CF 2 - Los que andan por la tierra - Frigg

Relatos que optan al premio popular del concurso.

Moderadores: kassiopea, noramu

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 71637
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

CF 2 - Los que andan por la tierra - Frigg

Mensaje por lucia » 16 Oct 2016 15:21

LOS QUE ANDAN POR LA TIERRA

Al hablaros de Gruss Kopper no podré evitar sentir náuseas. Le conocí cuando yo era un muchacho de unos trece y él un par de años más. Mi padre, que por aquel entonces era lo más parecido a un médico que había en el pueblo, lo trajo a casa más muerto que vivo. Sin apenas respirar, lo encontró inconsciente en la entrada de la «Gruta Hedionda». Llamábamos así a esa cueva porque nadie podía soportar el fuerte olor a excrementos y agua estancada que expedía su interior. Era imposible adentrarse, más allá de unos metros, por la estrecha grieta de la montaña que hacía de puerta. Mi abuelo solía contarme que era la entrada a uno de los siete infiernos. Se trataba de una inmemorial leyenda india que relataba la existencia de siete mundos paralelos. Estos se sucedían, intentando succionar las energías del resto de universos, para así dominar los vestigios del tiempo y el espacio. El viejo decía que cruzar el portal dotaba a las personas del conocimiento arcano que encierra los misterios de la vida. Pero nadie que había intentado la hazaña había vuelto para demostrar si era cierto. Así que, con el tiempo, aquel lugar se convirtió en un reclamo para suicidas, acentuando el hedor por la descomposición de los cadáveres que albergaba en sus profundidades.
Cuando mi padre trajo a Gruss aquella tarde, apenas pude reconocer su rostro. Sus ojos estaban cubiertos por una capa blanquecina. Su gesto resultaba fantasmagórico y carcomido, como si cientos de años hubieran agrietado la juventud de su piel, ajándola con una fina película viscosa de olor insoportable. Fue la primera vez que sentí arcadas ante su presencia. Al recuperar la consciencia, comenzó a balbucear mientras agitaba las manos de manera nerviosa. En seguida entendimos que el joven Kopper estaba completamente ciego.
Tras calmarlo con gotas de esencia de amapola y toronjil, mi padre comenzó a interrogarlo.
—¿Qué diablos hacías en la entrada de esa maldita Gruta, muchacho?, ¿entraste y conseguiste salir? —preguntó ansioso.
Un silencio de intensidad indescriptible inundó la habitación, acompañado de un frío inexorable. Gruss tragó saliva.
—La criatura me llamó, la escuchaba en mi cabeza —decía impávido—. Ella susurraba que yo había sido elegido por los entes numinosos del portal. Y ya no tuve voluntad. Al principio me sentí mareado por la pestilencia, pero logré avanzar hasta que pude verle.
—¿Qué es lo que viste? —me atreví a interrumpir por primera vez.
La cabeza de Gruss se giró muy lentamente, guiándose por el sonido, y con un gesto de su mano me indicó que me acercara.
—Era un animal gigante, con aspecto de babosa pero cubierto de ojos a lo largo de toda su luminiscente piel. También pude observar que tenía cientos de tentáculos. No tuve tiempo de reaccionar, me enredó en su cuerpo mientras me impregnaba de viscosidades hasta que dejé de ver. La noche se apoderó de la cueva como si todas las estrellas de su piel se apagaran poco a poco. Me sentí mojado y casi flotando en el vacío de un agujero negro en la galaxia. Lo siguiente que recuerdo es la voz de tu padre, como un eco lejano, al recogerme.
—¿Ese monstruo te llevó a la entrada de la cueva?, ¿no viste nada más? —musité.
—Sí, pude ver antes de quedarme ciego que, en uno de sus ojos, en la gran pupila, estaba nítidamente tu rostro.
—¡Basta ya de tonterías, muchachos! —gritó mi padre mientras nos separaba. Yo no aguanté más las náuseas y vomité.
El diagnóstico oficial del hospital O ‘Hagan fue el de picadura de serpiente crotalus. En el informe, los médicos aseguraron que era un milagro que estuviera vivo. Las probabilidades de haber sido encontrado herido, en los alrededores del Bosque Petrificado de Arizona, eran escasas y, más aún, el haber superado el veneno del animal. En la prensa también añadieron que el muchacho sufría de problemas mentales y que su custodia pasaba a ser del Estado.
Muchas veces recordé aquella tarde. En sueños me aparecía esa criatura atávica, hablándome en una lengua desconocida que me recordaba a las canciones que cantaba el abuelo en kikapú. Apenas recuerdo un par de versos, no obstante, una palabra en particular se me quedó grabada y al despertar de esos grotescos sueños la solía gritar: «¡Kikaapoa!». El abuelo me llamó así en una ocasión y, al preguntarle qué significaba, me explicó que Kikaapoa es el nombre que se le da a los que andan por la tierra y cuidan del mundo. Él murió cuando yo tenía seis años. Lo enterraron con sus chaparreras de gamuza bordada en el mismo lugar en el que nació, ya que por tradición era el lugar sagrado para la ceremonia. Mi padre no me permitió hacer preguntas sobre los extraños ritos que los hombres del poblado llevaban a cabo y nunca volvimos a aquel lugar.
