Gilda - Charles Vidor (1946)

Moderadores: Ashling, Judy Bolton, Gabi

Responder
Avatar de Usuario
julia
La mamma
Mensajes: 45953
Registrado: 13 Abr 2006 09:54
Ubicación: Zaragoza
Contactar:

Gilda - Charles Vidor (1946)

Mensaje por julia » 26 Mar 2008 00:13

Imagen

TITULO ORIGINAL Gilda
AÑO 1946

DURACIÓN 110 min. Sugerir trailer/vídeo

PAÍS
DIRECTOR Charles Vidor
GUIÓN Marion Parsonnet
MÚSICA Morris Stoloff
FOTOGRAFÍA Rudolph Maté (B&W)
REPARTO Rita Hayworth, Glenn Ford, George MacReady, Joseph Calleia, Steven Geray, Rosa Rey, Joseph Sawyer, Gerarld Mohr
PRODUCTORA Columbia

SINOPSIS: Johnny Farrell, un aventurero que vie de hacer trampas en el juego, recala en Buenos Aires. Allí le saca de un apuro un hombre llamado Ballin Mundson, propietario de un lujoso casino. El recién llegado termina convirtiéndose en el individuo de confianza de su anfitrión. Un día, su superior le presenta a su esposa, Gilda. Él reacciona con perplejidad, ya que ella lo convirtió en el ser amargado y cínico que es ahora

Antes de irme a la cama os dejo otro regalo , a ver quien se resiste a ese guante de Gilda y ese duro de Glen Ford....

Si es que los hombres atormentados tienen un no se que , que que se yo......... Aunque la escena esta , no se si ahora la cortaria al final, por lo de lo politicamente incorrecto.


Enlace
Última edición por julia el 26 Mar 2008 11:52, editado 1 vez en total.
Ya podéis comprarlo Los mohicanos de Paris

Avatar de Usuario
1452
Vivo aquí
Mensajes: 12086
Registrado: 22 Sep 2007 12:36
Ubicación: Entre tus brazos...

Mensaje por 1452 » 26 Mar 2008 11:21

Yo de esta película sólo me acuerdo del bofetón :roll: bueno y de la elegancia y sensualidad sin igual de Rita Hayworth, cantando la canción y quitándose el guante :D
Tengo que ver unas cuantas pelis que ya he visto, pero que hace tanto, que apenas recuerdo nada de ellas.
Última edición por 1452 el 26 Mar 2008 11:53, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
fabian
Vivo aquí
Mensajes: 5529
Registrado: 02 Ago 2006 22:08
Ubicación: Nihilandia
Contactar:

Mensaje por fabian » 26 Mar 2008 11:32

Hay que ver lo hermosas que eran antes las mujeres...

Imagen
Burocracia: Hacer lo fácil difícil mediante lo inútil.
-Agencia Tributaria-

Avatar de Usuario
El Ekilibrio
No puedo evitarlo
Mensajes: 16697
Registrado: 24 Abr 2006 19:03
Ubicación: Sociedad protectora de animales y barcomaris
Contactar:

Mensaje por El Ekilibrio » 26 Mar 2008 11:41

fabian escribió:Hay que ver lo hermosas que eran antes las mujeres...

Imagen

Es que las de Valladolid tienen algo que no se qué que no se yo...
¡Viva la familia Cansino!
Nunca discutas con un imbécil, te hará descender a su nivel y allí te ganará por experiencia
Imagen
http://elekilibrio.blogspot.com/
CAMPAÑA PARA PAGAR LOS ESTUDIOS DE BARCOMARI

Avatar de Usuario
julia
La mamma
Mensajes: 45953
Registrado: 13 Abr 2006 09:54
Ubicación: Zaragoza
Contactar:

Mensaje por julia » 26 Mar 2008 11:52

Yo mande el video, pero se me olvido retocar el enlace mecachis.....
Ya podéis comprarlo Los mohicanos de Paris

Avatar de Usuario
roberto boavista
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 389
Registrado: 12 Dic 2007 00:05

Mensaje por roberto boavista » 27 Mar 2008 01:57

Yo, de pequeño, estaba locamente enamorado de esta mujer. :roll:

De Rita, digo. :wink:

Avatar de Usuario
El Ekilibrio
No puedo evitarlo
Mensajes: 16697
Registrado: 24 Abr 2006 19:03
Ubicación: Sociedad protectora de animales y barcomaris
Contactar:

Mensaje por El Ekilibrio » 27 Mar 2008 09:22

Aquí os dejo una biografía de aspectos desconocidos de nuestra Rita...
Extraido de la web: 'Revista de Estrellas'

Según las enciclopedias, Rita Hayworth murió el 13 de mayo de 1987, pero se equivocan. Ese soleado día de primavera sólo falleció Margarita Carmen Cansino, una mujer desgraciada que luchó sin éxito toda su vida por ser feliz. Rita Hayworth, "la diosa del amor" del Hollywood de los 40, había muerto años antes. Lo certificó una foto patética tomada en Londres en 1976, en la que bajo su nombre se veía la imagen irreconocible de una mujer envejecida, desaliñada, ausente y muy asustada.

