Antonio Soler

Pues eso, para hablar de un autor en general.

Moderador: natura

Responder
Avatar de Usuario
Arena
Foroadicto
Mensajes: 3923
Registrado: 24 Mar 2008 17:48
Ubicación: Aquí y ahora

Antonio Soler

Mensaje por Arena » 12 Abr 2008 20:26

Antonio Soler
(28 de septiembre de 1956, Málaga, España)

Imagen
Escritor español, guionista de televisión y colaborador de prensa.

Inicia su carrera literaria en el campo del relato con "Extranjeros en la noche" en el que un cuento largo ("La noche", luego publicado como novela corta) atrae la atención de la crítica y lo interpreta como el nacimiento de una nueva voz. En 1983 obtuvo el premio Jauja de relatos con "Muerte canina". Tras dos novelas publica "Las bailarinas muertas" con la que consigue, además del premio Herralde, situarse en un lugar privilegiado del panorama de la narrativa española.

"El nombre que ahora digo" está considerado por algunos especialistas en la guerra civil (como Paul Preston) como una de las más fieles narraciones sobre el conflicto español.

"El camino de los ingleses" es llevado al cine por Antonio Banderas con guion del propio Soler.

Ha realizado numerosos trabajos como guionista de televisión y ha sido colaborador fijo de los diarios Sur, ABC y El Mundo (Andalucía) y de los suplementos dominicales de El Periódico de Barcelona y El semanal. Ha sido Escritor en Residencia del Dickinson College de Pensilvania. Ha impartido conferencias y cursos en numerosas universidades e instituciones culturales de Europa, Hispanoamérica, Estados Unidos y Canadá.

Es miembro fundacional de la Orden del Finnegans, Los miembros de esta Orden -cuyos otros cuatro fundadores son Eduardo Lago, Jordi Soler, Enrique Vila-Matas y Malcolm Otero Barral- se obligan a venerar la novela Ulises de James Joyce y, a ser posible, asistir cada año en Dublín, el 16 de junio, al Bloomsday, larga jornada que culminan, al caer la tarde, en Torre Martello (arranque de la novela) leyendo unos fragmentos de Ulises, y caminando después hasta el pub Finnegans -la Orden toma su nombre de ese bar- en la vecina población de Dalkey.
Wikipedia

Bibliografía
Novelas Relatos
  • Extranjeros en la noche (1992)
Ensayos
  • Málaga, Paraíso Perdido (2010)
_________________________________________________
Web del autor

—————
Actualizado por Moderación (Julio-2016)

Avatar de Usuario
Arena
Foroadicto
Mensajes: 3923
Registrado: 24 Mar 2008 17:48
Ubicación: Aquí y ahora

Mensaje por Arena » 12 Abr 2008 20:36

He buscado un hilo de este autor y no lo he encontrado. Tan sólo una reseña de uno de sus libros.

A Antonio Soler le descubrí hace mucho tiempo en la biblioteca, cuando, entre los dos que siempre llevaba como "fijos", le tocó ser mi pescadito en lo que yo llamaba "ir de pesca". Al azar, cogía un libro de una estantería que me llamase la atención por algo, el título, la reseña, la portada o incluso el nombre del autor. Así además de pestiños intragables conocí un montón de autores y algunos fueron memorables.

Antonio Soler, fue uno de ellos. El libro que "pesqué" fue Las bailarinas muertas. Me dejó hechizada su lenguaje, poético y crudo, con imágenes maravillosas que se paladean con gusto y que, a veces, te hacen volver a releerlas en voz alta por el puro placer de recrearte en ellas.

La estructura de esa novela también me gustó muchísimo. Pasaba de un momento (una época) a otro con una sencillez impactante. La historia, como casi todas las suyas, ambientada en parte en la guerra civil o sus postrimerías y en los momentos de la adolescencia.

Luego leí de él, El nombre que ahora digo , Extranjeros en la noche y Los héroes de la frontera.