Mi mente se fue volviendo más caótica y oscura, enfermando a menudo a causa de vómitos y fiebres tras cada sueño relacionado con Gruss Kopper. Así que, al cumplir los dieciocho años, decidí marcharme de casa con la idea frenética de llenar de luz los enigmas que me atormentaban. Tenía que comenzar por el origen de todo; volver a ver al joven Kopper. Después de investigar, supe que estaba ingresado en el hospital de enfermos mentales de Phoenix. Hasta allí viajé.
Cuando estuve frente a los peldaños que me separaban de la entrada principal, el pulso se me aceleró y un súbito pavor hizo más latente el recuerdo. No obstante, conseguir la visita fue sencillo; el loco Gruss no era considerado peligroso y un funcionario me acompañaría hasta el cuarto donde pasaba sus horas, de donde prefería no salir.
Al entrar en esa dependencia oscura pude ver, sorprendido, que estaba dibujando.
—¿Ya no es ciego? —pregunté a mi acompañante.
—Claro que sí, pero dibuja las cosas que ve en su cabeza. Es un jodido artista bastante pirado. Tenéis veinte minutos. Si necesitas algo, puedes golpear la puerta. Estaré al otro lado —dijo mientras cerraba.
Como hizo hace años, al oírme hablar, Gruss giró la cabeza hasta enfrentar sus pupilas blancas a las mías y con una voz algo distorsionada se deleitó en pronunciar: «Te estábamos esperando».
—Viejo amigo Kopper —dije disimulando mi nerviosismo—, tenía muchas ganas de verte, pero no entiendo lo que dices. En este cuarto solo estamos tú y yo.
—Pequeño Kikaapoa —añadió sonriendo—. Tu abuelo, La Guardiana y yo, llevamos años esperando que encontraras tu camino. Por fin estás aquí.
Estaba tan desconcertado que no pude musitar respuesta. Él, por el contrario, continuó hablando.
—Te estarás preguntando quién es La Guardiana y qué pinta tu abuelo en todo esto si falleció hace años. Siéntate y escucha —casi me imploró—. La Guardiana es la criatura que aparece en tus sueños, la misma que yo encontré en la Gruta Hedionda. Estás equivocado si piensas que me atacó o si crees que pretende hacernos daño. Ella es la única que existe en todos los mundos posibles, la que persevera el equilibrio entre las fuerzas oscuras que intentan destruir nuestra dimensión.
—¡Pero ella te dejó ciego! —impulsivamente grité.
—Ella me quitó la visión de este lado para que pudiera ver lo que acontece en el mundo de las sombras —me explicó—, el lugar que intenta invadirnos a través de una fisura que va creciendo constantemente. Llevo años viajando por sus parajes de desolación y oscuridad, intentando encontrar la forma de paralizar sus poderes. Pero yo tan sólo puedo observar lo que ocurre. Tú eres el elegido para penetrar en sus dominios y cerrar la fisura. Tu abuelo intentó prepararte para ello, pero se marchó demasiado pronto y apenas recuerdas nada.
Estaba a punto de vomitar de nuevo cuando su mano se posó sobre mi cabeza. Un remolino de oscura bruma invadió mi mente. Sentí cómo mi espíritu dejaba el cuerpo para viajar a través de esa espiral de tinieblas. Pude ver una luz al fondo y me sentí impulsado hacia ella. Allí estaba mi amigo, pero estaba algo cambiado, con sus pupilas marrones perfectamente definidas y su piel morena sin una sola muesca. Delante de nosotros había una gran ciudad de torres altas y majestuosas de estilo gótico, con cientos de espectros fantasmagóricos alrededor de ellas, destruyendo la piedra de los edificios a su paso. Pequeños orbes intentaban detenerlas sin éxito, las sombras absorbían la luz creciendo con cada ente que desaparecía.
—Son las sombras del inframundo. Tranquilo, desde aquí no pueden vernos —anunció Gruss—. Ellas ya han colonizado esta dimensión. Se alimentan del miedo y, gracias a ello, consiguieron abrir la fisura que se encuentra en la Gruta Hedionda. La gente que entró durante años en aquel lugar se atemorizó por el mal olor, la oscuridad y sus criaturas. La pared que nos divide fue haciéndose más delgada hasta que se agrietó. Ahí comenzó la corrupción de nuestro pueblo, ennegreciendo almas humanas que como esbirros han trabajado para la destrucción del planeta. Hay que cerrar la grieta para que no se adentren más. ¿Lo entiendes? Tienes que cerrarla.
—Pero cómo pretendes que yo consiga esa hazaña. Creo que te confundes de héroe —confesé—. Nunca fui valiente y no poseo los conocimientos necesarios para completar la misión que quieres encomendarme. Estás loco.
—El verdadero loco es el que se niega a ver y a actuar en consecuencia —replicó—. Solo tienes que encontrar el camino adecuado para encontrar tu destino. Empezarás por el lugar donde está enterrado tu abuelo. Allí adquirirás conocimientos y comprenderás que no tienes más remedio que adentrarte en la Gruta.
