El capitán salió a comer y los marineros. - Charles Bukowski

En principio incluye biografías, autoayuda, libros de viajes, arte y otros que no sean ensayos o de divulgación.

Moderador: magali

Responder
Avatar de Usuario
Phibs
No tengo vida social
Mensajes: 1119
Registrado: 28 Feb 2005 19:26
Ubicación: impredecible
Contactar:

El capitán salió a comer y los marineros. - Charles Bukowski

Mensaje por Phibs »

EL CAPITÁN SALIÓ A COMER Y LOS MARINEROS TOMARON EL BARCO
Charles Bukowski
Imagen
Imagen
ANAGRAMA 2004
11.0x18.0x18.0 cm
171 pags
Título original:The Captain Is Out to Lunch and the Sailors Have Taken over the Ship
Traducción de Roger Wolfe
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
ISBN: 9788433968180
Colección: QUINTETO
Nº Edición:4ª
Año de edición:2004
Plaza edición: BARCELONA
En El capitán salió a comer y los marineros tomaron el barco, una metáfora del lamentable estado de la nave que nos lleva, Bukowski es más que nunca un filósofo. El libro es un diario de los últimos meses de su vida, cuajado de reflexiones hechas desde la cima de su experiencia. Todo ha cambiado para seguir igual; Bukowski vive en una casa cómoda, con piscina y jacuzzi y un buen coche en el garaje, pero la desesperación es la misma: «No sé lo que le pasará a otra gente, pero yo, cuando me agacho para ponerme los zapatos por la mañana, pienso: Ah, Dios mío, ¿y ahora qué?. Estoy jodido por la vida, no nos entendemos. Tengo que darle bocados pequeños, no engullirla toda. Es como tragar cubos de mierda. Nunca me sorprende que los manicomios y las cárceles estén llenos, y que las calles estén llenas...» Charles Bukowski conocía el único secreto que merece ser conocido: que lo único que importa es que nada tiene importancia. Puede que eso, paradójicamente o no, contribuyera a convertirlo en uno de los escritores norteamericanos más leídos del mundo entero, y en uno de los maestros literarios indiscutibles del siglo XX.

casa del libro


Me voy a permitir el lujo, de poner un artículo sobre éste libro que he encontrado por la red, y me parece acertadísimo. Dice todo lo que querría decir yo (pero con mejor forma), así que eso que me ahorro.

Este libro, contrariamente a los que ya se mencionaron, sí constituye una verdadera novedad en el conjunto de la obra de Bukowski, pues se trata de la primera ocasión en que el autor de novelas como Factotum y La senda del perdedor llevó un diario donde plasmó la cotidianidad de sus últimos días, en un periodo que abarca desde el 28 de agosto de 1991 hasta el 27 de febrero de 1993, pocos meses antes de morir. Además, el volumen fue ilustrado por otro símbolo de la contracultura norteamericana: Robert Crumb, quien adereza y contrapuntea con sus ilustraciones las postreras andanzas de Hank.

¿Por qué Bukowski nunca antes llevó un diario? Él mismo lo describe así: “La gente que apunta cosas en libretas y anota sus pensamientos me parece gilipollas. Yo sólo estoy haciendo esto porque alguien sugirió que lo hiciera, así que ya véis: ni siquiera soy un gilipollas original.” En efecto. No tuvo necesidad de hacerlo porque su visión de la vida, sus aventuras, angustias y episodios cotidianos se encuentran plasmados, en cantidad pasmosa, en sus poemas, relatos y novelas. Su obra está hecha de autobiografía.

Si hay un escritor en cuyos libros la línea que divide la realidad de la ficción es muy borrosa, es precisamente él. Su alter ego, Henry Chinaski, es el protagonista de la mayoría de sus relatos, que entregan una visión desmitificadora del sueño americano, al que se resistió escribiendo, hasta el último momento, con una botella en la mano.

Pero este diario es también único por otras razones. Si bien Bukowski ya no lo escribió desde la pobreza y la marginalidad, pues había alcanzado reconocimiento, vivía cómodamente en compañía de su segunda esposa y sus nueve gatos, y escribía en una computadora Macintosh, se seguía resistiendo a darse por vencido y hacer concesiones en su vida y su escritura, que para él eran lo mismo: “Un escritor no se debe más que a su escritura. No le debe nada al lector excepto la disponibilidad de la página impresa. El mejor lector y el mejor humano son los que me recompensan con su ausencia.”

