Del sentir - Mario Perniola

Incluye ensayos, divulgación, pensamiento, crítica...

Moderador: Pseudoabulafia

Responder
Avatar de Usuario
SISÍFO
No tengo vida social
Mensajes: 1109
Registrado: 08 Dic 2010 13:55

Del sentir - Mario Perniola

Mensaje por SISÍFO » 14 Jun 2015 11:01

Del sentir
de Mario Perniola




Imagen



DATOS DEL LIBRO
Editorial: PRE-TEXTOS
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788481918618
Año edición: 2008
Plaza de edición: MADRID

RESUMEN DEL LIBRO
¿Qué es un modo de sentir típico de nuestra época? ¿Qué tienen en común fenómenos tan alejados como el neofanatismo y el neoescepticismo, el fundamentalismo y el nihilismo? Según el autor, a finales del siglo xx se ha erigido un nuevo tipo de poder: la sensología, que impone un universo afectivo impersonal, caracterizado por una experiencia anónima y materializada, en la que todo se da, por decirlo así, como ya sentido.Al profundizar en esta situación embarazosa no puede prescindirse de un examen de los modos de pensar la facultad de sentir en la estética moderna, del siglo xvii al xx. Mediante una sucinta pero incisiva exposición de las ideas de algunos de los grandes pensadores, como Descartes, Gracián, Kant, Vico o Hegel, entre otros, se someten a análisis varias formas de afectividad: de la pasión, que funda la esfera privada de la subjetividad, al trance, que precipita a la persona en una estridente modernidad; del sentimiento, que purifica al individuo y lo introduce en un clima refinado y sublime, al saber poético, que lo sumerge en sensaciones corpóreas y primitivas; del pathos espiritual, que se exalta en la superación moral de cada sufrimiento, al corazón, que ata al individuo a un destino irrevocable; de la pulsión vital, que expresa una interioridad colectiva, a la pulsión formal, que se interesa por una elegancia abstracta y por un estilo esencial. Ninguno de estos modos de sentir está en condiciones de ofrecerse como alternativa al mundo sensológico contemporáneo. Es en el pasado remoto de Occidente, la antigüedad clásica, donde puede hallarse una posibilidad de sentir totalmente opuesta a lo ya sentido. Ésta se revela como inseparable de la experiencia de la filosofía, que se halla, no sólo en grado de satisfacer el deseo de conocimiento y de constituir una guía para la acción, sino también de abrir el camino a la exploración de lo irracional.
<<No te afanes, alma mía, por una vida inmortal, pero agota el ámbito de lo posible>> (Píndaro)

Avatar de Usuario
SISÍFO
No tengo vida social
Mensajes: 1109
Registrado: 08 Dic 2010 13:55

Re: Del sentir - Mario Perniola

Mensaje por SISÍFO » 14 Jun 2015 11:03

Sobre el libro y el autor:
PERNIOLA, Mario (2008). Del sentir. Valencia: Pre-Textos, 174 págs.

