El día de hoy en un libro (II)

Noticias, curiosidades y recursos sobre la literatura y el mundo que gira a su alrededor.

Moderador: Ashling

Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

Sí, dijo el director, pero es nuestro gran poeta nacional, siempre está de actualidad, además, ¿sabe qué ha hecho Antonio Ferro, el director del Secretariado Nacional de Propaganda, es decir, el Ministerio de Cultura?, ha tenido la brillante idea de hacer coincidir el Día de Camoens con el Día de la Raza, en ese día se conmemora al gran poeta de la épica y a la raza portuguesa, y usted podría escribir una efemérides. Pero el Día de Camoens es el diez de junio, objetó Pereira, señor director, ¿qué sentido tiene celebrar el Día de Camoens a finales de agosto? Por de pronto, el diez de junio no teníamos todavía la página de cultura, explicó el director, y esto puede indicarlo en el artículo, y además siempre se puede conmemorar a Camoens, que es nuestro gran poeta nacional y hacer una referencia al Día de la Raza, basta una referencia para que los lectores lo entiendan.

Sostiene Pereira, de Antonio Tabucchi (traducido por Carlos Gumpert y Xavier González Rovira)
Leído: Tea rooms
Leyendo: Canciones de amor a quemarropa
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

Pero el 10 de junio de 1942, ni él ni nadie es todavía consciente de ello, y menos aún Gabčík y Kubiš. La noticia de la destrucción del pueblo hunde a los dos paracaidistas en el horror y la desesperación. La culpabilidad los corroe más que nunca. Por más que se digan que han cumplido con su misión, que la bestia ha muerto, que han librado a Checoslovaquia y al mundo entero de una de sus criaturas más maléficas, tienen la impresión de haber matado ellos mismos a los habitantes de Lidice, y también de que hasta que Hitler no sepa que ellos han muerto, las represalias continuarán indefinidamente. Encerrados en su cripta, le dan vueltas a todo esto entre quebraderos de cabeza por la tensión nerviosa y llegan a la única conclusión posible: han de entregarse. Su cerebro ardiente imagina un escenario delirante: irán a pedir que los reciba Emanuel Moravec, el Laval checo. Un vez dentro, le darán una carta en la que expliquen que son los responsables del atentado, lo matarán a él y luego se suicidarán en su despacho. Se necesita toda la paciencia, la amistad, la fuerza de persuasión, la diplomacia del teniente Opálka, de Valčík y de los camaradas con quienes comparten la cripta para que renuncien a tan insensato proyecto. Primero, porque no es factible técnicamente. Luego, porque los alemanes desconfiarán de ellos. Y finalmente, porque, aunque llegaran a realizar su plan, el terror y las masacres habían comenzado mucho antes de la muerte de Heydrich y seguirán mucho después de la suya. No cambiaría nada. Su sacrificio sería completamente inútil. Gabčík y Kubiš lloran de rabia y de impotencia. Pero acaban por dejarse convencer. De todos modos, no llegaron nunca a persuadirse de que la muerte de Heydrich sirviera realmente para algo.

HHhH, de Laurent Binet (traducido por Adolfo García Ortega)
Leído: Tea rooms
Leyendo: Canciones de amor a quemarropa
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

10 de junio de 2008. Y por fin se encuentra. Debajo del altar destaca una pesada losa que suena a hueco. Pannwitz manda venir a los bomberos y les pide que rompan la losa. Un doble plano mostraría, por un lado, a los bomberos picando la piedra en la superficie, mientras por otro los paracaidistas pican la tierra del subsuelo. El cuadro se titularía: «Carrera contra la muerte de cien contra uno.»

HHhH, de Laurent Binet (traducido por Adolfo García Ortega)
Leído: Tea rooms
Leyendo: Canciones de amor a quemarropa
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

—¡Muy bien! Podéis iros hoy mismo. Pero firmaré el consentimiento con una condición: que Alejandra vuelva para el Corpus, la Nochebuena y los tres meses de verano.
—Sólo si yo puedo volver con ella.
—Eso lo tendría que consultar con don Ramón.

Tiempo de arena, de Inma Chacón
Leído: Tea rooms
Leyendo: Canciones de amor a quemarropa
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

Cuatro meses después, para el día del Corpus, Alejandra volvió a Toledo para cumplir el acuerdo entre Munda y Mariana, como había hecho desde que se habían trasladado a Madrid. Cada vez que veía a Shishipao, con sus ojos achinados y su piel oscura y suave, recordaba las manos del falso emperador acariciándole la cintura durante aquellos bailes encadenados en los que sólo le había visto los ojos pintados como un oriental.

Tiempo de arena, de Inma Chacón
Leído: Tea rooms
Leyendo: Canciones de amor a quemarropa
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

La madre rectora volvió a tomar la palabra con claros gestos de impaciencia.
—¡Señorita Esclaramunda! Desconozco los motivos por los que intenta que se incumplan nuestras normas. Pero le diré una cosa: no me saltaría ninguna, aunque el propio cardenal primado me lo pidiera. Las colegialas sólo salen del centro para la procesión del Corpus.

Tiempo de arena, de Inma Chacón
Leído: Tea rooms
Leyendo: Canciones de amor a quemarropa
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

El 11 de junio era lunes, ¿sabes?, el día anterior Karl-Heinz había venido a comer con Anna y con los niños. Me pareció que no tenía buena cara, pero no me podía imaginar... Seguíamos caminando alrededor del lago porque, a pesar de su edad, de su situación, mi interlocutor no daba señales de cansancio. Al día siguiente, cuando mi secretaria me anunció que estaba esperándome en el despacho, me temí lo peor y acerté, claro. Sólo ha aparecido la declaración de ese barrendero y no creo que sepamos nunca nada más, aunque Karl-Heinz está ahora mismo en Leipzig, intentando averiguar dónde enterraron a Willi, y Anna se ha ido con él porque no soporta a su madre.