Aquella foto, sólo comparable al rostro deformado del cadáver de Marilyn Monroe, fue la prueba más cruel de la destrucción de un mito. Aún faltaban unos años para que le diagnosticasen, en 1981, que padecía el devastador mal de Alzheimer, enfermedad degenerativa que afecta al cerebro. Su madre, la ex bailarina Volga Haworth, había muerto como consecuencia de la bebida, así que el deterioro físico y psíquico de la diva se atribuyó entonces, exclusivamente, a su alcoholismo.

Sus días de gloria estaban casi olvidados y la generación de espectadores más jóvenes, que ya sólo veían sus películas por televisión, no acababan de comprender la desolación de sus padres. No imaginaban que la anciana de la foto había sido no sólo una de las bellezas más deslumbrantes de la pantalla, la Gilda que inflamó los deseos de millones de hombres, sino la primera estrella del Hollywood dorado que se convirtió en una princesa de carne y hueso. Siete años antes que Grace Kelly.

Su boda con el príncipe Ali Kahn el 27 de mayo de 1949 fue como un cuento de hadas. A la ceremonia, que se celebró en Vallauris, en la costa azul francesa, cerca de Mónaco, asistieron siete príncipes, cuatro princesas, un maharajá, un emir y el gaikovar de Baroda. Era un sueño hecho realidad, el de la plebeya, nacida en un hogar humilde del barrio neoyorkino de Brooklyn, el 17 de octubre de 1918, que se casaba con el príncipe azul.




No un príncipe cualquiera sino un descendiente directo de Fátima, la hija de Mahoma, el profeta del Islam. Su padre, el Aga Kahn III, suegro de Rita, era el líder religioso de unos 15 millones de creyentes de Asia y África, a quien cada año le regalaban su peso en joyas. El novio extendió bajo los pies de su amor 30.000 rosas y no faltó una piscina llena con mil litros de agua de colonia, sobre la que flotaba un ramo de flores que componían las iniciales de los contrayentes.
Los ismaelitas, devotos del príncipe, llegados de todo el mundo, obsequiaron marfil, oro y perlas a Rita. Le mostraron, además, su respeto postrándose ante ella y besándole los pies, lo que la acobardó, porque como norteamericana -ni siquiera hablaba francés-, llevaba mal el protocolo; como le pasó a Grace Kelly en Mónaco. Para los musulmanes fue "el matrimonio del siglo" pero el Vaticano advirtió a la actriz, católica, que su unión era nula y sus hijos nacerían del pecado.

Rita Hayworth estaba exultante a pesar de eso y del enorme escándalo que había acompañado su noviazgo con Ali Kahn, iniciado cuando él estaba aún casado con Barbara Joan Yarde-Buller.

Había alcanzado la cima de su carrera cinematográfica y de la popularidad y, además, esperaba una hija, concebida antes de la boda, la futura princesa Yasmine, nacida en diciembre de 1949. Pero, sobre todo, quería creer que había formado la familia que siempre deseó y que ya no tendría que volver a hacer cine.

"Alí hizo posible su huida de Hollywood", explicó Orson Welles. "Su verdadero atractivo residía en que, gracias a él, Rita dejó de ser Rita Hayworth para convertirse en princesa consorte". Welles, con el que había estado casada cuatro años, de 1943 a 1947, fue su gran amor y sabía de lo que hablaba, porque le había confiado sus dos grandes secretos: su padre había abusado de ella de niña y aborrecía ser actriz.

El director de Ciudadano Kane se había enamorado al verla en la portada de la revista Life en 1941. Rodaba por entonces una película en Brasil y proclamó a los cuatro vientos que al volver a Estados Unidos se iba a casar con ella, a la que ni siquiera conocía en persona. Rita se asustó al enterarse y creyó que querían gastarle una broma, ya que Welles tenía fama de genio y la actriz, en cambio, apenas había ido al colegio.


