Thomas Bernhard

Pues eso, para hablar de un autor en general.

Moderador: natura

Avatar de Usuario
az681
No tengo vida social
Mensajes: 1061
Registrado: 01 Sep 2006 23:00
Ubicación: En el pais de la nubosidad variable

Thomas Bernhard

Mensaje por az681 » 06 Abr 2007 15:27

Thomas Bernhard
(9 de febrero de 1931, Heerlen, Paises Bajos - 12 de febrero de 1989, Gmunden, Austria)

Imagen

Nicolaus Thomas Bernhard, conocido como Thomas Bernhard, fue un novelista, dramaturgo y poeta austriaco.

Nació en Herleen (Países Bajos), el 9 ó 10 de febrero (no se sabe con certeza) de 1931. Hijo ilegítimo de Herta Fabjan [1904-1950] y el carpintero Alois Zuckerstätter [1905-1940]. Muere el 12 de febrero de 1989, en Austria, dejando tras de sí una obra considerable que incluye 19 novelas, 17 obras teatrales y otros tantos libros breves o autobiográficos. En su calidad de testigo de la historia reciente y de su país, al que le unía una relación amor-odio amarga y descarnada, su saga autobiográfica (El origen, El sótano, El aliento, El frío y Un niño) nos aproxima a la realidad del ser humano doliente y hermético que analiza sin piedad el mundo que le ha tocado vivir. Ello le convierte en un autor intenso, insoslayable, que hay que leer minuciosamente.

Bernhard pasó gran parte de su infancia con sus abuelos maternos en Viena y Seekirchen, Salzburgo (estado). El matrimonio de su madre (1936) con Emil Fabjan lo llevó a Traunstein, Alta Baviera. Tuvo un hermano que fue médico y le suministró material para su novela Verstörung (Trastorno) y su pieza teatral Der Ignorant und der Wahnsinnige (El ignorante y el demente).

El abuelo de Bernhard, el autor Johannes Freumbichler, dirigió al niño hacia una educación artística, incluyendo enseñanza musical. Bernhard fue a la escuela elemental en Seekirchen y más tarde asistió al internado Nacional Socialista (1942-1945) / Católico (después de 1945) Johanneum, que abandonó en 1947 para trabajar de aprendiz para un comerciante.

Debido a una intratable enfermedad pulmonar, Bernhard estuvo desde 1949 a 1951 en el sanatorio Grafenhof. Se preparó como actor en el Mozarteum de Salzburgo (1955-1957). Después de eso comenzó su carrera como escritor.

Bernhard murió en 1989 en su casa de Ohlsdorf cerca de Gmunden, Alta Austria, donde se había trasladado en 1965. Su casa es actualmente un museo -una de sus características más llamativas es la presencia de cientos de pares de zapatos de Bernhard. En su última voluntad, Bernhard prohibió cualquier nueva puesta en escena de sus obras y publicación de su obra inédita en Austria. Su muerte fue anunciada sólo después del funeral.

Wikipedia

Bibliografía
Novelas
Autobiografía - Relatos autobiográficos
    El origen (1975)
    El sótano (1976)
    El aliento (1978)
    El frío (Die Kälte, 1981)
    Un niño (Ein Kind, 1982)

Relatos
    El Kulterer (Der Kulterer; escrito en 1963, se estrenó en una antología en 1969) La edición de Funambulista de 2019 contien tanto la versión en relato como la cinematográfica que dio lugar a la película de 1974 dirigida por el cineasta checo Vojtěch Jasný
    El imitador de voces (1978)
    Mis premios (Meine Preise, 1989)
    Goethe se muere (Goethe schtirbt) - Selección del autor de 1985
    Relatos, Selección de Miguel Sáenz :arrow:
      - La gorra
      - ¿Es una comedia? ¿Es una tragedia?
      - Midland en Stilfs
      - Ungenach
      - Watten
      - En la linde de los árboles

