Corazones cicatrizados - Max Blencher

Novela internacional de nuestros tiempos.

Moderadores: Ashling, caramela, magali

Responder
Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40317
Registrado: 15 May 2005 21:51

Corazones cicatrizados - Max Blencher

Mensaje por madison » 25 Oct 2009 17:47

Imagen
I N F O R M A C I Ó N D E T A L L A D A
Max Blecher
Corazones cicatrizados
Colección Narrativa contemporánea
Título original:Inimi cicratizate
Traducción de Joaquín Garrigós
REF.: 1010
ISBN : 978-84-8191-980-6
PÁGS. : 196
PRECIO : 20 €
*Precios con I.V.A Incluido


Corazones cicatrizados es una novela sobre el sufrimiento humano. En ella, Blecher traslada su experiencia existencial durante el tiempo en que estuvo internado en el sanatorio de Berck, en la costa francesa del canal de la Mancha. Es una obra llena de lucidez, sobriedad, autenticidad y fuerza emocional. No se trata de un libro lacrimógeno sino de la realidad cruda; no del sufrimiento físico, sino del moral, del anímico. El personaje central es un alter ego del autor que acepta lo trágico de su situación pero sin dejarse abrumar por la crueldad implacable de su destino. El sufrimiento del protagonista es un sufrimiento colectivo. De todos los internados en el sanatorio, ninguno se deja desmoralizar por su trágica existencia; al contrario, todos están llenos de una impresionante ansia de vida, tratan de vivir, inmovilizados en sus camillas, dentro de un caparazón de yeso, como seres sanos: hacen amigos, se enamoran e incluso organizan juergas nocturnas. En este libro, Blecher presenta una variedad tipológica de los personajes que pueblan el sanatorio, con sus distintos temperamentos y caracteres. De esta novela dijo el escritor Mihail Sebastian que «penetra en las zonas más complejas del alma y nos las da a conocer con precisión analítica», y sorprende la extraordinaria fuerza expresiva con que el protagonista exterioriza su angustia interior.

Bajar cubierta para prensa aquí

Max Blecher (1909-1938). Escritor rumano de origen judío. Desde los 19 años estuvo aquejado de una tisis ósea que lo llevó al sepulcro en plena juventud. Ello condicionó su obra literaria, compuesta de tres novelas, que adquiere un carácter singular dentro de la literatura rumana. La tortura física que le produjo su enfermedad llevó al autor a una particular visión del mundo, su obra adquiere así un tono kafkiano, que le deparó el sobrenombre del Kafka rumano.

Aun cuando su debut literario fue recibido con entusiasmo, entre otros, por Eugène Ionesco, no fue lo suficientemente valorado hasta hace poco, sobre todo tras su «descubrimiento» en Alemania, donde la presente novela ha constituido un éxito de crítica y ventas. Primero, su condición de judío lo condenaba casi al ostracismo en una época trágica; segundo, durante los años del poder comunista, el surrealismo era duramente combatido por el sistema. Es considerado, pues, un escritor «maldito» dentro de la literatura rumana.

Corazones cicatrizados es una novela sobre el sufrimiento humano. En ella, Blecher traslada su experiencia existencial durante el tiempo en que estuvo internado en el sanatorio de Berck, en la costa francesa del canal de la Mancha. Es una obra llena de lucidez, sobriedad, autenticidad y fuerza emocional. No se trata de un libro lacrimógeno sino de la realidad cruda; no del sufrimiento físico, sino del moral, del anímico. El personaje central es un alter ego del autor que acepta lo trágico de su situación pero sin dejarse abrumar por la crueldad implacable de su destino. El sufrimiento del protagonista es un sufrimiento colectivo. De todos los internados en el sanatorio, ninguno se deja desmoralizar por su trágica existencia; al contrario, todos están llenos de una impresionante ansia de vida, tratan de vivir, inmovilizados en sus camillas, dentro de un caparazón de yeso, como seres sanos: hacen amigos, se enamoran e incluso organizan juergas nocturnas. En este libro, Blecher presenta una variedad tipológica de los personajes que pueblan el sanatorio, con sus distintos temperamentos y caracteres. De esta novela dijo el escritor Mihail Sebastian que «penetra en las zonas más complejas del alma y nos las da a conocer con precisión analítica», y sorprende la extraordinaria fuerza expresiva con que el protagonista exterioriza su angustia interior.

enlace de pre-textos

Aben Razín
Vivo aquí
Mensajes: 46004
Registrado: 19 Feb 2009 14:28
Ubicación: Al lado del Torico.

