El cluedo forero - 3ª Edición

Comentarios, sugerencias y otros asuntos que no caben en los demás foros.

Moderadores: LizzyDarcy, Lifen

Avatar de Usuario
Ireki
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 807
Registrado: 25 May 2006 13:59

Re: El cluedo forero - 3ª Edición

Mensaje por Ireki »

Preferiria el 24, por que no se como andare, si no para los rezagados, dejo el cargo a alguien que me haga el favor
1
Avatar de Usuario
Yuyu
Vivo aquí
Mensajes: 6549
Registrado: 02 Feb 2010 21:35
Ubicación: Asturias

Re: El cluedo forero - 3ª Edición

Mensaje por Yuyu »

Muy currado el caso Ireki :marie_bow: :marie_bow:
Pondré la solución esta semana porque la que viene me voy, igual no estoy para la resolución. Intentaré seguiros con el móvil. :60: :hola:
El último héroe. Mundodisco 27. Terry pratchett
Mar de luz plateada. Otherland 4. Tad Williams
Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5891
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

Re: El cluedo forero - 3ª Edición

Mensaje por Ratpenat »

Ada, la chica más sexy del lugar, caminaba dudando de su futuro marido, pero confiada de que era la opción correcta para sus intereses.
Imagen
Nuevo era homosexual y ella lo sabía, porque no iba a tocarla por las noches, ni mostraba interés visual por sus generosos atributos, ni nada. Aquello era un simple matrimonio de conveniencia entre dos familias adineradas.

...

Nuevo estaba, sin embargo, muy frustrado. Ada le interesaba por su dinero, pero ¿y el amor? Su vida era aburrida, porque no podía decirle a nadie su secreto. La única que parecía haberse percatado era Ada. Eso era malo, porque ella podría chantajearle con airearlo.
Imagen
Seguro que acabaría manipulándole el resto de sus días.

...

Yuyu tenía interés en la bola roja, pero era secreto y llegó con sus espectáculos para la gente, para despistar.
Imagen
Mientras sus hombres buscaban, ella dirigía el cotarro. Pero las pistas no eran fáciles de encontrar. La cosa se fue alargando (me refiero a la búsqueda) y se ofreció para trabajar en la boda, para despistar. Claro que por culpa de Ratpenat, al final se perdió el conocimiento de su ubicación y tuvo que irse sin conocer su paradero.

...

Ayrween se desentendió de la búsqueda y de la bola y de todo. La última vez que habló con alguien fue con Ireki, que fue allí a ver qué información sacaba, ella le gritó que se largara o si no le cortaría su... ejem...
Imagen
No se sabe nada más de ella.

...

Sinkim había asesinado al anterior sheriff porque había descubierto el secreto de la bola roja y ese secreto debía ser solo para él. Antes de ir a la mina, donde se ocultaba este artefacto, tenía que echar o eliminar a los otros buscadores, no fuese el caso de que le siguieran y se la arrebataran.
Imagen
También era el responsable de la muerte del clan de Ratpenat, por lo que su enemistad surgió muy pronto.

...

Ratpenat había prometido a Ireki esperar a que se resolviera el misterio y pudiesen sonsacarle la información a sopapos. Pero Ireki no actuaba y Ratpenat tenía que acabar con el asesino de su clan. Por lo que decidió una noche desafiarlo.
Imagen
Desenvainó su katana y se movió hacia él a una velocidad tan alta que era difícil verlo. A Sinkim le dio tiempo a desenfundar y disparar, pero Ratpenat hizo un par de fintas para confundirle, provocando que fallara el tiro. Y un corte hizo que su cabeza rodara por el suelo.

...

Ireki se enteró de que Ratpenat iba a incumplir su palabra, por lo que fue a parar la pelea antes de que empezara.
Imagen
Llegó justo cuando empezaba la misma y no pudo pararlos, pero el tiro que erró Sinkim le alcanzó de pleno a él. Matándolo.

...

