La edad de oro - John C.Wright

Viajando a los confines del universo, y más allá.

Moderador: ciro

Responder
Avatar de Usuario
lorelai lee
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 411
Registrado: 04 Nov 2007 02:13
Ubicación: Irruptora en Jijo

La edad de oro - John C.Wright

Mensaje por lorelai lee » 08 Feb 2008 00:54

La Edad de Oro, de John C. Wright
Ed.Bibliópolis, col. Bibliópolis
Fantástica nº1.
Imagen

Todos los sueños de la humanidad se han hecho realidad.

Bienvenidos a la era de la Séptima Estructura Mental, la era de la Segunda Inmortalidad, medio millón de años en el futuro, cuando el sistema solar entero ha sido terraformado, Júpiter luce como un segundo Sol y la humanidad se ha dividido en centenares de ramas: desde Invariantes hasta Taumaturgos, desde Composiciones hasta Señoriales, y desde Cerebelinos hasta Tritónicos. Bajo la benévola tutela de los sofotecs, inteligencias artificiales, y con recursos y tiempo casi infinitos a su disposición, la Ecumene Dorada es libre y próspera como nunca en la historia. Pero no todo va bien en el paraíso, como descubrirá Faetón Primo, de la Casa Radamanto, cuando sepa que cientos de años de su vida han sido borrados de su memoria y de la del resto de la Ecumene. En una sociedad que ha abolido el crimen, ¿qué acto puede haber sido tan horrible como para merecer un castigo tan contundente?

John C. Wright recapitula en su obra casi un siglo de tradición del género, desde Olaf Stapledon hasta Jack Vance, desde Alfred Bester hasta Gene Wolfe y desde Cordwainer Smith hasta Roger Zelazny, en la que ha sido recibida como la primera gran novela del nuevo milenio.

"Una novela de altura, magníficamente escrita, deslumbrantemente imaginativa... La edad de oro está repleta de riqueza y maravillas, tanto técnicas como conceptuales. John Wright es claramente un talento de peso; su novela merece alcanzar la misma influencia que Neuromante."
Nick Gevers, Locus

"Una celebración exuberante de lo maravilloso y lo exótico, de las infinitas posibilidades de la era posthumana... Su clave reside en la riqueza de los detalles ingeniosos que se acumulan de escena en escena; en el lenguaje elegante, propio de Vance, de los debates, las discusiones y el discurso social; en el reparto formado por personajes extraños y divertidos... y finalmente en los temas de la libertad y el poder, la estabilidad y la plenitud, la aventura y la comodidad que recorren la trama."
Russell Letson, Locus

"El recién llegado Wright extrae nuevas sorpresas de un escenario familiar... Una hazaña de invención extraordinaria."
Kirkus Reviews

Sobre el autor

John C. Wright (1961), abogado retirado que también ha trabajado como periodista y director de periódico, está casado y tiene dos hijos llamados Oliver y Wilbur. Su trilogía formada por La edad de oro (2002), Fénix exultante (2003) y La trascendencia dorada (2003) ha sido saludada por la crítica como uno de los debuts más prodigiosos de los últimos tiempos, en el que Wright recoge la herencia de autores tan diversos como Jack Vance, Cordwainer Smith, Roger Zelazny, Alfred Bester o Gene Wolfe. Ha comenzado una nueva trilogía, esta vez de fantasía épica, con The Last Guardian of Everness (2004), y tiene pendiente de publicación la novela individual Orphan of Chaos.