Cruzan las páginas de este diario pensamientos cotidianos (“debería cortarme las uñas de los pies”), reflexiones sobre el quehacer literario (“cuando escribo vuelo, enciendo fuegos. Cuando escribo saco a la muerte de mi bolsillo izquierdo, la lanzo contra la pared y la agarro cuando rebota”), sobre la muerte (“no hay que lamentarse por la muerte, como no hay que lamentarse por una flor que crece. Lo terrible no es la muerte, sino las vidas que la gente vive o no vive hasta su muerte”), sobre los escritores a los que los mantienen sus madres y los supuestos admiradores que lo importunan frecuentemente para tratar de constatar que sigue siendo el legendario escritor pendenciero, borracho y fornicador. Pero también se pueden encontrar anécdotas y episodios que cuenta con el mismo estilo descarnado y sin concesiones que caracteriza su obra narrativa, y que bien podrían ser incluso relatos independientes por derecho propio, como cuando asistió a un concierto de rock o cuando está a punto de aceptar que una gran cadena de televisión haga una serie cómica con un personaje basado en él.

Sin duda, el tema recurrente, obsesivo, de Bukowski en este diario, es el hipódromo.
Probablemente tenga alguna enfermedad. Saroyan perdió el culo en el hipódromo, Fante con el póquer, Dostoievski con la ruleta. Y realmente no es cuestión de dinero, a menos que se te acabe.”
De la misma forma en que durante quince años trabajó en el servicio postal y en las noches escribía desaforadamente, acompañado siempre de una botella y de la música clásica proveniente de un radio desvencijado, en estos últimos días, casi religiosamente, se levantaba temprano para ir a apostar a los caballos, siempre en busca de un sistema que le permitiera pronosticar cuándo iban a ganar los que no eran considerados como favoritos. Cuando ganaban los favoritos se enojaba y cuando estaba cerrado el hipódromo se angustiaba. Esto es totalmente congruente con lo que él siempre sostuvo durante su vida. Su simpatía estaba con los lisiados, los torturados, los condenados y los perdidos, “no por compasión, sino por camaradería, porque yo soy uno de ellos”

Pero para Bukowski el hipódromo también es algo más:
“Siempre puedo escribir sobre el hipódromo, ese gran agujero vacío de la nada. Voy allí a sacrificarme, a mutilar las horas, a asesinarlas. Hay que matar las horas. Mientras esperas. Las horas perfectas son las que paso delante de esta máquina. Pero hay que tener horas imperfectas para tener horas perfectas. Tienes que matar diez horas para hacer que otras dos horas vivan. De lo que tienes que tener cuidado es de no matar todas las horas, todos los años.”

(Guillermo Vega Zaragoza
La Jornada Semanal, suplemento de La jornada, octubre del 2000)


----------------

Eso sería el "análisis" y mi opinión es que es de los mejores de Buk, sin duda! ENOOORME.

ÁGATHA, ESTE TE LO LEÍSTE? SI NO... CORRE POR ÉL!

editado por moderación
1
Avatar de Usuario
Agatha
Arpía mayor
Mensajes: 8151
Registrado: 12 Feb 2005 12:51

Mensaje por Agatha »

Estoy a tus órdenes, Phibs; ¡¡¡corro rauda y veloz!!! :wink: :lol: :lol: :lol: :lol:
1
HERMANN
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 728
Registrado: 03 Jul 2005 01:22
Ubicación: MADRID

Mensaje por HERMANN »

Hace años leí Factotum y Mujeres. Al leerlo, pensaba que este autor era el típico colega al que miraría con envidia y admiración por una parte y aprensión por otra; pero que nunca trataría de imitar. Se zampaba cervezas y bourbons como el que come pipas. Y también se bebía a las mujeres. Cuando estaban vacías, las tiraba. Y encima ¡algunas querían repetir!
En cualquier caso; siempre un autor recomendable. La típica literatura canalla. Al estilo de Pedro Juan Gutierrez o Houellebecq, en su vertiente más genital.
HERMANN
No puedo vivir sin este foro
Mensajes: 728
Registrado: 03 Jul 2005 01:22
Ubicación: MADRID