Re: Corazones cicatrizados - Max Blencher

Mensaje por Aben Razín » 29 Oct 2009 14:10

Tiene una excelente pinta esta novela que nos propones madison :60: Siempre Pre-textos nos ofrece buenos narradores, novedosos y siempre arriesgando con valores literarios poco conocidos en nuestro idioma... :lista:

Gracias madison :60:
Pasado: Sobre la violencia de Hannah Arendt.

Presente: Yo no lloré de Ida Grinspan.

Futuro: Los surcos del azar de Paco Roca.

Avatar de Usuario
madison
La dama misteriosa
Mensajes: 40317
Registrado: 15 May 2005 21:51

Re: Corazones cicatrizados - Max Blencher

Mensaje por madison » 20 Jun 2010 23:04

Después de tener el libro tanto tiempo en casa hoy por fin lo he leído.
Todavía no se si me ha gustado o no, es un libro muy duro pero al mismo tiempo optimista, es decir que los enfermos del sanatorio llevan (o lo intentan) una vida normal. Emanuel lleva un corsé de escayola le tapa medio cuerpo de la parte superior, aun así no se priva de sus paseos por el pueblo, por la playa. Incluso se enamora y aunque él como los otros enfermos no pueden moverse, pués deben reposar completamente inmóviles y estirados sus camillas celebran fiestas nocturnas, donde no falta alcohol, cigarrillos y música.

Emanuel siente unos terribles dolores de espalda, se dirige a la consulta del doctor Bertrand, para realizar las pruebas necesarias que determinen su enfermedad, tras diagnosticarle una tuberculosis le indica que debe ingresar en el sanatorio de Berck, una pequeña población de Francia.
Emmanuel es un joven rumano que reside en París realizando sus estudios. Al conocer la noticia su padre inicia los trámites para su ingreso, así que toman un tren que les llevará directamente al lugar.

Al principio del libro hay un párrafo, donde Emanuel está tiritando de frío mientras espera el turno para hacerle unas placas, él durante esos minutos hace referencia a un ratón que se paseaba por su habitación de estudiante, Emmanuel puso una trampa con un trocito de queso, él ahora recuerda que se siente igual de asustado que el ratón.

Al regresar a su habitación de la pensión Emanuel piensa en lo que le ha ido ocurriendo a lo largo del día:

Comenzó a desnudarse. ¿Cuántas veces se había desnudado aquel día? Se acordó de un inglés que se había suicidado y había dejado una nota : “Demasiados botones que abrochar y desabrochar toda la vida.” Ahora por tercera vez, se tendió en la cama. La portera lo importunaba constantemente con preguntas.
Colette era una muchacha sencilla y lisa como una hoja de papel…


Trató de leer pero no entendió nada; los libros estaban escritos para otra luz; ningún libro del mundo podía llenar el vacío inmenso de un día tibio e íntimo de tedio y sufrimiento. Aquella era la tristeza ineluctable de los días de enfermedad…


Al llegar al sanatorio la imagen es grotesca:

¿Qué sombría muerte había realizado con elementos reales un cuadro tan doloroso, fantástico y demencial?
En una novela sensacionalista, un escritor había imaginado una reina pérfida y caprichosa que momificaba a sus amantes y los conservaba en ataúdes en una sala circular.
¿Y qué era la pálida visión del escritor comparada con la realidad atroz de aquel comedor con personas vivas, y sin embargo muertas, incrustadas en posturas rígidas, tendidas y momificadas mientras palpitaban todavía de vida?


Mientras se instala en la habitación que le asignan en el sanatorio Emanuel empieza a darse cuenta de su realidad:

Emanuel, al quedarse solo, experimentó una breve vacilación. Ahora se hallaba ante una vida desconocida y terrible. ¿Qué había de hacer? ¿Qué iba a ocurrirle? Hay momentos simples en la realidad, momentos banales de soledad, en todas partes, en la calle, cuando de repente el aspecto del mundo cambia y cobra bruscamente un nuevo significado, más duro y agobiante.

Pero también llega el amor y a pesar de las limitaciones hacen realidad el placer, el sexo y la sensualidad, y ambos siente placer mutuamente:

Emanuel acostaba a Solange en la camilla a su lado, la tenía pegada a él, luego se retorcía y la aplastaba bajo el cuerpo y la escayola. Como ya se había habituado al corsé, hacía muchos movimientos que antes no había creído posibles. Solange gemía levemente de placer y del peso que soportaba. A veces, la escayola se le metía entre los muslos y ella sentía el dolor mezclado con el éxtasis amoroso…

Responder