Teatro (fecha de estreno)
    Ein Fest für Boris (1970)
    El ignorante y el demente (Der Ignorant und der Wahnsinnige, 1972)
    La partida de caza (Die Jagdgesellschaft, 1974)
    La fuerza de la costumbre (Die Macht der Gewohnheit, 1975)
    Der Präsident (1975)
    Die Berühmten (1976)
    Minetti (Minetti, 1976)
    Immanuel Kant (1978)
    Ante la jubilación (Vor dem Ruhestand, 1979)
    Der Weltverbesserer (1980)
    Am Ziel (1981)
    Über allen Gipfeln ist Ruh (1982)
    Der Schein trügt (1984)
    Der Theatermacher (1985)
    Ritter, Dene, Voss (Ritter, Dene, Voss, 1986)
    Einfach kompliziert (1986)
    Heldenplatz (1988)
    Elizabeth II (1989)

Poesía

Otros textos
    Ereignisse (1969)
    El italiano (Der Italiener, 1971)
    Die Ursache (1975)
    Der Keller (1976)
    Der Atem (1978)
    En busca de la verdad (Wille zur Wahrheit) - recopilación artículos periodísticos

Bernhard, Thomas & Unseld, Siegfried
Correspondencia (Der Briefwechsel)

En la editorial Hiru, la Colección Eskene, tiene varios títulos de Thomas Bernhard

-----------------
Actualizado (Mayo-2016)

Avatar de Usuario
az681
No tengo vida social
Mensajes: 1061
Registrado: 01 Sep 2006 23:00
Ubicación: En el pais de la nubosidad variable

