Prometo ser bueno - Arthur Rimbaud

Aquellas maravillosas cartas.

Moderador: natura

Responder
Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40321
Registrado: 15 May 2005 21:51

Prometo ser bueno - Arthur Rimbaud

Mensaje por madison » 03 Abr 2009 23:07

Prometo ser bueno: cartas completas
Arthur Rimbaud

Imagen

Nº de páginas: 400
Editorial: BARRIL & BARRAL
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788493713614
Año de edición: 2009

Sinopsis
Reúne la correspondencia completa del poeta. Misivas autobiográficas que revelan los miedos y anhelos en la desesperada voz de un hombre condenado a errar, que viajó incansablemente, fue profesor, mendigo, explorador, comerciante, traficante de armas y hasta miembro de un circo. La desamparada huida de un poeta cuyas consignas visionarias -”Yo es otro”, “Hay que ser absolutamente moderno”, “La verdadera vida está ausente”- le convirtieron en el gran mito de la rebeldía adolescente. Lejos de esa imagen, su correspondencia, inédita hasta ahora en España, descubre a otro Rimbaud. Más íntimo y alejado de la leyenda.
En pocas ocasiones unas cartas sirven para iluminar las zonas oscuras de una vida pública de un modo tan brutal y espontáneo como lo hacen las de Arthur Rimbaud.
Prometo ser bueno es la biografía del poeta francés como hasta ahora nunca había sido contada, con el desgarro del que no tiene nada que perder, con la emoción y el lirismo de aquel que cambió la literatura por la vida. Sus secretos, su miedos, sus esperanzas: un viaje hacia tierras desconocidas en una huída permanente de sí mismo. Como lo llamara su amigo y amante Verlaine: el hombre de las suelas de viento, el hombre que perseguía la libertad libre. Alemania, Italia, Grecia, África… Rimbaud, con el desamparo del lúcido, del iluminado, de aquel que ya ha vivido todo lo que tenía que vivir, se fue yendo cada vez más lejos. De profesor de francés a miembro de un circo, de comerciante a traficante de armas, resultó un testigo excepcional de las ansias coloniales de Francia e Inglaterra.
Sus cartas finales son un canto a la vida: el deseo de casarse, de ser feliz, de tener una familia. Pero el destino le tenía reservada otra suerte.

Prometo ser bueno posee el pulso de uno de los grandes poetas de la historia de la literatura pero, sobre todo, es la autobiografía indeliberada e indiscreta de Arthur Rimbaud.

____
Arthur Rimbaud nació en Charleville, Francia, en 1854. Tras la convivencia con una madre tirana, apegada al dinero e incapaz de soportar el abandono de su marido; Rimbaud decide escaparse por primera vez a París. Sólo tenía 16 años, pero eso no fue óbice para que lo detuvieran y lo encarcelaran. En ese momento, el niño aplicado y brillante da paso al hombre sin cadenas. Sus fugas son cada vez más frecuentes. Y los escándalos sólo acaban de empezar. Su tormentosa relación con Verlaine, su forma grosera de actuar, sus desplantes, sus borracheras… Sólo una pelea entre ellos en la que medió un arma de fuego y una condena pudo poner fin a una vida que iba precipitándose al vacío a pasos agigantados. Es entonces cuando Rimbaud decide viajar cuanto más lejos mejor. Hasta llegar a África donde vivió los últimos quince años de existencia ejerciendo todo tipo de oficios. Con tan sólo 36 años ha de regresar: la enfermedad ha hecho acto de presencia. Marsella y su hermana Isabelle serían testigos de los últimos estertores del vividor . La sífilis ha devorado su cuerpo.

Y muere, a los pocos meses, el hombre, sin saber que ya se ha convertido en un poeta inmortal.

http://www.barrilybarral.com/catalogo/c ... r-rimbaud/


------
Actualizado (Mayo/2019)

giacomo
Mensajes: 6
Registrado: 02 Abr 2009 12:37

Re: Prometo ser bueno.-Arthur Rimbaud

Mensaje por giacomo » 05 Abr 2009 21:48

Hola!
Aprovecho la ocasión que me das, para recordar aquí la extraordinaria versión bilingüe de "Una temporada en el infierno" de la editorial Hiperión con introducción y notas de Juan Abeleira. Es la "historia de un aullido", como dice éste, de una rabia sin mesura, la de este maravilloso excentrico, que, como dijo René Char, que bien hizo en marcharse.

