Mis confesiones (o Una confesión) - Maxim Gorki

Grandes clásicos de la literatura mundial.

Moderador: LizzyDarcy

Responder
Novel
Foroadicto
Mensajes: 4720
Registrado: 09 Nov 2011 21:28

Mis confesiones (o Una confesión) - Maxim Gorki

Mensaje por Novel »

Mis confesiones (o Una confesión) de Maxim Gorki

Imagen

Año: 1908

Sinopsis
Sin ser tan autobriográfica como Días de infancia, Por el mundo y Mis universidades, participa de las experiencias de juventud del autor, que vio como esta novela cayó rápidamente en el olvido después de la Revolución puesto que hacía ciertos paralelismos entre el fenómeno religioso y el marxismo que no fueron bien vistos por la cúpula gobernante.
1
Novel
Foroadicto
Mensajes: 4720
Registrado: 09 Nov 2011 21:28

Re: Mis confesiones (o Una confesión) - Maxim Gorki

Mensaje por Novel »

De niño, el protagonista queda al cuidado de un sacristán que disfruta cantando la misa de disfuntos. Éstas son sus razones:

"-La muerte no es nada. La misa de difuntos es la más bella de toda la liturgia."

(¡Y que lo diga después de las compuestas por Tomás Luis de Victoria, Mozart o Fauré.)

"-Hay en ella ternura y piedad por el hombre. Nuestros semejantes no compadecen sino a los muertos."

Ideas como estas irán forjando, sin duda, el carácter del protagonista.
1
Aben Razín
Vivo aquí
Mensajes: 48460
Registrado: 19 Feb 2009 14:28
Ubicación: Al lado del Torico.

Re: Mis confesiones (o Una confesión) - Maxim Gorki

Mensaje por Aben Razín »

Desde luego, las frases que nos dejas en tu comentario incitan a la lectura de esta obra, Ezmoillae :60:
Pasado: La transparencia del tiempo de Leonardo Padura.

Presente: El pasaporte de Azouz Begag.

Futuro: Fin de temporada de Ignacio Martínez de Pisón.
Novel
Foroadicto
Mensajes: 4720
Registrado: 09 Nov 2011 21:28

Re: Mis confesiones (o Una confesión) - Maxim Gorki

Mensaje por Novel »

Celebro que sea así.
Más adelante el mismo sacristán le recomienda al niño protagonista:

"-Procura conservar siempre lo que hay de infantil en tu alma, porque es ahí donde está la verdad."
El ahogamiento del sacristán vadeando un río marcará el carácter del niño, que acaba al cuidado de un matrimonio que hace la mayor parte de su vida encerrado en el interior de su vivienda. Echando de menos la vida al aire libre, el niño crece y empieza a imbuirse de religiosidad a fuerza de pasar horas en una iglesia ayundando en los oficios.
1
Responder