Tonio Kroger.-Thomas Mann

En principio incluye biografías, autoayuda, libros de viajes, arte y otros que no sean ensayos o de divulgación.

Moderador: Caroline

Responder
Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40319
Registrado: 15 May 2005 21:51

Tonio Kroger.-Thomas Mann

Mensaje por madison » 21 Ago 2007 11:52

Imagen

TONIO KRÖGER / MARIO UND DER ZAUBERER. EIN TRAGISCHES REISEERLEBNIS.
de MANN, THOMAS
FISCHER TASCHENBUCH VERLAG GMBH 1973
Lengua: ALEMÁN
Título original:Tonio Kroger
Traducido por Huan Manwë
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9783596213818
Nº Edición:1ª
Año de edición:1973
Plaza edición: FRANKFURT 7.54€

TONIO KRÖGER. THOMAS MANN.

En esta obra, Thomas Mann nos presenta el proceso de desarrollo y evolución de un artista, Tonio Kröger, desde su infancia y adolescencia hasta su madurez. Los orígenes de Tonio, que juegan un papel importante en la obra, son, hasta cierto punto, autobiográficos: al igual que Tonio Kröger, Thomas Mann era hijo de un comerciante alemán, Thomas Johann Heinrich Mann, y la hija de una familia criolla Julia Silva-Bruhs. Estos orígenes marcan el carácter de Tonio, y dan lugar a una serie de oposiciones que aparecen una y otra vez a lo largo del texto.

La oposición entre el mundo nórdico del padre y el meridional de la madre se manifiesta ya en el nombre del protagonista. Kröger es lo burgués, espiritual, mientras que Tonio representa el mundo de la madre, de la sensualidad y del artista. Ya en el primer capítulo queda reflejada la importancia que esto tiene para el joven Tonio, que se da cuenta de que no es como los demás, y que su nombre no hace más que marcar esta diferencia “… Tonio war etwas Auslándisches und Besonderes. Ja, es war in allen Stücken etwas Besonderes mit ihm, ob er wollte oder nicht, und er war allein und ausgeschlossen von den Ordentlichen und Gewöhnlichen…” Esta preocupación por sus orígenes, y más concretamente por el mundo de su madre, da lugar a una obsesión en Tonio que queda reflejada en una frase que se repite a lo largo de la obra: “Wir sind doch keine Zigeuner im grünen Wagen, sondern anständige Leute, Cónsul Krögers, die Familie der Kröger…”

La relación que Tonio establece con Hans Hansen, al igual que la que establecerá más tarde con Ingeborg Holm, estará marcada precisamente por esta preocupación de Tonio de encajar en su entorno. Hans es el prototipo de normalidad en el contexto en el que ambos crecen, le interesa la hípica y no la poesía, y mediante esta amistad Tonio consigue, en cierto modo, entrar en contacto con un mundo que no lo acaba de aceptar, aunque tampoco lo rechace abiertamente. Esta misma pauta va a seguir en su enamoramiento de Ingeborg. Desde un principio nos queda claro que no existe ningún tipo de relación entre ellos, pues Ingeborg no le presta la más mínima atención, el hecho de que Tonio se enamore de ella es síntoma de un deseo de integrarse en un grupo al que no pertenece pero por el que una parte de su ser se siente atraído. Esto queda claro cuando Tonio, ya maduro, coincide con ambos en Aalsgaard: “…dich zum Weibe nehmen, Ingeborg Holm, und ein Sohn haben wie du, Hans Hansen…”

El texto toma una posición un tanto determinista respecto al ser humano. Son los orígenes de Tonio los que determinan su vida, y el no tiene la capacidad para controlarla, da lo mismo lo que haga, su situación no cambiará: “…Noch einmal anfangen? Aber es hülfe nichts. Es würde wieder so werden…”

