que supongo que más adelante, en el momento adecuado, una relectura será mucho mejor. :wink:
A mí me parece un libro impresionante, vero. Yo lo releí hace unos meses, como puedes ver en las páginas anteriores. No es un libro al uso, del tipo "me gusta" sin más, sino que va más allá de todo eso. Estoy segura que cuando vuelvas a leerlo en otras condiciones, lo saborearás aún más, :wink: :60:
Leyendo:
-Irene Vallejo, El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo.
-Byung-Chul Han, La sociedad del cansancio.
Agenda

Aben Razín
Vivo aquí
Mensajes: 47942
Registrado: 19 Feb 2009 14:28
Ubicación: Al lado del Torico.

Re: El extranjero - Albert Camus

Mensaje por Aben Razín » 31 Mar 2015 08:56

verosmosis escribió:Terminado. Ni me gustó, ni me disgustó. Aunque creo que más que nada fue porque no lo leí porque tenía ganas yo, sino porque me lo pidieron. Es del tipo de libros que me suelen gustar, así que supongo que más adelante, en el momento adecuado, una relectura será mucho mejor. :wink:
¡Qué importante, vero :60: es la razón y el motivo por el que lees una obra!... :roll:

Para mí, es fundamental. Leer, digamos, por encargo, nunca es un buen motivo porque no nace de uno mismo. Algo de esto, quizás, te puede haber sucedido. Creo que una lectura más tarde puede resultar más provechosa, porque, para mí, esta novela es una de mis imprescindibles.

Saludos :hola:
Pasado: Filek de Ignacio Martínez de Pisón.

Presente: La dama del lago de Raymond Chandler.

Futuro: La zapatilla por detrás de Javier Oliva.

Avatar de Usuario
angelpantokrat
Lector ocasional
Mensajes: 40
Registrado: 26 Feb 2015 05:08
Ubicación: Maracaibo, Venezuela
Contactar:

Re: El extranjero - Albert Camus

Mensaje por angelpantokrat » 04 Abr 2015 01:07

Saludos a todos.

Terminé de leerlo ayer, aunque no lo tenía previsto. Hace unos días fui a la librería y compré casi como un autómata varias novelas —me da miedo, porque me di cuenta que es verdad que todos de vez en cuando somos un poco como Meursault a veces (prefiero creer que es solo «a veces»)—, de esas que estaban tiradas en la sección de rebajas. Lo compré porque era un pendiente desde hace tiempo. Ya saben por qué, uno de esos libros míticos del siglo XX que es casi un crimen no haber leído a estas alturas de la vida.

Lo leí prácticamente de un solo tirón. Primero leí los primeros cinco capítulos la semana pasada, los cuales no me engancharon mucho. Me dije: «¡Ah! Ya veo, es esa clase de “grandes libros” que al final son aburridos», así que lo dejé, pero ayer lo retomé en la tarde y me leí el resto seguido, casi sin descanso.

La verdad, estuve indeciso al terminar de leerla, pero luego de pensar en ella me he dado cuenta de lo genial que es. Confieso que me costó relacionarme con la realidad del personaje en un primer momento, pues no entendía quién era. Claro, sé que es una novela y que los personajes no son más que arquitepos, pero me pregunté, ¿este Meursault es arquetipo de quién? ¿Del hombre aburrido sin objetivos ni miras en la vida? ¿Ese que no cree en el futuro? Además, me escandalizaron varias cosas
—por ejemplo, que Raimundo haya resultado simplemente con una amonestación menor luego de golpear a su amante, cosa que desató, al final de cuentas, toda la parte importante de la acción—
, pero ha de ser porque estoy juzgando la obra desde un punto de vista contemporáneo, con los ojos de alguien aún más o menos joven que no vivió aquel horror inimaginable de las Guerras Mundiales.

Ahora que lo pienso, creo que esa indiferencia total respecto a todo era una de las maneras más efectivas de enfrentar el contexto mundial en el que vivían los europeos de ese tiempo. Y eso que para 1942 la II Guerra Mundial aún no había terminado, por lo que Camus no se había enterado de la verdadera dimensión que realmente tuvo Holocausto. ¿Qué habría pensado Meursault de todo aquello? Habría dicho algo así como: «¡Ajá! Así que mataron a todos los judíos y a la mitad de los polacos ¿eh? Bueno, qué más da. Todo sigue igual».