Su famoso libro El camino de los ingleses, y digo famoso porque se basó en él la película que hizo Antonio Banderas, no lo he leído aún.

Siempre encontré su prosa "emocionante" (por su poder de emocionar) y a su forma de escribir, "etérea" , que es el adjetivo que utilizo para esa escritura de la que no se ven los andamiajes, que no está lastrada por la visión del trabajo del autor sino que éste, quitados los artificios, la deja volar libre y ésta se eleva y a nosotros con ella.

Es, sin duda, uno de mis escritores favoritos en lengua castellana. Os lo recomiendo.

Avatar de Usuario
nosequé
Vivo aquí
Mensajes: 10469
Registrado: 08 Dic 2007 16:34
Ubicación: Espacio de lo posible

Mensaje por nosequé » 12 Abr 2008 21:05

El año pasado en junio, por casualidad fui Málaga justo en plena Feria del Libro.
Y como no, una de las tardes paseando por ese paseo lleno de jacarandas, tropecé con unos libritos que valían 1 €. La caseta de “Fundación Málaga”, claro a mi se me cayeron los ojos y me dice el vendedor que si conocía a los poetas ilustres de su tierra,
pues no, le dije. Y me contesta que estaba en pecado. Bueno para arreglar el estado en que estaba mi espíritu, me compre tres, uno de Alfonso Canales y dos de Antonio Soler, uno para regalar.
No había leído nada, oír si. El camino de los ingleses, si lo había oído, pero nunca me atrajo. Bueno pues en la vuelta, ojee aquel librito llamado “El embustero y otros héroes fronterizos”, y que queréis que os diga, que me dije “que ignorante eres”.
Os pongo un poquito de unos de los artículos
Se llama “Quiero” (1998)
“Quiero comprarme una cabeza nueva. Una cabeza con una tupida flora de neuronas circulando serenamente por sus terminales, obedeciendo los semáforos del organismo. Si no, seguiré amando el caos y la soledad de los muelles. Tengo un corazón de hojalata oxidado por la lluvia y la intemperie. Me crece el musgo. También necesitaría un corazón, que sólo marcase los latidos del tiempo. Un compás, un reloj en mitad del pecho, quiero.”
Tengo que volver a Málaga, y sentir la soledad de los muelles.

Avatar de Usuario
Arena
Foroadicto
Mensajes: 3923
Registrado: 24 Mar 2008 17:48
Ubicación: Aquí y ahora

Mensaje por Arena » 13 Abr 2008 11:31

Os copio un párrafo del libro Las bailarinas muertas

"Yo, como el fotógrafo Rovira, bebía para olvidar, para aturdirme todavía más, para enmascararme. Sólo que en vez de beber licores, bebía una gaseosa rebelde y picante, una gaseosa que en Los 21, mientras miraba las postales, las fotos y las cartas de mi hermano, me permitía soltar lágrimas, sorber mocos y hacer muecas con la coartada de sus burbujas. Y por las noches, cuando la gaseosa bebida había sido excesiva y a través del sueño la vejiga me anunciaba que estaba a punto de estallar, me levantaba como un zombie, como Rovira iba por el munod, sonámbulo, como el soldado de Alicante se fue andando por el campo con un tiro y una fuente de sangre en la cabeza. Y con la boca pastosa y seca, al pasar por el comedor me encontraba con aquella luz que salía del interior del chinero. Alrededor del mueble estaban sentados mi padre, mi madre y mi hermana, que me miraban con unas sonrisas muy raras, como si estuvieran detrás de un espejo, con las caras iluminadas or un fulgor amarillo y llenas de sombras alargadas. Por la superficie del chinero, como muñecos mecánicos, bailaban mi hermano y todas las figuras salidas de las fotos que allí había colocadas, girando sus compañeras de cabaret, rodeando tazas y figuritas de porcelana con sus trajes cubanos y sus lentejuelas brillantes. Pero nadie me decía nada, ni siquiera mi madre, sólo me miraban un momento y luego seguían allí a oscuras los tres, alumbrados por el resplandor del muelbe, oyendo el latido de la noche, el goteo de un grifo, las mandíbulas de las lombrices devorando la tierra de los arriates del patio y un temblor que tenían las paredes, como si ellas también respirasen. Al volver del cuarto de baño los volvía a ver alrededor del chinero mientras yo regresaba a mi cama, dejando con mis pies desnudos un rastro fosforescente en las baldosas. Y al pasar por la puerta de sus dormitorios, yo adivinaba en la oscuridad los bultos de mis padres y de mi hermana como si estuviesen durmiendo, aunque yo sabía que en verdad eran fuelles vacíos bajo las mantas, sacos que sus dueños habían abandonado para contemplar aquel fulgor, aquel baile sin música que en el corazón de la noche se producía en el chinero de mi casa, en la calle Antonio Jiménez Ruiz, número 36."
_____________________________________________________________
Antonio Soler. El escritor malagueño por excelencia.

