El viento de las horas - Ángeles Mastretta

Narrativa española e hispanoamericana

Moderadores: Ashling, magali, caramela

Responder
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6607
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

El viento de las horas - Ángeles Mastretta

Mensaje por Gretogarbo » 05 Dic 2018 11:44

El viento de las horas

Imagen

Autora: Ángeles Mastretta
Editorial: Seix Barral
Colección: Biblioteca breve
Formato: Rústica con solapas
Número de páginas: 264
Primera edición: mayo de 2016 (México, 2015)
ISBN en formato papel: 978-84-322-2889-6
ISBN en formato digital: 978-84-322-2919-0
Precio en formato papel: 18,50 €
Precio en formato digital: 7,49 €
Ángeles Mastretta nos hace partícipes del legado de los días evocando los detalles más cotidianos y al mismo tiempo más preciados de este mundo palpitante y generoso que nos rodea. Aquí se reviven emociones que hacen que el tiempo se dilate y reflexiones en torno a grandes temas universales como la juventud, la belleza, el amor, la muerte y, sobre todo, el paso inevitable de los años. Es una celebración de la alegría de sentirse vivos, de la dicha extraordinaria de dejar que la vida pase, de la necesidad de disfrutar de los placeres de la existencia.
Fuente: página web de la editorial.

Primera páginas aquí.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6607
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El viento de las horas - Ángeles Mastretta

Mensaje por Gretogarbo » 05 Dic 2018 20:35

Como una serpentina.
Hay varias novelas en una sola tarde de preguntas breves y respuestas largas enlazándose en el ir y venir del pasado al presente, sueltas de pronto como una serpentina.
Última edición por Gretogarbo el 10 Dic 2018 12:59, editado 1 vez en total.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6607
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El viento de las horas - Ángeles Mastretta

Mensaje por Gretogarbo » 05 Dic 2018 20:39

Idéntica a sí misma.
Quién sabe cuántas bombas Molotov cabían en ese cuarto, ni cómo es que no estalló cualquier día, lo que he sabido después es que arriba le habían dado abrigo a un pintor excepcional de nombre José Márquez Figueroa que heredaría a esa familia los últimos cuadros que pintó. Yo tengo un Márquez. Cae la lluvia sobre un costado de la catedral. Es un tesoro. También ahí está mi casa. Toda, como el cuadro, dentro de mí cuando la quiero ver. Idéntica a sí misma como ya no será nunca. Como todavía es, cuando quiero mirarla.
Última edición por Gretogarbo el 10 Dic 2018 12:59, editado 1 vez en total.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6607
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El viento de las horas - Ángeles Mastretta

Mensaje por Gretogarbo » 05 Dic 2018 20:53

El jolgorio del jilguero.
Las parejas nos vamos haciendo de códigos. Es así como desciframos, aun cuando la otra parte no lo diga, de qué humor anda la media naranja. Si está en una trinchera o en un prado, si en la montaña o a la vera de un lago, si en la memoria o el futuro, si en gerundio o en presente perfecto. Y tenemos momentos, dentro de esos códigos, que nos mueven, a un tiempo, varios otros. A mí, cuando el señor de mi casa silba una tonada de cinco notas, el mundo me abraza. Y bajo la escalera. Aunque sea para ver una serie de las que a él le gustan. A mí no, porque mi sangre ya fue a la guerra.
Última edición por Gretogarbo el 10 Dic 2018 12:59, editado 1 vez en total.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6607
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El viento de las horas - Ángeles Mastretta

Mensaje por Gretogarbo » 07 Dic 2018 13:39

Efímeras jacarandas.
La juventud en cambio estaba en la esquina de enfrente, en el profesor de italiano que dijo ser mi novio porque no podía decir que ya era novio del otro profesor. Él me llevó de la mano al teatro y sin que tocara nada más —con sólo ser distinto y saber de Roma en las tardes—, sentí entre las piernas el corazón que para allá se baja a palpitar cuando el sexo despunta dándonos la sorpresa. Como las jacarandas.
Última edición por Gretogarbo el 10 Dic 2018 12:59, editado 1 vez en total.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6607
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El viento de las horas - Ángeles Mastretta

Mensaje por Gretogarbo » 07 Dic 2018 13:44

Sólo el tiempo.
Cada día anhelo menos cosas que no puedo tener. He ido encontrando muchas de las deseadas y otras ya no las quiero. Y de cuantos deseos imposibles tuve, sólo el tiempo y la intensidad necesaria para vivir parecen urgentes.
Última edición por Gretogarbo el 10 Dic 2018 13:00, editado 1 vez en total.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6607
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El viento de las horas - Ángeles Mastretta

Mensaje por Gretogarbo » 07 Dic 2018 13:47

Adivinar adivinando.
En los últimos veinte años de su vida la vi dos veces. La primera fue un día en que quiso leerme la mano y yo se la entregué descreída. Tenía yo un novio. “No te vas a casar con éste”, dijo. “Tú te vas a casar con un alto, de anteojos”. La segunda fue la última y me alegró abrazarla. Entre gitanos, me dije, no se lee uno la mano. Sí que había sido cierto lo del alto de anteojos, pero igual hubiera podido no ser cierto. Y eso lo sabíamos las dos. Contar historias fue lo suyo y se volvió lo mío. Escribir es un modo de jugar a las adivinanzas. Adivinar adivinando.
Última edición por Gretogarbo el 10 Dic 2018 13:00, editado 1 vez en total.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6607
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El viento de las horas - Ángeles Mastretta

Mensaje por Gretogarbo » 07 Dic 2018 17:05

Destellos de irrealidad.
... porque cuando uno empieza a explicar por qué las cosas eran mejor antes, empieza a maldecir el tiempo en que vive.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6607
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El viento de las horas - Ángeles Mastretta

Mensaje por Gretogarbo » 11 Dic 2018 12:22

Memoria de mi amnesia.
Nadie sabe, en esta casa, cómo se llamaba la profesora que me enseñó a leer y escribir. Usaba unos anteojos de vidrios verdes. En la mañana y en la tarde. Con sol y nublado. Yo la veía viejísima. Lo mismo pudo haber tenido cuarenta años. Toda ella era solemne y solitaria. Soltera y solterona. Pero tenía un matrimonio feliz con las vocales y las consonantes. La tosca asimetría de sus facciones se volvía hermosa cuando nosotros lográbamos unirlas. Aprobaba con la mitad de una sonrisa serena que ahora mismo me alegra.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6607
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El viento de las horas - Ángeles Mastretta

Mensaje por Gretogarbo » 11 Dic 2018 12:33

Nos perdonarán las horas.
Y ahí vivía una yo que aún vive en mí, aunque ya no se note siempre.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 6607
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Re: El viento de las horas - Ángeles Mastretta

Mensaje por Gretogarbo » 11 Dic 2018 12:45

Sentimientos encontrados.
Ella pinta jugando y cuando juega a pintar, pinta sueños.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Responder