En la estera de Makaloa - Jack London

Foro para comentar acerca de los últimos cuentos que hayas leído o hablar de leyendas y mitos.

Moderadores: Giada, Sue_Storm

Responder
Avatar de Usuario
Kafiristán
Vivo aquí
Mensajes: 9804
Registrado: 04 Ago 2009 21:30
Ubicación: Ajeno a la Casa de Blanco y Negro....afortunadamente

En la estera de Makaloa - Jack London

Mensaje por Kafiristán » 15 Nov 2014 07:12

Imagen

Un día cualquiera en una de las casas de una familia acomodada de Hawaii. Una mujer de cierta edad visita a su hermana y, a partir de un comentario trivial sobre la familia, empieza el relato de una historia desconocida para todos...

La imagen es una pintura de Gauguin: Parau api (Qué hay de nuevo?)

Avatar de Usuario
eowyn
No tengo vida social
Mensajes: 1152
Registrado: 25 May 2007 14:21
Ubicación: Barcelona

Re: En la estera de Makaloa - Jack London

Mensaje por eowyn » 16 Nov 2014 22:19

Una pequeña lectura agradable y conmovedora. Siempre me han gustado las historias acerca de vidas perdidas, desaprovechadas, o como se las quiera llamar. Esta vez London no rellena el relato de personajes triviales, sino que va al grano, y nada de lo dicho es superfluo. Un relato estupendo.
Leyendo:
El amante de lady Chatterley, D. H. Lawrence

Avatar de Usuario
Kafiristán
Vivo aquí
Mensajes: 9804
Registrado: 04 Ago 2009 21:30
Ubicación: Ajeno a la Casa de Blanco y Negro....afortunadamente

Re: En la estera de Makaloa - Jack London

Mensaje por Kafiristán » 19 Nov 2014 09:09

En este relato London nos muestra su lado más sensible y apasionado. Volvemos a encontrar los elementos recurrentes en sus historias de los mares del sur: la ambientación en las islas polinesias y la convivencia-confrontación de los indígenas y el hombre blanco. Pero lejos de relatar los hechos heroicos y acciones emocionantes de la lucha por la hegemonía cultural, la estera de Makaloa nos cuenta una historia de amor o mejor dicho, una historia sobre la nostalgia del primer amor.

La confrontación indígena-hombre blanco, esta vez, no la encontramos representada de una manera violenta como una disputa por el poder del territorio de la Polinesia entre dos culturas. La contraposición se establece como una diferencia de actitud frente a la vida: el hombre blanco, que sacrifica el presente ante la promesa de una futuro próspero, frente al indígena, más propenso al goce inmediato de lo que le ofrece la vida, sin pensar mucho más allá. Es una dicotomía entre Presente y Futuro, entre el arquetipo de la cigarra y el de la hormiga.

Hay que señalar un aspecto importante del relato que hasta ahora no habíamos visto en ningún otro: las protagonistas son dos mujeres. Dos hermanas hablando del pasado y descubriendo aspectos de su vida que habían estado ocultos. Esto es lo que más me ha gustado del relato. Bella, la hermana mayor, deja transcurrir la mayor parte de su vida sin que nadie sepa un hecho importante de su pasado pero con el tiempo tiene la necesidad de recuperar y compartir aquellos momentos que tanto significaron para ella. ¿porqué significó tanto para ella aquel joven príncipe? Hay que tener en cuenta que, para él, ella seguramente solo fuera una conquista pasajera. Yo me decanto por la explicación de la insatisfacción que solemos tener las personas de desear lo que no se tiene. Bella es una mujer que ha conseguido una posición social respetable y reconoce que por su vida han pasado varios hombres aunque nunca se volvió a enamorar. Yo me pregunto que hubiera pasado si se hubiera podido divorciar de su marido y hubiera tenido una vida junto al joven príncipe. Seguramente no hubiera conseguido los recursos económicos que posee y al contrario se hubiera encontrado que algún día el príncipe dejara de serlo. Puede que acabara al servicio de alguna mujer acomodada pidiéndole limosna, como la vieja sarmentosa que aparece en el relato.

Avatar de Usuario
eowyn
No tengo vida social
Mensajes: 1152
Registrado: 25 May 2007 14:21
Ubicación: Barcelona

Re: En la estera de Makaloa - Jack London

Mensaje por eowyn » 19 Nov 2014 23:14

Las historias de amor interrumpidas son como las películas Disney: el cuento termina en su mejor momento, antes que de que la pareja se conozca realmente o deba enfrentarse de verdad y juntos a la realidad diaria. En muchos casos el castillo se derrumbaría. Ya lo decía Flaubert en Madame Bovary: "A los ídolos no hay que tocarlos: se queda el dorado en las manos". Pero eso no lo piensa el enamorado frustrado, que sólo puede ver y sentir la pérdida de aquella oportunidad aparentemente maravillosa. Su realidad es esa, y es cierta en sí misma, así que yo no iría más allá, porque las conjeturas no pueden aliviar el pesar.
Leyendo:
El amante de lady Chatterley, D. H. Lawrence

Avatar de Usuario
Kafiristán
Vivo aquí
Mensajes: 9804
Registrado: 04 Ago 2009 21:30
Ubicación: Ajeno a la Casa de Blanco y Negro....afortunadamente

Re: En la estera de Makaloa - Jack London

Mensaje por Kafiristán » 20 Nov 2014 07:43

eowyn escribió: Pero eso no lo piensa el enamorado frustrado, que sólo puede ver y sentir la pérdida de aquella oportunidad aparentemente maravillosa. Su realidad es esa, y es cierta en sí misma, así que yo no iría más allá, porque las conjeturas no pueden aliviar el pesar.
¿de verdad crees que Bella a lo largo de su vida nunca fantaseó en cómo sería su vida al lado de su príncipe?

Y si hubiera tenido oportunidad de cambiar la vida que habían escogido para ella, ¿no lo hubiera dejado todo para irse con él?

Lo demás son consecuencias del contexto del relato.

Avatar de Usuario
eowyn
No tengo vida social
Mensajes: 1152
Registrado: 25 May 2007 14:21
Ubicación: Barcelona

Re: En la estera de Makaloa - Jack London

Mensaje por eowyn » 20 Nov 2014 16:46

Kafiristán escribió:¿de verdad crees que Bella a lo largo de su vida nunca fantaseó en cómo sería su vida al lado de su príncipe?

Y si hubiera tenido oportunidad de cambiar la vida que habían escogido para ella, ¿no lo hubiera dejado todo para irse con él?
No me debo haber explicado bien. He querido decir exactamente eso, que ella se pasa la vida lamentando aquella vida maravillosa que hubieran tenido. Y el tema es ese: que la da por maravillosa, que no se plantea (ni ella ni nosotros) la posibilidad de lo contrario, cuando en realidad sería lo más probable.
Leyendo:
El amante de lady Chatterley, D. H. Lawrence

Responder