Asesino: Sinkim.
Arma: Pistola.
Motivo: Ha sido sin querer.
Extra: La ubicación de las otras bolas.
Morloch confirmado
Avatar de Usuario
Ireki
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 807
Registrado: 25 May 2006 13:59

Re: El cluedo forero - 3ª Edición

Mensaje por Ireki »

Buena Rat! ademas ha molado con los gifts de cada personaje ;)
1
Avatar de Usuario
Ada
Foroadicto
Mensajes: 3596
Registrado: 21 Nov 2011 13:34

Re: El cluedo forero - 3ª Edición

Mensaje por Ada »

Me ha gustado un montón , sobre todo yo misma :D .
1
Avatar de Usuario
Yuyu
Vivo aquí
Mensajes: 6549
Registrado: 02 Feb 2010 21:35
Ubicación: Asturias

Re: El cluedo forero - 3ª Edición

Mensaje por Yuyu »

Joer, creo que nunca había estado tan buena!!!! :cunao: :cunao: :cunao: Gracias Rat!! :mrgreen:
El último héroe. Mundodisco 27. Terry pratchett
Mar de luz plateada. Otherland 4. Tad Williams
Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 54210
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: El cluedo forero - 3ª Edición

Mensaje por Sinkim »

¡Qué hipótesis tan buena, Rat! :o Y además soy el asesino, torpe pero asesino :cunao: :cunao:

Mi hipótesis me está quedando un poco larga pero es que me encanta este caso :lol: :lol:
"Contra la estupidez los propios dioses luchan en vano" (Friedrich von Schiller)

:101:
Avatar de Usuario
Ireki
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 807
Registrado: 25 May 2006 13:59

Re: El cluedo forero - 3ª Edición

Mensaje por Ireki »

Dale caña Shinkim, el caso he intentado dejarlo lo más abierto posible para que os quedeis agusto ;)
1
Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5891
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

Re: El cluedo forero - 3ª Edición

Mensaje por Ratpenat »

Me alegra que os guste la hipótesis (y sí, las chicas no se pueden quejar 8) ).
Morloch confirmado
Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 54210
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: El cluedo forero - 3ª Edición

Mensaje por Sinkim »

Yuyu y sus 4 secuaces habían descubierto el paradero de la Bola Roja, estaba en posesión de Ayrween, la arisca ermitaña. Yuyu lo veía muy claro, Ayrween no salía de su cabaña porque se pasaba todo el día observando la bola, ya que, como cualquier otro ser humano, habría caído bajo el influjo de la esfera maldita. Tras arduas investigaciones Yuyu había descubierto el verdadero poder de la bola, permitía poseer la mente de cualquier persona y usarlos como marionetas olvidando todo lo que ha pasado una vez son liberados del control mental, además la bola permitía observar todo el planeta por lo que el número de posibles victimas era casi infinito. Yuyu estaba segura que siendo ella una bruja tan poderosa sería inmune al influjo de la bola, así que aprovechando que todo el pueblo estaba reunido en la boda ella y sus chicos se dirigieron a la cabaña de Ayrween.

Para cuando llegaron la noche había caído y la luna llena iluminaba la humilde casita. Los hombres de Yuyu rodearon la cabaña mientras ella gritaba:

-¡Ayrween, sal de la cabaña! ¡Estás rodeada, sal con la bola y te dejaremos vivir!, ¡Solo queremos la Bola, no hagas esto más difícil! -Grito Yuyu mientras, por señas, ordenaba a sus hombres que estuvieran preparados para abrir fuego en cuanto la anciana cruzara la puerta.

-¡Salid de mi propiedad inmediatamente! ¡Os lo aviso, dejad mis tierras o ateneros a las consecuencias! -Por algún extraño motivo la cascada voz de Ayrween pareció volverse más segura y firme a medida que hablaba.

-¡Fuego! -Grito Yuyu y las balas empezaron a acribillar las paredes de madera de la vieja cabaña.

Ratpenat regresaba de su búsqueda en la mina con el ánimo por los suelos tras haber perdido una semana sin encontrar nada más que polvo y carbón. Su tez, de normal pálida, se encontraba completamente oscurecida por la suciedad, lo que junto con la ropa negra que llevaba le hacían tan invisible como una sombra en la oscuridad. Así que cuando oyó disparos y se acercó a investigar nadie le vio hasta que desenvainó su katana y con el mismo movimiento decapitó a uno de los asaltantes.

El estertor del moribundo alertó a sus amigos que se giraron y empezaron a disparar contra él. Afortunadamente los revólveres se habían quedado sin balas tras disparar indiscriminadamente contra la choza. Así que ante la atónita mirada de los hombres, Ratpenat desenfundó su pistola y otro de los bandidos cayo muerto con una bala entre los ojos. Los otros dos corrieron a refugiarse uno el quicio de la puerta y otro en la esquina de la casa misma mientras recargaban su arma.