"Escondido en esta historia se encuentra un mundo repleto de sentido de la maravilla. La imaginación de Wright es de primera categoría, y ha creado un sistema solar terraformado perfectamente creíble, junto con una civilización de una extrañeza memorable."
Interzone

"Un replanteamiento inteligente y entretenido de la space opera tradicional."
Science Fiction Chronicle

"Una primera novela deslumbrante... Es muy posible que Wright sea el más importante nuevo talento de la ciencia-ficción de este siglo que comienza."
Publisher's Weekly

Otro comentario:

Faetón, de la Casa Radamanto e hijo de Helión (por simplificar, que los nombres de los personajes son, en realidad, mucho, mucho más complicados), descubre un buen día que le están tomado el pelo, que ha perdido los recuerdos sobre algo muy escandaloso que ha hecho en el pasado y que además se ha convertido en algo parecido en un icono contracultural, un criminal tolerado, y víctima de un cierto nivel de ridículo social y por tanto decide recuperar su memoria y emprende acciones que algunas entidades superconscientes perciben como conducentes a alterar el orden social establecido, perturbar la armonía colectiva y, probablemente, aguar la fiesta en general.

Más o menos así arranca esta novela cuyo título homenajea tanto a la edad de oro de la ciencia ficción como a la propia edad de oro que describe, esa sociedad posthumana que ha colonizado casi todo el sistema solar y cuyos miembros adoptan miles de formas y configuraciones cognitivas.
RECUENTO2008
La escala de los mapas :101:
Nstra.sra Paris :101:

Avatar de Usuario
lorelai lee
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 411
Registrado: 04 Nov 2007 02:13
Ubicación: Irruptora en Jijo

Mensaje por lorelai lee » 08 Feb 2008 00:56

Una crítica que he encontrado y me ha parecido muy acertada:

La Edad de Oro, primera novela de John C. Wright, fue editada en España por Bibliópolis en el año 2004, con una excelente traducción a cargo de Carlos Gardini. La novela (romance es el acertado término inglés usado por Wright) es asimismo la primera obra de la trilogía que lleva su nombre y que está conformada además por "Fenix Exultante" y "La Trascendencia Dorada", editadas también por Bibliópolis.

La obra, tal y como nos indica su propio subtítulo, Una novela del futuro lejano (A Romance of the Far Future), está ambientada en un tiempo futuro en el que la Humanidad, bajo la llamada Ecumene Dorada, ha colonizado y terraformado el Sistema Solar y alcanzado la inmortalidad; como es lógico en un futuro tan lejano, la Humanidad ha evolucionado en muy diversas formas en el aspecto físico y espiritual.

Esta diversa evolución del Género Humano que plantea Wright le permite presentar una sociedad variopinta con distintas castas o, para ser más correctos, opciones vitales. De este modo, el autor, quien bebe de los clásicos de la literatura universal, de la Ciencia Ficción e incluso del Derecho en la construcción de la obra, conforma un variado elenco de personajes muy distintos en todos los aspectos que dan un especial colorido.

Entre los personajes distinguimos por un lado las llamadas entidades autoconscientes bioquímicas en las que se integran las neuroformas básicas (como el protagonista Faetón de la Casa Radamanto) neuroformas de organización alterna, neuroformas no estandar, invariantes, neuroformas cerebelinas y composiciones de mente colectiva; y por otro lado tenemos las entidades autoconscientes electrofotónicas o sofotecs.

A esta multiplicidad de personas y caracteres hay que añadir el exotismo y belleza que desprenden los escenarios. Wright describe vivísimas imágenes procedentes de distintos niveles de realidad o consciencia. Podemos encontrarnos con descripciones del universo real en que vive Faetón, alcanzando impactantes visiones de la grandeza del desarrollo humano y también con un riquísimo mundo virtual en el que se manejan los habitantes de la Ecumene Dorada.

Esta realidad virtual, auténtico mundo paralelo donde se vive, se llevan a cabo negocios de toda clase, fiestas y celebraciones como la Trascendencia con la que arranca la novela, permite a los ciudadanos superar cualquier límite ya que tanto el tiempo como el espacio se “amoldan” a las necesidades y deseos de cada cual.