Justo en ese momento, sentí cómo mi espíritu volvía hasta el cuarto del hospital. Las hojas de cuaderno que había sobre la mesa revolotearon a nuestro alrededor como fotogramas de una película, mostrándome de nuevo todo lo que acabábamos de ver. Entonces el funcionario entró en el cuarto anunciando que el tiempo se había acabado. Apenas regurgité un poco bilis que agrió mi boca al despedirme de aquel lugar.
Cuando llegué al poblado, los pájaros huyeron haciendo dibujos en espiral sobre el cielo rosáceo de la tarde. No pensé que era un mal augurio hasta que un tecolote se posó sobre mi coche, como un nagual que oscurecía mi alma.
—No te asustes, hombre. El animal aún no ha cantado. Pero por lo visto algún espíritu quiere provocarte y detener tus pasos —dijo mi tío Kanish, acercándose.
—Cierto, el abuelo decía: «cuando el tecolote canta: un indio muere» —susurré sin perder de vista a la enigmática ave.
—No hay tiempo que perder. El chamán supo que venías porque al amanecer cayeron rocas calientes del cielo —dijo señalándome una vieja casa.
Nada más pisar el porche, pude ver a un viejo indio que, al sentir mi presencia, hizo un gesto para que me sentara en una silla contigua a la suya.
—Kikaapoa, quiero que cierres los ojos para que mis palabras te despierten —sentenció—. Tu abuelo, hace años, te habló de la Gran Araña, a la que conocemos como Palondras. Ella es la protectora de nuestros espíritus mientras hacemos las tareas cotidianas. Palondras teje su tela para paralizar a las sombras de los infiernos y nosotros imitamos su manera de tejer, fabricando atrapasueños que nos protegen cuando dormimos. Pero un desolador mal nos acecha, la Gran Araña agoniza y las sombras están entrando a través del portal. Por eso estás aquí; ella te eligió cuando eras pequeño para que controlaras su poder si algo le ocurría. Llevas su marca.
Visualicé, sin abrir los ojos, mi pequeña mancha de nacimiento con forma de araña.
—Ella te espera en un maar cercano al Bosque Petrificado —dijo dibujando en el aire un pequeño mapa imaginario—. Sólo tras su encuentro estarás preparado.
Me quedé a cenar venado con el resto del grupo y me ofrecieron cama para pasar la noche. Apenas pude pegar ojo, miles de recuerdos despertaron como pequeñas chispas de una gran hoguera de la memoria. Al amanecer, emprendí el viaje.
Cuando llegué al maar, sentí que la Gran Araña dirigía mis pasos para que encontrara su guarida entre las capas de roca volcánica. Su lamento silencioso retumbaba en mi interior. Y la encontré o, mejor dicho, ella me encontró enredado en su telaraña. Palondras apenas podía moverse pero su mirada era capaz de congelar a cualquier ser vivo. Su entumecido cuerpo estaba cubierto por un fino vello canoso y dos largas trenzas caían por su cabeza, enmarcándole el rostro. Con las patas meció la tela que me acogía como una hamaca. Me susurró una a una todas las melodías que el abuelo me cantaba y que ya no recordaba. Por primera vez comprendí el lenguaje kikapú. Luego, la Gran Araña me hizo tragar uno de sus hilos plateados y comencé a sentir que una energía poderosa me transformaba en un ser diferente. Mi cuerpo levitó y una luz lechosa, que provenía de su aliento, reverberó en cada centímetro de mi piel.
—Ahora eres El Gran Kipú, mi relevo —dijo con su último suspiro.
El cuerpo inerte de Palondras se deshizo en miles de partículas que me rodearon para llevarme, antes de desaparecer para siempre en el viento, hasta la entrada de la Gruta Hedionda. La voz de Gruss sonaba en el interior, guiándome por las oscuras galerías y aconsejándome para no desvanecer ante la pestilencia. Tras horas de caminata por la montaña, me encontré frente a frente con la Guardiana. Tal y como Gruss me describió aquella tarde en la que todo comenzó, su piel comenzó a brillar con tonos irisados y todos sus prominentes ojos se posaron en mí. Con los tentáculos me atrapó, impregnándome de sus viscosas lágrimas amalgamadas, para introducirme después en la órbita que daba hasta las sombras del inframundo.
Mi gran amigo Gruss Kopper estaba allí, junto a mí y, aunque no pudiera verle, su voz sonaba como si juntos camináramos de la mano.
Así fue como empezó mi lucha. Llevo años debilitando a las sombras con un vaho luminoso que brota por mi boca cada vez que el loco Gruss me avisa de que alguna está cerca. La épica tarea no ha hecho más que comenzar y no sé cuánto tiempo seremos capaces de resistir. A veces sentimos que estamos debilitándonos y que necesitamos ayuda.
Es por eso que os he confiado mi historia. Espero que me creáis. Mi esperanza es que alguno de vosotros sueñe esta noche con La Guardiana y que, al despertar, una palabra se quede grabada en su mente, retumbando en cada rincón de la memoria. Quizás uno de vosotros es el próximo Kikaapoa.