"Una noche senté a la belleza en mis rodillas. - y la encontré amarga.- Y la injurié.
Me armé contra la injsticia.
Y huí. ¡Oh brujas, h miseria, oh saa: sólo avosotras os fué confiado mi tesoro!"

Leedlo os lo agradecereis. Un saludo.

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40321
Registrado: 15 May 2005 21:51

Re: Prometo ser bueno.-Arthur Rimbaud

Mensaje por madison » 06 Abr 2009 11:02

Imagen

Antaño, si recuerdo bien, mi vida era un festín en el que se abrían todos los corazones, en el que todos los vinos hacían torrentes.

Una noche, senté a la Belleza sobre mis rodillas. - Y la encontré acerba. - Y la injurié.

Me armé contra la justicia.

Y escapé. ¡Oh hechiceras, oh miseria, oh aversión, es a ustedes solamente que confié mi tesoro!

Logré diluir en mi espíritu toda esperanza humana. Sobre todo júbilo, para estrangularlo, hice el salto cauteloso de la bestia feroz.

Llamé a los verdugos para morder la culata de sus fusiles mientras perecía. Llamé a los flagelos para ahogar con arena, la sangre. La desgracia fue mi dios. Me revolqué en el barro. Me sequé con el aire del crimen. Aposté con la locura.

Y la primavera me brindó la risa repugnante del idiota.

Pero, cuando estaba casi por decir adiós, resolví buscar la llave que me abriera las puertas del festín antiguo, donde quizás recuperaría el apetito.

La caridad es esa llave. - ¡Esta afirmación comprueba que estuve en un sueño!

Permanecerás como una hiena, etc ... exclama el demonio que me corona con duermevelas tan amables. Consigue la muerte con todos tus apetitos, y tu egoísmo y todos los pecados capitales.

¡Ah! He tenido demasiado: - Pero, querido Satán, se lo suplico, ¡tenga la pupila menos irritada! Y esperando esas vilezas que se retrasan, para usted que ama en el escritor la ausencia de facultades descriptivas o instructivas, le arranco algunas hojas ominosas de mi carnet de condenado.

http://www.antorcha.net/biblioteca_virt ... rno.html#2

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40321
Registrado: 15 May 2005 21:51

Re: Prometo ser bueno.-Arthur Rimbaud

Mensaje por madison » 06 Abr 2009 11:05

De mis ancestros conservo los ojos celestes, el cerebro estrecho y la imprudencia de la lucha. Me visto tan bárbaramente como ellos. Pero yo no engraso mi cabellera.

Los Galos eran los desolladores de animales, los desbrozadores más ineptos de su tiempo.

De ellos tengo: la idolatría y el amor por el sacrilegio; - ¡ah! Todos los vicios, cólera, lujuria -magnífica la lujuria-; sobre todo, mentira y pereza.

Me horrorizan todos los oficios. Patrones y obreros, todos campesinos e innobles. La mano con pluma vale la que la mano con arado. - ¡Qué siglo de manos! - Yo nunca tendré mi mano. Después, la domesticidad trae muchos problemas. La honestidad de la mendicidad me acongoja. Los criminales hieden como los castrados: yo estoy intacto y no me importa.

Pero, ¿quién me ha dado esta lengua tan pérfida que es guía y salvaguarda hasta aquí de mi pereza? Sin servirme para vivir de mi cuerpo, y más ocioso que un sapo, he estado en todas partes. Ni una familia europea ha dejado de conocerme. Se entiende que hablo de familias como la mía, que parecen extraídas de la Declaración de los Derechos del Hombre. - ¡He conocido personalmente a todos los hijos de buenas familias!

Si tan sólo tuviera antecedentes en un punto cualquiera de la historia de Francia!