Mensaje por az681 » 06 Abr 2007 15:30

Uno nunca sabe quién es. Son los demás los que le dicen a uno quién y qué es ¿no? Y como esto uno lo oye millones de veces en su vida, por poco que ésta sea larga, acaba por no saber en absoluto quién es. Todos dicen algo distinto. Incluso uno mismo está siempre cambiando de parecer
Maestros antiguos
(.../...)
Durante esas seis semanas de encierro sólo sostuve algunas conversaciones telefónicas con el administrador de mis bienes y leí a Schopenhauer, eso me salvó probablemente, así Reger, aunque no estoy seguro de si es acertado haberme salvado, probablemente, así Reger, hubiera sido mejor no haberme salvado, haberme matado. Pero la verdad es que sólo el hecho de que, en relación con el entierro, hubiera tenido que hacer tantas gestiones, no me dejó tiempo para matarme. Si no nos matamos enseguida, la verdad es que no nos matamos ya, eso es lo espantoso. Tenemos el deseo de estar muertos exactamente como nuestro ser querido, pero sin embargo no nos matamos, pensamos en ello, pero no lo hacemos, dijo Reger. Curiosamente, en esas seis semanas no soportaba ninguna clase de música, ni una sola vez me senté al piano, una vez, con el pensamiento, hice un intento con un pasaje de El clave bien temperado, pero renuncié inmediatamente a ese intento, no fue la música lo que me salvó en esas seis semanas, fue Schopenhauer, una y otra vez unas líneas de Schopenhauer, así Reger. Tampoco fue Nietzsche, sólo Schopenhauer. Me sentaba en la cama y leía unas líneas de Schopenhauer y reflexionaba sobre ellas y volvía a leer unas frases de Schopenhauer y reflexionaba sobre ellas, así Reger. Después de cuatro días de sólo beber agua y leer a Schopenhauer, comí por primera vez un pedazo de pan, que estaba tan duro que tuve que cortarlo de la hogaza con un hacha de cortar carne. Me senté en el taburete de la ventana del lado de la Singerstrasse, ese espantoso asiento de Loos, y miré abajo a la Singerstrasse. Figúrese, finales de mayo y había una ventisca de nieve, dijo. Me espantaban los hombres. Los contemplaba desde el piso, allí abajo en la Singerstrasse, yendo de un lado a otro, bien forrados de prendas de vestir y de comestibles, y me daban asco. Pensé, no quiero volver con esos hombres, no con esos hombres y al fin y al cabo no hay otros, así Reger. Mientras miraba abajo a la Singerstrasse tuve conciencia de que no había otros hombres que los que iban de un lado a otro allí abajo en la Singerstrasse. Miraba abajo a la Singerstrasse y aborrecía a aquellos hombres y pensaba, no quiero volver con esos hombres, así Reger. A esa bajeza y esa mezquindad no quiero volver, me dije, así Reger. Saqué varios cajones de varias cómodas y miré en ellos y cogí una y otra vez fotografías y escritos y correspondencia de mi mujer y los fui poniendo sobre la mesa y lo fui mirando poco a poco todo, mi querido Atzbacher, como soy sincero, tengo que decir que mientras tanto lloraba. De pronto dejé libre curso a mis lágrimas, hacía decenios que no lloraba y de repente dejé libre curso a mis lágrimas, así Reger. Estaba allí sentado y daba curso libre a mis lágrimas y lloraba y lloraba y lloraba, así Reger. Durante años no había llorado, no desde mi infancia, y de repente dejé libre curso a mis lágrimas, me dijo Reger en el Ambassador. Al fin y al cabo no tengo nada que esconder ni nada que callar, dijo, a mis ochenta y dos años no tengo lo más mínimo que esconder ni que callar, dijo Reger, y por lo tanto tampoco tengo que callar que, de repente, lloré a lágrima viva y una y otra vez lloré a lágrima viva, durante días enteros lloré a lágrima viva, así Reger. Estaba allí sentado y miraba las cartas que había escrito mi mujer en el transcurso del tiempo y leía las notas que había tomado en el transcurso del tiempo y lloraba a lágrima viva. Nos acostumbramos naturalmente durante decenios a un ser humano y lo amamos durante decenios y lo amamos en definitiva más que a cualquier otro y nos encadenamos a él y, cuando lo perdemos, es realmente como si lo hubiéramos perdido todo. Siempre había creído que era la música la que lo significaba todo para mí, a veces al fin y al