La muerte del decano - Gonzalo Torrente Ballester

Narrativa española e hispanoamericana

Moderadores: Ashling, caramela, magali

Responder
Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 7269
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

La muerte del decano - Gonzalo Torrente Ballester

Mensaje por Gretogarbo » 26 May 2008 09:59

En época de postguerra, el decano de la facultad de filosofía y Letras de una Universidad gallega aparece muerto en su habitación de un Colegio Mayor en circunstancias poco claras. Todos los indicios hacen pensar que se trata de un asesinato, y el principal sospechoso es un discípulo y colega del profesor, aspirante a su cátedra. Pero las pruebas no se sostienen y se empieza a barajar la idea de suicidio. Pero ¿por qué habría de suicidarse el Decano?

Es una novela atípica de don Gonzalo, quien hace una incursión en el género policíaco. Abunda en diálogos y conversaciones y se aleja de sus mundos fantásticos para anidar en el mundo universitario que tan bien conocía. La narración redunda en mucho tópicos detectivescos y, a mi parecer, se pierde en reiteraciones constantes. Torrente Ballester también tiene derecho a obras menores.[quote][/quote]
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
peoplespoet
Foroadicto
Mensajes: 3808
Registrado: 03 Mar 2006 13:07

Mensaje por peoplespoet » 26 May 2008 10:19

La recuerdo como una novela mínima que se lee en un suspiro. Si mal no recuerdo es de sus últimas obras.

Suicidio por empanada, ¿acaso existe mejor manera de morir?
-Acabado: Banal Nationalism de Michael Billig
-Ahora leo: Supernovas. Una historia feminista de la ciencia ficción audiovisual de Elisa McCausland y Daniel Salgado

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 7269
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Mensaje por Gretogarbo » 26 May 2008 10:29

Posiblemente sea como tú dices, peoplespoet, pero esa empanada mental
¿a qué se debe si el Decano consideraba a su ex alumno, discípulo y compañero como un digno sucesor a su puesto?; y si el motivo real de su suicidio era un amor imposible hacia la esposa de este ¿por qué el autor no profundiza un poco más en ese sentimiento?
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Avatar de Usuario
peoplespoet
Foroadicto
Mensajes: 3808
Registrado: 03 Mar 2006 13:07

Mensaje por peoplespoet » 26 May 2008 11:06

Me temo que no puedo ayudarte, hace ya mucho que leí el libro. De hecho

sólo recuerdo que en buena medida se trataba de descubrir si había sido suicidio o no, pero no recuerdo cómo se resolvía la cuestión al final
-Acabado: Banal Nationalism de Michael Billig
-Ahora leo: Supernovas. Una historia feminista de la ciencia ficción audiovisual de Elisa McCausland y Daniel Salgado

G.A.
Vivo aquí
Mensajes: 13496
Registrado: 02 Ene 2006 11:49

Mensaje por G.A. » 26 May 2008 13:18

peoplespoet escribió:La recuerdo como una novela mínima que se lee en un suspiro. Si mal no recuerdo es de sus últimas obras.

Suicidio por empanada, ¿acaso existe mejor manera de morir?

¿En qué estaría yo pensando? :evil: Me acabo de tragar el spoiler :evil:

Avatar de Usuario
Hypathia
La jabata
Mensajes: 14238
Registrado: 22 Jul 2007 17:19
Contactar:

Mensaje por Hypathia » 26 May 2008 13:56

Gabo escribió:
peoplespoet escribió:La recuerdo como una novela mínima que se lee en un suspiro. Si mal no recuerdo es de sus últimas obras.

Suicidio por empanada, ¿acaso existe mejor manera de morir?

¿En qué estaría yo pensando? :evil: Me acabo de tragar el spoiler :evil:


:meparto: ¡Y yo! :lengua:

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 7269
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Mensaje por Gretogarbo » 26 May 2008 14:43

Gabo, Hypathia, no os preocupéis demasiado que
la teoría del suicidio

no sólo se insinúa desde el principio del libro sino que viene explícita y clara en la solapa de cualquiera de sus ediciones.
En mi mensaje inicial no he desvelado nada que no se sepa.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

G.A.
Vivo aquí
Mensajes: 13496
Registrado: 02 Ene 2006 11:49

Mensaje por G.A. » 26 May 2008 15:21

Bueno, pues es todo un consuelo :lol:

Avatar de Usuario
Hypathia
La jabata
Mensajes: 14238
Registrado: 22 Jul 2007 17:19
Contactar:

Mensaje por Hypathia » 26 May 2008 19:23

No te preocupes, Greto. :wink: Olvidaremos con facilidad cuando lo tengamos entre las manos. :lol:
(Yo, de la emoción, seguro)

Os vais a reir, en fin, les estoy hablando a un pirata de pura cepa y al Garbo, :lol: gallegos de pro, pero el caso es que acabé el de La Princesa Durmiente..., solo hace unas horas y todavía me dura la impresión tengo un peso aquí... Uff. No solo las historias, sino cómo escribe, el manejo del lenguaje, ¡cómo es capaz de jugar con el lector de esta forma!

Alguien me echó algo raro en el café mientras tenía un libro de GTB en las manos. Debería llevar una cabeza de ajo en el bolsillo... :lol: :lol:

Avatar de Usuario
lucia
Cruela de vil
Mensajes: 67726
Registrado: 26 Dic 2003 18:50

Mensaje por lucia » 26 May 2008 21:08

Y tan menor. Todavía recuerdo la decepción después de leer Filomeno a mi pesar y Crónica del rey pasmado y ponerme con esta.

Avatar de Usuario
Gretogarbo
Vivo aquí
Mensajes: 7269
Registrado: 11 Abr 2007 11:10
Ubicación: Esperando

Mensaje por Gretogarbo » 27 May 2008 10:02

¡Buen día a tod@s l@s presentes!

Hypathia, tú lo has dicho. Cada vez estoy más convencido que la clave en la literatura del abuelo es su habilidad para jugar: jugar con las letras, con el lector, con él mismo. Y su capacidad para crear mundos fantásticos que tiene más de real que de irreal.
¡Bendito el día en que caíste en las redes del ferrolano!

lucia, es comprensible la decepción. Pero con la mayor discreción te animo a que, cuando puedas, leas algo más "irrealmente fantástico" de don Gonzalo. Y como dice Hypathia, si no quieres ser poseída por el autocalificado como vate vago, llévate una cabeza de ajos en el bolsillo.
Tan pronto escardaba, sembraba o regaba en su jardín, como leía o escribía. Sólo usaba de una palabra para designar estas dos clases de trabajo: llamábalo jardinear.
Los miserables, de Victor Hugo

Responder