Yuyu recuperada de la impresión de ver como aquel desconocido aparecía de la nada y empezaba a matar a sus obres alzó su dedo y de su anillo de rubí salió un rayo mortal que Ratpenat consiguió esquivar, a duras penas, mientras corría a esconderse detrás de un árbol pensando en la mala suerte que había tenido de encontrarse una bruja en medio de la nada.

La pelea se detuvo en uno de esos momentos de calma en medio de un huracán mientras todos pensaban en el siguiente movimiento que iban a hacer. Hasta que alguien decidió por ellos. De repente, la puerta de la cabaña explotó al ser atravesada por una enorme garra peluda que aplastó la cabeza del hombre que se protegía ahí antes de saber siquiera lo que estaba pasando.

La puerta salió completamente despedida cuando una enorme mujer lobo apareció en la misma mostrando una mandíbula impresionante y unos dientes del tamaño de cuchillos. Veloz como el rayo se giro y sus dientes se cerraron sobre la cabeza del hombre que boquiabierto se ocultaba en la esquina.

Yuyu no podía creerse lo que estaba pasando, una plan tan simple y sencillo se estaba complicando de una forma increíble, centrando su atención en la licántropa lanzó otro rayo con su anillo que impacto de lleno en el pecho del mitológico ser y que, para su desgracia, no hizo más que chamuscarle el pelo y enfurecerla aún más. Pero Yuyu no llegó a darse cuenta de su error porque una afilada katana cortó su cabeza de una forma tan limpia que el resto de su cuerpo tardó 10 segundos en darse cuenta de que algo no iba bien.

Ayrween aulló al ver caer a su enemiga y se acercó al único humano que quedaba en pie. El pistolero bajó su espada y enfundó su pistola mientras rezaba a todos los dioses porque lo que había leído sobre los licántropos fuera verdad. La mujer lobo olisqueó el aura del Ratpenat y, satisfecha con lo que percibió en ella, aulló a la luna y se volvió a convertir en la vieja y encorvada Ayrween.

-Muchas gracias, pistolero. Está claro que eres un hombre de honor y que tu katana sirve a un propósito noble. Sígueme, tengo algo para ti, nadie podrá decir que Ayrween no paga sus deudas.

Ratpenat siguió a la mujer a la cabaña agradeciendo que lo que se decía del poder de los hombres lobo para detectar la maldad fuera cierto. Curiosamente la cabaña era mucho más grande por dentro que por fuera y estaba amueblada con muy buen gusto y todas las comodidades posibles. En una mesa en el centro de la habitación un trípode de metal sostenía la Bola Roja que brillaba con una luminosidad antinatural, pero lo que, de verdad, llamó la atención de Rat fue la katana que colgaba en una de las paredes y que Yuyu estaba descolgando y ofreciéndole en ese momento. La Sora Katana resplandeció con un halo blanco cuando Rat la desenvainó y todo el cansancio abandonó su cuerpo de Rat mientras sentía que una energía inimaginable le inundaba. Yuyu sonrió al percibir que había hecho lo correcto y que la Sora Katana por fin había encontrado a su legitimo dueño.

Rat abandonó la casa olvidada ya la venganza ahora que la Sora Katana le había mostrado su Ka y el camino a recorrer. Ayrween volvió a sentarse y a mirar a la esfera, aún tenía mucho que hacer y siendo una sacerdotisa de los hombres lobo era, posiblemente, una de las pocas personas de ese mundo completamente inmune a los poderes de la Bola Roja.


Ada llevaba todo el día de los nervios con los preparativos de la boda y con los arreglos de su vestido de novia y su fabuloso peinado y eso que, para ella, Nuevo solo era un medio para alcanzar su destino, abandonar el pueblo y codearse con la nobleza de Gilead. Nuevo le había confesado que el tenía influencia en Gilead y que conocía a gente muy importante allí, aunque Ada sospechaba que Nuevo se había callado algo muy importante cuando le habló del tiempo que paso en Gilead estudiando. Aunque eso le daba igual porque una vez que estuvieran en Gilead no costaría nada que Nuevo sufriera un desgraciado accidente y seguro que una joven y rica viuda no tardaría mucho en encontrar a algún noble que se enamorara de ella.

Por fin, con las doce campanadas del reloj de la iglesia la boda comenzó. Los 93 habitantes del pueblo estaban reunidos en la iglesia, vestidos con sus galas más elegantes, y bebiendo el mejor vino del alcalde mientras saludaban a los radiantes novios.