La madre de Frankenstein, de Almudena Grandes
Leído: Tea rooms
Leyendo: Canciones de amor a quemarropa
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

Sucedió el jueves 12 de junio de 2008. Había pasado la mañana en casa, leyendo en el salón. Fuera hacía calor, pero llovía: hacía tres días que sobre Nueva York caía una bochornosa llovizna. Sería la una de la tarde cuando recibí una llamada de teléfono. Respondí, pero primero me pareció que no había nadie al otro lado. Después, escuché un sollozo ahogado.

La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker (traducido por Juan Carlos Durán Romero)
Leído: Tea rooms
Leyendo: Canciones de amor a quemarropa
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

Los rumores según los cuales el escritor Marcus Goldman estaba preparando un libro sobre Harry Quebert recorrían desde hace días el mundo de la cultura. Acaban de ser confirmados por la filtración de algunos extractos de la obra en cuestión, recibidos ayer en las redacciones de numerosos periódicos nacionales. El libro cuenta la minuciosa investigación emprendida por Marcus Goldman para arrojar luz sobre los acontecimientos del verano de 1975 que condujeron al asesinato de Nola Kellergan, desaparecida el 30 de agosto de 1975 y encontrada enterrada en un bosque cercano a Aurora el 12 de junio de 2008.

La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker (traducido por Juan Carlos Durán Romero)
Leído: Tea rooms
Leyendo: Canciones de amor a quemarropa
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

12 de junio de 2008
—¡Cálmate, Travis! —exclamó Pratt—. Nadie descubrirá nada, ya verás.
—Pero ¿cómo puedes estar tan seguro?
—¡Quebert cargará con todo! ¡El cuerpo estaba al lado de su casa! ¡Todo le acusa!

La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker (traducido por Juan Carlos Durán Romero)
Leído: Tea rooms
Leyendo: Canciones de amor a quemarropa
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

El 13 de Junio, si no estoy trascordado, rompieron los franceses el fuego contra la plaza, después de intimar la rendición por medio de un parlamentario. Yo estaba en la Torre de San Narciso, junto al barranco de Galligans, y oí la contestación de D. Mariano, el cual dijo que recibiría a metrallazos a todo francés que en adelante volviese con embajadas.

Gerona, de Benito Pérez Galdós
Leído: Tea rooms
Leyendo: Canciones de amor a quemarropa
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

La primera vez que fueron a La Chaux-de-Fonds las llevé yo. Ahora van en autobús, con otros judíos devotos que han conocido, la única gente con la que se relacionan, pero el 13 de junio estuve esperándolas en el coche casi tres horas. Habían estado mucho tiempo hablando con el rabino, rezando por mí, me dijeron, pero también fueron de compras. En las tiendas que rodean la sinagoga habían comprado ropas de luto para todos, y objetos para el culto que yo ni siquiera me acordaba de cómo se llamaban, ni para qué se usaban. Ahora celebran el sabbath, ¿te lo puedes imaginar? Yo no, desde luego. Los sábados por la mañana me voy a trabajar y los domingos descanso, por más que Lili se ponga de rodillas delante de la puerta y se despeine con las manos para implorarme que observe la ley. ¿Qué ley?, le dije la primera vez que me hizo esa escena. Yo sólo respeto la ley suiza, Lili, que me obliga a ir hoy a trabajar, y eso es lo que voy a hacer.

La madre de Frankenstein, de Almudena Grandes
Leído: Tea rooms
Leyendo: Canciones de amor a quemarropa
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

Enterada de esto la señora Moravec, comprende inmediatamente lo que quiere decir: los alemanes se juegan el todo por el todo. Si de aquí a cinco días nadie denuncia a los muchachos, estarán libres de toda delación y sus posibilidades de supervivencia habrán aumentado considerablemente. En efecto, una vez expirado el plazo de la amnistía, ninguna persona se atreverá a ir a la Gestapo. Estamos a 13 de junio de 1942. Ese mismo día, un desconocido pasa por su casa, pero no hay nadie. El hombre pregunta al portero si ella ha dejado una cartera para él. Es checo pero no da la contraseña, «Jan». El portero contesta que no sabe nada al respecto. El desconocido se marcha. Karel čurda ha tenido que salir a la superficie.

HHhH, de Laurent Binet (traducido por Adolfo García Ortega)
Leído: Tea rooms
Leyendo: Canciones de amor a quemarropa
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

13 de junio de 2008. Han pasado veinte minutos, durante los cuales los bomberos se han empleado a fondo en la losa. Farfullan en mal alemán a los soldados armados que están detrás de ellos que les es imposible incidir en la piedra con las herramientas que tienen. Los SS, sobrepasados, los despachan y traen dinamita.

HHhH, de Laurent Binet (traducido por Adolfo García Ortega)
Leído: Tea rooms
Leyendo: Canciones de amor a quemarropa
Avatar de Usuario
emedoble
Vivo aquí
Mensajes: 7660
Registrado: 26 Oct 2008 12:33

Re: El día de hoy en un libro (II)

Mensaje por emedoble »

(Aurora, New Hampshire, sábado 14 de junio de 1975)
«Si los escritores son seres tan frágiles, Marcus, es porque pueden conocer dos clases de dolor afectivo, es decir, el doble que los seres humanos normales: las penas de amor y las penas de libro. Escribir un libro es como amar a alguien: puede ser muy doloroso».

La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker (traducido por Juan Carlos Durán Romero)
Leído: Tea rooms
Leyendo: Canciones de amor a quemarropa
Responder