Reportaje al pie de la horca - Julius Fucik

Novela internacional de nuestros tiempos.

Moderadores: Ashling, caramela, magali

Responder
leooonidas
Mensajes: 8
Registrado: 16 Dic 2008 17:06

Reportaje al pie de la horca - Julius Fucik

Mensaje por leooonidas » 23 Feb 2009 06:17

Imagen

JULIUS FUCIK
(1903-1943)


Nació el 23 de enero de 1903 en Praga, en el seno de una familia obrera. Estudió filosofía en le Universidad de Pilsen.
En 1921 ingresó en el Partido Comunista y por esas mismas fechas se inició como crítico literario y teatral.

Luego fue redactor de las publicaciones comunistas Rude Pravo y Tvorba en las que insertó reportajes sobre temas sociales y culturales.

A comienzos de los años treinta realizó varios viajes a la Uniòn Soviética. Fruto de esos viajes es su obra documental En la tierra donde el mañana ya es ayer.

Cuando el ejército hitleriano ocupó Checoslovaquia continuó publicando con seudónimo, recuperando las figuras clave de la cultura progresista checoslovaca.

En febrero de 1941 pasó a ser miembro del Comitè Central del Partido Comunista en la clandestinidad, encargándose de las publicaciones ilegales. En abril de 1942 fue detenido por la Gestapo, trasladado a Berlín en el verano del siguente año y ejecutado poco después.

Su Reportaje al pie de la horca fue sacado hoja por hoja de la cárcel y publicado en 1945, adquiriendo resonancia internacional, traduciéndose a ochenta idiomas.

Desde esta dirección puedes descargarte el libro:

http://rapidshare.com/files/65928017/FucikReportajeAlPieHorca.rar.html
Última edición por leooonidas el 23 Feb 2009 06:48, editado 1 vez en total.

leooonidas
Mensajes: 8
Registrado: 16 Dic 2008 17:06

Re: Reportaje al pie de la horca - Julius Fucik

Mensaje por leooonidas » 23 Feb 2009 06:22

¡Hombres! ¡Estad alertas!, como escribió Julius Fucik
Publicada en español, por vez primera, la versión completa de Reportaje al pie de la horca, de Julius Fucik. Llegan a Cuba primeros ejemplares de esa edición hecha en Praga. Al libro original, publicado en checo luego de la Segunda Guerra Mundial, sus editores le hicieron algunos cortes y supresiones que después se mantuvieron en las ediciones publicadas en diversos idiomas. Dedicada esta edición en español a Los Cinco, en hermoso gesto de los comunistas y amigos checos

JUAN MARRERO

8 de septiembre


Portada de la edición completa de Reportaje al pie de la horca.
Imagen

El vibrante testimonio Reportaje al pie de la horca ha vuelto a ser noticia: se acaba de publicar en Praga una edición en español que recoge totalmente, por vez primera, lo escrito por Julius Fucik durante sus últimos meses de vida en la cárcel de Pancrac.

Para los cubanos esta edición tiene un significado muy especial pues sus editores, la Sociedad de Julius Fucik, en un hermoso gesto solidario, la han dedicado a todos los combatientes por la libertad y la independencia, a los héroes de la lucha antimperialista, y en particular a los cinco luchadores cubanos contra el terrorismo que son mantenidos injustamente encarcelados en Estados Unidos.

Celda 267 en la cárcel de la Gestapo en Pancrac, donde escribió el libro.

Esos amigos checos, a través de la UPEC, han hecho llegar a Cuba un número de ejemplares de esta edición de Reportaje al pie de la horca que tiene varios pasajes que por razones comprensibles o menos comprensibles en algunos casos, no figuraron en la edición que se publicó en Checoslovaquia poco después de la Segunda Guerra Mundial ni tampoco en las que, en más de 300 ocasiones y en decenas de idiomas, salieron a la luz pública a lo largo de medio siglo.

Las dos ediciones hechas en Cuba --1961 y 1974—no contienen el 2 por ciento del manuscrito original de Fucik. La versión completa, sin omisión alguna, se publicó a principios de la década del 90 en checo, en el 2000 se hizo en inglés y ahora ve la luz en español.