Del blog Hechizos

Llevo tiempo queriendo dedicar un artículo a un escritor, guionista y columnista de mi tierra natal malagueña. Nacido en 1956, Antonio Soler es un novelista muy reconocido por la crítica, con numerosos y prestigiosos premios, pero que injustamente ha pasado desapercibido para el gran público. Veamos un poco sobre su vida y obra.

Huérfano de padre, cursó sus estudios de Bachiller entre el colegio Los Olivos y el instituto Cánovas del Castillo, realizando a continuación la carrera de Técnico de Empresas Turísticas. Cuenta la biografía que quiso ser atleta pero que con 22 años un accidente de moto le obligó a pasar una larga convalecencia en el Hospital. Pudiera ser que la lectura de aquellos días le motivaran a convertirse en el escritor que es en la actualidad.

[…] “En cualquier caso, cuando Miguelito Dávila salió del quirófano, ya con su riñón derecho depositado en un cubo con guantes de goma usados y caja de cerillas vacías fue a coincidir en la habitación 236 del Hospital Civil con aquel hombre al lado del cual estuvo trece días antes de que muriese, su despropósito, su pasión o lo que fuera probablemente ya estaba anclado en lo más profundo de su cerebro, sin abandonarlo nunca. [...] Sabía que al salir del hospital todo iba a cambiar en su vida. “Una palabra es un pájaro en mitad de una página. Es el infinito. Tú eres una palabra en medio de una hoja en blanco y puedes volar hasta donde quieras. Vuela, Vuela antes de que la página pase o el cielo se oscurezca. Antes de que sea de noche”, le había dicho una mañana Ventura Díaz, poco antes de morir. No sabía con certeza lo que había querido decir.

- Voy a ser poeta – le dijo a Paco Frontón con la nuca apoyada en el escay color rosa del coche y los ojos mirando al frente.

- Y eso para qué. ¿Te crees que vas a follar más? – preguntó desde atrás la voz seria del Baribusa, tal vez celoso de la poesía. […] “.
Fragmento del libro El camino de los ingleses.

Poco después, en 1979, se presentaría al premio nacional de Relatos Ignacio Aldecoa, en el que quedó finalista por detrás de Alejandro Gándara. En 1986 ganó el premio Ateneo de Valladolid por su novela breve “La noche” (reeditada en 2005 por Destino). Recibiría 500.000 pesetas de la época.