Rita confesó dos secretos a Orson Welles: que su padre abusó de ella y que aborrecía ser actriz
No pudo porque comenzó a bailar a los 4 años y a los 13 debutó como pareja de su padre, Eduardo Cansino, que era analfabeto y no le veía la utilidad a estudiar. Eduardo era un bailarín de origen sevillano sefardí, miembro de una estirpe de artistas, que emigró a Norteamérica junto a una hermana, con la que formó el grupo The Dancing Casinos. Triunfaron en Nueva York pero se separaron cuando Eduardo se trasladó con su mujer y sus hijos a California, para trabajar en el cine.
La gran depresión provocada por el hundimiento de la Bolsa de Nueva York en 1929 acabó con sus ilusiones. No tenía una actividad laboral continuada en los estudios de cine y su academia de baile no iba bien. Reparó entonces en lo crecida que estaba su pequeña Margarita y resucitó a The Dancing Casinos con ella. "No me hacía mucha gracia", confesó ella más tarde, "pero no tuve el coraje de decírselo a mi padre y empecé a recibir clases. Ensayar, ensayar y ensayar, esa fue mi adolescencia".

No era lo único que le disgustaba a Rita de su padre, que la prohibía referirse a él de este modo delante del público, que siempre los tomaba por matrimonio. Eduardo, que cuando bebía -cosa que hacía con frecuencia-, pegaba a Rita, aunque procurando no dejarle marcas, pasaba por ser un progenitor español celoso de la virtud de su hija, a la que encerraba en su camerino en los descansos entre actuaciones. La protegía de los hombres porque la quería sólo para él.

Actuaban sobre todo en locales de Tijuana, en México, frecuentados por productores de Hollywood, los únicos con los que Cansino permitía ir a su hija e incluso ser complaciente con ellos, con la esperanza de que la ofrecieran un contrato. El milagro ocurrió y un jefe de la Fox trató de lanzarla como la nueva belleza hispana, sucesora de la mexicana Dolores del Río, siempre en papelitos raciales, de belleza morena.

Su suerte cambió cuando la Fox fue absorbida por la Twentieth Century. El nuevo magnate, el legendario Darryl Zanuck, pretendió ejercer su derecho de pernada sobre su actriz, algo usual y aceptado en el Hollywood clásico, y al negarse ésta, la despidió. Todo parecía perdido cuando hizo su oportuna aparición Edward Judson, personaje habitual de la vida nocturna de la ciudad, del que nadie sabía apenas nada pero que tomó a Rita bajo su protección, casándose con ella en 1937. Judson transformó a la hispana Margarita Cansino en la anglosajona Rita Hayworth. La hizo adelgazar, tiñó su melena castaña de pelirrojo e hizo retroceder, con electrólisis, el nacimiento de su pelo, próximo a las cejas, para despejarle la frente y resaltar sus ojos. Cambió su apellido por el de su madre, Haworth, añadiendo una "y" para distinguirla de su tío, también actor. Elegía su ropa, hablaba por ella, iban a los locales de moda y siempre estaban disponibles para un reportaje de prensa.

El esfuerzo dio fruto y Rita fichó por la Columbia, el estudio con menos estrellas propias y con el magnate -Harry Cohn- más intratable y mezquino de todos. Allí demostró su clase como bailarina con Fred Astaire, en Desde aquel beso y Bailando nace el amor, y con Gene Kelly, en Las modelos. Se lanzó como símbolo sexual, como la doña Sol de Sangre y arena, a partir del relato de Vicente Blasco Ibáñez, y se convirtió en "la diosa del amor" de los años cuarenta con Gilda.

Esta película era una producción modesta pero la fotografía de Rita, recortada de las revistas, había acompañado a las tropas americanas en todos los frentes durante la Segunda Guerra Mundial y, al volver a casa, los soldados llenaron las salas de cine para ver a su ídolo en movimiento. Era tan famosa que el avión que lanzó la bomba nuclear experimental sobre las islas Bikini llevaba su imagen pintada en el morro; algo que molestó mucho a la actriz.

Se impuso la moda Gilda, de escote sin hombros y zapatos de tiras cruzadas en el tobillo, como los que lucía en la pantalla. La bofetada que le daba Glenn Ford hizo historia y el striptease sugerido, en el que Rita se quita un guante mientras interpreta Put the Blame on Mame -cantada en realidad por Anita Ellis- provocó el escándalo. Sobre todo en España, donde el público creyó que había un desnudo de la actriz -impensable en la época- pero que lo había cortado la censura franquista.

"Nunca hubo una mujer como Gilda", sostenía la publicidad del filme. Lo malo es que Margarita Cansino no se parecía en nada a Rita Hayworth y, menos aún, a sus personajes. "Era mucho más guapa sin maquillaje", reveló Welles, con el que se había casado, por fin, en 1943. En Hollywood les apodaban La bella y el cerebro. Tuvieron una hija, Rebecca, que él no deseaba, y las infidelidades del célebre director acabaron con el matrimonio.