Los editores checos han explicado que de cierto modo, las peripecias de Reportaje al pie de la horca se parecen a otro libro de fama mundial, el Diario de Anna Frank, la joven judía holandesa que se escondió junto con sus padres en un lugar secreto para tratar de evitar la deportación a un campo de concentración. Por diversas razones familiares una cuarta parte del original no se publicó en sus primeras ediciones, y no fue hasta la década del 80 que apareció el texto completo.

Fucik escribió tal libro en medio de la ocupación de su patria por los fascistas alemanes, y tuvo la colaboración de guardianes de la prisión y otras personas para obtener lápices y papel, y sacar los manuscritos de la cárcel y guardarlos en lugares seguros. Ni un solo trocito de papel se extravió y el silencio acompañó a cada una de las personas que supo o intervino en la custodia de ese testimonio.

Los investigadores que han analizado las razones que movieron a los editores iniciales de la obra Reportaje al pie de la horca a hacerle algunos cortes y a sustituir algunos nombres han señalado que fueron diversas, entre ellas, por ejemplo, la supresión de algunos de los nombres de los protagonistas hasta tanto no se comprobase su participación en las actividades clandestinas o por determinadas situaciones que se dieron después de la guerra, donde el ambiente estuvo cargado de pasiones antialemanas y no eran apropiadas algunas observaciones que hacía Fucik en su original sobre los llamados alemanes de los Sudetes o las marchas obreras el Primero de Mayo en Berlín.

Reportaje al pie de la horca es, quizás, la obra cumbre de este reportero del diario Rude Pravo y que fue su corresponsal en Moscú durante varios años. Ese libro es una denuncia contra el terror fascista y las brutales torturas que conoció en la cárcel praguense de Pancrac.

Lo mismo que hizo Fucik en los días de la Segunda Guerra Mundial, lo hizo Fidel después del asalto al Cuartel Moncada. En la cárcel escribió un documento trascendental en la historia de Cuba: La Historia me Absolverá. Y, al igual que Fucik, fue sacando del presidio de Isla de Pinos en pequeños trozos de papel su contenido que llegó a manos de combatientes clandestinos del Movimiento 26 de Julio.

La lectura de Reportaje al pie de la horca nos lleva necesariamente a los días actuales, a escenarios como Iraq, Afganistán o la base naval de Guantánamo, donde la soldadesca yanqui, cumpliendo las órdenes de los gobernantes fascistas instalados en la Casa Blanca, luego de los sucesos de las torres gemelas de Nueva York, detienen sin causa judicial alguna y encierran tras las rejas, interrogan y torturan a sus prisioneros sospechosos de acciones terroristas.

Contaba Fucik que a las tropas de asalto SS nazis les causaba un placer agarrarse de su barba como si fuese la manilla de un coche y la sacudían una y otra vez, de modo violento. Lo que la opinión pública mundial ha conocido en los últimos años sobre los desmanes de las fuerzas militares norteamericanas es tan horrible como las fechorías cometidas por los nazis en los días de la Segunda Guerra Mundial. Eso es sólo una señal de que las ideas fascistas y el terror fascista siguen siendo un peligro para el mundo.

Fucik es uno de esos hombres que no pueden jamás ser olvidados ni en la República Checa ni en el mundo. Su vida como hombre de acción y de ideas es un ejemplo inspirador. En su recuerdo, por ello, el 8 de septiembre, día en que fue ejecutado en Berlín hace 63 años, se celebra cada año el Día Internacional del Periodista. Los periodistas cubanos no hemos dejado de rendirle homenaje a este luchador checo que amó a su pueblo y a la Humanidad y que entregó su vida por las ideas del socialismo y la paz.

En el libro que comentamos Fucik escribió: “!Hombres! ¡Estad alertas! Son palabras que hoy tienen una gran significación cuando los gobernantes fascistas de Estados Unidos, los sionistas de Israel y los cómplices que tienen regados por el mundo no detienen sus guerras criminales contra Iraq y Palestina, y amenazan con nuevos zarpazos a otros pueblos, entre ellos al de Cuba.

Fuente: http://edicionesanteriores.trabajadores ... fucick.htm

Responder