Ahora que escribo esto, entiendo lo que quería decir Camus, pero no puedo dejar de pensar que aquella postura era sorprendentemente pasiva. Creo que la gente de aquel tiempo tenía la desesperanzadora sensación de no tener control sobre absolutamente nada y lo único que se podía hacer era justo lo que hizo el personaje, es decir, aceptar todo lo que pudiera ocurrir. Meursault no era más que un bote a merced de las corrientes del mar, yendo y viniendo sin destino propio:
murió su madre y fue a enterrarla porque así lo exigen las normas sociales —de no ser así, creo que la hubiera dejado abandonada a su suerte, insepulta—; trabajaba eficientemente pero sin ambición alguna, sin esperanzas ni sueños, sino que lo hacía porque «debía trabajar»; se acostaba con María no porque la amase, sino porque debía acostarse con alguien y ella estaba disponible y de paso era bonita, ya saben, el cuerpo llama —Todavía no entiendo a este personaje, María. Ella no comprende a Meursault, pero lo «ama» (¿Se puede amar aquello que no se comprende o estoy siendo demasiado pragmático, tipo gente del siglo XXI?). ¿Es otra cara de los existencialistas? «Le he preguntado a este rufián si me ama y me ha dicho que no, así que mejor le propongo que nos casemos». Y en mi cerebro solo apareció algo así como «¿?». ¿Alguien me explica la actuación de María, por favor?—; y luego, cuando llega Raimundo, vecino a todas luces troglodita y metido en algún negocio turbio, Meursault termina como «camarada» de este —Sabes que un novela es vieja viejísima cuando aparece la palabra «camarada». O sea, ¡camarada!— y le redacta una carta amenazante para su novia y cuando este la golpea, ¡declara a su favor! —cosa que María, por cierto, no parece ver con malos ojos. Repito: ¿Alguien puede explicarme la actitud de esta chica?—.
En toda la novela, la única acción que Meursault realmente controló fue precisamente, matar al árabe, hermano de la amante de Raimundo, con quien él no tenía absolutamente ningún conflicto real, pues, al final de cuentas, aquello era problema del «camarada», no suyo.
La segunda parte, el juicio, me pareció interesante, y sentí por momentos que el pobre Meursault se enfrentaba a una gran injusticia, ya que el horrible personaje del procurador que lo acusaba oponía pruebas
más allá del hecho simple del asesinato. ¿Qué tiene que ver la madre muerta, la amistad de Meursault con Raimundo —que resultó ser un proxeneta—, la relación con María y su salida al cine y sexo justo el día posterior al entierro de su madre,…? Todas esas acciones que al principio de la novela parecían inconexas y absurdas, que no nos llevaban a ninguna parte, todas esas acciones exasperantes de Meursault, se volvieron en su contra de repente, no obstante eran acciones inocentes, a pesar de apáticas.
Tú dices: «¡Pero seamos objetivos!
—y casi te pones a gritar como el propio abogado de Meursault—: ¿A este hombre se le juzga por asesinato o por haber enterrado a su madre?». Por un momento parece absurdo y exagerado el empeño del procurador en acusar a Meursault más allá de la acción juzgada en sí, el asesinato del árabe.
Sin embargo, si analizas lo que quiere decir Camus, te das cuenta de lo increíble que es el mensaje final: todos seremos juzgados en algún momento de nuestras vidas, porque todos cometeremos alguna vez un error, grave o tonto, pero lo cometeremos. La única defensa que tendremos en esos momentos de crisis personal serán nuestras acciones pasadas, porque todos los juicios en algún momento dejan de juzgar la cosa objetiva supuestamente juzgada
—en este caso el asesinato—
y se vuelven juicios sobre nuestro carácter y nuestro ser.