Avatar de Usuario
Gabi
Vivo aquí
Mensajes: 16431
Registrado: 16 Feb 2008 21:27
Ubicación: Argentina

Re: CF 2 - Los que andan por la tierra

Mensaje por Gabi » 18 Oct 2016 16:44

Excelente :eusa_clap: :eusa_clap:
Felicitaciones :D Me gusta cómo está redactado, me gusta la historia y buen final. Final al que se le puede poner un "continuará" porque da para algo más grande, con muchos capítulos :boese040:
Gracias por participar y compartirlo, suerte :60:
"Sé selectivo en tus batallas, a veces tener paz es mejor que tener la razón".

Avatar de Usuario
Berlín
Vivo aquí
Mensajes: 12778
Registrado: 04 Ago 2009 10:07
Ubicación: Barcelona

Re: CF 2 - Los que andan por la tierra

Mensaje por Berlín » 19 Oct 2016 08:16

Llevo un buen rato leyendo tu relato. Intento averiguar por qué no me acaba de gustar si es una historia que contiene siete infiernos y me ha recordado a Dante, y tiene a esa babosa luminiscente con múltiples tentáculos que me ha recordado a uno de los seres extraños de Lovecraft, o esa gran araña que teje para paralizar las sombras de los infiernos.

Para ser sincera te diría que me gusta el fondo, pero no me convence la forma. No sé, por ejemplo en un momento concreto dices que su gesto era fantasmagórico y carcomido. ¿Carcomido?
Allí estaba mi amigo, pero estaba algo cambiado, con sus pupilas marrones perfectamente definidas y su piel morena sin una sola muesca
Sé que puedes utilizar la palabra, muesca significa "corte que se hace como señal" pero no me gusta como suena dentro de la frase.

Y hay otras cuantas. Yo soy un desastre comentando, así que no me hagas mucho caso, pero te aconsejaría que antes de introducir una palabra sopeses entre varias.
Lo dicho, la historia me gusta, y bastante, pero no me acaba de convencer cómo la cuentas.

Avatar de Usuario
Megan
Beatlemaníaca
Mensajes: 16373
Registrado: 30 Mar 2008 04:52
Ubicación: Uruguay

Re: CF 2 - Los que andan por la tierra

Mensaje por Megan » 19 Oct 2016 20:38

Me gustó mucho, en mi opinión describes muy bien a tus personajes y su entorno.
Además la historia es amena.
Que tengas mucha suerte :60:

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6314
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CF 2 - Los que andan por la tierra