Rita, una mujer tímida, había aprendido a callar y a practicar la resistencia pasiva ante la adversidad durante la niñez, cuando su padre abusaba de ella y la obligó a aceptar un modo de vida que aborrecía. Los hombres que conoció no se portaron mejor con ella. Edward Judson, su primer marido, que por edad podía ser su padre, se obsesionó tanto con hacerla triunfar que la incitó a acostarse con cualquiera que pudiera ayudarla en su objetivo.


La deseada Gilda fue la primera actriz que se convertía en princesa, siete años antes que Grace Kelly
Harry Cohn, tiránico jefe de la Columbia que controló toda su carrera, la acosó durante años, obsesionado porque no accedía a sus pretensiones sexuales. En revancha, el magnate, que ganó millones con sus películas, la sometió a las mayores vejaciones. Por ejemplo, cuando ella entraba en su despacho, él iba al baño adjunto y orinaba sin molestarse en cerrar la puerta. Además, la obligaba a fichar todos los días, instaló micrófonos en su camerino y la hacía espiar todo el tiempo. No es extraño que Cohn fuera uno de los invitados de honor que excusó su presencia en la boda de Rita con Ali Kahn, el tercer matrimonio de la actriz, la más importante que tuvo jamás la Columbia. El productor no quiso pasar por el trago de tener que llamarla alteza, título que correspondía a su nuevo estado. La ilusión de la recién casada de no volver a ver al hombre que la acosaba ni pisar un estudio de cine duró poco.
La vida de casado no cambió al mujeriego Ali Kahn, que abandonaba en casa a su esposa, la mujer más deseada del mundo, para hacer nuevas conquistas. Su fuerte eran las artes amatorias y podía prolongar a placer su erección sin eyacular. Una técnica que, según la crónica canalla, aprendió de joven en los burdeles egipcios, por iniciativa de su padre.

Tras su divorcio, en 1953, Rita Hayworth entró en una espiral de destrucción, que incluyó dos matrimonios más, con hombres -Dick Haymes y James Hill- que, de nuevo, abusaron de ella, obligándola a seguir trabajando, para vivir a su costa. Hubo también muchos amantes, algunos con acento español, en sus escapadas a nuestro país; como el conde de Villapadierna y, según se dijo, con Paco Gento, el jugador del Real Madrid. El mito Rita Hayworth se extinguió una fría mañana de invierno de 1976 en el aeropuerto londinense de Heathrow, cuando el mundo esperaba a la diosa del amor de los 40 y del avión sólo descendió una mujer irreconocible, envejecida, desaliñada, ausente y muy asustada. A Margarita Cansino le aguardaba aún un calvario de 11 años más, destruida por el mal de Alzheimer, antes de alcanzar la paz.
Nunca discutas con un imbécil, te hará descender a su nivel y allí te ganará por experiencia
Imagen
http://elekilibrio.blogspot.com/
CAMPAÑA PARA PAGAR LOS ESTUDIOS DE BARCOMARI

Avatar de Usuario
Alicia
Collejas gratis
Mensajes: 7545
Registrado: 23 Ene 2006 13:00
Ubicación: Aquí

Mensaje por Alicia » 27 Mar 2008 16:31

Pues os voy a contar mi historia con esta película, porque aún hoy la tengo bien presente.

Nos retrotraemos al año 84-85, aproximadamente. La época de los rombos en la televisión, de los ciclos de cine de la 2 (cuando no era de actores era de directores, puro cine clásico cada semana). Como en otras ocasiones una servidora intentaba ver las pelis de esos ciclos de cine. A pesar de la hora muchas veces colaba... siempre y cuando los rombos no aparecieran.
Llegó el ciclo dedicado a Rita Hayworth. No recuerdo qué películas suyas vi, sé que fueron algunas. Pero llegó la semana en que emitían "Gilda". Yo como loca por ver la peli de la "femme fatale" (aunque aún no sabía qué era eso me hacía una ligera idea). Dos rombos bien negros y gordos al empezar los títulos de crédito. La niña a la cama, ni súplicas ni quejas, nada sirvió. Por una serie de razones si emitieron "Gilda" en la tele cuando ya tenía una edad suficiente fue en horarios extraños que me impedían verla. Curiosamente una amiga muy íntima de la familia me regaló el dvd de Gilda cuando cumplí los 23. Qué cosas. Hablamos de un lapso de unos quince años. Mi madre aún se acuerda de la de cientos de veces que le he echado en cara que no me la dejase ver en su día. Se ha convertido en una anécdota familiar :lol: Quizás mi trauma duró tanto porque cuando era pequeña quería ser como Rita/Hilda, un bellezón de mujer y muy atractiva y sexy. Luego la cosa salió bastante más normalita. Gracias al dios mi gitano es de buen conformar :lol: :lol:

A todo esto, obviamente me encanta esta película.

Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 54025
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: Gilda - Charles Vidor (1946)

Mensaje por Sinkim » 29 Nov 2009 01:45

Decir que es un clásico es quedarse corto, una magnifica película con una soberbia Rita Hayworth, autenticamente imprescindible, con una canción que es una autentica maravilla y con una escena que se ha convertido en todo un icono cinematográfico :D
Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano. (Friedrich Schiller)

Avatar de Usuario
Fox
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 809
Registrado: 03 Ago 2008 15:51
Ubicación: Shangri-La

Re: Gilda - Charles Vidor (1946)

Mensaje por Fox » 29 Nov 2009 13:34

Me gustan especialmente los dialogos, cargados de segundas intenciones. Un gran clasico. Y que de decir de la Hayworth........... sobran las palabras.

Imagen
No hay hechos perfectos, solo intenciones perfectas.

Avatar de Usuario
Clarisa
Vivo aquí
Mensajes: 8238
Registrado: 20 Nov 2009 14:04
Ubicación: Escondida en una pequeña biblioteca

Re: Gilda - Charles Vidor (1946)

Mensaje por Clarisa » 11 Dic 2009 10:12

De las clásicas, Gilda es mi película favorita. Todos los años la veo al menos una vez. Me gusta de principio a fin. Es la historia de amor y odio más bonita que yo he visto.
Con frases tan memorables:
"La odiaba tanto, que no podía quitármela del pensamiento. Estaba en el aire que respiraba y en la comida que tomaba"
"¿Te interesa saber lo mucho que te odio? Te odio de tal modo que buscaría mi perdición para destruirte conmigo"

Lo dicho, mi favorita :D
No tiene los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

Avatar de Usuario
Jamira
Vivo aquí
Mensajes: 6705
Registrado: 25 Jul 2011 15:37
Ubicación: Murcia

Re: Gilda - Charles Vidor (1946)

Mensaje por Jamira » 07 Jun 2012 22:17

La he visto y me ha gustado mucho.

Rita Hayworth sensacional.
Got a pocket full of rainbows and a sky to put them in so blue, so let the music come and save you
I found a God that I can pray to... Deep inside my soul



Recuento 2013
Agenda MC 2013

Avatar de Usuario
Rosebud
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 717
Registrado: 25 Mar 2012 08:43

Re: Gilda - Charles Vidor (1946)

Mensaje por Rosebud » 08 Jun 2012 01:39

Jamira escribió:La he visto y me ha gustado mucho.

Rita Hayworth sensacional.
Me alegro de que te haya gustado. "Gilda" es mucho más que la escena del guante. Todo un clásico, excelentemente dirigida e interpretada no sólo por Rita Hayworth, tanto Glenn Ford, como el resto de personajes, están impecables y, fuera de esto, sobre todo, hay una historia bien contada, con guión impecable, buena fotografía... cine puro.
Hay que verla.
:101: "Derecho Natural" Ignacio Martínez de Pisón
"El verano del comisario Ricciardi" (Ricciardi 3) Maurizio de Giovanni

Avatar de Usuario
Jamira
Vivo aquí
Mensajes: 6705
Registrado: 25 Jul 2011 15:37
Ubicación: Murcia

Re: Gilda - Charles Vidor (1946)

Mensaje por Jamira » 08 Jun 2012 11:48

Rosebud escribió:
Jamira escribió:La he visto y me ha gustado mucho.

Rita Hayworth sensacional.
Me alegro de que te haya gustado. "Gilda" es mucho más que la escena del guante. Todo un clásico, excelentemente dirigida e interpretada no sólo por Rita Hayworth, tanto Glenn Ford, como el resto de personajes, están impecables y, fuera de esto, sobre todo, hay una historia bien contada, con guión impecable, buena fotografía... cine puro.
Hay que verla.
Yo aproveché que la echaron ayer en La Sexta 3 porque era una de mi eternas pendientes. El guión magnífico, nada más empezar la película me quede fascinada. La fotografía también maravillosa. Y los demás personajes también estuvieron muy bien.
Got a pocket full of rainbows and a sky to put them in so blue, so let the music come and save you
I found a God that I can pray to... Deep inside my soul



Recuento 2013
Agenda MC 2013

Responder