Pero no, en ninguno.

Es muy evidente que siempre he pertenecido a una raza inferior. No puedo comprender la rebelión. Mi raza sólo se sublevó para cometer pillerías: como los lobos con la bestia que todavía no han terminado de matar.

Recuerdo ahora la historia de Francia, hija primera de la Iglesia. Yo, que entonces era un villano, habría realizado el viaje a tierra santa; conservo todavía la faz de varias rutas de las llanuras suaves, los paisajes de Bizancio, los murallones de Solima; el culto a María, la ternura por el crucificado reviven en mí entre miles de ritos profanos. - Me figuro a mí mismo sentado, leproso, sobre las vasijas quebradas y las ortigas, al pie de un muro carcomido por el sol. - Más tarde, siendo reitre (caballero alemán del siglo XVI), dando vivaques bajo las noches de Alemania.

¡Ah! Y todavía más, bailando en el Aquelarre con una calavera roja con las viejas y los niños.

No puedo recordar más que esta tierra y el cristianismo. Jamás me aburriría de imaginarme en ese pasado. Pero siempre solo, sin familia; ¿qué lengua hablaba entonces? Jamás me veo en los consejos de Cristo, ni en los consejos de los Señores -representantes de Cristo.

¿Quién era yo en el siglo anterior?: Sólo me reconozco en el presente. No más vagabundos, no más guerras vagas. La raza inferior ha invadido todo, - el pueblo, como le dicen la razón, la nación y la ciencia.

¡Oh! ¡La ciencia! Todo en recuperación. Para el cuerpo y para el alma, --el viático, la medicina y la filosofía-. Los remedios de las matronas y los cantos populares arreglados. ¡Y los entretenimientos de los príncipes y los juegos que prohibían! ¡Geografía, cosmografía, mecánica, química!

La ciencia, ¡la nueva nobleza! El progreso. ¡El mundo marcha! ¿Por qué no giraría?

Es el paisaje de los números. Nos dirigimos hacia el Espíritu. Es muy cierto, es un oráculo quien lo dijo. Comprendo, y al no saber cómo explicarme sin usar palabras paganas, quisiera callar.

¡Revive la sangre pagana! El Espíritu está próximo: ¿por qué Cristo no me ayuda entonces, dándole a mi alma nobleza y libertad? ¡Ay! Ha pasado el Evangelio! ¡EI Evangelio! El Evangelio.

Atiendo a Dios con gula. Soy de una raza inferior desde toda la eternidad.

Aquí estoy, sobre la playa armoricana (Gentilicio de América, antiguo nombre de la galia). Que las urbes se iluminen antes de la noche. Mi jornada está completa; abandono Europa.

La brisa marina incendiará mis pulmones; los climas distantes me curtirán. Nadar, desbrozar la hierba, cazar, y fumar, sobre todo; beber de los licores fuertes como el metal hirviente, -como lo hacían aquellos queridos ancestros alrededor del fuego.

Volveré con miembros de hierro, la piel ensombrecida y los ojos enfurecidos: por mi máscara me juzgarán de una raza fuerte. Tendré oro: seré ocioso y brutal. Las mujeres sueñan con esos feroces inválidos que vienen de los países cálidos. Estaré inmerso en asuntos políticos. Salvado.

Mientras tanto estoy maldito, y me horroriza la patria. Lo mejor es tirarse a dormir totalmente ebrio en la playa.

Todavía aquí. - Retomemos entonces la marcha por estos rumbos, cargado con mi vicio, el vicio que ha echado raíces de pesadumbre a mi costado desde la edad de la razón, - que se alza hacia el cielo, me golpea, me derrite, me empuja.

La última inocencia y la última timidez. Está dicho. No llevar al mundo mis odios ni mis traiciones.

¡Adelante! La marcha, el fardo, el desierto, el hartazgo y la cólera.

.¿Ante quién debo postranne? ¿Qué animal debo adorar? ¿Qué imagen santa atacar? ¿Qué corazones deberé partir? ¿Qué mentira debo decir? ¿Sobre qué sangre marchar?