Mensaje por Isma » 20 Oct 2016 14:57

Hace un par de días estaba en una taberna underground con mi amigo Drizzt Do'urden y le hablé de este relato. Drizzt estaba bastante pedo y usaba una de sus cimitarras (Muerte Helada, creo) para cortar finas rodajas de salchichón sobre la barra del tugurio. Tanto el tabernero como los clientes mantenían una respetuosa distancia con el elfo negro, tanto por la mala fama de los de su especie como por el aura de peligrosidad que emanaba del arma de metal plateado. Sonaba de fondo una canción de Chuck Berry y el ambiente era excelente. Cuando terminé de contarle el relato le pregunté:
—Bueno, ¿qué te ha parecido, viejo amigo?
—PSche... gueno. ¿Baboshas gigantesh, dices? Bajo tierraaay de esho y mil coshas más que te pondríian los pelosh de punta. Digo, eh —Se acordó en ese momento que era necesario mantener un cierto anonimato—. No eshque yo lo haya vishto ni nada, eh.
Las lonchas de salchichón caían una tras otra como las hojas de los árboles en otoño. Chac, chac, chac. El filo caía y Drizzt disertaba.
—Verásh, yo le compendo *hic* compendo *hic hic* comprrrrrrendo, osssshtias ya, compreeendo al mushasho ese. Eshtar solo bajo tierra *hic* es mu jodido y lo de sher héroe ni te quento —miró a su alrededor—. O esho me han disho.
—Ya, ya —respondí mientras cogía una de las rodajas con cuidado—. Pero dime, tú que has escuchado con seguridad miles de historias durante tus viajes, ¿te parece que este es un relato destinado a la eternidad?
Drizzt estalló en una carcajada que salpicó líquido y babas sobre el aparador frente a la barra. Estuvo riéndose durante un buen rato, durante el cual todos los parroquianos del bar se miraron entre sí incómodos. Algunos aprovecharon para irse disimuladamente. Yo daba cuenta del salchichón, visto que la mortífera hoja había cesado de cortar tajadas.
—¿Ternidad? ¿Gloooria? ¡Pero qué diceesh? Losh tromadoresh *hic* trolacores *hic hic* ¡¡caguentó, trovadores!! de mi pueeblo shabrían limpiao el culo con tu relato. ¿Numinoqué? ¿El careto carconido? ¿Tustás fumao? Ademásh *hic* los nombresh en otro idioma van en curshiva.
—Espera, eso no puedes saberlo. ¡Te lo he narrado, no lo has leído!
—¿Meeeeestás provocando?
La mano izquierda de Drizzt estaba sacando un moco de su nariz cuando apareció sobre el pomo de Centella, aún enfundada en su cadera. Sus ojos brillaban.
—El salchichón está cojonudo. ¿Me cortas un poco más, por favor?
—Poshclaro —Chac, chac. Respiré de nuevo.
—Entonces, ¿cuál es tu veredicto? ¿Te ha gustado la historia o no?
—Pos sí magustao. Shí, shí. Losh indiosh esos son como trolls, ¿no? Cabronazos resistentes *hic*. Shí, magustao. Y laraña esa también. El final un poco seco *hic*, pero ¿no lo shon todos, eh, eh?
Se echó a reir. La verdad es que cuando Drizzt bebe me da un poco de yuyu. No quedaba ningún parroquiano y el tabernero se había resignado al fondo de la barra. Yo asentí y decidí dejarlo así por esta vez.

Avatar de Usuario
Verditia
No tengo vida social
Mensajes: 1198
Registrado: 26 Feb 2014 20:55
Contactar:

Re: CF 2 - Los que andan por la tierra

Mensaje por Verditia » 20 Oct 2016 16:40

Una historia fantástica que me ha dado miedo en algunos momentos. Me ha encantado.

Marco: tenemos dos épocas: la de los recuerdos del protagonista, cuando era un niño, y la actual, que comprende desde su descubrimiento de ser un Kikaapoa hasta el presente, en el que sigue luchando desde una dimensión desconocida. La explicación de las leyendas indias me han gustado mucho, y las he disfrutado en esta historia de terror fantástico.

Personajes: Hay mogollón de personajes importantes: el protagonista está muy bien perfilado, y a través de sus recuerdos vamos conociendo a los demás. Gruss, que en un principio creía que sería un acontecimiento detonante, al final se plantifica como otro personaje más, con su importancia y sus conocimientos, que me ha encantado. El abuelo, aunque no sale más que en los recuerdos, me parece digno de mención, pues es el maestro del protagonista para que pueda asumir su papel de héroe.

Historia: muy bien escrita, es tan interesante que no he podido dejar de leerla hasta el final. Me ha parecido una historia muy equilibrada entre recuerdos, hechos, diálogos y descripciones, con un halo de terror de ésos que te mantiene en tensión durante la lectura. El uso de las tradiciones indias (que supongo que cuando se escribe "india", se refiere a los nativos americanos) me ha parecido muy original, un guión buenísimo para hacer una peli de esas "palomiteras".