cabo también que era la filosofía, la literatura elevada y más elevada y elevadísimo, lo mismo que, en general, que era sencillamente el arte, pero todo eso, todo el arte, el que sea, no es nada en comparación con ese único ser querido. Cuántas cosas hemos hecho a ese único ser querido, dijo Reger, en cuántos miles y cientos de miles de sufrimientos hemos precipitado a ese ser al que, más que a cualquier otro, hemos querido, cómo hemos atormentado a ese ser y, sin embargo, lo hemos querido más que a cualquier otro, dijo Reger. Cuando el ser querido por nosotros más que cualquier otro del mundo ha muerto, nos deja con horribles remordimientos, dijo Reger, con espantosos remordimientos, con los que tenemos que existir después de su muerte y en los que un día nos asfixiaremos, dijo Reger. Todos esos libros y escritos que he reunido durante mi vida y que he llevado a mi piso de la Singerstrasse, para abarrotar todas esas estanterías, no me habían servido al final de nada, mi mujer me había dejado solo y todos esos libros y escritos eran ridículos. Creemos que podemos aferrarnos entonces a Shakespeare o a Kant, pero es un error. Shakespeare y Kant y todos los demás que hemos levantado en el curso de nuestra vida como lo que llamamos Grandes nos dejan en la estacada precisamente en el momento en que los hubiéramos necesitado tanto, así Reger, no son ninguna solución para nosotros ni son para nosotros ningún consuelo, de repente sólo nos resultan repugnantes y extraños, todo lo que esos, así llamados, Grandes e Importantes, pensaron y por añadidura escribieron nos deja fríos, así Reger. Creemos siempre que podemos confiar en esos, así llamados, Importantes y Grandes, lo que sean, en el momento decisivo, es decir, en el momento decisivo para nuestras vidas, pero es un error, precisamente en el momento decisivo para nuestras vidas todos esos Importantes y Grandes y, como suele decirse, Inmortales, nos dejan solos, no nos dan más que el hecho de que también entre ellos estamos solos, abandonados a nosotros mismos en un sentido totalmente horrible, así Reger. única y exclusivamente Schopenhauer me ayudó, porque sencillamente abusé de él para mi objetivo de sobrevivir, así Reger a mí en el Ambassador. Si todos los otros, incluidos por ejemplo Goethe, Shakespeare, Kant, me repugnaban, me precipité sencillamente sobre Schopenhauer en mi desesperación y me senté con Schopenhauer en el taburete del lado de la Singerstrasse para poder sobrevivir, porque la verdad es que de repente quería sobrevivir y no morir, no seguir a mi mujer en la muerte sino quedarme ahí, permanecer en el mundo, me oye, Atzbacher, así Reger en el Ambassador. Pero naturalmente sólo tuve con Schopenhauer una oportunidad de sobrevivir porque abusé de él para mi objetivos y lo falsifiqué realmente de la forma más innoble, así Reger, al convertirlo sencillamente en un medicamento de supervivencia, lo que en realidad no es en absoluto, lo mismo que tampoco los otros que ya he nombrado. Nos confiamos durante toda la vida a los Grandes Ingenios y a los, así llamados, Maestros Antiguos, así Reger, y nos vemos luego mortalmente decepcionados por ellos, porque no cumplen su finalidad en el momento decisivo. Atesoramos los Grandes Ingenios y los Maestros Antiguos y creemos que podremos luego, en el momento decisivo de supervivencia, usarlos para nuestros fines, lo que no quiere decir otra cosa que abusar de ellos para nuestros fines, lo que resulta ser un error mortal. Llenamos nuestra caja fuerte espiritual de esos Grandes Ingenios y Maestros Antiguos y recurrimos a ellos en el momento decisivo para nuestras vidas; pero cuando abrimos esa caja fuerte espiritual, está vacía, ésa es la verdad, nos quedamos ante esa caja fuerte espiritual vacía y vemos que estamos solos y realmente por completo sin recursos, así Reger. El hombre atesora en todos los campos durante toda la vida y al final se encuentra vacío, así Reger, también en lo que se refiere a su patrimonio espiritual. Qué monstruoso patrimonio espiritual he atesorado, así Reger en el Ambassador, y al final me encuentro totalmente vacío.
(.../...)
Maestros antiguos

