Libro de réquiems - Mauricio Wiesenthal

En principio incluye biografías, autoayuda, libros de viajes, arte y otros que no sean ensayos o de divulgación.

Moderador: Caroline

Responder
Avatar de Usuario
Richar Elis
Lector ocasional
Mensajes: 55
Registrado: 28 Feb 2007 12:38
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Richar Elis » 24 May 2007 22:58

.
Para Madison


En el prefacio del ‘Libro de réquiems’, que Wiesenthal titula ‘Oración’, escribe: “Este Libro de réquiems es también, en cierta manera, un libro de memorias; porque (…) no se puede rendir homenaje a los maestros, a los amigos y a los recuerdos sin recurrir a las confesiones personales”. Y afirma con contundencia: “Tengo la idea de que el mundo ha caído en un preocupante estado de amnesia (…). Así puede venderse todo en una oferta de «novedad». Y las referencias del buen gusto y de la cultura (maestros y artistas, genios e ingenios) desaparecen devoradas por un torrente de vulgaridades que hoy se promocionan en el negocio, se enaltecen en la propaganda y se estudian en las escuelas”.

“Durante muchos años me negué a dar a la imprenta este libro, porque pienso que el mundo sagrado de la edición se ha profanado con la educación de los escritores en la cultura del premio y del best séller. La literatura es justamente lo contrario: el sueño de dar vida a un libro único, a un libro buscado, a un libro irrepetible, no tanto por su valor –cualidad que siempre es relativa- sino porque lleva la traza personal del ser humano que lo escribió”.

.

Avatar de Usuario
Richar Elis
Lector ocasional
Mensajes: 55
Registrado: 28 Feb 2007 12:38
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Richar Elis » 24 May 2007 23:00

.

“Siempre me ha gustado imaginarme a mis lectores bajo el rayo de luz que ilumina las páginas en la hora solitaria de la lectura, como si formasen parte de mi libro, de mi noche oscura, de las ansías de mi alma. Un libro sólo existe verdaderamente cuando ha sido bien leído”

.
Para ti Madi.

Avatar de Usuario
Richar Elis
Lector ocasional
Mensajes: 55
Registrado: 28 Feb 2007 12:38
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Richar Elis » 24 May 2007 23:02

.

Wiesenthal realizó una tirada de veinticinco ejemplares, numerados, que envió a sus mejores amigos, “tan contados que me sobraron la mitad”, y gracias “a que alguna gente tiene la generosa costumbre de prestar los libros que le han gustado”, uno de los ejemplares acabó llegando al director de Edhasa, cuando éste le llamó diciendo que quería editar el libro, dice Wiesenthal: “dudé un instante, porque tenía miedo de traicionar mis sueños de clandestinidad. Pero me acordé de mi viejo amigo Marshall A. Best, editor de Viking Press, con el que compartimos tantos recuerdos de la vieja Europa, especialmente de la casa de Stefan Zweig en Salzburgo. Y recordé a Anna Freud, en su jardín de Londres, cuando hablábamos de su padre y de su amiga Lou Andreas Salomé. Y me vino a la memoria el pan duro que me regaló Egen Relgis, exiliado romántico, y que había sido amasado en la casa de Tolstoi. Y me volvieron a rodear las sombras de este libro: las góndolas delante de mi casa en Venecia; las conversaciones de Lady Melbourne recitando bajo la lluvia a D.H. Lawrence; la mirada cegata del loco profesor alemán que quemaba hojarasca en homenaje a Zaratustra; la bañera de aquel palacio romano donde podía bañarme contemplando la Piaza Navona; la imagen de Claire Bloom interpretando a Ofelia, como yo la veía en un teatrillo de cartón donde representábamos a Shakespeare y le dábamos a beber a Julieta un perfume de violeta, en vez de veneno; mis paseos por San Petersburgo tras las huellas de Esénin y de Isadora Duncan, de Anna Ajmátova y de Dostoievski; los bastones de Liszt que quería regalarme una vieja abuela en Weimar; las historias que me contaba Carmelina en Capri cuando me llevaba a ver la villa Lysis, donde murió el conde Fersen, vestido y maquillado de rosa. «Amori et dolori sacrum.»”

.

Avatar de Usuario
Richar Elis
Lector ocasional
Mensajes: 55
Registrado: 28 Feb 2007 12:38
Ubicación: Madrid
Contactar:

Mensaje por Richar Elis » 24 May 2007 23:04

.

“Pienso también que los encuentros y los azares van dando contenido y forma a nuestra vida, más allá de nuestra propia voluntad y de nuestros deseos. No fui yo, probablemente, quien eligió a los personajes de este libro. A unos, contemporáneos míos, los conocí de cerca o llegué a tratarlos personalmente. Otros llegaron a formar parte de mi vida por misterioso azar. Para mí son un culto, aunque para la mayoría de la gente sean cultura.”