Nivel de fantasía: Lovecraft

Me recuerda a: It, de Stephen King
Alma de fuego, la 1ª novelucha de la saga Invocatio
https://www.amazon.es/dp/B00UQXDLCK

¡Ya la 5ª novelucha! Las heridas abiertas
https://www.amazon.es/dp/B076GMLMS5

Avatar de Usuario
Topito
GANADOR del V Concurso de relatos
Mensajes: 4300
Registrado: 13 Abr 2009 20:43
Ubicación: Los Madriles

Re: CF 2 - Los que andan por la tierra

Mensaje por Topito » 21 Oct 2016 12:30

Lo siento, pero no he conectado con la historia ni con el estilo.

Mucha suerte en el concurso.
leyendo: Haruki Murakami
leyendo cuentos: Zuñiga, O´Connor, Fitzgerald, Chéjov, Matute

Avatar de Usuario
rubisco
No tengo vida social
Mensajes: 2074
Registrado: 15 Oct 2016 12:17
Ubicación: Tenerife

Re: CF 2 - Los que andan por la tierra

Mensaje por rubisco » 21 Oct 2016 12:57

Partiendo de que no soy seguidor de los relatos de fantasía, he de reconocer que éste es de los que más me han gustado hasta ahora.

El inicio no me enganchó, pero sí lo hizo a partir de la descripción de la Gruta Hedionda y todo lo que la rodeaba. La historia crece bastante bien, manteniendo el ritmo a una intensidad adecuada y con saltos temporales justificados. Los personajes están bien construidos: dentro de lo poco que se puede hacer en un relato corto, creo que has dotado de personalidad a cada uno de ellos y actúan como deben.

Los detalles están bien cuidados, tanto en lo descriptivo como en lo narrativo. El narrador no entorpece el avance de la acción, lo que ayuda a mantener la lectura de forma fluida. Sí es cierto que hay alguna palabra que tal vez no encaje, pero eso son detalles menores que se arreglan con una corrección adicional.

En resumen: una historia correcta, entretenida y que no deja ningún cabo suelto.

¡Mucha suerte!
"La papelera es el primer mueble en el estudio del escritor"

Si quieres, echa un vistazo a mi blog.

Avatar de Usuario
Frigg
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 644
Registrado: 21 Mar 2016 12:45
Ubicación: Más pallá que pa cá

Re: CF 2 - Los que andan por la tierra

Mensaje por Frigg » 22 Oct 2016 16:59

En general, me gusta. Aunque es un tipo de fantasía que se asemeja más con el misterio, como algunos ya te apuntaban.
En general me ha parecido que el relato es fluido y fácil de leer, aunque con alguna palabreja que he tenido que buscar en el diccionario.
Me ha gustado bastante pero tengo la sensación de que algunas partes están arrebatadas y con un ritmo frenético que no me han dejado disfrutar de la historia como me hubiera gustado.
Lo que más me gusta es ese halo oscuro.
Lo que menos, la sensación de leer un texto más largo recortado para que entrara en concurso.
Suerte :60:
“Mientras dure la vida, que no pare el cuento.”
Carmen Martín Gaite

Gisso
Vivo aquí
Mensajes: 9219
Registrado: 02 Jul 2011 12:23

Re: CF 2 - Los que andan por la tierra

Mensaje por Gisso » 22 Oct 2016 20:24

Esto me parece más una introducción que un relato, aunque no está nada mal. Un buen batiburrillo de leyendas, bien escrito e interesante, aunque la curva del personaje entre ser un humano normal a convertirse en una especie de salvador no me ha convencido mucho. También hay ciertos clichés propios de una película de misterio con toques de terror. Lo que más destaco son las leyendas que nos presentas como los kikapús. Parece que últimamente no puede faltar un relato de esta clase de leyendas.

Avatar de Usuario
jilguero
Vivo aquí
Mensajes: 17284
Registrado: 05 Abr 2010 21:35
Ubicación: En las ramas del jacarandá...

Re: CF 2 - Los que andan por la tierra

Mensaje por jilguero » 23 Oct 2016 19:06

No sé yo que hago yo participando en un concurso de Fantasía. Lo digo autor porque, en general, tu manera de narrar me gusta e incluso me has creado al principio cierto misterio y te he acompañado con mucho interés hasta el hospital, pero luego mi interés ha decaído en cuanto han empezado los elementos fantásticos. Vamos, que me ha gustado el componente de relato de misterio, que lo tiene, pero no tanto el fantástico. Bueno, los dos bichitos que aparecen me han hecho pensar en los de Lovecraft y Mieville y sí me han gustado. Pero los de las sombras del mal y esas cosas, no, pero es una cuestión de gustos personales.