Sin embargo, esta Arcadia, como es definida en algunos pasajes de la obra, no resulta suficientemente feliz para el protagonista, quien descubre que hay aspectos de su pasado que han desaparecido de su mente. Faetón intenta entonces descubrir qué puede haber sido tan horrible como para borrar siglos de recuerdos personales. ¿Qué puede haber hecho Faetón para aceptar voluntariamente y mediante un contrato la eliminación de sus recuerdos?

Es éste, en mi opinión, un aspecto importante de la obra la relación entre Derecho, Ética política y Moral personal. Tengamos en cuenta que si bien Faetón aceptó libremente en su momento renunciar a un conocimiento el cual, según quienes detentan el poder, ponía en peligro a la comunidad, posteriormente, aun sabiendo que lo obligaba el Derecho, decide recuperar sus conocimientos puesto que es lo que su moral le exige y pese a que ello suponga el exilio, las privaciones, etc. Tal y como indica Faetón al final del libro: "Amo la verdad más que la felicidad; no descansaré".

Esta lucha entre el derecho individual y la fuerza coercitiva de la colectividad, que recuerda al enfrentamiento de los poderes fácticos de la polis ateniense con Sócrates (aunque Faetón no deba beber la cicuta), se plasma claramente en la obra con las reuniones de los Siete Pares y sus maniobras para evitar que Faetón culmine su proceso de anagnórisis (otro guiño del autor a los clásicos a través de la referencia a la tragedia griega).

Como observará el lector, quienes detentan el Poder quieren evitar a toda costa que nuestro “héroe” (el individuo enfrentado él solo a ese Poder con mayúsculas) alcance el conocimiento perdido. El motivo es claro y evidente: llegados a tal punto de desarrollo la Humanidad como colectivo se ha vuelto inmovilista, y quienes la dirigen viven en una especie de ataraxia, considerando que todo cambio puede ser perturbador del orden reinante y, sobre todo, laminador o destructor de su poder económico y político.

Es de destacar que en la descripción que Wright hace del aparato del Estado y de la sociedad se nota la profunda influencia del Derecho Clásico Romano, puesto que hay quienes por una parte detentan la potestas (los Pares) y por otra parte quienes detentan la auctoritas (los Exhortadores). Es decir, de una parte el poder político y de otra parte la autoridad socialmente reconocida.

No es de extrañar que con estos mimbres Wright construya una obra profunda e impactante en la forma y en el fondo, a la vez que muy divertida y atrayente. Una obra más que recomendable que explora el eterno dilema del límite entre los derechos del individuo y el poder de la colectividad, al mismo tiempo que plantea la relación dialéctica del cambio y la inmutabilidad y nos muestra como algunos valores como la dignidad y la libertad pueden anteponerse a la seguridad y el bienestar personales.
RECUENTO2008
La escala de los mapas :101:
Nstra.sra Paris :101:

Avatar de Usuario
lorelai lee
Me estoy empezando a viciar
Mensajes: 411
Registrado: 04 Nov 2007 02:13
Ubicación: Irruptora en Jijo

Mensaje por lorelai lee » 08 Feb 2008 01:03

Este libro lo leí hace unos meses y me gustó mucho. La historia es muy amena y sorprendente en un mundo futuro realmente interesante. La segunda parte me gustó menos, la verdad, aunque no he leído el desenlace final pero este merece la pena. :eusa_clap:

Si alguien lo ha leído o lo lee ya me diréis que os parece :roll:
RECUENTO2008
La escala de los mapas :101:
Nstra.sra Paris :101:

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: La Edad de Oro - John C.Wright

Mensaje por Isma » 13 Abr 2010 17:04

hola Lorelai!
pues yo también lo he leído y ha sido uno de los libros que más me han impresionado en ciencia ficción. ¿Contar una historia de la humanidad medio millón de años en el futuro? Venga, ¡pero si hasta habría que redefinir el lenguaje para poder explicarlo! Y es que eso es justamente lo que hace el escritor (con muy buena traducción también pienso yo). Las primeras páginas son totalmente delirantes, hasta que no se van revelando las claves para entenderlo es un galimatías, y sin embargo se hace ameno.