En el capítulo 4 se expone la teoría estética de Tonio, que podría considerarse también la del autor. Esta teoría estética se basa en la oposición entre vida y arte, que podría asimilarse a la oposición entre el mundo paterno y el materno, el burgués frente al artista. Para Tonio el arte supone una relación fría con lo humano, no es posible vivir y crear a la vez, al menos crear obras de interés. Aquí pone el ejemplo de un soldado que escribe poesía, mala naturalmente, y del que piensa: “Da stand er und büte in groer Verlegenheit den Irrtum, dass man ein Blättchen pflücken dürfe, ein einziges, vom Lorbeerbaume der Kunst, ohne mit seinem Leben dafür zu zalen…” Así, vivir es incompatible con crear, y este es precisamente el problema de Tonio, porque como el mismo dice “Ich liebe das Leben”. La vida del artista implica el observar la realidad y desentrañarla, de modo que pueda ser expresada, pero perdiendo en el proceso toda su imagen de grandeza o de alegría. Por este motivo considera que los inocentes y los puros son aquellos que no encuentran ningún interés en el arte, ya que ellos no padecen esa “nausea del conocimiento”, que consiste en ese estado en el que le basta a un hombre comprender una cosa para que esta le produzca inmediatamente una repugnancia mortal. Y también es esta la causa por la que no considere que ser artista sea un don, sino al contrario una maldición: el ama la vida, pero por ser artista no es capaz de disfrutarla, “…ich es oft sterbensmüde bin, das Menschliche darzustellen, ohne am Menschlichen teilzuhaben…”

A lo largo de la obra aparecen elementos que sirven para marcar las oposiciones sobre las que trabaja el autor. Uno de estos elementos son los “ojos azules”, que caracterizan a los personajes inocentes y puros, tanto Hans como Ingeborg, personajes a los que ama y a los que desea acercarse tienen los ojos azules. Frente a estos se sitúan los “ojos negros”, los suyos propios, pero también los de otros artistas y los de aquellos que le comprenden. También la oposición entre burgués y artista es significativa. Desde mi punto de vista esta oposición tiene mucho en común con la de los “ojos azules”, pero hay una diferencia importante: Tonio es artista, pero también es burgués, aunque se trate de “ein verirrter Bürger” , con lo que los dos opuestos se funden, mientras que la oposición del color de los ojos se mantiene a lo largo de toda la obra.

Thomas Mann era un admirador apasionado de la música de Wagner, y de hecho toma prestada una clave estructural elemental de su obra, el Leitmotiv, una secuencia de notas que es repetida en momentos clave y que se asocia con un personaje, un acontecimiento o un tema y lo evoca cada vez que se repite. En este caso lo que se repite es un verso de Theodor Storm: Ich möchte schlafen, aber du musst tanzen. Aparece por primera vez en el capítulo 2, haciendo referencia a Ingeborg durante la lección de baile, y vuelve a aparecer hacia el final, en el capítulo octavo, también haciendo referencia a Ingeborg durante un baile. En ambos casos expresa un sentimiento de melancolía hacia un modo de vivir que él sabe que no puede conseguir.




Literatura Alemana (desde finales del siglo XIX hasta 1945)




http://html.rincondelvago.com/literatura-alemana-finales-siglo-xix-hasta-segunda-guerra-mundial.html



Imagen
Thomas Mann y Katia

Me gustó muchísimo este libro, en estos dias ha vuelto a mi memoria al leer a Sergio Pitol y su libro Soñar la realidad.
Última edición por madison el 26 Oct 2009 18:49, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40319
Registrado: 15 May 2005 21:51

Re: Tonio Kroger.-Thomas Mann

Mensaje por madison » 26 Oct 2009 18:40

Imagen
Nombre Thomas Mann
Nacimiento 6 de junio de 1875
Lübeck, Alemania
Defunción 12 de agosto de 1955
Zúrich, Suiza
Ocupación Novelista y ensayista
Nacionalidad Alemania, posteriormente Checoslovaquia, posteriormente Estados Unidos
Género Bildungsroman, novela histórica, picaresca

Imagen

Responder