Ahora que lo pienso, si yo fuera el procurador de la novela, creo que habría arrastrado mis argumentos al mismo extremo, porque la verdad es que el personaje de Meursault merecía ese trato.
El haber matado al árabe, con el cual no tenía ningún conflicto personal, no fue más que la apoteosis que coronaba la indiferencia de Meursault.
A nosotros, como lectores, nos parece que Meursault no es más que un hombre indiferente atrapado por su propia apatía, pero para el procurador, como personaje que está inmerso en el mismo universo de nuestro antihéroe, este no es más que un calculador hombre sin valores morales que es capaz de llegar hasta el extremo de la maldad. Seamos honestos, puede ser que Meursault sea apático
y por esa apatía haya matado al árabe, que no representaba nada para él, ni siquiera una amenaza real, pero precisamente lo que nos quiere decir Camus es que llega un punto en el que la apatía deja de ser eso y se convierte en pura maldad.
Eso lo descubrió el procurador, cosa que a nosotros nos parece exagerada, pero si analizamos el discurso de este con cuidado, nos damos cuenta de que en él está contenida toda la verdad de la novela. Si nos topamos con un asesino que se defiende diciendo
que mató al otro simplemente porque le molestaba el brillo del sol y el reflejo del mismo en el cuchillo del árabe, pero que en realidad no lo conocía y no tenía conflictos con él,
no tendríamos miramientos y seríamos como el procurador: esa persona no sería apática, ni indiferente, ni tendría otro rasgo a destacar, reduciéndose nuestro juicio a lo más esencial: esa persona sería única y exclusivamente mala, sin miramientos de ninguna clase. El procurador es, por tanto, el personaje más lúcido de toda la novela, a mi entender.

Yo interpreto que Camus quiere decir que la generación de la postguerra —en realidad de la guerra, pues el libro fue publicado en 1942, cuando la guerra aún no había terminado—, estaba convirtiéndose en una generación que estaba coqueteando demasiado con el cinismo, ya no con la simple apatía, lo que la hacía capaz de cualquier maldad, simplemente porque sí. Los personajes no son más que una denuncia: Meursault y María representan a los hombres y mujeres apáticos: el primero, el hombre que no busca nada, sin valores y sin principios, lo cual lo convertía en un potencial peligro —¿De qué no es capaz un hombre que no tiene nada que perder y que no tiene interés por nada? ¿Y qué pasa si ese hombre no es solo uno, sino que se convierte en toda una generación?—. María es la mujer indiferente a todo también,
razón por la cual acepta que Meursault no la ame, pero lo importante para ella es simplemente casarse. Me pareció apoteósico uno de los diálogos en el que ella le dice a Meursault que él es raro, pero que precisamente por raro lo amaba, aunque aquello podía terminar por hacerla odiarlo con el tiempo.
Las mujeres eran tan malas como los hombres, aparentemente, pero era una maldad distinta y un tipo de apatía distinta. ¿Buscaba ella una simple solución económica o un sueño romántico o enganchar al «chico malo», no obstante el coste moral que pudiera tener unirse a alguien como Meursault? Si lo pensamos, nos damos cuenta de que las apáticas acciones del personaje no son en realidad inocentes, todas son partes de su maldad innata.

También me ha llamado la atención el tema del ateísmo del protagonista. Yo soy ateo escéptico y algo he leído del tema, lo suficiente como para fundamentar lo que pienso al respecto. Podría interpretarse que Camus nos dice que la pérdida de la esperanza conllevará a un ateísmo desmoralizante. Sin embargo, lo que creo que realmente quiere decir que este no aparecerá para desmoralizar, sino que aparece ya como consecuencia de la desmoralización. Es un ateísmo, por lo tanto, desmoralizado en sí. No es un ateísmo real, pues no surge como consecuencia de la razón o la opinión analítica, sino como postura cómoda de Meursault. Es un ateísmo que surge porque no importa si Dios existe o no realmente.
Al final de la novela, cuando el antihéroe grita al capellán de la cárcel, se hace obvia la verdadera postura de Meursault.
Creer en Dios no tiene sentido ni antes de ser condenado a muerte ni después si antes no creyó en él, pues para él, desde que todos estamos destinados a morir, la condena a muerte en realidad es una sentencia que pende ya sobre todos, lo que nos hace a todos igual de privilegiados —y culpables—. Dios no importa porque la condena recae sobre todos por igual. De esta forma, el ateísmo del protagonista poco tiene que ver con Dios, sino que tiene que ver con una moralidad retorcida, ya que mejor es creer solo en este mundo, porque es la única seguridad. ¿Para qué dedicarle al otro mundo si importará solo cuando importe, si es que importa? Por el momento no importa; importa solo este. Es una versión existencialista de lo que se conoce como ateísmo moral —en el cual yo no creo personalmente—, que justifica la inexistencia de Dios por la existencia del mal —si el mal existe, no puede existir Dios—. Quizá también pueda ser interpretada como una forma de deísmo —Dios existe, pero no interviene ni intervendrá en el universo—.