En la Ecúmene dorada, el hombre ha trascendido; ha roto todos sus límites y puede por fin llamarse libre. No hay ninguna mística, la tecnología ha encajado en la vida resolviendo y posibilitando todas las opciones, sin embargo no es suyo el protagonismo sino el del hombre. A mí me gustaría pensar que nuestro esfuerzo puede dar lugar a un destino como el que se describe.

He leído los otros dos de la trilogía pero pienso que eran más flojos. Cuando menos, recomiendo el primero como una alternativa fresca, con un potencial de evocación y de magia tremendo.

ersott
Lector voraz
Mensajes: 217
Registrado: 21 Dic 2009 14:39

Re: La edad de oro - John C.Wright

Mensaje por ersott » 11 Jun 2010 10:57

Una pregunta, ¿el libro es autoconclusivo? o hay que leerse los tres libros obligatoriamente.

un saludo.

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: La edad de oro - John C.Wright

Mensaje por Isma » 11 Jun 2010 11:25

ersott escribió:Una pregunta, ¿el libro es autoconclusivo? o hay que leerse los tres libros obligatoriamente.

un saludo.

No es autoconclusivo, o al menos, la trama principal se desarrolla también durante los dos siguientes.

ersott
Lector voraz
Mensajes: 217
Registrado: 21 Dic 2009 14:39

Re: La edad de oro - John C.Wright

Mensaje por ersott » 11 Jun 2010 21:48

Isma escribió:
ersott escribió:Una pregunta, ¿el libro es autoconclusivo? o hay que leerse los tres libros obligatoriamente.

un saludo.

No es autoconclusivo, o al menos, la trama principal se desarrolla también durante los dos siguientes.


Gracias Isma, por ahora creo que no lo leeré, no me apetece una trilogía.

saludos.

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 26898
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: La edad de oro - John C.Wright

Mensaje por ciro » 23 Oct 2013 11:03

Creo que le prometí a Isma que lo leería y con él estoy. De momento, efectivamente es un desborde de imaginación, que cuesta un poco de asimilar al principio pero poco a poco te va enganchando. Siempre he dicho que uno de los grandes valores de la cifi es la imaginación y desde luego a esta novela no le falta. A ver como sigue.
Suele ser más rentable escuchar que hablar. No hagáis como yo. Cosecha propia

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: La edad de oro - John C.Wright

Mensaje por Isma » 23 Oct 2013 11:32

ciro escribió:Creo que le prometí a Isma que lo leería y con él estoy. De momento, efectivamente es un desborde de imaginación, que cuesta un poco de asimilar al principio pero poco a poco te va enganchando. Siempre he dicho que uno de los grandes valores de la cifi es la imaginación y desde luego a esta novela no le falta. A ver como sigue.

:ola:

¡Qué alegría! Estoy nervioso, espero que la recomendación fuera acertada. Tengo en mucha estima tu opinión sobre la ciencia ficción.

El arranque es arrollador y si en algo destaca el libro es, a mi modo de ver, en la imaginación, como ya estás comentando. Tengo interés en saber qué piensas de la sociedad en la que transcurre la acción. Y en tu opinión sobre algunos personajes como el soldado.

Avatar de Usuario
ciro
Vivo aquí
Mensajes: 26898
Registrado: 25 Feb 2006 11:31

Re: La edad de oro - John C.Wright

Mensaje por ciro » 29 Oct 2013 16:36

Isma escribió:
ciro escribió:Creo que le prometí a Isma que lo leería y con él estoy. De momento, efectivamente es un desborde de imaginación, que cuesta un poco de asimilar al principio pero poco a poco te va enganchando. Siempre he dicho que uno de los grandes valores de la cifi es la imaginación y desde luego a esta novela no le falta. A ver como sigue.