Ireki permanecía en las sombras observándolo todo, algo iba a pasar, todo su ser le gritaba que estuviera preparado, sus nervios temblaban de anticipación y sus manos no se separaban de sus pistolas gemelas de empuñadura de marfil.

Shinkim de pie en una esquina cerca de la puerta bosteza mientras se entretenía en mirar la foto de familia que guardaba en el reloj de bolsillo que siempre le acompañaba.

La boda estaba terminando y el momento del intercambio de regalos había llegado, Nuevo ofreció un enorme anillo de diamante a una hermosa y radiante Ada que se giró para que todo el pueblo pudiera verlo mientras imágenes de su futura vida en Gilead cruzaban por su mente.

El padre de Ada se acercó al altar con una caja de marfil y dijo:

-Querido hijo, pues desde hoy eso eres para mí, te regalo los revólveres de los Salgado que durante generaciones han ido pasando de padres a hijos, espero que nunca te veas en la necesidad de usarlos.

Nuevo cogió la caja con manos temblorosas y sacó de ella dos magníficos revólveres, el Revolver del Oeste y su hermano gemelo, el Revolver del Este.

-¡Por fin son nuestros! ¡Mi señor Randall Flagg va a estar más que satisfecho! –Grito Nuevo mientras su cara revelaba la maldad que durante tanto tiempo se había visto obligado a ocultar. ¡Por fin voy a poder librarme de este mísero pueblo lleno de paletos y volver a la grandeza que me pertenece por derecho!

Ante ese grito los hombres de Cruces desenfundaron sus armas y empezaron a disparar sobre una sorprendida multitud.

Nuevo se giró y con dos disparos simultáneos acabó con Ada y sus padres que cayeron fulminados con una mirada de incredulidad y una bala en la cabeza.

Ireki con su entrenamiento de pistolero fue el primero en reaccionar y sus pistolas soltaron humo mientras los hombres de Nuevo iban cayendo uno a uno. Para su sorpresa Shinkim también había empezado a disparar y el pistolero pudo comprobar que la puntería y reflejos del viejo Sheriff era aún mejores que los suyos.

Los secuaces de Nuevo corrieron a refugiarse tras los pilares de la iglesia sorprendidos de que alguien, aparte de ellos, hubiera llevado armas a la iglesia. Nuevo se escudo tras el altar mientras sus pistolas seguían sembrando muerte sobre los histéricos invitados.

Las cuatro pistolas de Ireki y Shinkim iban reduciendo el número de enemigos pero no lo suficientemente rápido para evitar que los hombres de Cruces y el propio Nuevo hicieran estragos entre los habitantes de La Olla del Polvo.

Cuando los revólveres callaron, agotada su voz, solo Nuevo, Ireki y Shinkim quedaban en pié, rodeados de sangrantes cadáveres y gimientes moribundos.

-¡Shinkim, dejámelo, Nuevo es mío, llevo años buscando al traidor! –exigió Ireki.

Nuevo e Ireki se miraron mientras el mundo contenía el aliento y el reloj de Shinkim sonaba con su eterno tictac.

Todas las pistolas estaban descargadas así que Shinkim cogió tres balas de la cartuchera de uno de los muertos. Puso una en su revolver y dejó las otras dos a los pies de ambos hombres retirándose después, lentamente, apuntándoles con su arma mientras decía:

-Mi reloj marca las 12:58, cuando suene la campanada de la una coged la bala, cargad y disparad. Si alguno se adelanta morirá.


Enlace


Los segundos se movían tan lentos como una tortuga en un mar de melaza mientras el sudor corría por la frente de los pistoleros y las manos temblaban sin llegar a tocar las ansiosas armas. El viento soplaba y aliviaba un poco el sudor de los

Shinkim movía la cabeza de uno a otro dispuesto a matar al que se atreviera a romper el código del honor de un duelo. Desgraciadamente el honor en un duelo de pistoleros se encuentra siempre por encima de cualquier otra consideración, por mucho que, desde hace escasos minutos, Ireki se hubiera convertido en su mejor amigo.

El reloj de la iglesia cantó y, como una máquina bien engrasada, ambos hombres se agacharon, cogieron su bala, la cargaron y giraron el tambor del revolver. La sincronización de sus movimientos fue asombrosa, estaba claro que ambos eras unos magníficos pistoleros. Lo único que marcó la diferencia fue la aparente ventaja de Nuevo. Su revolver tenía espacio para diez balas frente a las seis del revolver de Ireki y ese breve instante que el revolver de Nuevo necesitó para pasar los cuatro espacios vacíos fue todo lo que precisó Ireki para disparar primero.