Mejor, cuidarse de la justicia. - La vida dura, el simple embrutecimiento, - levantar, con el puño endurecido la tapa del féretro, sentarse, ahogarse. Así, lejos de la vejez y de los peligros: el terror no es francés.

- ¡Ah! Estoy tan desamparado que ofrezco a cualquier imagen divina mis anhelos de perfección.

¡Mi abnegación, mi caridad maravillosa! ¡Aquí abajo, sin embargo!

De profundis Domine (Señor de las profundidades), ¡soy una bestia!

Desde muy pequeño yo admiraba al preso intratable para quien se cierran siempre las puertas de la prisión; visitaba las posadas y los albergues que podría haber hecho sagrados con su estadía; veía con su idea el cielo azul y el trabajo florido de la campiña; intuía su fatalidad en las urbes. Tenía más fuerza que un santo, mejor buen sentido que un viajero - y él, ¡él solamente!, era testigo de su gloria y su razón.

Por las rutas, en las noches de invierno, sin reparo, sin túnica, sin pan, una voz atormentaba mi corazón helado: Debilidad o fuerza: estando aquí, fuerza. No sabes adónde te diriges ni por qué, de modo que entras en todos lados, respondes a todo. Nadie puede matarte porque eres un cadáver. A la mañana tenía los ojos tan distantes y un aspecto tan de difunto que aquellos a quienes encontré tal vez no me vieron.

En las urbes, el barro me parecía súbitamente rojo y negro, como un espejo cuando la lámpara gira en la recámara vecina, ¡como un tesoro en el bosque! Buena suerte, exclamaba mientras veía un mar de llamas y de humo en el cielo; y, a la izquierda y a la derecha, todas las riquezas flameaban como un millar de truenos.

Pero la orgía y la compañía de las mujeres me estaban prohibidas. Ni un solo compañero. Me veía ante una muchedumbre exaltada, frente a un pelotón de fusilamiento, llorando la desgracia de que no hayan comprendido, y ¡perdonando! - ¡Como Juana de Arco!- Prelados, profesores, patrones: se equivocan entregándome a la justicia. Jamás fui de este pueblo; jamás fui cristiano; soy de la raza que cantaba en el suplicio; no entiendo las leyes; no tengo sentido moral; soy un bruto, ustedes están equivocados ...

Sí, mis ojos están cerrados a la luz de ustedes. Soy un animal, un negro. Pero todavía pueden salvarme. Ustedes son falsos negros, ustedes, maníacos, feroces, avaros. Mercader: eres negro; magistrado: eres negro; general: eres negro; emperador, vieja picazón: eres negro; has bebido un licor de contrabando, de la fábrica de Satán. El pueblo está inspirado por la fiebre y el cáncer. Los inválidos y los ancianos son tan respetables que exigen ser hervidos. - Lo más inteligente es abandonar este continente donde la locura está acechante para proveer de cautivos a esos miserables. Entro en el verdadero reino de los niños de Cam.

¿Todavía conozco la naturaleza? ¿Me conozco? -Basta de palabras. Sepulto a los muertos en mi vientre. ¡Gritos, tambores, danza, danza, danza, danza! No veo llegar la hora en que desembarquen los blancos, para hundirme finalmente en la nada. ¡Hambre, sed, gritos, danza, danza, danza, danza!

Los blancos desembarcan. iEI cañón!: Hay que padecer el bautismo, vestirse, trabajar.

He recibido en el corazón el golpe de la gracia. ¡Ah, no lo había previsto!

Pero no me he dedicado a hacer el mal. Los días serán llevaderos, no me arrepentiré. No habré sufrido los tormentos del alma difunta para el bien, en la que sube la luz severa otra vez como los cirios funerarios. La suerte de los hijos de familia: féretro prematuro cubierto de lágrimas límpidas. Sin duda, la desmesura es estúpida, el vicio es estúpido; debemos descartar lo podrido. ¡Pero el reloj no habrá llegado únicamente para dar la hora del dolor puro! ¡Seré levantado como un niño, para ir a jugar al paraíso olvidando toda desgracia!

