Conjuros - Claudio Rodríguez

¿Qué es poesía? Dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía... ¡eres tú!

Moderadores: Tessia, sergio,

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 66870
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Conjuros - Claudio Rodríguez

Mensaje por lucia » 04 May 2019 18:01

Imagen PRECIO: 8.90 €
ISBN:9788470397912
Colección: Clásicos Castalia
Numero colección: 239
Rústica 204 pp 10,5 x 18 cm
Editor: Luis García Jambrina

Conjuros. Torrelavega: Cantalapiedra, 1958, 80 p., (Cantalapiedra, 14)
OTRAS EDICIONES:
2ª ed., Barcelona: Taifa, 1985, 76 p., (Poesía, 1);14)
Edición e introducción de Luciano García Lorenzo, ilustrado por artistas de Zamora, Zamora: Diputación Provincial, 1988, 158
Valladolid: Junta de Castilla y León, 2006, 80 p., (Premio Castilla y León de las Letras)
Zamora: Instituto de Estudios Zamoranos Florián de Ocampo: Seminario Permanente Claudio Rodríguez, 2009
Castalia escribió:Conjuros (1958) es el segundo poemario de Claudio Rodríguez y consta de veintisiete poemas distribuidos en cuatro “libros” o secciones en los que se hace patente un cambio en la actitud del poeta, que, con un lenguaje sencillo que habla de cosas, al parecer cotidianas, nos lleva al mundo trascendental de las verdades universales. Junto al tono exclamativo predominante, aparecen la meditación y reflexión características de su obra posterior.
Web del autor escribió:Conjuros (1958): poemas que a partir de la participación con la vida suponen un encumbramiento y sacralización de la materia que forma el mundo de lo sencillo, la presencia de los otros y la materialización telúrica de la luz amorosa del origen

A LA RESPIRACIÓN EN LA LLANURA

¡DEJAD de respirar y que os respire
la tierra, que os incendie en sus pulmones
maravillosos! Mire
quien mire, ¿no verá en las estaciones
un rastro como de aire que se alienta?
Sería natural aquí la muerte.
No se tendría en cuenta
como la luz, como el espacio.¡Muerte
con sólo respirar! Fuera de día
ahora y me quedaría sin sentido
en estos campos, y respiraría
hondo como estos árboles, sin ruido.
Por eso la mañana aún es un vuelo
creciente y alto sobre
los montes, y un impulso a ras del suelo
que antes de que se enfunda y de que cobre
forma ya es surco para el nuevo grano.
Oh, mi aposento. Qué riego del alma
éste con el que doy mi vida y gano
tantas vidas hermosas. Tened calma
los que me respiráis, hombres y cosas.
Soy vuestro. Sois también vosotros míos.
Cómo aumentan las rosas
su juventud al entregarse. ¡Abríos
a todo! El heno estalla en primavera,
el pino da salud con su olor fuerte.
¡Qué hostia la del aliento, qué manera
de crear, qué taller claro de muerte!
No sé cómo he vivido
hasta ahora ni en qué cuerpo he sentido
pero algo me levanta al día puro,
me comunica un corazón inmenso,
como el de la meseta, y mi conjuro
es el del aire, tenso
por la respiración del campo henchida
muy cerca de mi alma en el momento
en que pongo la vida
al voraz paso de cualquier aliento.

Responder