Enlace
(Id al minuto 5:20)

Nuevo murió con un tiro entre ceja y ceja pero la bala no había volado tan rápido como para evitar que el tambor acabara de girar. La bala de Nuevo voló con su mensaje de muerte mientras el cuerpo del traidor caía en la arena.

Shinkim se acercó a Ireki para comprobar que, desafortunadamente, la herida era mortal de necesidad aunque aún tardaría un poco en morir.

A Ireki le bastó ver la mirada de Shinkim para deducir que su muerte era inminente.

-¿Quién eres, Shinkim? Puedo contar con los dedos de una mano las personas capaces de disparar como tu lo haces. Tú no eres un Sheriff de un pueblo olvidado de la mano de Dios.
-Ahora sí, pero tienes razón, antes fui un pistolero de Gilead, durante años fui maestro de jóvenes pistoleros, incluso tuve un hijo que también fue pistolero, se llama Steve Deschain, quizás hayas oído hablar de él. Pero hace años que abandoné esa vida, los motivos que me llevaron a venir a este pueblo tras décadas persiguiendo al que era el antiguo Sheriff de La Olla del Polvo son demasiado largos para contártelos en lo poco que te queda de vida. Digamos simplemente que él me engañó y me llevó a participar en la matanza de una inocente familia japonesa. Descansa, Ireki, cierra los ojos y ten la seguridad de que hoy has hecho un gran servicio y que tu muerte ha frustrado seriamente los planes del gran enemigo.

Cuando Ireki expiró su último aliento Shinkim se acercó al cadáver de Nuevo y recogió los revólveres gemelos.

Un último vistazo a lo que ahora era un pueblo fantasma, un buen caballo ensillado, agua, víveres y, frente a él, el desierto y la puesta de sol.


Enlace


Enlace


Asesino: Nuevo
Arma: Pistola
Motivo: Por ponerte en medio de mis planes.
¿Qué muestra la Bola Roja? Todo el mundo y la posibilidad de poseer a todo aquel que se quiera.
"Contra la estupidez los propios dioses luchan en vano" (Friedrich von Schiller)

:101:
Avatar de Usuario
Ireki
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 807
Registrado: 25 May 2006 13:59

Re: El cluedo forero - 3ª Edición

Mensaje por Ireki »

Me encanta Shinkim!! Muy buena, me dan ganas de reescribir la salida resolución mía (manteniendo el mismo resultado que veremos Si has acertado ;) )
1
Avatar de Usuario
Sinkim
Dragonet
Mensajes: 54210
Registrado: 14 Nov 2008 13:54
Ubicación: Logroño

Re: El cluedo forero - 3ª Edición

Mensaje por Sinkim »

Me alegra que te haya gustado :lol: :lol: :60:
"Contra la estupidez los propios dioses luchan en vano" (Friedrich von Schiller)

:101:
Ouhartenn
Lector voraz
Mensajes: 156
Registrado: 27 Abr 2012 00:59
Ubicación: Madrid

Re: El cluedo forero - 3ª Edición

Mensaje por Ouhartenn »

Soy un joven mancebo de ojos verdes y me voy a casar con la guapa de la historia. Me parece que me ha gustado mucho este cluedo :mrgreen:
Me ha encantado la ambientación y la hsitoria, a ver ahora por dónde van los tiros (chiste malo). Y ya veo que un tal Sinkim ya me ha colgado el muerto... ¡cuánta ingenuidad! El chico guapo nunca puede ser el malo :boese040:
Avatar de Usuario
Ayrween
Vivo aquí
Mensajes: 7300
Registrado: 01 Nov 2010 01:18

Re: El cluedo forero - 3ª Edición

Mensaje por Ayrween »

Ya que eres bueno y guapo hazme un resumen, anda, Nuevo. :mrgreen: Resumen de todo, desde el planteamiento del caso hasta las hipótesis que se han puesto y ya me incluyes la tuya también.
Avatar de Usuario
Ratpenat
Murciélago
Mensajes: 5891
Registrado: 24 Sep 2012 14:11

Re: El cluedo forero - 3ª Edición

Mensaje por Ratpenat »

¡Qué barbaridad! :shock: Has escrito un relato entero, Sin :cunao: :cunao: :cunao:

Vaya currazo. :lol:
Morloch confirmado
Responder