El sótano
Todo es movimiento irregular y continuo,
sin dirección y sin objeto
.
Montaigne
A los otros hombres los encontré en la dirección opuesta, al no ir ya al odiado instituto sino al aprendizaje que me salvaría, al ir, contra toda sensatez, muy de mañana, no ya con el hijo del alto funcionario al centro de la ciudad por la Reichenhaller Strasse, sino con el oficial de cerrajero de la casa de al lado a la periferia, por la Rudolf-Biebl-Strasse, no tomando el camino a través de los jardines descuidados y por delante de las artísticas villas, al colegio de la gran y la pequeña burguesía, sino por delante del asilo de ciegos y del asilo de sordomudos y por encima de los terraplenes del ferrocarril y a través de los jardincillos de las afueras y por delante de las vallas del campo de deportes de las proximidades del manicomio de Lehen, a la Alta Escuela de los marginados y los pobres, a la Alta Escuela de los locos y de los tenidos por locos del poblado de Scherhauserfeld, al barrio absoluto de los horrores de la ciudad, fuente de casi todos los procesos judiciales de Salzburgo, y al sótano como tienda de comestibles de Karl Podlaha, que era un hombre aniquilado y tenía un sensible carácter vienés, y que quiso ser músico y fue siempre un pequeño tendero. Los trámites de mi admisión en su establecimiento fueron de lo más breve. El señor Podlaha entró en la trastienda, en la que yo lo esperaba, y me echó una rápida ojeada y dijo que, si quería, podía quedarme en seguida, y abrió la puerta del armario y sacó uno de sus sobretodos y dijo que quizá me estaría bien ese sobretodo, y yo me puse el sobretodo, y el sobretodo, desde luego, no me estaba bien, pero podía llevarlo provisionalmente, varias veces dijo Podlaha provisionalmente, y entonces reflexionó brevemente y me llevó, a través de la tienda repleta de clientes, a la calle y a la casa de al lado, en la que estaba instalado el almacén. Allí debía barrer yo, hasta las doce del mediodía, con una escoba que mi patrón había descolgado súbitamente de la puerta del almacén y me había puesto en la mano. A las doce, él, Podlaha, hablaría conmigo de todo lo demás. Me dejó solo en el oscuro almacén, con su mezcla perversa de olores y con la humedad de todos los almacenes de comestibles, y tuve tiempo entretanto de meditar acerca de todo lo ocurrido. Yo no había dejado en paz a la funcionaria de la oficina de empleo y, en una hora, había conseguido lo que quería, un puesto de aprendiz en el poblado de Scherzhauserfeld, ocuparme de forma útil, como pensaba, entre los hombres y para los hombres. Tenía la sensación de haber escapado a uno de los mayores absurdos humanos, el instituto. De pronto sentía que mi existencia era otra vez una existencia útil. Había escapado a una pesadilla. Me veía ya rellenando de harina y manteca y aúcar y patatas y sémola y pan las bolsas de la compra, y era feliz. Me había vuelto en mitad de la Reichenhaller Strasse y había ido a la oficina de empleo y no había dejado en paz a la funcionaria. Ella me dio muchas direcciones pero, durante mucho tiempo, ninguna en la dirección opuesta. Yo quería ir en la dirección opuesta. Le di un barrido al almacén y, a las doce, cerré, como me habían encargado, y fui a la tienda del otro lado, como habíamos convenido. El señor Podlaha me presentó al dependiente (Herbert) y al aprendiz (Karl), y me dijo que no quería saber nada de mí ni sobre mí, yo sólo tenía que cumplir las formalidades y, por lo demás, hacerme útil. Realmente pronunció de pronto la palabra útil de forma espontánea, sin ningún énfasis, como si la palabra útil fuera una de sus palabras favoritas. Para mí fue mi lema. Había terminado un período de inutilidad, me parecía, un período infeliz, una época horrible. Tenía dos posibilidades, eso me resulta evidente todavía hoy, una, matarme, para lo que me faltaba el valor, y/o dejar el instituto, en un instante, y no me maté y me hice aprendiz. Las cosas seguían adelante. En casa reaccionaron apáticamente (mi madre, mi tutor), y con la mayor disposición para entender y comprender (mi abuelo). Se conformaron al instante con la nueva situación, no hubo ni la discusión más mínima. Al fin y al cabo, yo había estado ya durante muchísimo tiempo abandonado a mí mismo. En ese momento vi claro qué solo había estado realmente. Coger mi existencia y tirarla por la ventana o a los pies de mis parientes hubiera tenido en cualquier caso el mismo efecto. Coloqué mi cartera de colegial, como estaba, en un rincón y no la volví a tocar. La decepción de mi abuelo la supo disimular bien por sí mismo; ahora soñaba con un hábil, gran comerciante, en el que, según él, mi genio podría quizá encontrarse a sí mismo de forma aún más ideal que con cualquier otra disposición intelectual. Echó la culpa de mi fracaso a las circunstancias de la época, al hecho