:ola:

¡Qué alegría! Estoy nervioso, espero que la recomendación fuera acertada. Tengo en mucha estima tu opinión sobre la ciencia ficción.

El arranque es arrollador y si en algo destaca el libro es, a mi modo de ver, en la imaginación, como ya estás comentando. Tengo interés en saber qué piensas de la sociedad en la que transcurre la acción. Y en tu opinión sobre algunos personajes como el soldado.


Acabada esta primera parte. Lo mejor: el mundo recreado, que es de una imaginación y complejidad desbordantes. Lo peor: que hay que seguir leyendo, puesto que no concluye.
Tranquilizarte Isma, puesto que es ciertamente uno de los mejores libros de cifi que he leído. Yo valoro mucho la creación de mundos en la cifi y Wright ha creado un mundo complejo. Es cierto que a veces uno se pierde, sobre todo al principio, pero poco a poco se le va cogiendo un tranquillo que te atrapa.
La misma division de entidades entre básicos, taumaturgos, cerebelinos e invariantes es un gran acierto, pero luego las distintas casas (Blanca, Gris Plata,...), la presencia de los sofotecs, los distintos niveles de consciencia (sueño medio, sueño profundo), la posibilidad de distintas identidades interactuando en distintos sitios, los cacófilos,...todo es asombroso.
En cuanto al papel de algunos personajes me interesó mucho el papel de Helión en especial, del gracioso Radamanto apingüinado e intrigan personajes como Orfeo o el soldado Atkins (el ultimo soldado en un mundo donde no se necesitan) y que supongo tendrá más intervención en los siguientes libros.

Me pondré con los siguientes a ver que tal.
Suele ser más rentable escuchar que hablar. No hagáis como yo. Cosecha propia

Avatar de Usuario
Isma
Vivo aquí
Mensajes: 6159
Registrado: 01 Abr 2010 21:28
Contactar:

Re: La edad de oro - John C.Wright

Mensaje por Isma » 29 Oct 2013 17:27

Me alegro de que te haya gustado. Te tengo que avisar; los siguientes no son tan impactantes como el primero. Pero son necesarios para concluir la historia iniciada.

Sobre lo que comentas en spoiler...
El sofotec Radamanto es gracioso, pero ¿cómo consigue darnos esa sensación :lol: ? Yo aún no me lo explico. El dramatis personae, con los nombres compuestos y los tipos de neuroformas, es sencillamente genial. Y el lema de Atkins, único y último soldado, de una fineza que me pone los pelos de punta.


Me permito reproducir aquí un fragmento del inicio del libro, para que otros lectores se hagan una idea de hasta qué punto el autor ha tenido que estrujarse la cabeza para imaginar la humanidad medio millón de años en el futuro. La escena narra el encuentro del protagonista con una persona desconocida, a quien habla a través de una inteligencia artificial que hace de intérprete:

La edad de oro de John C. Wright escribió:- ¿Puedes ser más conciso? (…)

- Muy bien. Mi cliente dice: Yo (envía, como apéndice, un tratado sobre el significado de la palabra yo, y un compendio bibliográfico sobre sus experiencias vitales y sus cambios en la percepción del yo, con el objeto de definir este término ante ti) te (postula una pregunta subjuntiva solicitando que, si no fueras el individuo que él considera que eres, todo esto se deposite en una cadena de memoria secundaria y se considere como una operación no real similar a una pseudoamnesia; también requiere una confirmación sellada y autenticada en su memorando registrado, documentando que tú iniciaste el contacto sin su requerimiento) saludo (también ofrece comentarios laterales sobre la historia y naturaleza de los saludos, las implicaciones de aquello que significa en este contexto, incluidas las implicaciones legales de infringir la prohibición que le impide establecer contacto contigo).

¡Que nadie se lleve las manos a la cabeza! No todo el libro es así :lol:.

Seguiré tus comentarios con los siguientes, ciro.

Responder