[…] “Unos meses después tenía el dinero en el bolsillo, y 3 ó 4 años más adelante, cuando gracias a esa novelita andaba haciendo guiones para televisión y escribiendo mi primera novela larga, tuve mi primer contacto con un editor verdadero. Fue él quien llamó a mi puerta. Un milagro. Horacio Vázquez Rial le había calentado la cabeza con La noche a Jordi Nadal, director de Edhasa. Nadal la leyó y me llamó diciéndome que quería ser mi editor. Como no tenía nada inédito y Jordi quería publicarme inmediatamente, reunimos La noche con unos relatos que en ese intervalo me había editado Muñoz Molina en una mínima editorial granadina y con otros que escribí expresamente. A aquellas obras completas les dimos el título de Extranjeros en la noche”. Antonio Soler en elcultural.es

Cuestión del azar o no, en 1978 su novia le invitó a una función de teatro de aficionados. Allí conoció a Antonio Banderas quien, en 2005 dirigiría la película basada en su novela homónima “El camino de los ingleses” con guión del propio Soler. Quien sabe si esta película habría existido (aunque algunos críticos hubiesen deseado que no) si no llega a ser por este primer encuentro fortuito…. porque todo depende de la casualidad, de un detalle sin importancia…

Detalle como el que tuvo la persona que me regaló, no recuerdo quién, la primera de las novelas de Soler que llegó a mis manos. Fue “El camino de los ingleses” que, quizás con la aureola de haber ganado el prestigioso Premio Nadal (2004), pareció un estupendo obsequio de cumpleaños. Y lo fue… todo un descubrimiento tardío para mí. Me cautivó la fuerza narrativa de su prosa y el manto poético con el que arropaba las palabras. Si a eso unimos que la trama se desarrolla en Málaga, en lugares que conozco perfectamente y en los que me he criado, acrecentó mis deseos de conocer y leer más sobre ese tal Antonio Soler.

[….] “Sobre todo me afanaba yo en mi trabajo si era Domingo o sábado por la tarde y estábamos jugando el los Campos 21 o, peor todavía, frente al colegio de los Sordomudos, donde acudían a jugar equipos de la Granja Suárez y gente con las piernas llenas de pelo que chutaba todo el rato como Castillo cuando las espinillas se le ponían rebeldes y le escocían la cara entera.” Fragmento del libro Las bailarinas muertas.

A continuación llegó a mis manos El nombre que ahora digo (premio Primavera 1999), que encontré en la feria del libro de ocasión de Málaga, (en mi opinión, su mejor libro). Le siguieron, ya en “versión original”, el libro de relatos Extranjeros en la noche (1992), (muy recomendable), Los héroes de la frontera (1995) (Premio Andalucía de la Crítica 1995 y Premio Arzobispo Juan de San Clemente 1996), Las bailarinas muertas (Premio Herralde y Nacional de la Crítica, 1996) (su segundo mejor libro), El espiritista melancólico (2001), El Sueño del Caimán (2006) (el más flojito) y, por último, no hace mucho, logré encontrar en una librería de libros usados y de intercambio su primera novela Modelo de pasión (premio Andalucía de novela, 1993), actualmente descatalogada.

[...] “Ver que te vas como viniste. Que no has estado en otra parte, pero ni en esta tampoco, en ningún lado, como una planta a la que le ha dado el viento, el sol, y ya está. Que ayer abriste los ojos y mañana los vas a cerrar sin haber visto nada, nada de verdad. La tierra en la que tienes metidos los pies. Y tampoco.“ Fragmento del libro El espiritista melancólico.

Antonio Soler es ante todo un autor original e imaginativo, que no se deja manipular por modas ni conveniencias comerciales, su estilo condensa la música y la poesía del idioma. Crea en sus obras mundos verosímiles y habitables que hace que consideremos a sus personajes como conocidos de toda la vida.

[...] “Las primeras miradas sobre esos individuos que tan bien va creando Soler son las del espectador externo que ríe las gracias de esa gente, considerándolas ajenas a nuestro mundo. Ya avanzada la novela debemos mirar a nuestro lado, el lado frío del sofá o la puerta entreabierta de la calle de enfrente, por si de pronto aparece por allí Luisito Sanjuán “con las manos metidas en los bolsillos y con cara de sueño” o Cosme Cosme (Doble Cosme, Cosme Bis), guardando su pistola en el bolsillo de la chaqueta. Ya somos otro freak más.” Blog La senda de los libros.


