Oscuridad - Amelia Noguera

Narrativa española e hispanoamericana

Moderadores: Ashling, caramela, magali

Avatar de Usuario
Sawadee
No tengo vida social
Mensajes: 1220
Registrado: 29 Oct 2013 08:57
Ubicación: Ibiza, Islas Baleares
Contactar:

Oscuridad - Amelia Noguera

Mensaje por Sawadee » 15 Jul 2014 23:03

Imagen

Título: Oscuridad

Autor/a: Amelia Noguera

Editorial: Suma de letras, de Penguin Random House

Año publicación: 2015

ASIN: B00IE6111Y

Páginas: 281 págs



Sinopsis:
La verdad está al otro lado del mar.

Perturbadora. Enigmática. Adictiva.

Atrévete a descubrir la esencia de la nueva Humanidad. Puede que después ya sea tarde para regresar.

«Los lobos aúllan. No tienen hambre, comen las abundantes alimañas que se esconden en los matorrales pero es su naturaleza y emiten ese sonido quejumbroso y lúgubre que otros como ellos oyen y responden. Aun así, los siervos pastores los mantienen a raya en el valle con antorchas encendidas que apoyan sobre altos palos y lo atraviesan en una línea inclinada en la noche si los miras desde la aldea. Las granjas están más abajo, alejadas lo suficiente para no perturbar demasiado el sueño de los inconscientes. En ellas se crían sobre todo aves para utilizar sus plumas, vacas para obtener leche y pieles o carneros para devanar su lana. Algunos, después, también se comen su carne. No todos quieren ser virtuosos. Cada uno peca según su criterio. Dicen que la carne de ganso es grasa, untuosa como la pulpa de un aguacate. Que en la boca deja un sabor fuerte. Yo no la he probado nunca. Sigo los preceptos de los Dioses. Los huevos sí; son un manjar, proteína pura y sabor. Aún no son materia viva y no hay peligro de que contengan ningún alma perdida. Miro por el ventanuco. Aún el negro. Y percibo ahora el olor penetrante en la oscuridad, que, ahí afuera, lo abarca todo todavía. Huele a penumbra, a miedo, a agua impregnando la tierra. Llueve. El aire ruge. Levanta remolinos que llevan polvo, hojas y suciedad hasta incrustarlo todo en los bajos de las puertas y en la maleza de los tejados. Y, aunque aún no ha amanecido, ya no puedo volver a dormirme. No puedo apartar de mi pensamiento las palabras de Ares. Sí, es su naturaleza. No puede dominarla. Él, aquí, jamás será feliz, ¿lo seré yo en otro lugar solo porque esté él? ¿Soy yo feliz aquí? ¿Qué deseo? ¿Qué necesito? ¿Por qué no me molesta lo que me molesta lo suficiente como para desear que cambie? Hay muchas cosas que no me gustan, que mi madre deba elegir marido, que Fedonías me elija como favorita, que ajusticien a los ladrones. Tampoco deseo irme a otro lugar para poder vivir con Ares. Ni tener que elegir un marido que no sea él cuando alcance la edad máxima permitida. Si sigo pensando en ello, encontraré muchas más reglas que no deseo seguir. Pero las reglas son necesarias. Sin ellas, todo sería el caos. La destrucción y la barbarie».

Se publicará a partir del 2015

Responder