¡Rápido! ¿existen otras vidas? - El sueño en la riqueza es imposible. La riqueza siempre fue un bien público. El amor divino únicamente otorga las claves de la ciencia. Veo que la naturaleza es sólo un espectáculo de bondad. Adiós quimeras, ideales, errores.

El canto razonable de los ángeles se eleva desde la nave salvadora: es el amor divino. - ¡Dos amores! Puedo morir de amor terrestre, morir de devoción. ¡He abandonado almas cuya pena se acrecentará con mi partida! Ustedes me escogen entre los náufragos; ¿los que restan no son mis amigos?

¡Sálvenlos!

La razón ha nacido en mí. El mundo es bueno. Beneficiaré la vida. Amaré a mis hermanos. No son más promesas de la infancia. Ni la esperanza de escapar a la vejez y a la muerte. Dios me da fuerza y yo alabo a Dios.

El hartazgo no es más mi amor. Las iras, las desmesuras, la locura, conozco todos sus impulsos y desastres, me he deshecho de todo ese fardo. Apreciemos sin vértigo la extensión de mi inocencia.

Ya nunca seré capaz de pedir el consuelo de una golpiza. No me creo embarcado en una boda con Jesucristo por suegro.

No soy prisionero de mi razón. He dicho: Dios. Deseo la libertad en la salvación: ¿cómo la perseguiré? Los gustos frívolos se me han quitado. No más necesidad de devoción ni amor divino. No me da nostalgia el siglo de los corazones sensibles. Cada uno con su razón, desdén y caridad: retengo mi puesto en esa escalera angelical del buen sentido.

Respecto de la dicha establecida, doméstica o no ..., no, en verdad no puedo. Soy muy etéreo, muy débil. La vida florece por el trabajo, vieja verdad: mi vida no tiene peso suficiente, echa vuelo y flota sobre la acción, ese querido punto de apoyo del mundo.

¡Qué solterona me estoy volviendo por carecer del valor de amar la muerte!

Si Dios me otorgase la calma celestial, del aire, la plegaria - como a los antiguos santos. - ¡Los santos!, ¡los fuertes! ¡Los anacoretas, artistas que el mundo ya no necesita!

¡Farsa continuada! Mi inocencia me provocaría las lágrimas. La vida es la farsa que se desenvuelve con la ayuda de todos.

¡Basta! He aquí el castigo. - ¡En marcha!

¡Ah! Los pulmones me queman, las sienes repiquetean! La noche danza en mis ojos por causa de este sol! El corazón ... Los miembros ..

¿A dónde nos dirigimos? ¿Al combate? ¡Yo soy débil! Los otros avanzan. Las herramientas, las armas ... ¡El momento!

¡Hagan fuego! ¡Hagan fuego sobre mí! ¡Oyen! O me rindo.-- ¡Cobardes! - ¡Me mato! ¡Me tiro debajo de los cascos de los caballos!

¡Ah! ...

-Si me habituara.

¡Sería la vida francesa, el rumbo del honor!



Gracias por darme a conocer este título, me ha encatando ésta. :wink:

giacomo
Mensajes: 6
Registrado: 02 Abr 2009 12:37

Re: Prometo ser bueno.-Arthur Rimbaud

Mensaje por giacomo » 07 Abr 2009 12:11

Hola Madison!

Ya veo que lo has leido y me imagino que con deleite. Supongo que lo conoerás, pero, en cualquier caso, me atrevo a remitirte a su otro gran tema, "Las Iluminaciones". Igualmente de la misma editorial Hiperión y con traucción y notas de J. Abeleira. Aprovecho la ocasión, y te remito a un librito de Maupassant sobre Flaubert titulado "todo lo quequería decir sobre Gustave Flaubert".. Resulta curioso, además de delicioso, lo que opina éste de su protector, aparte de conoer algunos detalles de la vida del autor de la Bobary. Un saludo y buena lectura.