Por supuesto, Camus es genial. El problema que veo en la novela no está en ella misma, sino en cómo esta se relaciona con los tiempos actuales. A mi parecer el mundo ha mejorado —y mucho— desde ese entonces, con todo y nuestros problemas contemporáneos. Para muchos de nosotros lo que aquí se describe puede parecer irreal, pero al ponerlo en el contexto de su época, es posible entender lo que significa la obra. Sin embargo, El Extranjero tiene algo de universal, pues a todas luces es posible que en cualquier momento, ante cualquier hecho traumático, la gente caiga en el tipo de moralidad que denuncia Camus. A lo mejor en la actualidad no está extendido el manto de la apatía tanto como lo estuvo en su momento, pero sí es seguro que en algunos países es posible ver este tipo de fenómenos, particularmente en aquellos en los que la desesperanza de la población se vuelve en norma —quizá algo de eso se vea en parte de la gente de mi país, Venezuela, especialmente en quienes están en contra del gobierno pero lo creen invencible, por lo cual se han rendido completamente ante las circunstancia y hasta dicen que mejor es unirse a ellos, así que con gran cinismo andan por allí, siendo parte del problema, contribuyendo con la corrupción, la inseguridad y el contrabando que nos agobian, odiando profundamente al gobierno al que ayudan y admirando a la vez a las sociedades desarrolladas de Estados Unidos o Europa, como si estuvieran resignados tristemente a que algo así jamás sería posible acá. Sí, algo de Meursault sobrevive hasta nuestros días—.

La pérdida de los valores no significa que la gente comienza a hacer cosas malas directamente, sino que deja de tener interés en que esas cosas malas ocurran, y esa es la peor de todas las maldades, pues esta se expande en la sociedad sin oposición y sin freno, libre y disfrazada de apatía y desinterés, lo que la hace parecer menos culpable, tal cual como a nosotros nos parece Meursault, cuando, la verdad, su culpa es la mayor de todas. Su condena a muerte la tiene bien merecida —aunque aclaro que estoy en contra de la pena capital, pero hablo dentro del universo de la novela—, porque es un hombre profundamente malvado.

Esta ha sido mi interpretación de El Extranjero. Espero que no haya dicho tantos disparates.

Sobre todo, como siempre, me disculpo por mi larga perolata.

Saludos a todos.
Les presento mi novela
Acero y carne (9002-9027)
Imagen
https://goo.gl/RKbu4a

Avatar de Usuario
guille
Foroadicto
Mensajes: 3029
Registrado: 15 Nov 2012 19:12

Re: El extranjero - Albert Camus

Mensaje por guille » 10 Nov 2015 11:59

Como buen fetichista de los libros que soy, fue ver una versión manejable de la edición ilustrada de Alianza, a muy buen precio, y pensar que este era el momento idóneo de llenar una de las muchas lagunas que adornan mi geografía literaria.

Qué pena no haber compartido esta lectura con vosotros, Aben, hierbamora y Eliena, pero os leeré muy atentamente.

Aben Razín
Vivo aquí
Mensajes: 47942
Registrado: 19 Feb 2009 14:28
Ubicación: Al lado del Torico.

Re: El extranjero - Albert Camus

Mensaje por Aben Razín » 10 Nov 2015 12:07

Si no la has leído, te invito a que lo hagas. Siendo casi un clásico, pero del siglo XX, para mí, es atemporal y su personaje principal sigue aleteando por los cielos de la Literatura, aunque han pasado más de 70 años... :roll:
Pasado: Filek de Ignacio Martínez de Pisón.

Presente: La dama del lago de Raymond Chandler.

Futuro: La zapatilla por detrás de Javier Oliva.

Responder