En los últimos años, el concepto de estética centra la atención de aquella parte
de las ciencias sociales que, polemizando contra quienes suponen que las estrategias
del poder aun residen en el pensar y el actuar, sospechan que los campos
cognoscitivo y práctico están siendo relevados en importancia por la aísthêsis.
Perniola recoge y analiza la evidencia concluyendo que, pese a la afirmación de
que “vivimos en una era estética”, no se trata de un sentir vivido como una experiencia
interior, sino que prescinde de la primera persona. El autor recupera la
expresión “moneda viviente” de Klossowski para hacer referencia a este horizonte
de extrañamiento que comporta una profunda transformación de la relación entre el
hombre y el mundo, hasta el punto de que el propio hombre deviene cosa.
Del sentir se abre con una primera parte en la que se describe el proceso de
cosificación de la sensación que tiene lugar en la sociedad actual, valiéndose de
nociones de la sociología y la teoría crítica para introducir un neologismo, “sensología”,
definido como una nueva forma de poder que hereda las formas de dominio
ya superadas. Si la ideología, en el plano cognitivo, había reemplazado el pensamiento
por lo ya pensado, y la burocracia, en el de la acción, el hacer por lo ya
hecho, en la actualidad nos enfrentamos a un “falso sentir” en el que objetos,
personas y sucesos se nos aparecen como “lo ya sentido”. La caracterización de
este nuevo modo de sentir ya fue esbozada en El hombre sin atributos, de Robert
Musil, a quien se refiere como el escritor que supo trazar, en la primera mitad del
siglo XX, los rasgos fundamentales de la condición en que nos encontramos a
comienzos del siglo XXI.
Resulta interesante recordar que, en italiano, “sentir” significa percibir por
medio de los sentidos, pero más específicamente oír, escuchar. Perniola considera
que las descripciones de la sociedad contemporánea como sociedad de la imagen,
en las se hace hincapié en la dimensión visual (continuación tanto del pensamiento
griego como del moderno), son insuficientes: lo ya sentido se parece más a un “ya
escuchado”. La preponderancia del oído sobre los otros sentidos, implícita en la
palabra italiana, no es una trampa lingüística sino que refleja un aspecto importante
de su propuesta.
En un segundo movimiento, procede a una revisión de los modos de pensar la
facultad de sentir en la estética moderna, a partir del siglo XVII, en una aguda e
incisiva “arqueología del sentir” estructurada a partir de cuatro ejes fundamentales:
el político (Hobbes), el económico (Adam Smith), el ideológico (Marx) y el burocrático
(Weber). Cada modo de sentir alternativo al poder establecido se desdobla
en una forma subjetiva del sentir y en un sentir impersonal. De este modo, formas
subjetivas del sentir serían la pasión (Descartes), el sentimiento (Kant), el pathos
(Hegel), o la vida (Simmel). Al mismo tiempo se desarrollan propuestas referidas a
un sentir sin sujeto, expresado en las ideas de rapto (Gracián), sentido (Vico),
corazón (Kleist), y forma (Worringer).
A pesar del radicalismo con el que se afirma el poder de la sensología, ¿queda
alguna posibilidad de evitar la absoluta aniquilación del sentir? En la tercera parte
del libro, Perniola dirige su mirada a la antigüedad clásica (a la manera en que lo
hicieran Nietzsche o Husserl), para extraer de la sabiduría antigua un conocimiento
nuevo acerca de la modernidad, haciendo especial hincapié en la noción de “nacimiento”
(Lorca) y en la epojé escéptico-estoica. La posibilidad de alcanzar un
sentir directo se halla relacionada con el vínculo entre el hacer y el sentir; consiste,
por encima de todo, en obrar sobre uno mismo para salir de la impasibilidad metafísica
y del dualismo entre actividad y pasividad a través de dos formas diferentes:
la serenidad, el sentir cósmico del sabio estoico, y el trance, el sentir teátrico del
poseído. Ambos confluyen en el sentir filosófico, reunión de sabiduría y alegría,
personificado por Sócrates. Su sabiduría es una búsqueda, siempre germinante. Si
cabe pensar en una alternativa radical contra el totalitarismo sensológico, tal sería
propiamente la vida filosófica, pues el cuerpo social que genera esta búsqueda
llevada en común (diálogo) ofrece la mayor experiencia de ritualización.
En conclusión, aunque su primera edición en italiano se remonta al año
1991, Del sentir aporta una interesante reflexión acerca de cuestiones y problemas
fundamentales en los debates actuales sobre el alcance de una teoría crítica de la
sociedad vigente. Hoy, “la pregunta de quién siente es reemplazada ya definitivamente
por la de quién administra y gestiona la circulación de lo ya sentido”. De ahí
la necesidad de pensar los vínculos todavía actuales entre ideología y sensología,
entre burocracia y mediacracia, entre especulación y especularidad.

Estefanía Dávila Martín
Universidad Pública de Navarra
<<No te afanes, alma mía, por una vida inmortal, pero agota el ámbito de lo posible>> (Píndaro)

Responder