Un día volveré - Martin Ritt (1961)

Moderadores: Ashling, Gabi, Judy Bolton

Responder
Avatar de Usuario
pfanner
No tengo vida social
Mensajes: 1550
Registrado: 02 Ago 2008 23:39
Ubicación: Desván donde el polvo viejo congrega estatuas y musgos
Contactar:

Un día volveré - Martin Ritt (1961)

Mensaje por pfanner »

Un día volveré (París Blues)

Imagen

Dirección: Martin Ritt
Producción: Sam Shaw
Guión: Walter Bernstein, Irene Kamp, Jack Sher, Harold Flender (novela), Lulla Rosenfeld (adaptación)
Música: Duke Ellington
Fotografía: Christian Matras
Montaje: Roger Dwyer
Intérpretes: Paul Newman, Joanne Woodward, Sidney Poitier, Louis Armstrong, Diahann Carroll

Paris Blues (1961) es una película estadounidense rodada en París, protagonizada por Sidney Poitier como músico de jazz emigrado, y Paul Newman, trombonista. El film relata del romance de ambos músicos con dos turistas estadounidenses en París, y trata de fondo el problema del racismo norteamericano de la epoca, en contraste con la amable acogida que tenían los afroamericanos en la capital francesa.

Fuente: Filmaffinitty

Imagen

Imagen
1
Avatar de Usuario
pfanner
No tengo vida social
Mensajes: 1550
Registrado: 02 Ago 2008 23:39
Ubicación: Desván donde el polvo viejo congrega estatuas y musgos
Contactar:

Re: Paris Blues - Martin Ritt (1961)

Mensaje por pfanner »

Acabo de terminar de verla y me ha dejado un poco frío, sin llegar a helarme :mrgreen: . La recordaba mejor. La historia es un tanto plana y demasiado precipitada. Como obra cinematográfica es bella, de notable factura, pero es una estética hueca. Además, es artificiosa. Quizás estoy influido por haber visto en los últimos días un tipo de cine europeo muy fresco, incluso con importantes apuntes de improvisación: la cámara iba libre por la calle, algún transeunte miraba, los ruidos de los coches a veces no dejaban escuchar bien las conversaciones; el guión a veces no existía. Como la vida misma. Tras ello, toda la teatralización de películas como Paris Blues molesta.

Como película sobre jazz, ofrece una imagen demasiado simplista, tópica y estereotipada de ese mundo: de los músicos y su entorno. Los caracteres a veces parecen una caricatura de sí mismos. Salvo de esta quema a los dos actores protagonistas, Paul Newman y Sidney Poitier, que ponen mucho oficio y salen bien parados. Pero es lo único salvable en cuanto a construcción de personajes. Y bueno, a Louis Armstrong también, que hace de sí mismo y por eso se libra.

La banda sonora es extraordinaria.
1
Responder