de haber nacido yo en el más desgraciado de todos los períodos, directamente en el abismo, del que, por lo que podía verse humanamente, no había ya escapatoria. De repente los comerciantes eran para él, que durante toda su vida los había odiado siempre y con todo el empeño de su experiencia, dignos de estima, y un comerciante no carecía de grandeza. Por mi parte, no tenía ninguna idea sobre mi futuro, no sabía lo que quería ser, no quería ser nada; sencillamente me había hecho útil. De pronto e inesperadamente me refugié en ese pensamiento. Durante años había ido a una fábrica de aprender y me había sentado ante una máquina de aprender, que me había dejado sordos los oídos y había hecho de mi razón una razón demente; ahora estaba de pronto otra vez entre hombres, que nada sabían de esa fábrica de aprender y no habían sido corrompidos por esa máquina de aprender, porque no habían entrado en contacto con ella. Me gustaba lo que veía ahora, y me lo tomé en serio. Los días en que había cientos de personas en la tienda y en que el sótano era asaltado a las ocho de la mañana exactamente como una fortaleza de comestibles por los hambrientos y los medio muertos de hambre, alternaban con los días que pertenecían a los viejos solitarios y las mujeres borrachas. El sótano como tienda de comestibles de Karl Podlaha era, sin embargo, el centro del poblado; no había allí ningún otro lugar de distracción, ningún hostal, ningún café, sólo los edificios construidos exclusivamente para la aniquilación y el condicionamiento de sus habitantes, con cuya monotonía y repulsividad todo el mundo, cualquiera que fuese su temperamento, tenía que degenerar y extinguirse y perecer. Al sótano iban las mujeres, aunque no tuvieran nada que comprar, absolutamente sin ningún motivo para comprar, una y otra vez, de pronto, casi todas en cualquier momento, por desconcierto, sólo para poder intercambiar unas palabras; era ya evidente cuando aparecían en la escalera de cemento, y totalmente evidente cuando habían bajado y entrado en el sótano, que sólo habían huido de sus espantosos hogares buscando un consuelo, una posibilidad de vivir. El sótano era, para muchas de esas personas del poblado, una y otra vez la única y última salvación. Muchas habían convertido su visita al sótano en costumbre y aparecían día tras día, no era por falta de dinero por lo que, llegado el caso, entraban varias veces al día en el sótano, para comprar una pequeñez, por ejemplo cincuenta gramos de mantequilla, sino porque, de ese modo, tenían la posibilidad de bajar al sótano con intervalos más breves que, según parecía, necesitaban para vivir, y de escapar a su entorno, en muchos casos mortal. Sólo ahora, en esos días de mi nuevo entorno, tenía yo otra vez acceso directo, inmediatamente directo a los hombres, ese acceso inmediato, directo a los hombres no me era posible ya desde hacía años; mi mente primero y luego también mi ánimo se habían asfixiado casi bajo el manto mortal del colegio y las coacciones de su enseñanza, y todo lo que estaba fuera del colegio y sus coacciones no lo había percibido durante años mas que de forma imprecisa, a través de la niebla de lo que se enseñaba. Ahora veía otra vez a los hombres y tenía contacto inmediato con ellos. Había existido durante años en medio de libros y escritos y entre mentes que no eran otra cosa que libros y escritos, en medio del olor enrarecido de una Historia mohosa y desecada, continuamente como si yo mismo fuera ya Historia. Ahora existía en el presente, en medio de todos sus olores y grados de dureza. Había tomado esa decisión y hecho ese descubrimiento. Vivía; durante años había estado muerto. La mayoría de mis cualidades, de las ventajas absolutas de mi carácter, reaparecieron ya en mis primeros días en el sótano, después de haber estado sepultadas durante años y cubiertas por la repugnancia de los métodos de educación, se desarrollaron como por sí mismas en el nuevo entorno, que estaba marcado por una parte por mis compañeros de trabajo de la tienda, y por otra por los clientes como seres humanos o por los seres humanos como clientes y, sobre todo, en la, como observé en seguida, inmensa utilidad de las relaciones de tensión entre esos dos grupos de seres humanos, en medio de las cuales yo realizaba mi trabajo, un trabajo que me agradó desde el primer instante. Como empecé a trabajar como aprendiz en el momento de un anuncio de distribución de víveres, mi trabajo, sólo unas horas después de entrar como aprendiz, no consistió ya en dar barridos y poner orden. Hacia la noche, cuando se hizo visible el cansancio de mis compañeros, fui puesto ya a prueba y vendí, y superé la prueba. Desde el principio no sólo quise ser útil, fui útil, y se apreció mi utilidad, lo mismo que, hasta mi entrada en el sótano, se apreciaba mi inutilidad.
(.../...)