Tienes algunas expresiones que no sé si son erróneas por no conocer bien su significado o bien que voluntariamente deseas adjetivar de manera original. Hay autores que lo hacen pero hay que ser muy bueno para crear un efecto agradable con las adjetivaciones extrañas (por ejemplo, un gesto carcomido).
Y luego algunas frases muy teatrales: "un silencio de una intensidad indescriptible inundó la habitación, acompañado de un frío inexorable". Quitando esos excesos (Jilguero mete también la pata en este sentido :wink: ), que me han chocado, me gusta cómo está escrito.

Sentimientos encontrados tengo: me atrajo la historia al principio pero perdí el interés al final. Pero sospecho que tiene que ver con mis gustos personales. Mucha duerte. :60:


El esfuerzo para llegar a las cimas basta
para llenar un corazón de hombre



Los hilos de Ariadna :60: El niño del tirachinas

***********************************************
Agüita y fanguito de mis entretelas forever

Avatar de Usuario
zilum
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 776
Registrado: 16 Dic 2015 11:46
Contactar:

Re: CF 2 - Los que andan por la tierra

Mensaje por zilum » 23 Oct 2016 21:48

:hola:

Creo que has intentado abarcar más de lo que el texto te ha permitido, por lo que cuentas una prometedora historia en la que cada vivencia aspira a mucho más en un texto más amplio. Para mí los escritos en primera persona son muy complicados, pero en este caso creo que el texto está muy bien narrado (escribes de maravilla), por contra, no he logrado conectar con el prota, solo he conocido lo que hace y lo que tiene pendiente por hacer. Al terminar el relato me ha quedado la sensación de haber leído el prólogo de una historia que con mucho potencial.

Enhorabuena y mucha suerte!!
:60: :60: :60:
Isma escribió:Drizzt estaba bastante pedo y usaba una de sus cimitarras (Muerte Helada, creo) para cortar finas rodajas de salchichón sobre la barra del tugurio.
Precisamente tengo por la mitad "La piedra de Cristal", de R.A. Salvatore, donde sale el drow Drizzt... Lo que no me esperaba era encontrármelo aquí, borracho perdido :meparto: Ahora entiendo los comentarios elogiando tus intervenciones... seguro que también con una jarra en la mano :007:

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6314
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: CF 2 - Los que andan por la tierra

Mensaje por Isma » 23 Oct 2016 22:24

zilum escribió:
Isma escribió:Drizzt estaba bastante pedo y usaba una de sus cimitarras (Muerte Helada, creo) para cortar finas rodajas de salchichón sobre la barra del tugurio.
Precisamente tengo por la mitad "La piedra de Cristal", de R.A. Salvatore, donde sale el drow Drizzt... Lo que no me esperaba era encontrármelo aquí, borracho perdido :meparto: Ahora entiendo los comentarios elogiando tus intervenciones... seguro que también con una jarra en la mano :007:
Ah, qué buenos momentos de lectura. Habrá quien diga que los libros de Salvatore (o los de la Dragonlance) son por encargo, pero a mí me han dado momentos buenísimos.

Me alegra que te haya gustado la pequeña escena. Yo hace tanto que no bebo que ya ni me acuerdo de cuándo fue la última vez...

Avatar de Usuario
kassiopea
Vivo aquí
Mensajes: 11270
Registrado: 07 Dic 2008 19:18
Ubicación: Aovillada en la Luna...

Re: CF 2 - Los que andan por la tierra

Mensaje por kassiopea » 24 Oct 2016 19:49

Esta historia tan oscura con leyendas indias e inequívoco halo lovecraftiano me ha gustado mucho (como no podía ser de otra manera), aunque tengo algunos "peros"... Pero eso, autor/a, vaya por delante que he disfrutado con la lectura y que tienes todos mis respetos :P

El relato, en general, me ha parecido muy bien escrito y he aprendido algunas palabras, lo que siempre es interesante.

"Maar": Un maar es un cráter volcánico ancho y bajo, producido por una erupción freático-magmática, es decir, una explosión causada por agua subterránea que entra en contacto con lava caliente o magma. Los maares suelen llenarse de agua, formando un lago de cráter o laguna.
"Nagual": Animal de la tradición indígena centroamericana que es compañero inseparable de una persona; se lo considera protector espiritual durante toda la vida.
"Tecolote": El tecolote es un ave rapaz nocturna que justamente se caracteriza por circular activamente durante las noches para así captar a sus presas y alimentarse.


Respecto al tecolote, no conocía la leyenda que se menciona en el relato: "Cuando el tecolote canta, el indio muere". He investigado y he encontrado el canto del animal, a ver si consigo dejaros el enlace :wink:

https://youtu.be/CvMYDIJJog0

Ahora voy con los "peros"...

