Vivir - Anise Postel-Vinay y Laure Adler

En principio incluye biografías, autoayuda, libros de viajes, arte y otros que no sean ensayos o de divulgación.

Moderadores: madison, Caroline

Responder
Avatar de Usuario
natura
Vivo aquí
Mensajes: 12076
Registrado: 19 Dic 2009 18:51
Ubicación: En tol centro... y pa dentro

Vivir - Anise Postel-Vinay y Laure Adler

Mensaje por natura » 20 Sep 2016 10:01

Vivir
Anise Postel-Vinay y Laure Adler

Imagen

Autor/es: Anise Postel-Vinay
Coautores: Laure Adler
Traducción y semblanzas: Laura Naranjo Gutiérrez
Editorial: errata naturae
Formato: 14 x 21,5
Páginas: 112
ISBN: 978-84-16544-15-8

12,90 €

Sinopsis
«Durante la guerra, perdí la capacidad de dormir a pierna suelta y nunca más la recuperé. A menudo tengo la misma pesadilla: la Gestapo me persigue. Pero corro tan rápido que me despierto».

Detenida el 15 de agosto de 1942 y deportada, más tarde, al campo de concentración de Ravensbrück, Anise Postel-Vinay nos ofrece en estas poderosas y estremecedoras páginas un relato autobiográfico de una humanidad más alta que la propia barbarie.

Sin duda, hay muchos libros sobre los campos de concentración nazis, pero no son tantos, ni tan «exactos», los que nos hablan de las experiencias femeninas en la Resistencia francesa.

«La solidaridad entre mujeres nos salvaba. Era una necesidad vital. Nos ayudábamos mutuamente. Cuando una amiga caía enferma, hacíamos todo lo posible por ayudarla».

En aquel famoso campo de concentración situado al norte de Berlín —a casi cien kilómetros—, y al que serían llevadas, para ser confinadas o morir, más de 130.000 mujeres, el horror era algo ordinario, pero la amistad y el compañerismo también. De todo ello da cuenta este libro prodigioso en su verdad y en su emoción contenida, un testimonio que leemos hoy como si fuera la ficción de un tiempo lejano y terrible, aunque siempre acechante.
Web de la editorial

Testimonio de Anise Postel-Vinay, en francés, recogido por Sophie Mermoud en 1995
La verdad esta en los números, pero el secreto en las palabras

Aben Razín
Vivo aquí
Mensajes: 44440
Registrado: 19 Feb 2009 14:28
Ubicación: Al lado del Torico.

Re: Vivir - Anise Postel-Vinay y Laure Adler

Mensaje por Aben Razín » 20 Sep 2016 10:25

Gracias por abrir el hilo, natura :60:

Quiero entender que está recién editado, ¿no? :?:

Por supuesto, ¡me lo apunto!, :164nyu:
Pasado: Noviembre de Jorge Galán.

Presente: Encerrados con un solo juguete de Juan Marsé.

Futuro: Espejo de sombras de Felicidad Blanc.

Avatar de Usuario
natura
Vivo aquí
Mensajes: 12076
Registrado: 19 Dic 2009 18:51
Ubicación: En tol centro... y pa dentro

Re: Vivir - Anise Postel-Vinay y Laure Adler

Mensaje por natura » 20 Sep 2016 11:16

Aben Razín escribió:Gracias por abrir el hilo, natura :60:

Quiero entender que está recién editado, ¿no? :?:
Sí, perdón, olvidé ponerlo :oops: . Ha salido este mes :wink:
La verdad esta en los números, pero el secreto en las palabras

Aben Razín
Vivo aquí
Mensajes: 44440
Registrado: 19 Feb 2009 14:28
Ubicación: Al lado del Torico.

Re: Vivir - Anise Postel-Vinay y Laure Adler

Mensaje por Aben Razín » 20 Sep 2016 12:07

natura escribió: Sí, perdón, olvidé ponerlo :oops: . Ha salido este mes :wink:
Gracias por la información, natura :60: :wink:
Pasado: Noviembre de Jorge Galán.

Presente: Encerrados con un solo juguete de Juan Marsé.

Futuro: Espejo de sombras de Felicidad Blanc.

Avatar de Usuario
Arden
Vivo aquí
Mensajes: 14085
Registrado: 28 Oct 2008 08:59

Re: Vivir - Anise Postel-Vinay y Laure Adler

Mensaje por Arden » 25 Nov 2017 12:29

Pues me lo apunto para futuras lecturas :lista:
El fin del Homo sovieticus de Svetlana Alexievich. El templo de Stephen Spender. La octava vida de Nino Haratischwili

Avatar de Usuario
Arden
Vivo aquí
Mensajes: 14085
Registrado: 28 Oct 2008 08:59

Re: Vivir - Anise Postel-Vinay y Laure Adler

Mensaje por Arden » 05 Dic 2017 23:57

Pues lo he leído de un tirón :D

Un pequeño e imprescindible gran libro de memorias de una chica de 19 años idealista que ve cómo su país es ocupado por los nazis y decide ayudar en lo que pueda, desde su inocencia e ignorancia, a la resistencia. Obviamente con su inexperiencia acaban pillándola y termina en el campo de concentración de Ravensbrück donde pasa casi dos años.

El libro es importante por varios motivos, además del testimonial de lo que allí ocurrió, espeluznante lo que cuenta de los experimentos médicos con jóvenes polacas a las que se les hacía heridas atroces en las piernas para inocularles el tétanos y experimentar con ellas respecto a una gangrena gaseosa. Más curioso aún es el motivo del experimento, que no desvelo para el que quiera leer el libro porque la razón era completamente absurda.

Hay algunos pasajes que me han llamado especialmente la atención:

"Estábamos con un grupo de gitanas que sabíamos que iban a ser gaseadas. En ese momento me prometí que, si lograba regresar con vida, emplearía hasta mi último aliento en contar todo lo que había visto".

"La solidaridad entre mujeres nos salvaba. Era una necesidad vital. Nos ayudábamos mútuamente. Cuando una amiga caía enferma, hacíamos todo lo posible por ayudarla.(...) Sin aquella solidaridad te marchitabas enseguida."

"El proceso de Ravensbrück se produjo a finales de 1946 y comienzos de 1947 y, por las descripciones de Germaine, en un pequeño tribunal de provincias (aunque se tratara de Hamburgo). Nos contó que solo había dos o tres periodistas. Aquello no le interesaba a nadie, ni en Alemania ni en Francia."

Son tres de las cosas que me han llamado realmente la atención. En primer lugar, el deseo de supervivencia para poder contar lo que había ocurrido allí, ya que los nazis intentaban borrar lo ocurrido. En segundo lugar, la solidaridad, no estamos ante un sálvese quien pueda, relata cómo arriesgaban sus propias vidas para salvar las de otras internas. Y, por último, una vez terminada la guerra, existía un nuevo orden, a nadie le interesaba saber de más sufrimientos ni de lo que había ocurrido, ella entre otras fueron las que intentaron, desde su formación académica y como pudieron investigar sobre los crímenes de guerra, contar, averiguar quién murió y cómo, quiénes eran los asesinos, etc..., investigaciones que realmente no cobraron interés hasta décadas más tarde.
El fin del Homo sovieticus de Svetlana Alexievich. El templo de Stephen Spender. La octava vida de Nino Haratischwili

Responder