El sótano
Busca siempre la belleza.

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40386
Registrado: 15 May 2005 21:51

Mensaje por madison » 09 Abr 2007 11:08

Bravo Az cómo te lo has currado!!!!

Avatar de Usuario
az681
No tengo vida social
Mensajes: 1061
Registrado: 01 Sep 2006 23:00
Ubicación: En el pais de la nubosidad variable

Mensaje por az681 » 09 Abr 2007 11:41

Ahora no tienes escusa para empezar un hilo sobre el autor. :lol:
Busca siempre la belleza.

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40386
Registrado: 15 May 2005 21:51

Mensaje por madison » 09 Abr 2007 11:52

Ya, tienes razón, pero el listón es muy alto y una no es tan erudita.
Ahora la anécdota que viene a mi memoria es cuando a la muerte de su padre durante el sepelio, no se si fué su tia o abuela, que comentó ante la gente\" mirad, este es el hijo, quizás sepa escribir y todo\" entonces uno de los presentes dijo que si eras así fuera que fuera a visitarlo y ahí empezó a escribir......pero lo tengo que buscar bien todo eso que ahora lo ecribo de memoria

Avatar de Usuario
az681
No tengo vida social
Mensajes: 1061
Registrado: 01 Sep 2006 23:00
Ubicación: En el pais de la nubosidad variable

Mensaje por az681 » 09 Abr 2007 12:01

Puede er, pues la vida de este autor está llena de anecdotas más que surrealistas.Como cuando lo iban a homenajear en Viena y como llegó un poco pronto y no lo reconocieron se mezclo con el público y se negó a tomar el premio y el homenaje.
Busca siempre la belleza.

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40386
Registrado: 15 May 2005 21:51

Mensaje por madison » 09 Abr 2007 12:03

jajajajaja sí era totalmente surrealista y atormentado.
En su libro el aliento explica bastante sobre su vida, y la verdad que sufrí bastante leyendolo.

Avatar de Usuario
az681
No tengo vida social
Mensajes: 1061
Registrado: 01 Sep 2006 23:00
Ubicación: En el pais de la nubosidad variable

Mensaje por az681 » 09 Abr 2007 12:06

Hay que reconcer que lo que en otros pareceria vulgar y soez en él es pura originalidad y pura creatividad.
Busca siempre la belleza.

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40386
Registrado: 15 May 2005 21:51

Mensaje por madison » 09 Abr 2007 12:42

Bueno creó escuela con su estilo, es un autor que bien te gusta o aborreces, porque para decir un a frase da sesentamil vueltas.
Al principio de leerlo creí que era una persona atormentada, ahora, ya no lo creo, creo que era una persona cínica e irónica.
Creo que a una vez le dijo a alguien que cuando estaba deprimido leía un libro suyo, eso le hacía reir......

Y después de leer opiniones y tal, viendo cómo le admira Javier Marias he lelgado a la conclusión que él, Javier Marias, en su forma de escribir está influenciado por Bernahrd....

Avatar de Usuario
az681
No tengo vida social
Mensajes: 1061
Registrado: 01 Sep 2006 23:00
Ubicación: En el pais de la nubosidad variable

Mensaje por az681 » 09 Abr 2007 13:41

Posiblemente tengas razón respecto al influjo sobre Marias.Pero es cierto que es un autor que lo adoras o lo aborreces con él no hay término medio.
Busca siempre la belleza.

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40386
Registrado: 15 May 2005 21:51

Mensaje por madison » 09 Abr 2007 13:43

Yo le adoro, me encanta como trata el psique de las personas, las trabaja de una forma increible, llega al fondo del personaje

Avatar de Usuario
az681
No tengo vida social
Mensajes: 1061
Registrado: 01 Sep 2006 23:00
Ubicación: En el pais de la nubosidad variable

Mensaje por az681 » 09 Abr 2007 15:28

Creo que el ritmo de vida que llevó en su infancia,marca bastante su obra.
Busca siempre la belleza.

Avatar de Usuario
az681
No tengo vida social
Mensajes: 1061
Registrado: 01 Sep 2006 23:00
Ubicación: En el pais de la nubosidad variable

Mensaje por az681 » 10 Abr 2007 16:20

!Madison!,¿no crees que la influencia de su abuelo se deja notar en su obra?.Y tambien su formación teatral,ya que su vida fue una interpretación continua.
Busca siempre la belleza.

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40386
Registrado: 15 May 2005 21:51

Mensaje por madison » 10 Abr 2007 16:35

Por supuesto que sí piensa que no conoció a su padre y su abuelo siempre encarnó lo que él deseaba ser, un intelectual, creativo y escritor.
Aunque no se sepa mucho del abuelo se sabe que incluso ganó un premio literario, Bernhard en algunos de sus libros ha hecho referencia a él...

Avatar de Usuario
az681
No tengo vida social
Mensajes: 1061
Registrado: 01 Sep 2006 23:00
Ubicación: En el pais de la nubosidad variable

Mensaje por az681 » 11 Abr 2007 17:29

y sobre la cuestión de que se pasó casí toda su vida actuando.¿cualidad innata o infujo de su formación teatral?.
Busca siempre la belleza.

Responder