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40321
Registrado: 15 May 2005 21:51

Re: Prometo ser bueno.-Arthur Rimbaud

Mensaje por madison » 07 Abr 2009 12:54

¿Sabes? a veces creo que prefiero al Rimbaud viajero, aventurero...pero, qué grandioso era como escritor.
Verlaine y él. El y Verlaine, uff vaya pareja

giacomo
Mensajes: 6
Registrado: 02 Abr 2009 12:37

Re: Prometo ser bueno.-Arthur Rimbaud

Mensaje por giacomo » 07 Abr 2009 20:55

Hola de nuevo!


LLevas razón, ¡vaya pareja!, aunque de los dos, me quedo con el joven, no por joven, sino por insultantemente genial. Lo de viajar creo que lo llevaba desde que le parió su madre, pero se movía en un viaje interior y, cómo no, en un espíritu tan indomable como el suyo, también hacia el exterior. ¿Sabes?, su poesía resulaba entonces y aún resulta ahora, dificil y penosa de seguir, aunque cuando uno se introduce en ella se encuentra en otra galaxia, léxica y emocional. Si te interesa hay una película sobre esta parejita, se titula "Vidas al límite" y está interpretada por Leonardo di Caprio. No está mal, se deja ver sin problemas. Y, ahora, cambiando de tercio, te sugiero otra novela, pero ésta mía. Se titula "El laberinto de los sueños" y desde luego, no tiene nada que ver con la poesía comentada. Si te interesa, hay una pequeño comentario sobre ella en mi presentación de la semana pasada. Un saludo.

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40321
Registrado: 15 May 2005 21:51

Re: Prometo ser bueno.-Arthur Rimbaud

Mensaje por madison » 07 Abr 2009 21:11

Miraré si consigo esa peli, seguro que me gusta.
¿sabes? hasta hace relativamente poco tiempo, siempre creí (no sé porqué) que Rimbaud era frágil, delgadito, poca cosa...reí cuando vi su estatura. No se, siempre había visto fotos de cara y no había leido nada respecto a su aspecto físico.
Yo creo que al final se cansó de la poesía, de mirar y soñar, de ver que todo es un poco mentira...realmente y aunque su marcha fué por obligación, porque si no se lo cargaban, pienso que tenía un alma de comerciante...no se, tampoco soy una entendida, solo es una impresión mía. Y ahora voy a ver ú libro, no tenía idea de que eres escritor. :wink:

giacomo
Mensajes: 6
Registrado: 02 Abr 2009 12:37

Re: Prometo ser bueno.-Arthur Rimbaud

Mensaje por giacomo » 13 Abr 2009 15:18

Hola!
Pues no se si tenía alma de comercinte o no, pero lo cierto es qe durante su época en Yemen, en Aden, hizo negocios de todo tipo, armas, doga, especias etc. de mdo que cualquiera diría que estaba dotado de ambas cosas, escribir y negociar, además, claro, de beber y juerguearse. Lo que no tengo muy claro es lo que dices respecto de que se lo cargaban. Su jaleo del encarcelamieto de su compañero no supuso nada en su contra legalmente, aunque sí moralmente, de hecho sabes que después de salir el otro del agujero, se vlvieron a ver y aquí también hubo más que palabras entre ellos.
Cambio de tema y te sugiero un par de novelas para cuando tengas tiempo y ganas. Se trata de uno de los mejores escritores en lengua castellana de la actualidad: Enrique Vila-Matas. Las dos novelas, - tiene varias más, claro - son "Doctor Pasavento"y "Bartleby y compañía". Me imagino que lo onocerás porque anda en todas las librerías, sin embargo su escritura resulta de lo más significativa en la literatura actual, a parte de hacer literatura de verdad, con poso y referencia a terceros, es de lo que normalmente denominaríamos como un escritor culto y leido. Sé que a muchos no les gusta este tipo de literatura porque les resulta aburrida, "peñazo" y algo neurótica, pero a veces vale la pena el esfuerzo. Es el escritor de la renuncia, e igualmente, escribe acerca de escritoes del no y también de aquellos que renunciaron a escribir tempranamente, entre ellos Rimbaud. Un saludo.

Responder