1- La primera frase del relato es brutal, consigues que el lector se quede pegado con ganas de saber qué sigue: "Al hablaros de Gruss Kopper no podré evitar sentir náuseas". Luego, cuando explica cómo encontraron a Gruss, el protagonista vomita. Cuando unos años después acude al psiquiátrico a visitarlo, vuelve a vomitar bilis... En fin, a lo que voy es que durante todo el relato se asocia esa Gruta Hedionda y las extrañas criaturas que habitan ese otro mundo/dimensión con las náuseas/vómito, tal vez como un recurso para impactar al lector, lo que me parece muy bien. Peeero es que, al final, resulta que el protagonista es "el elegido" y de repente se le pasan todos los males. Es por eso que todas esas náuseas y vomiteras anteriores no me acaban de convencer, como tampoco que el chico se pase "al lado oscuro" tan rápidamente. No sé, tal vez con un poco más de extensión esa "transformación" se podría haber llevado mejor, o tal vez ha sido una impresión mía, tampoco hagas mucho caso...
2- Copio y pego lo que dice Gruss después de que lo encuentren en la entrada de la cueva:
—Era un animal gigante, con aspecto de babosa pero cubierto de ojos a lo largo de toda su luminiscente piel. También pude observar que tenía cientos de tentáculos. No tuve tiempo de reaccionar, me enredó en su cuerpo mientras me impregnaba de viscosidades hasta que dejé de ver. La noche se apoderó de la cueva como si todas las estrellas de su piel se apagaran poco a poco. Me sentí mojado y casi flotando en el vacío de un agujero negro en la galaxia. Lo siguiente que recuerdo es la voz de tu padre, como un eco lejano, al recogerme.
Lo que marco en negrita me recuerda más al narrador (por la forma más poética y culta de expresarse) que al personaje que, en ese momento, es un chico de 15 años que está medio moribundo. Creo que ahí se ha confundido un poquito la pluma del autor/a con la del personaje :wink:
3- Otra cosa que no me convence mucho es que si él era "el elegido", ¿por qué "fue llamado" a la Gruta Hedionda Gruss en primer lugar? Si Gruss, luego, le hubiese ido influenciando tendría más sentido, pero ni siquiera se vuelven a ver hasta que el narrador cumple 18 años :meditando:
4- También he visto algunos "sólo" con tilde y otros sin. Y alguna palabra que se repite consecutivamente, aunque eso ya son tonterías que se arreglan en un plis, solo lo comento para señalártelo, por ejemplo:
Solo tienes que encontrar el camino adecuado para encontrar tu destino.
Después de todo el rollo que he soltado igual puede parecer que el relato me ha gustado menos de lo que sí lo ha hecho. No obstante, también quería comentar algunas cosas que no me acaban de convencer. Es un buen trabajo que se me ha quedado corto, pues me gustaría saber más de esa lucha que, en definitiva, es entre la luz y las sombras, el bien y el mal. Mucha suerte en las votaciones y gracias :60: :60:
Para este Sant Jordi, el recopilatorio "Girándula en la niebla" ya disponible en Amazon

Leed en Los foreros escriben: Desbarre en el orfanato abretelibrense

Avatar de Usuario
Tolomew Dewhust
Foroadicto
Mensajes: 4164
Registrado: 16 Ago 2013 11:23

Re: CF 2 - Los que andan por la tierra

Mensaje por Tolomew Dewhust » 27 Oct 2016 12:34

Hoooola, :lol:.

Dos noticias traigo, una buena y una mala.

La mala es que no soy buen lector para este tipo de historias, así que conmigo no vas a rascar nada :cunao:. Te he leído dos veces, una hace un par de días y otra ahora mismo, pero la sensación es exacta: se trata de una aventura que me hubiera gustado seguramente durante mi etapa adolescente, cuando consumía algo de literatura juvenil (como aquellos míticos "Elige tu aventura"), pero que hoy en día no me atrae en absoluto. Si has leído algo de lo que yo he aportado aquí en otros concursos, seguro que no te sorprendes lo más mínimo.

La historia está muy bien cerradita (argumentada) y muy currada. Lo has desarrollado y escrito muy bien, :chino:... Solo que no soy tu público.


La buena noticia :P es que mi opinión, que siempre vale poco, en este concurso todavía menos; primero porque no consumo literatura fantástica (precisamente porque no me atrae), y, segundo y más importante para ti, porque esta vez no voto :cunao:.
Entre tú y yo, una persona me chivateó cuál era su relato. Si a eso sumamos que yo no participo como autor, por lo cual mi relato es imposible que se beneficie no ejerciendo yo mi derecho legítimo y constitucional a acudir a las urnas -ya que no existe tal relato-... blanco y en botella.
Que Cádiz no tiene reyes solo poetas de carnaval, y para poeta, poeta... mi capitán.

Responder