“Llegaron a mí por caminos mágicos, en el azar de una amistad, con un manuscrito olvidado en un viejo libro, en un encuentro fortuito en un café, entre los recuerdos de familia, entre los amores de la juventud. (…) los he buscado en las calles donde vivieron, en los lugares donde se amaron, en los vinos que bebieron, en los cementerios donde los enterraron… Cada persona tiene, probablemente, un don especial que le otorgaron los dioses al nacer; aunque algunos individuos pasan más tiempo envidiando las virtudes ajenas que descubriendo las propias. Quizá yo tengo instinto para relacionar y reunir a los seres humanos, conservando en mi memoria sus nombres, los lugares donde vivieron, los lazos que les ligaron. No me preocupa la muerte. Pero he recorrido medio mundo buscando a los seres que me interesaban, para redimirlos del olvido”. Un libro que es – como dice un poco más adelante – una protesta contra la clonación, contra la corriente y las series, en él renacen muchos personajes del pasado, aparecen “entre las ruinas del siglo XX y de sus holocaustos, como una rebelión de las estatuas. A muchos de estos seres, ayer llamados maestros, los encontré vendidos a saldo en salas de antigüedades y subastas. Visité sus casas, a menudo olvidadas o derribadas. Busqué a sus hijos, a sus nietos y a sus discípulos. (…) fui recogiendo el material de desecho de aquellas grandes vidas humanas para escribir mi Libro de Réquiems. (…) Era una época en que los hombres apreciábamos todavía las cosas insignificantes y sabíamos coleccionar objetos viejos, recomponerlos, cuidarlo, acariciarlos y hablarles como si fuesen gatos”. Hacia el final de esta oración Wiesenthal pronuncia una frase que en otro sería una pose ingeniosa, mas no en él: “Lo último que va quedando vivo en las ciudades son sus muertos: los pobres, los marginados, los emigrantes, los mendigos. (…) Debe ser que el alma es cosa de pobres muy pobres, o locos muy locos. Hay que nacer con ella, o inventarse una”

.

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40323
Registrado: 15 May 2005 21:51

Mensaje por madison » 25 May 2007 10:35

Gracias Richar :wink: es genial

Avatar de Usuario
Protos
Foroadicto
Mensajes: 4790
Registrado: 27 Sep 2006 17:09
Ubicación: Hic et nunc

Mensaje por Protos » 25 May 2007 22:11

Este tengo que conseguirlo. Viendo cómo escribe Wiesenthal, no puedo dejarlo pasar.
"Cuando la mente puede, el cuerpo le sigue."

Avatar de Usuario
Protos
Foroadicto
Mensajes: 4790
Registrado: 27 Sep 2006 17:09
Ubicación: Hic et nunc

Mensaje por Protos » 01 Jul 2007 21:33

Con la misma prosa bellísima que descubrí en "El esnobismo de las golondrinas", Mauricio se centra en estos réquiems en personajes que de algún modo dejaron su impronta en la vida del escritor. De momento, he seguido con Wiesenthal la estela de las vidas de Dostoievski, Zweig, Tolstoi, Casanova, Kazantzakis, Velázquez, Falla, Nietzsche, Wilde...
"Cuando la mente puede, el cuerpo le sigue."

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40323
Registrado: 15 May 2005 21:51

Mensaje por madison » 02 Jul 2007 12:17

El sábado por la noche hay un programa en Canal33, el programa es Milenium, esta noche se habló de viajes y ahí estaba él con su famosos traje blanco, hablando genial de tantos y tantos lugares, que ha visitado y casi todos ellos por impulsos.
Habló de sus golondrinas y ha quedado citado para septimbre que vuelve de nuevo el programa para habalr de sus Réquiems.

Lo tengo ya, y estoy a punto de empezarlo, a la que acabe Ada o el Ardor

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40323
Registrado: 15 May 2005 21:51

Mensaje por madison » 22 Jul 2007 12:42

he abierto el libro por cualquir página a ver de que personaje hablaba en dicha página.......he tenido suerte y un buen cominezo, habla de Rilke del hotel de Ronda donde pasó largas temporadas...........me ha encantado porque he vuelto recordar a una mujer que siempre he admirado Lou Salomé y de nuevo me he podido dar cuenta de la fuerza que ejercía ella en los hombres de su vida, también he vuelto a recordar la famosa foto en la que sale ella con Nietsze y su esposo de aquella época y ella con el látigo.....¡¡que increible!!! y que pena que Rilke tuviera esa madre............
Bueno sigo con el libro, pero muy pausadamente no quiero agobiarme :wink:

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40323
Registrado: 15 May 2005 21:51

Mensaje por madison » 14 Ago 2007 12:18

Protos, que grande es este Mauricio eh?
Richar, muchas gracias por dedicarme parte de este hilo, estoy disfrutando de lo lindo con su lectura.
Al no ser un ensayo no hya fechas ni datos exactos, pero no importa porque es una maravilla cómo están expuestos sus recuerdos.
la historia de Tolstoi fantastica.
El paso de Mauricio por la isla de Capri genial, desconocía que esos autores que tanto han influido en mis lecturas hubiesen pasado ahí un tiempo de su vida.
Me gusta lo que cuenta y como lo cuenta sobre la vida de Zweig, sus mujeres....etc.

Avatar de Usuario
Hypathia
La jabata
Mensajes: 14238
Registrado: 22 Jul 2007 17:19
Contactar:

Re: Libro de réquiems - Mauricio Wiesenthal

Mensaje por Hypathia » 22 Abr 2009 12:03

Ha salido en bolsillo. :D

Imagen

Responder