Con un estilo muy personal ha recreado el ambiente de la Málaga de su infancia, adolescencia y juventud, convirtiéndola en el centro neurálgico de su universo literario, entrelazando el pasado y el presente, la vida y la muerte. En sus obras describe los rincones menos fotografiados de la ciudad pero que todos reconocemos en su lectura.

[...] “Yo necesitaba a una persona que me hiciera conocer la Málaga de verdad, y ése es Soler, ahora. No la Málaga para los guiris, la que se contempla desde Gibralfaro, sino la Málaga de los barrios populares, de nuevo Eugenio Gross, la calle Soliva, ese camino de los Ingleses, el paseo marítimo, el pabellón de Carranque… Se habla de “territorio Soler” porque el autor crea todo un universo que es propio y de nadie más, incluso aquí aparecen personajes secundarios de la otra novela, como los del gimnasio Mateu (o de los Billares Tesán), o Luisito Sanjuán, siempre adormilado (en un reportaje, hace tiempo, salía el hombre, su amigo, en el que se inspira), por no olvidar esa Academia Almi de mecanografía.” Blog El perro cansado.

Pero Antonio Soler es también un escritor comprometido como lo demuestran sus artículos de opinión (los domingos en el Diario Sur de Málaga) que lo han destacado como un ciudadano atento y preocupado por su entorno social, con una sensibilidad especial para los desheredados de la sociedad. Fiel a su estilo.

[...] “Hay frente a nosotros una mirada altiva a la que la pobreza no va a poder humillar. La mirada de quien no se rinde ni considera la miseria - ni la raza ni la injusticia - como un estigma o una enfermedad vergonzante por parte de quien la padece, sino una epidemia que todos compartimos y que a todos nos debería provocar sonrojo. Más a quien la observa que a quien la sufre. Este es vuestro mundo, nos dice. La mirada es un No a la resignación y muestra el orgullo de ser humano. ¿A qué dios o a qué entidad bancaria habría que pedir perdón? Sólo aquellas mujeres de joyas barrocas y abrigos abundantes que paseaban o pasean su caridad por cuestaciones y mesas navideñas quieren la sumisión del pobre. El beso en la mano que entrega la dádiva. Sometimiento, ostentación de poderes, fieras de circo pobre y mendigos amaestrados. Queríamos otro mundo. Seguimos pidiendo otro mundo. Ese que sueña la niña dormida. Ese que siempre habitó en el sueño y en la conciencia de los inocentes.” Antonio Soler.

En definitiva, adentrarse en el universo de personajes e historias de Antonio Soler es una experiencia literaria muy gratificante, que merece la pena descubrir y que desde este humilde blog os recomiendo sin lugar a dudas.

Cyrce
Mensajes: 2
Registrado: 23 Feb 2013 00:10

la obra de Antonio Soler

Mensaje por Cyrce » 23 Feb 2013 00:25

Alguien del foro conoce la obra de Antonio Soler y disfruta con sus libros, sobre todo los últimos

Avatar de Usuario
natura
Vivo aquí
Mensajes: 12341
Registrado: 19 Dic 2009 18:51
Ubicación: En tol centro... y pa dentro

Re: la obra de Antonio Soler

Mensaje por natura » 23 Feb 2013 00:35

Este es el hilo del autor, Cyrce, donde se comenta su obra, posibles lecturas conjuntas...

Bienvenida :wink:
The ‘earth’ without ‘art’ is just ‘eh’

Avatar de Usuario
morla
Foroadicto
Mensajes: 2646
Registrado: 05 Feb 2009 11:02

Re: Antonio Soler

Mensaje por morla » 12 Dic 2013 15:58

El domingo pasado, en el programa de la 2, Página2, vi la entrevista que le hicieron a este escritor de mi tierra, entrevista dedicada a su última obra publicada, Una historia violenta. Fue muy interesante y gratificante verlo charlar sobre el porqué de esta y otras obras suyas.
...pensar nos deja desamparados.

Responder