Mensaje por HERMANN »

Acabo de entrar en "Autores" y ya veo que se ha hablado mucho y bien de Bukovski. Así que el anterior post parecerá rancio y atrasado, pero es igual; lo dejo. Que esta´muy bien cómo escribe este tío, leñe.
Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40528
Registrado: 15 May 2005 21:51

Re: El capitán salió a comer y los marineros. - Charles Bukowski

Mensaje por madison »

editado
1
Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 44302
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: El capitán salió a comer y los marineros. - Charles Buko

Mensaje por elultimo »

Lo acabo de empezar, así que tengo poco que comentar, sólo que parece muy del estilo de Bukowski.
1
Avatar de Usuario
elultimo
Vivo aquí
Mensajes: 44302
Registrado: 17 Oct 2010 01:37
Ubicación: Alicante

Re: El capitán salió a comer y los marineros. - Charles Buko

Mensaje por elultimo »

A penas me ha durado un rato, pero me ha entretenido mucho. No es que me haya encantado, pero me ha gustado bastante.

Vemos a un Bukowski que
ya está de vuelta de todo. Que sabe que ya es un anciano y que lo más importante para él es la rutina diaria: ir al hipódromo, escribir y su mujer.
Me han gustado mucho las anéctodas que cuenta (entiendo que todas verídicas) y ver que con 70 años se expresa igual que cuando tenía 30.
1
Avatar de Usuario
barrikada
No tengo vida social
Mensajes: 2174
Registrado: 27 Oct 2011 19:37
Ubicación: Graná/Alacant/Roma
Contactar:

Re: El capitán salió a comer y los marineros. - Charles Buko

Mensaje por barrikada »

Siempre me ha atraído mucho la obra de Bukowski, esos títulos y estilo irreverente, y tenía muchas ganas de acercarme a su obra. Por unas u otras circunstancias, escogí esta, empezando por el final, y ha sido un ejercicio muy interesante. Un libro ya con Bukowski muy viejo, cansado y de vuelta de todo, pero con ese punto de lucidez que tienen los genios.
Destaco las anécdotas gamberras, la crítica al mundo bohemio y cómo sacar punta de cualquier situación, para muestra este botón:
“Los hipódromos confunden aún más a la gente. Tienen a dos tipos en la tele que salen antes de cada carrera y hablan de los que creen que van a ganar. Se equivocan todas las veces […] Desde el momento en que pagas a alguien para que te diga qué tienes que hacer, eres un perdedor. Y eso incluye a tu psiquiatra, a tu psicólogo, a tu agente de negocios, a tu profesor de pintura y a tu etc.

Nada te enseña más que reorganizarte después de cada fracaso y seguir avanzando. Sin embargo, la mayoría de la gente cae víctima del miedo. Temen tanto al fracaso que fracasan. Están demasiado condicionados, demasiado acostumbrados a que les digan lo que tienen que hacer. Empieza con la familia, sigue en el colegio y se extiende al mundo de los negocios”.
Recomendable, aunque quiero leer cosas algo más serias de Charles.

Os dejo un artículo más extenso que hice sobre la obra:
http://cariciasycuchilladas.blogspot.it ... neros.html
1
Avatar de Usuario
Eliena
No tengo vida social
Mensajes: 2386
Registrado: 25 Ago 2013 22:10

Re: El capitán salió a comer y los marineros. - Charles Buko

Mensaje por Eliena »

Terminado, se lee solo, fue empezar y terminar.
El mismo Bukowski de siempre, con sus manías llevadas más aún al extremo, y una casa con piscina, algo más cansado de la vida, y algo más lúcido. Con la muerte rondándole en cada página, sin embargo todavía con fuerzas para reírse de sí mismo. Me gustado mucho, me lo he bebido :P

Como curiosidad decir que el concierto al que asiste con Linda fue del grupo U2, Bono le admiraba mucho, no era recíproco :lol:
Me ha gustado su idilio con las nuevas tecnologías, y esas visitas a que le arreglen el pc :lol: sus nueve gatos, el proyecto de serie de tv que no le dejaba dormir por las noches, los días y días en el hipódromo y las descripciones de los personajes que siempre apuestan al caballo perdedor :lol:
Me ha dado pena cerrar la última página, sabiendo que ahí termina su vida, como una despedida a sus lectores...
1
Responder